Borges, Baradero y su recuerdo

0
169

El pasado domingo 24 se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento de uno de los escritores argentinos más importantes que tuvo el siglo XX: Jorge Luis Borges. El autor de «El Aleph» visito nuestra ciudad en mas de una oportunidad. Lo hizo entre los años 61 y 68. Y en Baradero solía concurrir al bar «El Portuario», ubicado en la esquina de San Martín y Almirante Brown.

Allí hay una «seudo placa» que recuerda su paso. Pero la placa se encuentra en el mismo estado que la propiedad que en fue el mítico bar, está en ruinas. Totalmente descuidado y abandonado. Hace unos días en esta misma página se destaco como foto del día una que lo mostraba y el epígrafe era «No se olviden de El Portuario».

El Portuario es uno de esos tesoros, pequeños para algunos, que tiene Baradero y fue el espacio que uno de los más grandes escritores argentinos hizo propio para cada visita suya a Baradero. Estaría bueno que allí se pueda hacer algo, empezando por restaurar la propiedad y colocar una placa como la gente que indique no solo que alli estuvo Borges sino que también funciono el mítico bar «El Portuario» y pensando a más largo plazo idear un espacio donde se recuerde la obra del autor de «Ficciones». Se podría trabajar desde varias áreas del municipio y articularlo con un trabajo con las escuelas secundarias.

Jorge Luis Borges nació en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899.  A los cuatro años ya sabía leer y escribir. En 1906 escribió su primer relato: «La vísera fatal». A los nueve años, tradujo del inglés «El príncipe feliz» de Oscar Wilde. Su primer libro se publico en 1923 y fue «Fervor de Buenos Aires» un libro de 33 poemas y para el cual su hermana, Norah Borges, hizo un grabado para la tapa.

La relación de Borges con la política fue un tanto complicada.2se consideraba un «modesto anarquista» ideología que había mamado de su padre y que había acrecentado a partir de las conversaciones con Macedonio Fernández.  En 1946 al asumir la presidencia Perón debió abandonar sus funciones como bibliotecario porque según un comunicado lo habían «ascendido» a inspector de aves y conejos de los mercados. Cargo al cual renunció.

Recibió importantes distinciones, no así el Premio Nobel de Literatura, pero si grandes galardones internacionales, sobre todo en España.

Su literatura a veces es considerada como difícil y es por ello que muchos no se acercan a su obra. Desde acá los invito a leer relatos como «La muerte y la brújula», «Las ruinas circulares», «Emma Zunz», «Funes el memorioso» y «El Aleph». Es cierto que puede ser medio rebuscado, pero son relatos que valen la pena conocer.

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí