1,2 millones de muertes anuales en accidentes de tráfico

2
120

19c52b8cinturon598p

 

 

 

 

 

 

 

Accidentes.  Primera causa de deceso en la población de 15 a 29 años.

La Organización Mundial de la Salud(OMS) ha alertado de que los accidentes de tráfico siguen aumentando en todo el mundo, así como de que de no tomarse medidas inmediatas, pueden llegar a superar las 2,4 millones de muertes anuales, lo que les convertiría en la quinta causa de muerte a nivel mundial para el año 2030.

Actualmente, los accidentes de tráfico son uno de los mayores problemas de salud pública, según reconoce la OMS en su artículo La seguridad vial en el mundo: cada año mueren más de 1,2 millones de personas por traumatismos derivados de estos accidentes. Además, y aunque afecta a todos los grupos de edad, ya es la primera causa de muerte a nivel mundial en los jóvenes de 15 a 29 años.

Pese a que muchos países desarrollados han iniciado campañas para prevenir estos accidentes y están obteniendo resultados positivos al respecto, la OMS insiste en que la mayor parte de estas defunciones (90%) se registran en países con ingresos bajos o medios, donde la tasa de mortalidad duplica la de los países desarrollados (21,5 y 19,5 por cada 100.000 habitantes frente a 10,3 por cada 100.000 habitantes). Todo ello a pesar de que en estos países tan sólo circula la mitad del total de coches de todo el mundo.

Peatones, ciclistas y motoristas

El informe elaborado por la OMS también especifica que la mitad de las muertes son peatones, ciclistas y motoristas, lo que refleja la necesidad de adoptar políticas de seguridad vial con “una perspectiva amplia de todo lo que sucede en las carreteras”.

Así, por ejemplo, aboga por que las nuevas infraestructuras pueden separar a los usuarios motorizados y no motorizados que actualmente comparten espacio vial; o en una mayor inversión en transportes públicos para reducir el riesgo entre los usuarios vulnerables; o estrategias que fomenten los desplazamientos a pie y en bicicleta, alternativas que son ya las principales modalidades de transporte en algunos países de ingresos bajos y medios.

Además, la reducción de la dependencia de formas individuales de transporte motorizado también puede tener muchos efectos beneficiosos para la salud y el ambiente, advierte la OMS, en particular la reducción de la contaminación del aire y los efectos saludables de la mayor actividad física.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la salud, cada día se lesionan en las carreteras y calles del mundo hasta 140.000 personas. Más de 3.000 mueren y unas 15.000 quedan discapacitadas de por vida. Estas cifras son alarmantes y aún son más las tendencias observadas. Si persisten se considera que para el 2020, el número de personas muertas y heridas y discapacitadas aumentará en el 60% con lo que los traumatismo por accidentes de tránsito se habrán convertido en un factor principal de la carga mundial de morbilidad y lesiones. Esa carga, desde luego, pesará más en los países de ingresos bajos y medios.

Gracias a la aparición en nuestras sociedad de los vehículos motorizados, se ha posibilitado el trasporte rápido y eficaz de personas y cargas, en términos generales los vehículos han servido de apoyo al desarrollo económico y social. Sin embargo, estos logros no se han producido sin costos, y en particular para la salud humana.

Peatones, ciclistas, motociclistas y conductores de estos últimos corren un riesgo mucho mayor por kilómetro recorrido que los conductores y pasajeros de vehículos de mayor tamaño. Según una investigación realizada en el 2003 por el Consejo Europeo de Seguridad Vial, se encontró que, el riesgo de perder la vida en comparación con el de una persona que viaja en automóvil, es 8 veces mayor en el caso de un ciclista, 9 veces mayor en el de un peatón y 20 veces mayor en el caso de un motociclista.

Por otra parte, los varones de cualquier edad corren mayor riesgo de resultar heridos en un accidente de tráfico que las mujeres de la misma edad. Bajo el mismo estudio, el riesgo de morir fue 3 veces superior en los hombres que en las mujeres.

Otro grupo importante de víctimas son las personas de la tercera edad (menos alertas y menos ágiles) y los niños, particularmente los pobres (juegos en las calles).

Si bien las víctimas principales son las personas que pierden la vida o quedan discapacitadas, éstas no son las únicas víctimas de los accidentes de tránsito. Cada persona que muere o queda discapacitada forma parte de una familia y una red social, y todas las personas del entorno de la víctima pueden verse afectadas en mayor o en menor grado (efectos físicos, psicológicos y sociales).

El costo económico, es otro tema importante al momento de considerar los accidentes de tránsito. Se estima que en conjunto, los traumatismos por accidentes cuestan como promedio a los países de bajos y medianos ingresos, entre 1 y 2 % d su PIB.

Pero cómo enfrentar en problema?. Consideramos necesario conocer y afectar los factores de riesgo. Entre ellos es importante reconocer los factores que influyen en la:

Exposición al tráfico:

  • desarrollo económico
  • factores demográficos
  • proporción de usuarios vulnerables de las vías

Factores relacionados con las personas

  • exceso de velocidad
  • ingestión de alcohol o drogas
  • ser varón y joven
  • mal estado de mantenimiento del vehículo
  • problemas en la agudeza visual y problemas de salud (epilepsia)
  • uso del cinturón de seguridad

Factores relacionados con la gravedad del hecho

  • no utilización de cascos protectores
  • falta de dispositivos contra impactos en el vehículo
  • ubicación de los niños en el vehículo

Factores relacionados con las consecuencias

  • Demora en la localización del accidente y en el transporte a instalaciones sanitarias
  • Rescate y evacuación
  • Falta de asistencia adecuada de emergencia y cuidados intermedios.

Pero, cómo enfrentar el problema? Dos aspectos, es necesario considerar: cómo reducir los accidentes (prevención primaria) y cómo reducir los daños cuando se produce el accidente.

En este sentido, cada país podrá desarrollar acciones en función a sus propios contextos, como por ejemplo crear mecanismos para la multisectorialidad en el abordaje del problema, favorecer la creación de grupos que promuevan la seguridad vial, establecer y hacer cumplir normas legales, desarrollar políticas públicas, crear sistemas de recolección de datos que permitan la adecuada toma de decisiones, normas en el diseño de carreteras y vías, aumentar la inversión en temas de seguridad vial, crear servicios de transporte público seguros, entre otras.

Pero desde el sector salud, es importante integrar la seguridad vial en programas existentes, recabar de forma sistemática información , favorecer la investigación, promover el desarrollo de servicios que respondan adecuadamente al problema, mejorar los servicios prehospitalarios, hospitalarios y aquellos relacionados con la rehabilitación, potenciar las capacidades del recurso humano, y abogar para la mayor atención sobre la seguridad vial.

Principales Causa de los Accidentes de Tránsito:

Exceso de velocidad: cuando la velocidad de un automóvil aumenta de 30 a 50 km/h, la probabilidad de muerte de una peatón se multiplica a ocho, un vehículo que va a 120 km/h, todos los elementos y aparatos que forman ese vehículo van a esa velocidad, incluyendo las personas que van dentro, al frenar o al realizar cualquier maniobra los elementos y aparatos del vehículo se mantienen adheridos a él, pero las personas no.

Conducir Bajo la Influencia Alcohólica (sin estar ebrio):

Alcohol, es una droga psicodepresora, incluso en pequeñas dosis, influye negativamente en la conducción, ya que perturba las aptitudes del conductor, es el factor de riesgo más importante en los accidentesde tránsito. Después de ingerirse pasa a la sangre, se extiende por todo el organismo afectando al cerebro y la vista. La cantidad de alcohol no afecta en la misma forma a todas las personas. (Edad, sexo, peso y hábito). Una tasa de alcoholemia entre 0,5 g/l y 0,8 g/l lleva a riesgos muy importantes.

La Falta de Uso de los Dispositivos de Seguridad:

Los conductores y sus acompañantes deben hacer conciencia y utilizar con carácter de obligatoriedad en el caso de los automóviles el «Cinturón de Seguridad y los dispositivos diseñados para los niños», ya que reducen considerablemente las lesiones y muertes en las colisiones del tránsito.

En el caso de los motorizados y ciclistas «El Casco», considerando que este es uno de los actores más vulnerable, después del peatón, en el sistema vial, ya que el parachoques de este vehículo es el conductor y/o su acompañante.

Imprudencia de los conductores: Cuando no respetan las señales de tránsito, los semáforos y fiscales, al realizar adelantamientos en lugares no permitidos entre otros factores emplean el exceso de velocidad ocasionando muchas veces accidentes fatales.

Uso de los teléfonos celulares cuando se conduce un vehículo: Esto distrae la atención del conductor de la vía, disminuye los reflejos y equivale a conducir bajo los efectos del alcohol.

Condiciones ambientales: Entre la que se pueden mencionar la neblina, la lluvia, vientos huracanados, lo que disminuye la adherencia a la vía y prolonga el tiempo de frenado al doble que en condiciones normales, asimismo las condiciones de maniobrar el vehículo para esquivar un obstáculo disminuyen de manera considerable, pudiéndose fácilmente el control de la trayectoria.

Fallas y deficiencia en las vías públicas y calzadas: El descuido en el mantenimiento de las carreteras y otras vías de comunicación, causa el deterioro de las mismas ocasionando asi accidentes viales.

Falta de mantenimiento adecuado a los vehículos: Es un factor que contribuye a las lesiones poraccidentes.

Somnolencia de los conductores: Es frecuente en las autopistas y trayectos interurbanos, debido a la monotonía del recorrido y a las altas velocidades desarrolladas.

Falta de una buena Educación y Cultura Vial desconocimiento de las leyes: La mayoría de la población (peatones, pasajeros y conductores), carecen de una educación vial y desconocen las Leyes Reglamentos y Disposiciones que regulan el tránsito, razón por la cual se hace indispensable que esta educación se vaya fomentando desde los primeros años de la educación del niños(a).

Consecuencias de los Accidentes de Tránsito:

Un estudio emitido por la Organización Mundial de la Salud sobre las consecuencias de los accidentes de tránsito, pone los nervios de punta: 1,26 millones de muertes en promedio cada año y más de 15 millones de heridos. Dentro de 15 años los arrollamientos, volcamientos y choques serán la tercera causa de INHABILITACIÓN HUMANA, con todo lo que ello implica en pérdidas de productividad para las sociedades. Nadie discute la urgencia de adoptar medidas para prevenir el crecimiento de estas cifras. Pero en esta materia, como en muchos aspectos de la vida, conviene meditar bien cuál es el factor que verdaderamente debe ser atacado. Del apuro sólo queda el cansancio, heridas, mutilaciones o la muerte.

Psico-emocionales y Sociales / familiares: están relacionadas con el impacto emocional que produce el accidente sobre el conductor y específicamente, su incidencia en la estabilidad del núcleo familiar.

Lesiones Físicas: Aquellas que afectan corporalmente a los involucrados en el accidente.

Laborales: Están constituidas por las sanciones y penalizaciones que los procedimientos y normas corporativas tengan establecidas, (incapacidades laborales).

Económico / materiales: Aquellas que afectan económicamente al conductor, reparación del vehículo, indemnizaciones a terceros, compra de medicamentos, rehabilitaciones entre otros.

Ambientales: Están asociadas a aquellas situaciones o impactos ambientales, las cuales causan daños al medio ambiente, tales como derrames de sustancias químicas, incendios, derrumbes entre otras.

001_small

Las estadísticas confirman la necesidad de que se alerte en favor del cinturón de seguridad para los niños, ya que su uso reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Uno de cada cuatro niños murió en accidentes de tráfico en 2008 porque no llevaba el cinturón. De Enero a Octubre, han muerto 159 niños de 0 a 13 años de edad, siendo que la cuarta parte no llevaba ningún dispositivo de seguridad. En España, los accidentes de tráfico son la principal causa de mortalidad infantil.

Los niños son los pasajeros más vulnerables dentro del coche. Por eso, es fundamental que usen elementos de seguridad adaptados a su peso y talla. Si los niños van en coche sujetos de manera adecuada, se reduce el riesgo de que sufran alguna lesión ante pequeños golpes o accidentes más graves. Los expertos piden que los niños vayan en sillas especiales hasta que cumplan los 12 años de edad.

Cómo sentar a los niños en el coche

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), los niños deben sentarse en su sitio y con la silla adecuada. Deben acomodarse en el coche de una forma determinada según su peso.

– Bebés de hasta 10 kilos (unos 9 meses)
Deben ir en capazos, con arneses de seguridad, colocados en sentido contrario a la marcha y en el asiento posterior, a ser posible en el centro. Así se reduce el riesgo de lesiones cervicales en impactos frontales y aumenta la protección en los golpes laterales.

– Niños entre 9 a 18 kilos (de nueve meses a tres años)
Deben ir en sillas colocadas en sentido contrario a la marcha y en el asiento trasero (mejor en el centro)

– Niños entre 15 y 25 kilos (de tres a seis años)
Deben ir en cojines elevadores con respaldo o en sillas compatibles con el cinturón de seguridad del coche.

– Niños de 22 a 36 kilos (de 6 a 12 años)
Deben ir en cojines elevadores regulables en altura para lograr un buen ajuste del cinturón sobre la clavícula.

Los padres son los únicos responsables de la seguridad de sus hijos

Según datos de Unicef, más de 20 mil niños entre 1 y 14 años de edad son víctimas mortales en accidentes de tráfico en países ricos, cada año. La encuesta concluye que eso se debe a que los niños no utilizan los sistemas de seguridad o lo hacen de manera incorrecta.
Para la Oficina del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, y el Instituto Mapfre de seguridad vial, la mejor forma para la prevención de accidentes es la educación. Con buena información y concienciación, además del uso de sistema de seguridad infantil, la cifra de niños fallecidos en accidentes de tráfico podría reducirse en un 75 por ciento.
Los padres deben asumir que son ellos los únicos responsables de la seguridad de sus hijos cuando viajan en coche.

El ejemplo de los padres

Los niños aprenden por imitación de conductas, por lo que es imprescindible que sean los padres los primeros en dar el ejemplo. Si los hijos ven que sus padres se ponen el cinturón, ellos también harán lo mismo y no discutirán el uso de los sistemas de seguridad en cuanto entren al coche. Hay casos en que son los propios niños quienes advierten a sus padres cuando incumplen esta norma de tráfico. Por esta razón, es muy importante que los mayores tengan conductas lo más correctas posibles.

La responsabilidad de los padres

Está comprobado en un estudio que el 30 por ciento de los niños viaja incorrectamente protegido. Dado que los niños pequeños son totalmente dependientes de sus padres, cabe resaltar que son los padres los responsables de todo, y también por la mala utilización de los sistemas de seguridad infantil. Nunca se debe llevar a niños menores en tus brazos en el asiento delantero. Un niño sin sujeción adecuada, multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales. El uso de sistemas de retención infantil (sillas o cojines elevadores), reduciría en casi un centenar el número de niños muertos cada año en España.

La conciencia de los conductores

Es necesario destacar la importancia de proteger a los niños. Que los conductores de los niños sean más conscientes en cuanto, por ejemplo, a la velocidad. Está físicamente demostrado que a una velocidad de 60 km/h, ningún brazo es capaz de retener a un niño de 18 kilos. En caso de una colisión frontal, su peso llegaría a ser de más de una tonelada.

Cada accidente, una lesión

Los accidentes de tráfico son la causa más frecuente de lesiones múltiples en los niños:
– Cuando un niño es atropellado puede sufrir un traumatismo craneoencefálico o vertebral, lesiones viscerales, o fracturas de extremidades.
– Cuando un niño está en un vehículo que se choca contra un poste o un árbol, o que se colisiona con otro coche, si lleva sistema de retención adecuado(cinturón de seguridad), podrá tener lesiones torácicas y abdominales. Si no lleva sistema de retención adecuado, podrá morir en el acto o sufrir un traumatismo craneoencefálico.
– Cuando un niño va en moto o bicicleta. Los menores que viajan con un adulto en una moto o en una bicicleta, aunque vayan en un asiento específico para ellos, sufren lesiones en las extremidades superiores e inferiores, incluyendo amputaciones de manos y pies. (seguramente Ud está cansado de ver padres que portan en moto uno o varios menores, sin embargo no perciben ningún tipo de multa por ello).

Es muy importante concienciar a los padres de la importancia del uso de estas sillas, ya que un niño que viaja sin ninguna sujeción multiplica por 5 las posibilidades de sufrir lesiones mortales. Además, el uso generalizado de estos sistemas salvaría la vida de casi un centenar de niños y la utilización del sistema adecuado para cada caso reduce en un 96% el riesgo de muerte o lesión grave.

Tráfico recuerda que para niños siempre deben usarse elementos de retención homologados y adecuados a su peso y estatura hasta que lleguen a 36 kilos de peso o 1,5 metros de altura, en torno a los 12 años. Sólo a partir de entonces deben utilizar el cinturón de seguridad.

El cinturón de seguridad es la herramienta más eficaz en la prevención de las consecuencias de accidentes de tránsito.
Por ello es que muchos países, incluido Argentina, han establecido la obligación legal de su uso.
Pero más allá de la ‘obligación legal’, el uso de cinturón de seguridad, para todos los pasajeros de un vehículo, en forma permanente, tiene sentido aunque se trate de desplazamientos muy cortos, tanto en zonas urbanas como no urbanas. Cabe recordar que nueve de cada diez accidentes ocurren en zonas urbanas.
¿Por qué es tan importante el cinturón de seguridad?Para comprender la importancia del cinturón de seguridad es necesario saber qué ocurre dentro del vehículo durante un accidente. En realidad se producen dos impactos: el primero es el choque o colisión como tal, y el segundo, producido como reacción, es el choque de los ocupantes del vehículo con el vidrio del parabrisas, e incluso fuera del auto. Este segundo impacto es el que causa las lesiones, o la muerte. Las estadísticas demuestran que una persona despedida fuera del vehículo tiene 5 veces más probabilidades de ser muerta que aquélla que permanece en el interior del vehículo.¿Por qué sucede esto?

Porque al estar dentro de un vehículo, sus ocupantes se desplazan, sin sentirlo, a la misma velocidad que él. En un choque o colisión el vehículo se detiene inesperada y violentamente por el primer impacto, mientras sus ocupantes siguen «viajando» a la misma velocidad original que se desplazaban; ninguna fuerza actúa sobre ellos para detenerlos, hasta que se estrellan contra el volante, los vidrios o el panel de instrumentos; éste es el segundo impacto. Un golpe de este tipo yendo a sólo 50 km/hr equivale a caer de boca desde el segundo piso de un edificio.

El cinturón de seguridad protege al individuo porque impide que se golpee y evita así las lesiones causadas por el segundo impacto.

Investigaciones internacionales han demostrado que mientras aumenta el uso del cinturón de seguridad, disminuyen tanto las víctimas fatales como las lesiones a consecuencia de los accidentes de tránsito.

La siguiente tabla resume los porcentajes de reducción de lesiones por accidentes gracias al uso de cinturón de seguridad:

PORCENTAJE DE REDUCCION DE LESIONES EN:
TIPO DE LESION: CONDUCTOR PASAJERO
Lesiones al Cerebro 33% 56%
Fracturas de cráneo 18% 18%
Heridas faciales 45% 64%
Lesiones a los ojos 38% 40%
Fracturas faciales 6% 6%
Lesiones a los pulmones 33% 58%
Fuente: «Compulsory Seat Belt Wearing»,
Report by Department of Transport,Oct. 1985, UK

A nivel mundial se considera que una tasa de uso de cinturón de seguridad del 90% evitará alrededor del 10% de muertes por accidentes de tránsito.

En consecuencia, el uso de cinturón de seguridad es la medida simple más eficaz para reducir el número de fallecidos y lesionados por accidentes de tránsito. Sin embargo, al mes de Agosto del 2.000 se estima que en el casco urbano de Belén de Escobar sólo 3 de cada 10 conductores y/o usuarios utiliza  su cinturón de seguridad y en la ruta apenas 6 de cada 10.

Si es tan efectivo, ¿por qué entonces la gente se resiste a usarlo? Mitos y verdades.

Existen muchos mitos en torno al cinturón de seguridad, pero son sólo disculpas.

Estas son las 10 disculpas típicas de quienes no quieren usar cinturón de seguridad:

Mito 1. «Si quedo herido en un accidente, el cinturón dificultará el rescate».

  • Verdad: Lo que en realidad complica el rescate de las personas heridas son las fracturas múltiples del conductor o pasajeros, producidas al golpearse contra el interior del vehículo. El cinturón se suelta con un simple clic, o se corta.

  • Mito 2. «Podría quedar atrapado en caso de incendiarse el auto».

  • Verdad: La verdad es que los incendios sólo ocurren en un 0.2% de los accidentes, y aunque estuviera en este caso, el cinturón de seguridad evitaría golpes mayores, fracturas y pérdida de conciencia. Una persona fracturada o inconsciente es incapaz de reaccionar y salir.

  • Mito 3. «Si por el golpe salgo fuera del vehículo, tengo más posibilidades de quedar ileso».

  • Verdad: Quien, como consecuencia de un choque o colisión, es lanzado fuera del vehículo y se estrella contra el pavimento tiene 5 veces más posibilidades de morir que aquél que está sujeto con el cinturón.

  • Mito 4. «Yo tengo la fuerza suficiente como para controlar el vehículo en cualquier momento».

  • Verdad: En una colisión, yendo a apenas 20 km/hr, nuestro cuerpo es lanzado contra el volante y el parabrisas con una fuerza que equivale a seis veces el peso del propio cuerpo. Imaginate lo que sucede a velocidades mayores. El cinturón de seguridad nos sujeta y evita que salgamos disparados contra el panel o fuera del auto.

  • Mito 5. «No creo que efectivamente me proteja».

  • Verdad: Estudios internacionales han demostrado que el cinturón de seguridad reduce las consecuencias de los accidentes incluso a altas velocidades. ¿Quién le dice que no salvaría también su vida?

  • Mito 6. «El uso de cinturón de seguridad es importante sólo en la ruta.»

  • Verdad: En Argentina, más de las tres cuartas partes de los accidentes ocurren en intersecciones; y del total, 9 de cada 10 ocurren en áreas urbanas, y la mayoría dentro de un radio de 40 kilómetros de los hogares de las víctimas.Por otra parte, el 50% de los fallecidos se producen por accidentes ocurridos en áreas urbanas.

  • Mito 7. «Como nunca me ha pasado nada, no necesito el cinturón de seguridad».

  • Verdad: Un accidente es un imprevisto. En Argentina nos caracterizamos por pensar «que a mí no me va a pasar», peronadie está garantizado de por vida. Conversá con alguna persona que haya tenido un accidente…, probablemente te dirá que nunca antes tuvo uno. Esa es la regla general, quien tiene un accidente, seguramente no ha tenido accidentes anteriores.

  • Mito 8. «El cinturón de seguridad incomoda y limita movimientos».

  • Verdad: El cinturón de seguridad, además de sus ventajas preventivas, ofrece mayor estabilidad y comodidad frente a las curvas y las calzadas en mal estado. Regulalo de modo que te sientas totalmente cómodo dentro de vehículo.

  • Mito 9. «El cinturón me ensucia la ropa».

  • Verdad: Los cinturones de seguridad son lavables. Es lógico que por falta de uso acumulen polvo. Usándolo lo mantendrá en movimiento y evitará que se ensucie.

  • Mito 10. «Es complicado engancharlo».

  • Verdad: Al comienzo puede resultarte incómodo habituarse al manejo de él. Pero si vos o tu familia sufren heridas y hospitalizaciones o mueren por no usar cinturón de seguridad será mucho más complicado.
  • COMO USAR EL CINTURON DE SEGURIDAD EN FORMA ADECUADA

    Para conseguir una protección eficaz con el cinturón de seguridad, observá lo siguiente:

    1. Regulación del asiento

    En primer lugar posicioná el asiento y el respaldo de forma que te sientas cómodo.
    Recuerdá que cada asiento y cada cinturón son para una sola persona.

    2Movimiento del cinturón

    Asegurate que las correas se deslicen suavemente, que el cinturón no esté torcido y que no frote contra ninguna arista rígida.

    3. Posición

    Cuando uno usa algo por primera vez (corbatas, collares, anillos, etc.), por lo general se siente incómodo; el uso adecuado ayuda a eliminar la incomodidad. Ponete el cinturón pasando la correa entre la base del cuello y el hombro, observando que lo sujete firmemente pero no lo apriete. Enganchalo en el dispositivo provisto para esa función al costado de tu asiento, llevarlo suelto o debajo de la pierna NO te reportará beneficios.

    4. Enganche

    Verificá que al enganchar el cinturón, éste quede correctamente bloqueado.

    Qué NO hacer con el cinturón de seguridad.

    • Nunca lo lleves holgado porque la función del cinturón es protegerte.
    • Nunca lo pases por debajo del brazo, porque frente a un impacto no te detendrá eficazmente.
    • Nunca lleves niños sobre las rodillas ni los incluyas dentro de tu cinturón.
    • Nunca inclines demasiado el respaldo del asiento hacia atrás, porque frente a un impacto podrías deslizarte por debajo del cinturón.(Efecto Submarino)

    LOS NIÑOS Y EL CINTURON DE SEGURIDAD

    Existen varias recomendaciones importantes que deben considerarse con respecto a la protección de los niños:

    * En primer lugar, los niños SIEMPRE deben viajar en el asiento trasero del vehículo, exceptuándose solamente aquéllos de cabina simple.

    * Los niños que van en el asiento delantero tienen más probabilidades de resultar heridos o muertos que los que van en el asiento trasero.

    * SIEMPRE que viajen en automóvil deben ir con protecciones adecuadas, de acuerdo a su peso y su estatura, según se señala a continuación:

    BEBES:

    * Los bebés, desde su primer viaje en automóvil, deben ir en silla de seguridad adecuada, que es la que posee su propio cinturón de seguridad, el que las sujeta desde los hombros hasta la cintura, pasando por el abdomen. La silla debe estar siempre sujeta con el cinturón de seguridad del vehículo al asiento.

    La silla debe ubicarse siempre enfrentando el respaldo del asiento, de forma que el bebé mire hacia «atrás».

    * Lo más apropiado es que la silla se instale en el asiento trasero del vehículo, de la forma indicada. Si debe situarse en el asiento delantero, debe mantenerse la posición que hace que el bebé mire hacia el respaldo del asiento.

    * Si por emergencia el bebé debe ir en brazos del adulto acompañante, éste debe sentarse en el asiento trasero del vehículo.

    NIÑOS:

    * NUNCA pueden ir sobre las rodillas del conductor o de otro pasajero, tampoco deben compartir un mismo cinturón de seguridad con otra persona.

    * Los niños y niñas de hasta más o menos 5 años deben viajar SIEMPRE en el asiento trasero del vehículo, usando silla de seguridad, mirando ahora hacia adelante y correctamente sujeta con el cinturón del asiento.

    Una silla de seguridad adecuada es aquélla que trae su propio cinturón, pues de nada valdría que la silla fuera sujeta y el niño pudiera igual salir despedido en caso de un choque.

    * A medida que los niños crecen alcanzan estatura suficiente como para sentarse en el asiento trasero del vehículo y usar el correspondiente cinturón de seguridad.

    Cuando aún son bajitos, se recomienda el uso de cojines sobre el asiento, para que el cinturón de seguridad pase correctamente entre la base del cuello y el hombro, sin incomodarlos.

    * Solamente cuando el niño o niña tiene más de 12 años de esdad puede ocupar el asiento delantero, usando SIEMPRE el correspondiente cinturón de seguridad.

    ¿Cómo deben ser los cinturones de seguridad?

    Las normas de seguridad establecen que los cinturones de los asientos delanteros adyacentes a las puertas, deberán ser de tres puntos, es decir una combinación de cinturones abdominal y diagonal, o arnés, y deberán contar con hebillas de seguridad con botón de abertura rápida.

    Por último:

    Utilizá el cinturón de seguridad en las vías urbanas e interurbanas. Su uso es obligatorio tanto para el conductor como para el ocupante de asiento delantero, así como ocupantes de los asientos traseros que dispongan de ellos.


    Evitá el exceso de equipaje. Llevá sólo lo verdaderamente necesario y colocalo adecuadamente.


    En ningún caso coloques objetos de forma que impidan la perfecta visibilidad del conductor por el espejo retrovisor interior, colocando la carga de forma equilibrada dentro del coche.


    Queda prohibido circular con niños menores de 12 años, situados en los asientos delanteros del vehículo salvo que utilicen dispositivos homologados al efecto.

    El número máximo de personas que pueden transportarse no puede exceder del número de plazas para las que esté autorizado el vehículo, todas ellas emplazadas y acondicionadas en lugar destinado para ello.

    Conclusión.

    Existen muchas medidas para reducir los accidentes de tránsito y sus consecuencias; sin embargo, el cinturón de seguridad es la más simple, la más económica y está al alcance de todos los conductores y usuarios de vehículos. Depende de vos hacer uso de ella.

    Si  ves que un vehículo se te va a cruzar y vos inevitablemente lo chocarás, a pesar de tu pericia ya será demasiado tarde para protegerte. ¿No te parece que los dos segundos que requiere colocarse el cinturón de seguridad son una inversión valiosa si se trata de proteger tu vida y la de tu familia o amigos?

    Fuentes: seguridad Vial/Organización Panamericana de la Salud/intraMed Noticias/www.jfaltasescobar.gov.ar/cinturon1.htm

    Comentarios de Facebook

    [fbcomments]

    2 COMENTARIOS

    1. es fantastica tu paginas y por tal merito te valoro con un distinguido

    DEJAR UN COMENTARIO

    Por favor ingresa tu comentario
    Por favor ingresa tu nombre aquí