Por la futura baja de los aranceles, es más barato comprar computadoras

2
11

438882

Datos de las cadenas minoristas muestran una baja de precios del 35% respecto de mayo de 2016; también influyeron la fuerte baja de las ventas y la decisión de fabricantes e importadores de liquidar stocks

Más allá de los ingresos, los gastos y los costos, los manuales de economía suelen repetir que tal disciplina se maneja por expectativas. Pocos ejemplos pueden confirmar mejor esa premisa que la evolución del mercado de computadoras en la Argentina, que mostró en los últimos meses una estrepitosa caída de los precios pese a la devaluación del peso y a la inflación, el componente que se entremezcla en todas las decisiones empresarias y las de los consumidores.

Los últimos números del sector son llamativos. La lista de precios al consumidor final de una de las mayores cadenas de electrodomésticos del país muestra que una notebook con procesador Pentium traída del exterior cuesta $ 8999, según una copia a la que LA NACION tuvo acceso. Esa cifra está $ 5000 por debajo de los $ 13.999 que costaba en mayo del año pasado, sólo para poner un ejemplo. La diferencia es de casi un 36% menos.

En el caso de los productos fabricados en el país se corrobora una tendencia similar. La misma máquina costaba $ 12.999 en mayo de 2016. Quien vaya a comprarla hoy la conseguirá por un 30% menos, sin tener en cuenta las promociones que se puedan sumar a los productos en esa cadena.

Los números y los porcentajes pueden tener mínimas variaciones entre marcas y casas de electrodomésticos, pero la tendencia es la misma. Hay más ejemplos. Las computadoras con procesadores I3, I5 e I7 cuestan hoy entre un 11 y un 26% menos que en mayo del año pasado.

La baja de precios se aplicó sin discriminación entre empresas con producción local o fuera del país. Entre las marcas que se fabrican en la Argentina se encuentran empresas como BGH o Compaq, mientras que HP, Samsung y Lenovo son jugadores internacionales importantes.

Encontrar otro producto en toda la economía que muestre un comportamiento similar a las computadoras puede ser una tarea imposible. El fenómeno tiene varias explicaciones.

Rebaja anunciada

En octubre del año pasado, el Gobierno informó que desde este año eliminará los aranceles que se pagan para importar computadoras con el objetivo de abaratar los productos informáticos, que según su criterio afectan toda la marcha de la economía y la innovación productiva, un área que despierta especial interés en el presidente Mauricio Macri y su equipo de trabajo más cercano.

El resultado fue inmediato. Los fabricantes locales de notebooks sostienen que, después de que se publicó esa información, las grandes cadenas de electrodomésticos, como Garbarino, Frávega o Musimundo, les pidieron inmediatamente un descuento sobre los precios de venta para trasladarles el beneficio a los consumidores.

Las compañías, además, no tuvieron argumentos ni deseos de abrir una discusión con los distribuidores para llegar a otro puerto. Fue mayor el temor a quedarse con un stock excesivo de máquinas cuando comience a aplicarse el arancel cero que malvender sus inventarios acumulados, que se incrementaron el año pasado, también por varios motivos.

Con el cambio de gobierno, en diciembre de 2015, se abrió la puerta a las importaciones, que antes estaba completamente cerrada. Un fabricante local enojado con el contexto actual sostuvo que en el primer semestre del año pasado ingresó un volumen de equipos equivalente a todo lo que demanda el mercado argentino en 12 meses.

De acuerdo con datos que maneja el sector, el mercado de notebooks en 2016 fue de unas 400.000 unidades. Según una productora local, el 35% fue traído del exterior, con un pico de importación en los primeros meses del año pasado, que luego disminuyó.

En forma paralela, los fabricantes locales continuaron produciendo equipos, algo que condujo a una indigestión de oferta para un apetito diezmado. Es que del otro lado del mostrador no había muchos compradores, debido a que la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, sumada a la incertidumbre que despertó el estancamiento de la economía, retrajo la demanda.

La tormenta perfecta para los vendedores de computadoras no terminó allí. Meses antes del recambio de gobierno, incluso antes de las elecciones que condujeron a Macri a la presidencia, políticos, economistas, empresarios y consumidores descontaban que quien tomara el mando del país convalidaría una devaluación del peso, algo que efectivamente ocurrió en el marco de la salida del cepo cambiario, aplicada en diciembre de 2015.

Para anticiparse al futuro encarecimiento de los productos tecnológicos, los consumidores se volcaron a renovar masivamente sus notebooks, lo que deprimió aún más la demanda el año pasado.

Chile, aún lejos

Según los productores locales, los valores actuales son “inviables” para sostener la economía del sector y encontrarán un nivel adecuado en los próximos meses.

De todas maneras, pese al desplome, los precios aún no cayeron tanto como espera el Gobierno, que prometió aplicar la eliminación de aranceles en marzo próximo. Según el cálculo oficial, desde abril las computadoras deberían costar 50% menos que antes del anuncio. De esa manera, sostienen, alcanzarían los precios de Chile, adonde se dirigen semanalmente miles de argentinos para comprar equipos más baratos.

Una comparación breve entre valores de ambos países muestra que del otro lado de la Cordillera los precios aún hoy son menores. Por caso, una notebook con procesador I3 se consigue, sin ninguna promoción, a $ 9322 en Chile, un 77% de los $ 12.100 que cuesta aquí.

Datos para entender el fenómeno

Argentina

36%

Notebooks más baratas

actividad-economica-2340637w640

$ 4799

Es la diferencia entre el precio actual y el de mayo pasado, en un modelo importado equipado con procesador Pentium, disponible en las cadenas de electrodomésticos

Televisores de recambio

actividad-economica-2340638w640

Es el precio actual de un modelo de 32 pulgadas con tecnología LED. Para el Mundial de Sudáfrica se vendía un aparato de igual tamaño pero con tecnología LCD, hoy en desuso, a $ 4899

Chile

$ 9322

Aún es más barato del otro lado de los Andes

actividad-economica-2340639w640

Es el precio de una notebook importada con procesador I3 en Santiago. Ese valor es el 77% de los $ 12.100 que cuesta un equipo similar en Buenos Aires, pese a la baja de los precios locales. Y sigue provocando largas colas en las aduanas fronterizas

Pablo Fernández Blanco

LA NACION

Comentarios

Escribe tu comentario

2 COMENTARIOS

  1. Menos puestos de trabajo argentino, más recesión, más crisis, más ajuste, más desempleo, más hambre… cambiamos.

  2. Hay que ser estúpido eh !! Vos sos cómplice del vaciamiento que hicieron tus defendidos en 12 años y salís ahora a hablar ??

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí