Consumo de bebidas estimulantes o energizantes.

0
960

 bebienerntnva

 

Prometen la lucidez intelectual, vencer la somnolencia, aumentar la resistencia física, y potenciar los estados de vigilia, entre otras cosas. ¿Qué hay de cierto en toda esta nueva moda?
En Argentina se venden y consumen cada vez más en discotecas, pubs y fiestas nocturnas como “alternativa saludable” al alcohol y a las gaseosas, y en los gimnasios para aumentar el rendimiento físico y la resistencia durante el ejercicio.
Por otra parte, muchos estudiantes las utilizan como reemplazo del café y las bebidas cola, en época de exámenes, para mantenerse despiertos y estudiar de noche, lo que se ha dado a llamar la “energy teenmanía”.

Estas bebidas “fashion” tienen, en general, nombres en inglés de carácter agresivo, vienen en latas de colores vivos, son carbonatadas y azucaradas, algunas saborizadas y prometen una “energía sin fin”!

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que, por su composición y efectos, se denominen bebidas “estimulantes”.
Muchos toman ese suplemento dietario cuando van a bailar. Mantiene despierto porque tiene mucha cafeína. Pero mezclado con alcohol aumentan los riesgos cardíacos, de hipertensión y de hipoglucemia.
Son consumidas por una gran cantidad de jóvenes. Se las suele beber mezcladas con vodka y con diferentes pastillas.

D

icen que las toman para lograr que el cuerpo aguante durante muchas horas de baile. O para no sentir la “resaca” del alcohol. Lo cierto es que  muchos jóvenes ya están consumiendo  bebidas energizantes, que contienen cafeína y son de venta libre en quioscos, bares y discos. Pero funcionarios públicos de las áreas de prevención de la drogadicción y médicos están preocupados: sostienen que tomar esas bebidas en combinación con alcohol sería riesgoso.
“Las consecuencias pueden ser graves”, afirman especialistas de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico . “La mezcla produce un efecto paradojal: por un lado, el cerebro es estimulado por la cafeína, y por otro, es deprimido por el alcohol”.

L

as bebidas energizantes, actualmente consumidas por una gran cantidad de jóvenes, aumentan el riesgo de que quienes las beban sufran trastornos cardiológicos, especialmente si se las mezcla con alcohol y con pastillas. Este tipo de bebidas anula las sensaciones de cansancio y de sueño, que son las señales que le permiten a la persona saber cuándo debe parar y buscar descanso.
“Los energizantes aumentan el riesgo de sufrir un infarto porque el corazón no da más, pero no se pueden percibir las señales que da el cuerpo por el efecto que causan estas bebidas”
Si  se las mezcla con bebidas alcohólicas o con pastillas(situación frecuente), el riesgo aumenta. “En algunos locales bailables se las mezcla con vodka, ron  y la gente las toma como si fueran una gaseosa. Los energizantes comenzaron a ser consumidos en el país hace unos  años, cuando la música electrónica se puso de moda. Muchos también los beben antes de ir al gimnasio.
La cafeína

“Este tipo de bebidas, llamadas energizantes por la gran cantidad de cafeína que contienen, estimulan el sistema nervioso, por lo que aumentan la presión arterial y el pulso de quien las haya tomado. Su uso frecuente obliga al corazón a trabajar más de lo que debería hacerlo y puede causar cuadros cardíacos con el paso del tiempo

Para Osvaldo Curci, profesor titular de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, la mezcla de bebidas energizantes con alcohol es una amenaza para el organismo. Puede desencadenar acidez, insomnio, hipertensión, hipoglucemia, convulsiones, arritmias u otros males cardíacos y hasta muerte súbita. Curci resaltó también que se produce un efecto psicológico: “Como se publicita que esas bebidas evitan el cansancio, los consumidores creen en esa “ventaja”, pero no significa que realmente los productos generan ese efecto”.

 

Energizantes? estimulantes?

 

Más que bebidas energizantes, resultaría más adecuado denominarlas bebidas estimulantes (BE), ya que por su composición tienen acción farmacológica estimulante. Por otra parte, ¿Qué significa energizante?…¿Que tipo de “energía” otorga su consumo?..
La Comisión del Codex de Nutrición y Alimentos para Usos Dietarios Especiales en su 23ª sesión realizada en Berlín, Alemania el 30 de Noviembre de 2001 define la bebida energizante como “Una bebida utilizada para proveer alto nivel de energía proveniente de los carbohidratos (también grasas y proteínas) al cuerpo. Esta bebida no intenta compensar la pérdida de agua y minerales debido a la actividad física”. Sin embargo, el término de energía utilizado en el nombre y descripción de algunos productos que actualmente están en el mercado se refiere a cierto efecto farmacológico de algunas sustancias activas, y no a la provisión de calorías de los nutrientes. Esto puede crear confusión dentro de los consumidores.
Las primeras BE se introdujeron en nuestro medio hace aproximadamente tres años. Según sus productores el nombre de energizantes se debe a que incrementarían la resistencia física, proveerían reacciones rápidas, aumentarían la concentración, aumentarían el estado de alerta disminuyendo las horas de sueño, proporcionarían sensación de bienestar, estimularían el metabolismo y ayudarían a eliminar sustancias nocivas para el organismo.

 Composición y probables efectos

 Estas bebidas contienen:
Carbohidratos: la mayoría contiene entre 20 y 30 gramos e incluso hasta 70 gramos en forma de fructosa, sacarosa, dextrosa, glucosa, maltodextrinas.
Vitaminas: se encuentran vitaminas del complejo B así como también la C y E. Sin embargo múltiples investigaciones han demostrado que el agregado de éstas no ofrece beneficio extra, siempre y cuando la persona mantenga la recomendación nutricional óptima para su edad, género y demanda física.
Carnitina: derivado aminoácido que es un cofactor esencial en el metabolismo de los ácidos grasos. Los estudios disponibles hasta ahora no permiten concluir que un aporte complementario de carnitina mejore el rendimiento físico, ayude a perder peso o a disminuir la grasa corporal.
D-Ribosa: es un azúcar simple, siendo eje del material genético y el punto de partida para la producción de adenosina trifosfato (ATP)
Taurina: aminoácido que estaría involucrado en la conjugación de los ácidos biliares como así también en otras funciones fisiológicas. Está incluido en preparaciones para nutrición parenteral para niños de bajo peso pero su rol como nutriente esencial no ha sido establecido. La taurina está incluida en preparaciones para desórdenes cardiovasculares y
metabólicos y se le atribuye propiedad de aumentar la contractilidad cardíaca.
Glucuronolactona: Aparentemente cumpliría con una función detoxificante, pero no se explica ni su mecanismo de acción ni referencias claras sobre esta acción.
Inositol: Sustancia que interviene en la estructura y en la integridad de la membrana celular y podría ayudar a la nutrición celular del cerebro, pero de esto tampoco existe evidencia alguna. Es un isómero de la glucosa que ha sido considerado tradicionalmente como una vitamina B si bien no se ha demostrado un síndrome por su deficiencia en el hombre. Parecería estar involucrado fisiológicamente en el metabolismo de los lípidos y existen pocas evidencias sobre su eficacia en desórdenes asociados con el transporte de las grasas y su metabolismo. También se ha investigado en el tratamiento de la depresión y de la ansiedad, en la neuropatía diabética, en el distress respiratorio del neonato y en la retinopatía de la prematurez.
Cafeína: es la sustancia psicoactiva más ampliamente ingerida en el mundo. No solo se encuentra en el café sino también en el mate, té, cacao y en alimentos como el chocolate. Es uno de los componentes no nutritivos común dentro de las bebidas y dietas de los deportistas y ahora se encuentra en estas BE. Desde hace un tiempo se la considera una sustancia “ergogénica” en el rendimiento deportivo pero solo desde hace una década existen numerosos estudios controlados donde claramente se demuestra su eficacia en relación a ejercicios de resistencia. El Comité Internacional Olímpico incluye a partir de 1990 a la cafeína como sustancia estimulante prohibida. Se considera positiva una muestra de orina cuando la concentración sobrepasa los 12 microgramos por mililitro. Entre los efectos adversos se pueden citar la excitación psicomotriz, temblores, irritabilidad, vértigo, cefaleas, náuseas, vómitos, taquicardia, palpitaciones, arritmias como extrasístoles y aumento de la frecuencia urinaria.
Una taza de café (180 ml) contiene 80 a 150 mg de cafeína.
Una taza de té contiene 50 mg de cafeína.
Una bebida cola de 360 ml contiene 40 a 50 mg de cafeína.
Una BE de 250 ml contiene 80 mg de cafeína o más.
Ginseng: hierba de amplio uso en países del Asia de la cual no existen evidencias científicas que demuestren que incrementan la tolerancia al ejercicio y el rendimiento físico, sin embargo podría mejorar la sensación general de bienestar. Puede incrementar la tensión arterial y los niveles de estrógeno en mujeres.
Guaraná: es un arbusto leñosos nativo del Amazonas utilizado como planta medicinal, que contiene altas dosis de cafeína y se ha utilizado como estimulante y supresor del apetito, para la fatiga y para disminuir de peso. Puede producir insomnio, temblor, ansiedad, palpitaciones, aumento de la frecuencia urinaria e hiperactividad. No ha sido evaluada por la FDA en cuanto a seguridad, efectividad y pureza, no conociéndose hasta ahora los riesgos potenciales o las ventajas.

Uso asociado con otras sustancias

El riesgo potencial del consumo de este tipo de bebidas se vería incrementado por el uso concomitante con otras sustancias como es el caso del alcohol. Esto podría desencadenar una serie de trastornos tales como convulsiones, arritmias y muerte súbita. Por otra parte las BE parecerían retardar los efectos depresores del alcohol llevando a consumir más bebidas alcohólicas. Tanto la cafeína como el alcohol tienen acción diurética por lo que consumidos juntos y en exceso podría potenciarse esta acción, especialmente si no se repone agua adecuadamente. Más aún la Asociación Nacional de Alimentos de Suecia, advirtió no mezclar este tipo de bebidas y alcohol, especialmente si se ha estado sometido a un alto nivel de ejercicio físico.

Uso en diversos países

En países como Inglaterra, Alemania, España y Austria, que son los mayores consumidores de BE a nivel mundial, la venta de estas sustancias no está restringida, aunque sí lo está en otros países como Francia, Dinamarca y Noruega donde sólo se pueden adquirir en farmacias. En nuestro país existen actualmente unas diez marcas de BE entre las nacionales y las importadas, las cuales están autorizadas como suplementos dietarios y contempladas en el Código Alimentario Argentino y por ser consideradas alimentos son de venta libre.

 Para concluir

 Dado su carácter de venta libre habitualmente no se pueden cumplir las recomendaciones de un consumo moderado y/o de evitar la mezcla con alcohol.
Se sugiere recordar las recomendaciones declaradas en los envases: “Personas de edad o con enfermedades deberán consultar con su médico antes de consumir” , “No utilizar en caso de embarazo, lactancia ni en niños”, “Mantener fuera del alcance de los niños “, “Este producto no debe ser usado por diabéticos”, recomendaciones todas más propias de un medicamentos que de una bebida de venta libre.
Nuestra experiencia en el Sertox es sólo la referencia frecuente de adictos mencionando su uso habitual junto a alcohol y otras drogas de abuso.
Consideramos que:
– No deberían llamarse energizantes, ya que es una denominación engañosa;
– No hay justificación nutricional para sus usos ni como reemplazo de líquidos y electrolitos.
– No hay evidencias científicas claras que soporten su utilización en ningún caso, por el contrario algunos ingredientes podrían causar efectos secundarios importantes en la población.

 http://www.nutrar.com/detalle.asp?ID=6630

http://www.sertox.com.ar/

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí