A los 30, aún viven en casa de papá y mamá

4
77

la-familia-mata-2a-temporada-4

Las Naciones Unidas han definido a la juventud como la edad que va de los 15 a los 25 años. Antes se ubica la infancia. Luego, la adultez. Así las cosas, se supone que una persona mayor de 25 años ya ha madurado y está plenamente capacitada para vivir por sus propios medios. Sin embargo, hay hijos que retrasan la retirada de la casa paterna hasta límites insospechados. Algunos tienen varios títulos, más de 30, buenos empleos y noviazgo estable. ¿Entonces qué esperan? Las explicaciones van de las dificultades económicas actuales a no querer resignar la mayor de las comodidades. En el medio, hay que decirlo, tampoco faltan las resistencias inconcientes de los propios padres.

Una vieja estadística porteña dice que a fines del siglo XIX las mujeres se casaban a los 23 años, mientras que ellos lo hacían a los 29. Hoy, ellas ni se casan ni tienen hijos antes de los 30, casi igual que los hombres. De hecho las estadísticas actuales señalan que en el grupo de 25 a 29 años sólo tres de cada diez son jefes de familia, y que casi el 60% aún es soltero. De ese total, el 32% vive en la casa paterna. Es decir, hoy día hay 50.000 porteños ¿jóvenes? ¿adultos? viviendo con sus padres.

El cine, atento a las tendencias, ha hecho varias películas sobre el tema, pero siempre poniendo el acento en esos hijos malcriados que no dan el gran paso ante la mirada atónita de sus padres, hartos de mantenerlos. Pero, como dicen algunos analistas, a veces son los propios padres los que retrasan la partida. ¿Sobreprotección? ¿Miedo al nido vacío? ¿Terror a quedarse de nuevo a solas con el/la esposo/a? De todo un poco.

De todas maneras, se impone el tema económico. Está claro que es casi imposible que alguien llegue a la casa propia antes de los 30, pero hoy en día también es complicadísimo alquilar. «Históricamente un alquiler era el 30% de un sueldo medio. A partir de marzo del 2005 todo comenzó a cambiar y hoy un alquiler se lleva todo un ingreso», grafica Radamés Marini, presidente de la Unión Argentina de Inquilinos. Y sí, basta un ejemplo: alquilar un departamento de dos ambientes en Barrio Norte está entre 1000 y 1400 pesos. El salario mínimo araña los 1.240 pesos. De a uno (solo) es imposible. 

«La situación social y económica no favorece. Pero a veces, tras esas circunstancias se esconden problemas en los lazos familiares, como dificultad en la maduración, miedo a encarar una vida nueva, comodidad que le llaman», dice Miguel Espeche, psicólogo, autor del libro «Criar sin miedo».

¿Y qué hay de los padres? «A algunos padres les conviene retener a sus hijos porque si no deberían enfrentarse a sus problemas existenciales. Sobre todo los que pusieron todas las fichas en los hijos. Además, si los padres están mal, no sabrán qué hacer con su soledad», detalla el especialista.

El tema preocupa a punto tal que no sólo es causa de consulta en terapias privadas sino que ya hay también talleres en hospitales públicos. En el Tornú, por ejemplo, se llama «Cuando los hijos se van… y cuando no se van también». «Vemos si el tema es que los hijos son cómodos o si son padres sobreprotectores que no fomentan la partida ni les dan seguridad a sus hijos. Como sea, los padres que vienen es porque la situación les genera un conflicto que tratamos de destrabar entre todos, porque los grupos siempre son terapéuticos», explica Ana María Linera, consultora psicológica.

Su compañera del taller, Marta Raguzzi, agrega otro factor: «Existen apegos afectivos, y a veces ocurre que tanto los padres como los hijos sólo enfrentan una partida si hay otro afecto en el nuevo hogar, es decir, si el hijo se va a casar o a vivir con otro. O si se va de viaje».

La demógrafa Mabel Ariño termina por agregar ingredientes al panorama: «Hoy los jóvenes están más centrados en sus búsquedas personales que en el compromiso con otro. Así, siguen viajando, haciendo posgrados Y doctorados. Es difícil renunciar a todo eso para plantearse armar una familia. Encima hoy hay libertad sexual en las casas, son los propios padres quienes los habilitan a vivir su sexualidad dentro del hogar familiar».

Todo bien con los padres modernos, pero a no engañarse escondiendo miedos propios. Unos últimos consejos de los expertos: saber tomar distancia de los hijos, dejarlos crecer y animarlos a que se valgan por sí mismos. El amor -es bueno recordarlo- es libertad.

 

 

Fuente: www.clarin.com

Foto ilustrativa

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

4 COMENTARIOS

  1. Existe, más allá de la realidad económica y social, un sindrome que se ha llamado por psicólogos de PETER PAN, se trata de personas egocéntricas, solteros y exitosos en lo profesional, pero que rechazan asumir responsabilidades como la paternidad. Tienen más de 30 años y un ritmo de vida propio de un joven estudiante. El cambio de hábitos sociales, con la exaltación del individualismo y la imagen, los ha transformado. Sufren los síntomas del síndrome de Peter Pan, como lo bautizó el psicólogo Dan Kiley: Un «complicado salto a la madurez» para cada vez más hombres, según los psiquiatras, atrapados en la «dulce tentación» de vivir siempre jóvenes.

    Peter Pan, el popular personaje de James M. Barrie, habita en la tierra de «Nunca Jamás». Un mundo donde el tiempo no pasa y sólo los críos pueden entrar. Junto a su inseparable Wendy, juegan a ser la pareja parental de los «niños perdidos», pero Peter no soporta la prueba y se alivia cuando aquella le confirma que no, no son sus hijos, ni él su padre. Esta metáfora llevó a Dan Kiley a publicar en 1983 las primeras letras sobre las personas que no saben renunciar a ser hijo para empezar a ser padre.

    El héroe volador de Barrie describe un rasgo fundamental del desarrollo de cualquier ser humano. Esto es, la crisis de crecimiento entre el refugio en la fantasía, la «atemporalidad» o la evitación del dolor de las pérdidas, frente a la mayor asunción de la realidad, la elaboración de la pérdida y el dolor psíquico que abra un camino a la madurez del individuo.
    Bien cierta es la frase final de texto: hay que ayudar a los hijos a crecer, favorecer el despegue-aunque tantas veces sea costoso desde lo emocional-y como decía Schopenhauer sobre LOS ERIZOS:En invierno los puercoespines se encuentran aquejados por dos sufrimientos.
    O bien se alejan unos de otros y padecen frío. O bien se juntan unos con otros para mantener el calor y se clavan las espinas que les destrozan las carnes. Buscan, pues, una situación intermedia aceptable entre la soledad helada y la proximidad hiriente…Entre los vínculos parentales, esta descripción está presente.

  2. Jajaja….cuanta verdad.

    Yo conozco varios, que todavia estan en esta etapa.

    Bahhhhh. Lo llamo gatos de Iglesias, siempre viven con los padres.

    Chaucito. Excelente nota y, comentario de Alejandra.

  3. DOCTORA ERB. QUE BUENO ES QUE SIGA TRATANDO TEMAS DE SUMO INTERES.!cONSIDERANDO LOS CAMBIOS ECONOMICOS ACTUALES,CREO QUE MUCHOS HIJOS DE ALREDEOR DE LOS 30 Y MAS AÑOS QUE NO HAYAN PODIDO CONSOLIDARSE Y POSICIONARSE EN UN EMPLEO QUE ,PENSEMOS DEBERIA APORTAR UN INGRESO CONSIDERABLE POR MES, SE LES HACE SUMAMENTE DIFICIL,COMPRAR,DIGO COMPRAR Y NO ALQUILAR,UNA PROPIEDAD,ARMARLA PARA QUE SEA SU HOGAR,Y LUEGO PODER SOSTENERLA AGREGANDO POR SUPUESTOS LOS GASTOS MENSUALES EN TODOS LOS ASPECTOS.rECUERDO MI JUVENTUD,QUE SE PODIA ACCEDER A LA VIVIENDA PROPIA PAGANDO CON UNA LIBRETA POR MES EN LA INMOBILIARIA.y VOLVIENDO AL TEXTO SIN LUGAR A DUDAS QUE HAY MUCHO DE LO ESCRITO TAMBIEN,COMO TAMBIEN EL PROCESO DE ADOLENTIZACION QUE SE HA EXTENDIDO,HAY CAMBIOS,MUCHOS JOVENES YA ESPERAN A SER MADRE3S Y PADRES A LOS CASI 30 AÑOS,GUARISMOS QUE SE DAN MAS EN CLASES SOCIALES MDEIAS Y MDIAS ALTAS.POR LO GRAL EN CLASES MAS BAJAS ES MAS PRECOZ LA UNION EN JOVENES CON MENOS DE 20 AÑOS BUSCANDO UN LUGAR DE DE INDEPENDENCIA,QUE MUCHAS OCASI TODAS LAS VECES TERMINAN EN LAS MISMAS CASA DE LOS PADRES O HACIENDOSE UNA PIEZA EN EL MISMO TERRENO,O HACINANDOSE EN OTRO TIPO DE VIVIENDAS MAS PRECARIAS.y EL TEMA DE EL DESPRENDIMIENTO DE LOS HIJOS CUANDO BUSCAN SU LUGAR INDEPENDIENTE,SEGUN EL TIPO DE FLIA.CONFORMADA TANTOS HIJOS COMO PADRES ESTIMO QUE HAYA ALGO DE DE ESTO DE » extrañarlos cuando vemos su cuarto vacio,cuando no podemos en la cotineadad tomar unos matecitos juntos,cada mañana» por ej.Pero todos lo pasamos tanto ahora nosotros padres,cuando jovenes busacabamos la independencia y soltar la mano de papa y mama para entrar en la categoria de adultos independientes.Esta en la capacidad de poder disfrutar estas nuevas etapas y los padres de poder ocupar esos tiempos «vacios»con alegria en cosas positivas,paseos,hobbys,y disfrutar los nietos.- Gracias Dra. Alejandra ,por hacernos pensar.- saludos noemi.-

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí