“Lo de Marconi”

16
143

img019-640x480 

En la esquina de Santa María de Oro y Anchorena, en el mismo lugar que hoy ocupa el bar de “Pelecho”, durante años estuvo la “Rotisería Marconi” atendida por la familia de tal apellido, con el “Negro” Marconi a la cabeza.

El lugar tenía un especial encanto ya que, era nada más que entrar y encontrarse con todas las exquisiteces imaginables en una rotisería surtida de fiambres, licores y vinos para todos los gustos. Poco más allá, estaba el clásico mostrador con sus amplias tapas circulares que resguardaban los tachos de helado y, por encima de los olores propios del lugar, inundándolo todo, saliendo incluso hasta la calle para tentar a cada uno de los que nada más pasaban, el aroma de la incomparable pizza de Marconi. A veces creemos que cuando recordamos cosas de la niñez la memoria tiende a resaltar lo agradable, pero consultas hechas con otros vecinos, ya mayores en aquellos años, nos aseguran que la pizza era tal como la evocamos: riquísima.

Como si fuera poco lo anterior, Marconi atendía, también, un restorán con lo cual, en un mismo local funcionaban rotisería, heladería, pizzería y restorán. Años después llegaría “Marconi Publicidad“ transmitiendo desde el sótano del lugar y con José Vicente Panzero haciendo sus primeras armas en el rubro, por lo cual podría decirse que también en Baradero, Marconi se llamó el inventor de la radio.

El Negro había empezado con un comedor, el “Baby Beef”, en calle Anchorena al 1000, posiblemente donde está hoy la óptica Degese o a unos pocos metros de allí.

El lugar poseía un hermoso patio, arreglado con sencillez y buen gusto al que acudían muchas familias, pero al tiempo se trasladó a la esquina antes mencionada donde estuvo largos años, los suficientes como para que si alguno hablara de “lo de Marconi”, todos supieran a qué se refería.

El Negro Marconi era un hombre múltiple, cocinero, pizzero, fabricante de helados que también incursionó en otros rubros: si era necesario hacer un anuncio arrojando bombas de estruendo, allí estaba Marconi con su mortero para hacerlo. Si era necesario contar con un piano, Marconi tenía uno que alquilaba; el él tocaron muchos grandes maestros de la época de oro del tango que pasaron por Baradero.

No hace falta decir, cae por su propio peso, que Marconi era un trabajador sin desmayos, pero sí es necesario recordarlo como amigo solidario. Cuando alguna de sus amistades estaba en apuros bancarios, si era posible lo solucionaba él,  de no ser así o no alcanzaba lo que él disponía, allá iba en su bicicleta a recolectar, entre otros amigos, fondos para auxiliar al que estaba en apuros.

El Negro Marconi no hizo fortuna, llevó toda una vida de trabajo, pero pasó por este mundo dando ejemplos y dejó para sus hijas, Nelly y Mercedes, el orgullo de que así, por bueno, trabajador y solidario, tantos baraderenses lo recordemos con afecto.

 

 

La Foto publicada pertenece al primer comercio ubicado aproximadamente en Anchorena al 1075

Gracias Mecha Marconi por acercarnos la fotografía

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

16 COMENTARIOS

  1. Recuerdo que los domingos a la tardecita comprábamos con mis amigas porciones de pizza en lo de Marconi,que nos servían sobre trozos de papel blanco,y luego dábamos la famosa vuelta del perro alrededor de la Plaza Mitre¡Qué épocas inolvidables!

  2. Mucho de lo que se dice del Negro Marconi es cierto y lo que no se dice tambien. Yo a partir del 48 trabajaba en un comercio de la zona, y me consta la ayuda que le brindaba a mas de un comerciante cuando necesitaba «cubrir» el banco. Todas las mañanas comprabamos con mis compañeros de trabajo un paquete de caramelos «cremitas de coco», que la mayoria de las veces nos regalaba. Ni hablar de las pizzas, tenian algo especial,»eran las de Marconi». Un gran tipo al que todo el mundo queria y respetaba. Me agrado la nota y me gustaria que todo aquel que como yo peina canas, y se acuerde de alguna anecdota del Negro, la envie a esta pagina.

  3. y pasabamos por la vereda de lo Viale para ver si estaban los ojos de aquel que nos desvelaba…qué épocas aquellas!!!! Estrenar vestido en las fiestas patrias y dar la vuelta a la plaza los domingos despues de misa.

  4. Atención !!!!!

    Hay que declararlo Patrimonio historico,
    señores del HCD, ya que no tiene ninguna proteccion el lugar y fue recientemente adquirido por otros propietarios que desean reformarlo,
    y en Baradero siempre se llega tarde a todos lados…

  5. Con respecto a «Publicidad Marconi» (¿era así?) recuerdo que tenía dos grandes parlantes sobre Santa María de Oro, frente a la plaza, y creo que otros sobre Anchorena. Transmitía todos los días a la tardecita, ¿o solo los jueves, sábados y domingos a la hora de la vuelta del perro?
    Antes de Panzero había otro locutor, recuerdo sus facciones pero no estoy seguro de su nombre. ¿Era Grasso?
    Tal vez alguien recuerde que antes de la rotisería de Marconi, en ese local había una sucursal de «Grandes Despensas Argentinas», con un logo «GDA» en forma de semicirculo. Estaba a cargo de Don Amadeo Ditarelli, destacado vecino baraderense.
    Don Amadeo previamente había estado a cargo de una sucursal de esa empresa en pleno centro de la Capital Federal, en la calle Callao, y ante su insistencia con los directivos,logró que se instale una sucursal en Baradero y lo pusieran al frente. Tenía varios dependientes, entre ellos si mal no recuerdo, Jano Riolfo y un tal Carosino, quien con un carro recorría la periferia. No recuerdo si repartiendo pedidos u ofreciendo mercadería. A pesar de tener buenos precios, el negocio no prosperó porque eran tiempos de «mishiadura» y la mayoría de la gente compraba con libreta y ahí era «cash». En fin…una quijotada que no resultó.

  6. por mi edad no alcancé a conocer lo de marconi, pero mis viejos siempre me hablaron de ese lugar. y actualmente cuando paso con ellos por lo de pelecho, lo siguen recordando y se les cae alguna lagrima tambien. resulta que ellos se pusieron de novios en un baile de atletico, y los sabados y domingos iban con sus respectivos padres (mis abuelos) a comer pizza o a tomar helados (en verano) a ese historico lugar. ademas me contaron lo de la publicidad marconi, con panzero como locutor. por lo tanto, fue tambien el inventor de la radio en baradero. muy buena la nota moreti, te felicito.

  7. yo tengo 30 pero como me hubiera gustado conocer ese lugar ojala en estos tiempos existiria una sola persona como dicen que era este marconi que distintas serian las cosas no?

  8. tube la oportunidad mis padres me llevavan a tomar un helado, recuerdo el de limon era riquisimo,como ese inconfundible aroma a cafe, que se sentia el pasar por esa vereda.Que lindos recuerdos, ojala ese lugar no se pierda y mantenga su arquitectura.

  9. MUY PERO MUY BUENA NOTA SIGAN PUBLICANDO ESTE TIPO DE HISTORIAS QUE DEBEN SER MUCHISIMAS MORETTI SABE MUCHO DE NUESTRO QUERIDO BARADERO.-

  10. Hermoso recuerdo y que linda foto a la derecha de la misma continuaba el mostrador donde estaban lo helados recuerdo que por lo meno una o dos veces en la semana ir a cenar o almorzar con mi amigo Polo y sus padres y ver la mesa tradicional de todos los dias (una de pie de fundicon y tapa de vidrio) donde siempre tomaban su aperitivo Belesia, Demarco, Albidger,Caviedes, que formaban parte del entorno diario, el carrito de cuatro ruedas las de atras giratorias marco de hierro angulo una barra de hierro para empujar y tablas de madera dura como piso, donde el querido negro o despues Mamarelli transportaban el piano o la conservadora de helado cuando se realizaba algun baile o fiesta en el pueblo
    yo recuerdo el zotano repleto de cajone con un pasillo de no mas de 1 mts desde la escalera hasta la esquina sobre Anchorena y alli una o dos mesitas de madera donde estaba el Amplificador y el microfono con la capsula SHURE 105 que por la humedad tenia poca duracion y en mas de una ocacion le facilite al locutor de ese entonces el Querido Juan Jose Lopez (El Conejo). Que lindas tardes de musica en la plaza con la vuelta del perro y la vereda como se le decia a la vereda de Oro entre San Martin y Anchorena con la Radio de Marconi. Seria imperdonable que dejemos perder esta esquina emblematica de nuestar ciudad, creo que hay una ordenanza pero de todos modos el HCD podria declararlo patrimonio Municipal a ese local,para que no pueda alterar su fachada y despues de todo es casi el unico cafe emblematico que nos queda argumento mas que suficiente y que ningun Baraderense que se precie estaria en desacuerdo a que se preserve

  11. algien conoce las personas de la foto, para saber si esta el Sr. Marconi o son todos los empleados del negocio, seria bueno recordar a ellos tambien.

  12. Si mi abuelo Marconi es el mas alto de los varones de la foto,el m{as jven Carlos Panzero el otro Naldo Blanco y la mujer Ema Bard esposa del Negro Marconi

  13. Estaba buena la pizza de Marconi con el papel y queso chorreando. Pero después vino la especial del Sportman con el jamón y huevo duro para comer con tenedor y cuchillo y medio como que nos vendimos.

  14. Alejado físicamente de Baradero desde hace muchos años, pero con el corazón en la hermosa ciudad que me vió nacer, me emocioné por la nota sobre «lo de Marconi». En una época de mi vida, era una «obligación» pasar los domingos a la noche por Anchorena y Santa María de Oro y saborear la exquisita pizza de Marconi. En una mesa, eran infaltables el gordo Caviedes, los Albiger y Casatti. Y en otra estaban Belesìa, Niballo, Cánepa y Bohle, entre otros. Ademas, ¡si habré tocado en el piano de Marconi que «Manuela» llevaba para todos lados en un carrito! Finalmente, recuerdo que antes de José Panzero, el que estaba a cargo de la propaladora era Ricardo Etchegoyen. Notas como esas vienen bien. Que se repita.

  15. yo siempre viajaba con manuela Formica a ver a Atletico y no paraba de contar anecdotas de lo de Marconi , decia que por la fonola como iban los partidos del combinado de Baradero que estaban jugando afuera.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí