Cierran un frigorífico líder, echan a 1.000 empleados y acusan al sindicato de la carne

0
2174

Hugo Borrel, el dueño del frigorífico Arrebeaf ubicado en la localidad de Pérez Millán, provincia de Buenos Aires, anunció el cierre definitivo de la planta y el despido de 1.000 empleados. Sucedió en medio de un conflicto gremial que lleva varios días con el cese de trabajo y la toma de la planta ubicada en esa localidad del partido de Ramallo.

“Tengo que informarles que ArreBeef ha dejado de funcionar. ArreBeef no va a trabajar más. Esta decisión la he tomado yo con una gran pelea familiar, no quiero que mis hijos sufran”, anunció Borrel, de 74 años, a sus empleados que cuestionaron la medida y reclamaron por sus bajos salarios.

Esta situación no se va a revertir, venga quien venga. Esta fábrica va a dejar de funcionar, no tiene marcha atrás”, aseguró mediante un megáfono en la puerta de la planta y ante el reclamo de los trabajadores.

Cabe señalar que el frigorífico cumplía 100 años y forma parte del Consorcio ABC, que maneja las exportaciones de carne.

Los trabajadores acusan al titular del Sindicato de Trabajadores de la Carne en la zona norte, Luis Pérez, quien se desempeña en el cargo desde hace varios años.

Los trabajadores buscaban modificar la representación gremial y acusaban a Pérez de trabar la situación. Muchos de los empleados de ArreBeef se manifestaron frente a la sede del Sindicato de Trabajadores de la Carne para pedir la renuncia del gremialista y la realización de elecciones.

Tengo que informarles que ArreBeef ha dejado de funcionar. ArreBeef no va a trabajar más. Esta decisión la he tomado yo con una gran pelea familiar, no quiero que mis hijos sufran (Hugo Borrel)

Los trabajadores pedían mejoras salariales y el pago del salario por quincena según el convenio. Ante dicha situación, comenzaron un paro por tiempo indeterminado.

“Tengo que informarles que ArreBeaf ha dejado de funcionar. ArreBeaf no va a trabajar más. Esta decisión la he tomado tras una pelea familiar. No quiero que mis hijos sufran. Hoy estamos en conciliación obligatoria. Se suben a sillas y gritan y aplauden no sé qué. Da risa porque estoy entre los tres frigoríficos que puntualmente pagan los días cinco y veinte de cada mes”, dijo ante sus empleados.

Esta situación no se va a revertir venga quien venga. Esta fábrica va a dejar de funcionar. Veré que hago con la carne que tengo y la hacienda que se está muriendo en los corrales

Y agregó: “No tengo que esperar un llamado del ministro, del gobierno o del gobernador de la provincia, del intendente municipal ni de los sindicatos de la carne para que yo revea esta situación. Esta situación no se va a revertir venga quien venga. Esta fábrica va a dejar de funcionar. Veré que hago con la carne que tengo y la hacienda que se está muriendo en los corrales”.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí