“El virus más peligroso es el del pánico”

6
98

dibu         

Sabemos que el peor enemigo de la salud es la ignorancia, pero no sospechábamos que  el peor enemigo de las pandemias es el temor. El virus más peligroso es el del pánico, el miedo puede ser más riesgoso para la salud que el contagio real, los pánicos son infecciosos y la exageración de los medios los potencia. 

Roberto Ré, médico psiquiatra y director de la Red Sanar, una red de asistencia en salud mental, que cuenta con más de 60 centros en Argentina, según reportea Sebastián A. Ríos, para el diario La Nación. Afirma que  El pánico se propaga mucho más rápido que el virus de la gripe A H1N1 y afecta a más personas.” Para Ré, el pánico en torno a la pandemia de gripe A H1N1 encuentra terreno fértil principalmente en aquellas personas propensas a los trastornos de la ansiedad.

El Trastorno de pánico: consiste en una aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos, acompañada de cuatro o más síntomas que se inician de forma brusca y alcanzan su máxima intensidad a los diez minutos de haber comenzado. «La persona en ese momento realmente está tranquila, manejando, caminando, comiendo, y de pronto hay un montón de síntomas que se inician de forma brusca, y siente que se muere o que se está volviendo loca» Según los especialista, «se debe intentar un contacto con la realidad que sea lo más firme posible, y no dejarse guiar por pensamientos, fantasías y temores. Por ejemplo, si creo que tengo ‘gripe A’, debo pensar si realmente estuve en contacto con alguien que pudiera tenerla; si tengo síntomas, recurrir al médico, hasta descartar lo que sólo es un pensamiento negativo que lo único que logrará es imposibilitar la vida normal de la persona.

El desconocimiento de cualquier índole nos provoca miedo, incertidumbre y muchas veces angustia; pero cuando ese desconocimiento se asocia a la enfermedad orgánica, la angustia se incrementa, porque nos conecta con la muerte Y no tenemos ningún tipo de representación sobre la muerte; por eso nos angustiamos y podemos entrar en pánico.

Pero ¡ojo! La información transmitida espasmódicamente, tipo spot publicitario, no sirve. No basta con saber ante qué síntomas consultar al médico, lo que hace falta es una bajada oficial de información coherente, sobre qué es la enfermedad, cuáles son sus límites y su alcance.Hacer un zapping de información es enfermante, ver que hoy murió una persona, mañana otra… la información fragmentada sólo aumenta el desconocimiento.

Hay que ir a las fuentes confiables: El pediatra, el médico de cabecera… buscar una palabra calificada en quien uno confíe, y no dejarse llevar por una multitud de fuentes imposibles de articular en un discurso coherente.

Llenar entonces el vacío ante el que nos enfrenta una enfermedad nueva; eso,  es el mejor antídoto contra el pánico. En los casos en que la ansiedad y la angustia están instaladas, y resultan ingobernables, buscar ayuda psicoterapéutica es el camino.

 

Lic. Alejandra Ramírez.

CIAPsi

Centro Interdisciplinario de Atención Psicología y Psicopedagógica.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

6 COMENTARIOS

  1. Esto es cierto.Personalmente recomiendo seguir leyendo las medidas recomendadas-porque puden ir cambiando según el impacto sobre la población-, cumplirlas aunque sean fastidiosas, y no estar atento al conteo de enfermos y muertos, hay cosas que no podremos prevenir ya. Cuando se produce una muerte, inexorablemente se buscan culpables, eso tampoco es saludable.
    Esta situación a la que nos enfrentamos todos por igual, significa un esfuerzo, entre todos pero para todos.Un saludo

  2. Esto me parece muyy exagerado…tener miedo es una cosa y entrar en estos estados de pánico es otra totalmente diferente, ME PARECE, digo, sólo es mi opinión. Gracias a que tantos recomiendan no tener miedo, no asustarse, etc., hay mucha gente que no se concientiza realmente de lo que está pasando, que sigue haciendo su vida como la hacía antes, y hasta reniegan de los lugares que cerraron, o de tener que higienizarse a cada rato, ni hablar de cumplir con lo pedido de no salir de sus casas más que para lo necesario..Yo creo que debemos informarnos bien acerca de esta enfermedad y actuar responsablemente, por nosotros, por nuestras familias, por todos…Habrá cosas que no podemos prevenir, pero otras si…

  3. Si bien uno empieza a tener ciertos cuidados en forma habitual( mas que de costumbre )como lavarse muy bien las manos, el alcohol, la desinfeccion de la casa, una limpieza casi extrema, tratar de no salir) desde ayer decidi no mirar en forma adictiva los noticieros, creo que en argentina, como de costumbre, cuando pasa algo todos hablan «todo» el tiempo de los mismo, generando ese miedo e incertidumbre del que hablas!! Tengamos cuidado, adoptemos la medidas necesarias, pero con la mayor tranquilidad posible para atravezar este momento, sin duda, dificil para todos.-
    Ale…me ancanto el informe!!!!…besos para Malena!!

  4. Patricia, concuerdo contigo y ayer he tomado la misma decisión. Basta de opinólogos en los medios, sean médicos o no! Tal como pude escuchar decir al ex Director del Instituto Malbrán, no sirven que cada organismo o cada persona que se le cante salga a decir su version de lo que hay que hacer o no. Lo que falta es una buena política sanitaria unificada y dirigida por un único organismo, falta que dejemos de ser un país improvisado, que solo vemos la ola cuando ya tenemos el agua al cuello.
    Estoy harto de la pelea berreta, cual vedetongas, entre el Gobierno y los medios.
    Si las cifras de infectados subieron de 1.200 a 100.000 de un dia para otro, no es sólo culpa del Gobierno. Si nos han estado ocultando información, también es culpa de los medios, todos cómplices de ello. La lógica lleva a pensar solo dos cosas, o los medios prefirieron darle importancia a las elecciones porque vendía mas, o son unos inútiles que no cumplen su función que es la de INVESTIGAR e INFORMAR. ¿Como podría alguien esconder un elefante detrás de un arbusto, sin que los demás puedan verlo?
    Creo que ya es momento de empezar a actuar como un país serio, pero eso INEXORABLEMENTE comienza por actuar responsablemente desde lo individual.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí