A 40 años del «Rosariazo», rinden homenaje a Mario Aguirre

4
175

dsci0010-640x480

A 40 años del primer Rosariazo, aquella manifestación de estudiantes y trabajadores que tomó el centro de la ciudad santafesina, el 21 de mayo de 1969 y que fue el anticipo del Cordobazo en plena dictadura de Juan Carlos Onganía, tiene su merecido recuerdo esta semana en Rosario y ayer se distinguió en el Concejo Deliberante a quienes fueron protagonista de este hecho histórico.

Entre los homenajeados estuvo Mario Aguirre, Presidente del Centro de Estudios Sociales Arturo Jauretche y de la Comisión Del Puerto de Ultramar Baradero.

dsci0014-640x480 

El acto tuvo lugar en el Concejo Municipal de Rosario pasado el mediodía.

Por iniciativa de un concejal, y con el apoyo unánime del resto, se decidió realizar una sesión especial del Concejo a los fines de distinguir a personas que tuvieron activa participación en el primer rosariazo (ya que hubo dos) que tuvo lugar el 21 de mayo de 1969.

Si bien fueron varios, alrededor de una decena, los homenajeados, en el palco de honor del recinto se ubicaron: Héctor Quagliaro, histórico dirigente gremial de ATER Rosario, el Lic. Ricardo Campero, presidente del MNR de la Universidad Nacional de Rosario, el ex intendente de esa ciudad, Dr. Héctor Cavallero y Mario Aguirre, quien era secretario adjunto de la CGT de los Argentinos.

Tras una presentación hecha por el presidente del cuerpo, hablaron concejales representantes de los distintos bloques quienes expusieron sus puntos de vista sobre el homenaje que estaba desarrollándose. Todo se cerró con una vista de imágenes en pantalla evocando distintos momentos de aquellos controvertidos años.

Luego se dispuso que algunos homenajeados dijeran unas palabras y tocó el primer turno a Mario quien eligió hacer un discurso breve, contundente y emotivo que arrancó los mejores aplausos de la tarde que provenían de las gradas destinadas al público las que se encontraban colmadas.

Luego de que se expresaran los oradores se procedió a entregar a cada uno de los homenajeados, un diploma que recordaba lo decidido por el Concejo Municipal.

La ceremonia se prolongó por unas dos horas y media y contó con la presencia de todos los ediles de la ciudad; una vez finalizado el acto, pudo verse a Aguirre departiendo con muchos viejos compañeros de esos años que, pese al tiempo transcurrido, siguen evocando con emoción las luchas libradas en tan desiguales condiciones.

dsci0021-640x480

Una delegación de amigos acompañó a Mario hasta Rosario por lo cual se sintió muy acompañado y feliz de compartir su alegría con todos ellos.

Gabriel Moretti

rosariazo

Hace 40 años, Rosario estaba en llamas y preanunciaba el Cordobazo

La Argentina parecía estar esos días de mayo más atenta a lo que sucedía en la Luna que en la Tierra. Los diarios y la televisión se ocupaban embelesados del inminente ingreso de la nave espacial Apolo X a la órbita lunar. Dos meses después, con la Apolo XI, dos astronautas concretarían una hazaña para la humanidad al pisar aquel suelo desconocido.

Juan Carlos Onganía aceptaba una invitación del dictador de ascendencia bávara, Alfredo Stroessner, para visitar Paraguay. Medio país estaba asolado por lluvias e inundaciones, sobre todo el conurbano bonaerense. El fútbol venía a los tumbos por esas lluvias. El domingo 18 de mayo se habían podido jugar apenas dos partidos. Casi todas las canchas eran verdaderos charcos.

Uno de esos partidos se disputó en Rosario. Central empató sin goles con Boca en un duelo de estrellas añoradas: Rattín, Marzolini, Novello, Madurga por un lado; Griguol, Biasutto, Gramajo y Poy por el otro. El gentío que presenció ese partido en Arroyito pareció atrapado por la pasión, ajeno quizás a las consecuencias que tendría la punta de una mecha encendida el día anterior. El sábado había sido muerto por la policía el estudiante Adolfo Bello. Dos balazos en la frente destrozaron su cabeza delante de una galería comercial, a metros de una de las esquinas célebres de la ciudad: Córdoba y Corrientes.

Mezclada entre la marea informativa que generaba la aproximación a la Luna, los medios de comunicación informaban sobre la agitación estudiantil en el país. El autoritarismo de Onganía había cebado ese fenómeno que, con el tiempo, amalgamó un frente político y social variado que terminó con su corto reinado.

Rosario vivía todavía con la pachorra de una ciudad alejada. De una ciudad extendida pero no de una gran ciudad, como es en estos tiempos. Casas bajas y grises, apenas un puñado de edificios en la altura. Esa apacibilidad aparente ocultaba una vida cultural y política intensa que se desarrollaba sin las marquesinas de ahora.

Los estudiantes debatían, seguro con menos resonancia, lo mismo que en Buenos Aires y las principales capitales del mundo. Las convulsiones de París, Berkeley o México. La apelación del catolicismo tercermundista y su opción por los pobres. Los movimientos revolucionarios de sesgo nacionalista y antiimperial. La revolución de Fidel Castro en Cuba. La presencia del Che en Bolivia.

Rosario se había convertido en atracción para los inmigrantes del norte pobre que pugnaban por una vida mas digna. Los conflictos con los cañeros tucumanos fueron vividos como propios. En esos días de mayo se exhibía una muestra llamada «Tucumán Arde». Las insinuaciones de rebelión sindical en Córdoba, en la industria automotriz, también repercutían. Pero parecieron existir dos detonadores para las jornadas de mayo bautizadas como «el Rosariazo»: la muerte del estudiante Juan José Cabral, en Corrientes por una represión policial; aquel par de balazos que liquidaron la vida de Bello en pleno centro rosarino.

Entre el asesinato de Bello y el miércoles 21 de la gran revuelta transcurrieron jornadas de tensión extrema que presagiaban la tempestad. Las facultades de la ciudad eran un hervidero. La asambleas estaban prohibidas. Los alumnos con pelo largo eran mal vistos o perseguidos. Las muchachas con minifalda también. Los estudiantes se congregaban en los comedores universitarios. Allí comían, debatían y hasta se echaban a dormir. Venían peleando por los cupos de ingreso restrictivos que había impuesto la dictadura. A esa altura peleaban por todo.

La CGT de los argentinos que respondía a Raimundo Ongaro decretó el martes 20 un estado de alerta y movilización. Y una huelga para el día 23. Los estudiantes dispusieron también un paro nacional y una marcha de repudio.

Los comedores universitarios fueron cerrados por las autoridades. Los estudiantes armaron una olla popular frente al local de la CGTA. La amalgama para la rebelión estaba sellada.

Bien entrada la tarde una columna de varios miles de estudiantes se agrupó en las escalinatas del Jockey Club. La discusión fue si continuar con una marcha, amenazada por un formidable dispositivo policial, o hacer una sentada. Triunfó la idea de la sentada.

La policía empezó disolverla con gases lacrimógenos. Una andanada de bombas provocó un desbande. Pero ocurrió lo impensado: desde las puertas de las casas, desde las ventanas de los departamentos comenzaron a arrojarse maderas, papeles, trapos, neumáticos para hacer barricadas, para la resistencia. Los manifestantes se reagruparon en varios sectores de la calle Córdoba. Un grupo intentó copar la radio LT8. Otro pretendió marchar hasta la jefatura policial. Una ráfaga de balas fue disparada por la policía para frenar la insurrección. Cuando se disolvió un poco la locura y el desorden, ya entrada la noche, yacía sobre la vereda Luis Norberto Blanco, un estudiante metalúrgico de sólo 15 años. Estaba mal herido. Murió poco después en un sanatorio.

Rosario fue declarada zona de emergencia militar. Diez mil personas asistieron al sepelio de Blanco. Muchos sacerdotes de la ciudad y los aledaños se negaron a oficiar el tedeum del 25 de mayo.

Apenas ocho días después un alzamiento de mayores proporciones aún, conmovía a Córdoba y a la nación. Se trató del Cordobazo y en opinión de uno de sus líderes, el sindicalista Agustín Tosco, tuvo una inocultable inspiración en aquellos días rosarinos de mayo.

Fuente: clarín.com

 

 

 

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

4 COMENTARIOS

  1. Una noche fui a comer a una villa,cerca de la cancha Central Cordaba en el «Barrio La Tablada» zona Sur y cuando les dije que era de Baradero,empezaron abrazarme y a emocionarse y a contarme historias y anecdotas del «Negro Aguirre » de los años que habia militado y trabajado con la villas para salir adelante.Emocion fue la mía,la de sentirme como en casa,.Adultos como jovenes hablaban de él,.Mucha gente en Rosario,y sobre todo gente humilde trabajadora de las villas tiene en su memoria para siempre y de generacion en generacion al incansable chico de Baradero el «Negro Aguirre».

    Gracias «Negro» porque esa noche me sentí muy orgulloso de ser Baraderense.

  2. AMIGOS FORISTAS: LAMENTABLEMENTE LES TENGO QUE COMUNICAR QUE NO VOLVERÉ A PARTICIPAR DE ESTA PÁGINA.

    TENGO POR COSTUMBRE DECIR LAS COSAS Y SOSTENERLAS PORQUE TENGO PRUEBAS DE ELLO. NO ME ESCONDO TRAS UN SEUDÓNIMO PORQUE TODO EL MUNDO SABE QUIEN SOY. PERO HAY COSAS QUE NO TIENEN RAZÓN DE SER Y UNA DE ELLAS ES CON QUÉ VARA MIDE EL MODERADOR LOS COMENTARIOS.

    ME CANSÉ DE LA CENSURA.

    UN GRAN ABRAZO A TODOS.

  3. lodelbeto…al igual que vos, yo tambien me estoy despidiendo de esta pagina…mi caso quizas es un tanto distinto al tuyo, porque yo no soy conocido, solo se sabe de mi que trabajo en la muni, y nada mas…pero tambien vale la pena aclarar que desde que comencé a expresar mis opiniones en esta pagina siempre lo hice con el mismo pensamiento, sin utilizar malas palabras, y siempre con el mismo nick o seudonimo, nunca me cambié la identidad, mientras que otros ultilizan diez nicks distintos y no pasa nada, se les publica todo…por otro lado, al igual que vos, todo lo que he dununciado contra este gobierno corrupto ha sido siempre verdad y facil de corroborar (muchos de los foristas que escriben aqui han asentido mis comentarios)…pero bueno…parece que la cosa ha cambiado en esta página, se ha puesto igual que las demas, es indudable que el poder todo lo puede (valga el juego de palabras)…les hago llegar un afectuoso saludo a todos…y de paso, si es que esto no es censurado (ojalá que no), tambien le hago llegar mis saludos y mis felicitaciones a este incansable luchador y perseverante como nadie llamado mario aguirre, y que gracias a su coherencia de pensamiento, gracias a su dignidad, gracias a su militancia, gracias a su trabajo de toda la vida, gracias a sus valores éticos, gracias a sus principios morales, se lo sigue agasajando con total justicia en forma permanente en todo el pais. (ojalá no borren el comentario, principalmente, por respeto al negro aguirre, gracias)…hasta la victoria siempre mis amigos.

  4. por ultimo quiero dejar mis saludos a mis compañeros foristas (aliados y adversarios)…a quienes piensan igual que yo, y a quienes piensan distinto…a quienes escriben igual que yo, y a quienes escriben distinto…en la diversidad de opiniones es donde se construye la verdadera democracia…no se deberia perder nunca la libertad de expresion, pero lamentablemente no siempre ocurre…saludos a todos, y hasta la victoria siempre.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí