¿Qué te pasa, mi amor? ¡Es la mirada ciudadana!!!

4
59

mira

 

Si! ¿Por qué no?. De todas las miradas que pueden haber sobre los acontecimientos que día a día nos pasan por arriba, nos apabullan, nos desacomodan, nos horrorizan, nos indignan, nos sorprenden y nos paralizan, la mirada ciudadana, la humilde pero noble y legítima opinión pública, es la más devaluada, la última a tenerse en cuenta (salvo en épocas de campañas preelectorales), cuando debería ser la primera en ser atendida a la hora de medir o calificar cualquier hecho de  relevancia que tenga incidencia inmediata o remota en nuestra vida, instituciones, derechos, bienes o futuro.

La mirada del gobierno, de nuestros representantes y de absolutamente toda la clase dirigente, economistas, juristas, sociólogos, filósofos, famosos farandulescos, Ricardosfortes de todo pelaje, periodistas, etc., es la encargada y responsable de formar y encauzar la opinión que terminará imponiéndose como la más acertada y justa sobre los temas de actualidad, algunos de los cuales se imponen legítimamente dada su trascendencia, mientras que otros son instalados a presión en el candelero, sirviendo a oscuros intereses económicos o políticos, tratando de desviar la inocente atención ciudadana con propósitos, a veces, muy claros: captar un electorado, imponer una moda, fomentar necesidades inútiles para beneficiar el consumismo, crear las condiciones para imponer una tendencia u ocultar inconfesables manejos de los bienes públicos, etc . . ., eso si, rarísima vez, estas manipulaciones se llevan a cabo para beneficiar el bien común.

Así han logrado imponer la idea de que tenemos que conformarnos y resignarnos aceptando pasivamente cualquier cosa, viendo pasar tanto desbarajuste delante de nuestras narices, sin que podamos hacer nada, es decir, nos han convencido de que la resignación y la aceptación son los únicos caminos posibles.

Creo, humilde pero firmemente, que ésta es una premisa falsa, ladina y sotreta. NO ES ASI, NO PUEDE NI DEBE SER ASI.

Es mas, creo y por que lo creo lo digo, esperando encontrar algún eco (aunque sea solo vos, querido Chimango), que si, hasta aquí estamos de acuerdo, debemos también coincidir en que la aceptación y la resignación NO SON nuestras únicas alternativas; nosotros, los ciudadanos rasos, sin títulos, sin dietas ni jubilaciones de privilegio, los ignotos, los que contamos solo con la mano de Dios, los ilustres hijos de la pavota, tenemos la posibilidad y la responsabilidad de hacer algo para que este estado de cosas no se perpetúe muerto de risa.

Deberíamos, por lo menos cambiar de actitud. Como primera medida no adoptemos posiciones conformistas ni cómodas: desechemos la resignación por ser  una actitud totalmente negativa, ya que implica la paralización frente a lo que me daña, porque de antemano admito que nada puedo hacer; también desestimemos la aceptación, otra actitud conformista, creo que nadie que no sea autista, puede estar conforme con esta ciudad o con este país que nos toca vivir.

Señores: este es el punto en el que entra a tallar nuestra MIRADA CIUDADANA.

¿Qué es? Es la mirada que nos permite que atendamos a los hechos y situaciones concretas y los evaluemos nosotros mismos en lugar de tomar la versión que quieren contarnos los distintos sectores interesados en inclinarnos según convenga a sus intereses.

Es un recurso importantísimo, una herramienta básica que además, todos podemos y debemos tener. No hay excusa para nadie que pueda decir que no cuenta con ella, sólo debemos aprender a usarla, a desarrollar tal habilidad en su uso, hasta llegar a hacerlo automáticamente, siempre, con toda destreza y naturalidad, porque convengamos: ¿de qué puede servirme una herramienta si no he aprendido a utilizarla o ni sé para que sirve?.

Tener nuestra propia mirada ciudadana, nos permitirá fijar la propia posición frente a los hechos, despreciando todo tipo de influencia; es un derecho, es una responsabilidad y es una libre elección, no hay nada que me lo impida.

Esa mirada ciudadana es la que, aunque nosotros mismos la ninguneemos, nos canta la justa, nos sitúa con sabiduría bicha frente a los hechos. Ejemplo: Aunque funcionarios y autoridades responsables, nos reciten cualquier verso, sabemos con certeza, que por la seguridad de los argentinos no se está haciendo absolutamente nada, desde hace mucho tiempo; que es un verdadero escándalo que todos los días nos desayunemos como si tal cosa con constantes asaltos, horrorosos asesinatos e indignantes violaciones, mientras que el gobierno, por incapacidad o insensibilidad, mira para otro lado, exhibiendo todos los días una renovada cara de piedra sin dar ninguna explicación acerca de los exasperantes hechos de corrupción que se le imputan.

Del mismo modo vemos como la oposición sigue peleándose patéticamente, en lugar de ponerse al frente del clamor general de todo un país que se sabe burlado y en cotidiano peligro.

No importa que le echen la culpa a las leyes, a los medios, al entorno, a los mandatos, a la deuda, a los enemigos, al campo, a la educación, a los capitales, ni qué bobadas digan ni quienes las digan; nosotros, los simples ciudadanos, sabemos que estamos en las manos de Dios, que ni gobierno ni oposición están moviendo medio dedo para defendernos y que nunca, jamás de los jamases, sufrimos en el país tanta corrupción, tanta muerte, tanta injusticia y tanta pobreza.

¿Cómo hacemos valer nuestra mirada ciudadana?

Si queremos ser ciudadanos, vamos a tener que animarnos a actuar como tales, estableciendo una conducta que nos permita imponernos y en consecuencia, ser tenidos en cuenta.

La ciudadanía se materializa cuando somos capaces de decidir con libertad qué acepto y qué no; por lo tanto una mirada ciudadana sostenida, valiente, tenaz, esclarecida, atenta y cautelosa, seguramente modificará nuestra actitud pasiva y nos llevará a participar y a reclamar con más fuerza, inteligencia y convicción y como resultado, modificará la actitud excluyente y despreciativa que tienen hacia nosotros los responsables de tomar las decisiones.

Puede ser que no nos demos cuenta, pero la ciudad y el país que sufrimos día a día, es lo que hemos dejado hacer nosotros, por no animarnos, por no manifestarnos, por no oponernos, por no participar, por no opinar, por no actuar de acuerdo a lo que nuestra mirada ciudadana nos indicaba.

Tengamos fuerza y claridad para recuperar ese lugar que nos corresponde como auténticos ciudadanos que somos; animémonos a atender nuestros propios criterios, a defender nuestra ideas y por extensión,  a poner límites a todo aquello que nos quiera ser impuesto como verdadero, justo, conveniente o irreversible, no por porfiados, sino porque nuestra propia percepción de lo que ocurre, también tiene valor.

Seguramente, no somos dueños absolutos de la verdad,. pero sí somos dueños de analizar la realidad responsablemente y decidir que posición tomamos frente a ella; no hacerlo significa convertirnos en ciudadanos holgazanes, que renuncian, por comodidad y por cobardía, al valioso lugar que les corresponde legítimamente dentro de la sociedad y lo dejan a merced de quienes se hacen la panzada para su beneficio.

Y lo que es peor: nuestra mirada ciudadana se morirá de tristeza.

 

Inambú Carrasquero

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

4 COMENTARIOS

  1. Excelente Carrasquero! felicitaciones!Creo que, padecemos de una ceguera desde hace años! que mucho tiene que ver con una constante construcción social: no te metás; por miedo, por desconocimiento de nuestros derechos, por un pasado duro q ha quedado marcado, por falta de compromiso, por naturalizarse la irregularidad, la inmoralidad, la ilegalidad y la transa, por la fuerte caída de las instituciones donde antes encontrábamos presencia, respuestas, seguridad, estamos desarmados.
    Quizás sería importante que, desde los medios, desde las flias y las escuelas se apoye en reconstruir la educación cívica y el ejercicio pleno de nuestros derechos y OBLIGACIONES-porque SI, LAS TENEMOS!!!!
    un saludo

  2. sencillamente EXCELENTE como siempre lo tuyo, carrasquero…verás que no solamente yo coincido con tus pensamientos…también estan alejandra y greys apoyando tus palabras, y eso es bueno…lo tuyo no tiene lugar a desperdicios…BUENISIMO…y FELICITACIONES otra vez…ADELANTE.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí