Alarcón, una dura activista del campo, al Gobierno

2
54

Alarcón Con el campo

Jaime Rosemberg

LA NACION

Son tiempos de sorpresas: un año después de haber combatido la política agropecuaria del kirchnerismo en las rutas junto con la Comisión de Enlace del campo, María del Carmen Alarcón, funcionaria del gobierno socialista de Santa Fe y líder del grupo Pampa Sur, se sumará al gobierno de Cristina Kirchner como secretaria de Integración Nacional.

Alarcón con el Gobierno

 

La ex diputada y dirigente rural anunció ayer que asumirá la conducción de la flamante secretaría creada por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. El sorpresivo giro de Alarcón se produjo 48 horas antes del comienzo del nuevo paro rural de ocho días en contra del veto parcial de la ley de emergencia agropecuaria y en reclamo de cambios en la política para el sector.

«Quiero dejar atrás la apología del problema del campo. Terminar de hablar del problema y empezar a tratar de solucionarlo», dijo Alarcón, al tratar de explicar el inesperado cambio de bando.

La hasta anoche funcionaria de Hermes Binner ?le presentó la renuncia en forma verbal? se entrevistó ayer al mediodía con Fernández junto con otros dos integrantes de Pampa Sur, Miguel Saredi y Mariano Pinedo. Estos últimos también se sumarían al gobierno nacional en el futuro equipo de Alarcón.

Durante el conflicto entre el campo y el Gobierno, surgido en marzo del año pasado por la resolución que estableció las retenciones móviles, la ex diputada participó de decenas de manifestaciones en las rutas, e incluso estuvo procesada por la obstrucción de la ruta nacional 9, cerca de San Pedro, junto a otros dirigentes políticos, ruralistas y sociales. «Esto no significa que me haya hecho kirchnerista ni oficialista», afirmó Alarcón para justificar su maniobra.

Paradójicamente, las fuerzas de seguridad de las rutas nacionales estaban a cargo, en aquel momento, del propio Fernández, por entonces ministro de Justicia y Seguridad, que ayer al mediodía le ofreció el cargo. La reunión se realizó en el despacho de Fernández en la Casa Rosada.

Anoche, Fernández dijo que el Gobierno no se fijó si Alarcón era de otro partido o trabajaba con Binner. «La convocamos por sus conocimientos relacionados con el campo y porque nos satisfizo la propuesta que nos hizo -por la secretaría-, no por otro motivo».

A su vez, el jefe de Gabinete expresó que si Alarcón denunció en su momento que en el Gobierno había corrupción «ahora tendrá la oportunidad de ver desde adentro que eso es una falacia».

En mayo de 2006, y tras oponerse a la política oficial de exportación de carnes, Alarcón había sido expulsada de la presidencia de la Comisión de Agricultura de la Cámara baja.

«Esto es muy difícil -pasar de dirigente ruralista a funcionaria del Gobierno-. Para cualquier dirigente es muy riesgoso, lo que se puede perder es mucho, pero sigo confrontando o me paro desde otra posición y busco caminos para solucionar las cosas. No quiero profundizar más la polarización», dijo Alarcón.

Hasta ayer Alarcón cumplía funciones en el gobierno de Binner como secretaria de Integración Regional. El propio Binner fue cauto cuando lo consultaron sobre el tema. «Toda actividad que signifique un beneficio a la democracia es buena», dijo el mandatario provincial, sin criticarla públicamente por aceptar un cargo en el gobierno de Cristina Kirchner.

Pablo Javkin, presidente de ARI Santa Fe e integrante del Frente Progresista que apoya al gobierno de Binner, fue mucho más crítico. «Me parece absolutamente incoherente con la política del gobierno provincial en su relación con los sectores productivos. No hay excusa para disimular un acuerdo inexplicable», afirmó el referente de Elisa Carrió en Santa Fe.

El que sí sufrió una consecuencia directa fue Saredi. Fuentes del gobierno porteño afirmaron anoche que le pidieron la renuncia como director del Mercado Central en nombre del macrismo.

Como para dejar en claro dónde está ubicada en la actualidad, Alarcón criticó ayer, por segundo día consecutivo, el paro de comercialización de granos y hacienda dispuesto por la Mesa de Enlace, por efectivizarse a partir de mañana.

«No estamos para siete días de paro, más allá de que podamos respetar absolutamente las necesidades, decisiones y demandas de los dirigentes gremiales», expresó Alarcón en declaraciones radiales, durante la tarde. «No tenemos que ir con diez problemas en un día, sino ir de a uno, dos o tres», agregó.

La decisión de Alarcón se produce días después de que Reutemann, su primer referente político, echara de su propio bloque a la también senadora Roxana Latorre por apoyar con su firma el dictamen oficialista que prorrogó las facultades delegadas en el Poder Ejecutivo.

Alarcón reseñó que el nuevo espacio de gestión que administrará será similar a un ministerio que creó el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva. «Articula la resolución, el destrabe de los conflictos, en una cadena que tiene una amplitud de trabajo político», explicó.

Lejos, muy lejos, quedó aquella diputada enojada con el kirchnerismo, a la que hace tres años habían apartado de una comisión clave por su gesto de rebeldía. «En mi casa me enseñaron lo que es la lealtad política, todo lo contrario a la obediencia debida y la obsecuencia», había dicho en aquel momento.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

2 COMENTARIOS

  1. Dejate de joder,por q no le ofrecen un puesto a c/u de los productores chicos y medianos q estan endeudados haci ellos tambien se salban.Q manga de delincuentes sin escrupulos ni palabra, etc con esta clase de gente con 2 caras no quedan esperanzas.

  2. Ojo no confundir es companiera de Reuteman PERONISTA no socialista el gobierno es socialista en la coalicion

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí