Accidentes por Yarará

0
321

8888

El veneno de la yarará, yarará ñata y víbora de la cruz (nombres comunes con los que se conocen distintas especies del género bothrops) producen síntomas y signos semejantes, variando de intensidad de acuerdo principalmente a la cantidad de veneno inoculado.

 

Siempre hay dolor en lugar de la picada, que aumenta progresivamente. La mordedura deja la marca de los dos orificios que corresponden a los colmillos o grandes dientes inoculadores, separados entre si por una distancia de un centímetro o más (en el caso de mordedura de ejemplares muy grandes puede ser hasta 3 o 4 centímetros).

 

La región afectada comienza e hincharse gradualmente y pueden aparecer manchas rosadas o violáceas y ampollas que contengan sangre en el interior. Estas lesiones pueden luego infectarse y aparecer fiebre.

 

Cuando se han inoculado grandes cantidades de veneno pueden ocurrir hemorragias por la nariz, encías, bordes de las uñas, cuero cabelludo y también por la orina que se vuelve roja y turbia. La presencia de sangre incoagulable indica siempre gravedad.

 

En casos más graves puede ocurrir que desciende la presión sanguínea y la circulación, quedando el individuo muy pálido, con la piel fría y sudorosa y con riesgo para su vida.

 

En los casos mortales la muerte casi nunca sobreviene antes de 6 a 12 horas, si no se realiza tratamiento específico.

Prevención de accidentes



Es necesario saber que la mayoría de las picaduras de ofidios se producen en los pies y después en piernas y manos. Una medida preventiva fundamental es utilizar calzados adecuados cuando se está en lugares de peligro de accidentes, como botas de materiales resistentes, cuero, caucho, etc.

 

Otras medidas adecuadas son examinar en forma cautelosa los terrenos donde se va a trabajar y no introducir las manos en huecos o lugares donde pueden estar las víboras. Se debe evitar la captura o matanza de animales que se alimentan de ofidios como algunas víboras ofiófagas.

 

Ante el encuentro con una víbora o al producirse el accidente es preferible no tratar de capturarla y si se lo intenta, tomar precauciones para evitar picaduras.

 

Normas generales de atención para envenenamientos por Yarará



No es necesario capturar la víbora para un tratamiento correcto. El diagnóstico se hace por la clínica y el tiempo de coagulación (TC).

 

Algunos consejos útiles al socorrer a una persona mordida por una víbora:

 

  1. No asustarse y tranquilizar a la víctima. La calma ayuda a actuar correctamente.
  2. Evite que el envenenado se mueva mucho. Manténgalo en reposo y evite que corra. Una posición adecuada es acostado con la cabeza baja.
  3. No succione ni haga cortes en el lugar de la mordedura. No use torniquetes.
  4. No administre ni permita que tome bebidas alcohólicas ni remedios caseros, como aceite de ricino. Pueden administrarse infusiones de té o mate cocido.
  5. No friccione en el lugar de la picadura con ninguna sustancia (ni alcohol, ni kerosén, etc). No coloque hielo.
  6. Traslade al afectado al médico para la administración de suero antiofídico.

Tratamiento antiofídico específico



El suero antiofídico debe ser utilizado únicamente por médicos o personas que conozcan el tema. Para calcular la cantidad hay que evaluar la gravedad del accidente por las lesiones locales y por el TC. Pueden ser necesarios 100 mg en casos benignos y hasta 400 mg e incluso más en casos graves. La vía de administración de preferencia es la subcutánea.

El SerTox Sanatorio de Niños dispone de suero elaborado en el Instituto Nacional de Microbiología y cedido por el Ministerio de Salud Pública (Area VIII): Antiveneno Bothrops bivalente Fcos ampollas de 10 ml y suero elaborado por el Instituto Butantan de Brasil.

 

 

Material extraído de SERTOX ( servicio de Toxicología  del sanatorio de Niños de Rosario/arg) www.sertox.com.ar

 

Con esta información importante, creo que la comunidad de Baradero debe tranquilizarse, mientras pueda accederse al suero en poco tiempo (San Pedro se encuentra a sólo minutos), debiendo ser colocado en un hospital por personal con experiencia _por los efectos adversos que el mismo pueda ocasionar, y mantener siempre las medidas de precaución contra las mordeduras de éste tipo de serpientes, tan frecuentes en las orillas de ríos e islas.

 

Alejandra Erb – Médica de niños

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí