Contame un cuento.

3
352

ninos-leyendo

La lectura en el desarrollo del Niño y la construcción del sujeto

¿Y por qué leemos y nos importa tanto que otros lean?

Porque en cada página leída y que hacemos leer se construye el pensamiento.

Con cada libro que se lee, se coloca un ladrillito más en la alta muralla que es el conocimiento.

Con cada lectura damos un paso adelante y retrocede la ignorancia”.

                                                                                               Mempo Giardinelli

 

El desarrollo psicológico, entendido como el proceso de cambio que, a lo largo de la vida, permite a las personas abordar los problemas con mayor eficacia, comienza desde el momento en que nace el niño. Si bien este proceso es muy complejo y tiene múltiples determinantes,

hay consenso en aceptar que la comunicación y el lenguaje, entre otros, constituyen importantes elementos o dimensiones del desarrollo psicológico.

La comunicación puede expresarse a través de diferentes códigos aunque el verbal es el específicamente humano, el que hace posible el acceso al mundo de la cultura, de lo simbólico.

El desarrollo se puede ver afectado, positivamente o no, por una multiplicidad

de factores. Además de la herencia, a medida que el niño crece, el ambiente que lo rodea, pasa a tener un papel cada vez más importante.

El acompañamiento al niño va más allá de con quién vive y se relaciona con el tipo, la frecuencia y la calidad de las interacciones con adultos significativos.

En este sentido, la importancia de la interacción del niño con su medio familiar en los primeros años de vida puede ser un espacio de intervención muy apropiado. En esta etapa, las influencias

sociales y culturales sobre los niños están mediatizadas por las figuras parentales a las que se incorporan más tarde las educativas.

Los formatos de interacción, es decir, la participación de niños y adultos en un tipo particular de relaciones sociales, se vinculan con las pautas de crianza. Las pautas de crianza se basan en concepciones maternas y son diferentes de un entorno sociocultural a otro. Muchas pautas de crianza pueden ser exploradas, alentadas o modificadas La práctica de la lectura de cuentos es una de ellas.

Por otro lado, la cultura audiovisual es uno de los ejes alrededor del cual gira la sociedad actual. En un mundo en el cual las imágenes parecen tener más fuerza que la palabra escrita, surge, Irremediablemente, la pregunta acerca de la importancia de la lectura y del lugar que tiene esta actividad en la vida de niños y jóvenes.

En este contexto, es fundamental hacerse una pregunta: ¿por qué es importante leer? ¿Qué cosas están en juego en la lectura hoy en día

 La lectura ayuda a las personas a construirse a sí mismas, a imaginar otros mundos posibles, a soñar, a descubrir sentidos, a encontrar movilidad en el tablero social, y, sobre todo, a pensar.

Cuanto más capaz es uno de nombrar lo que vive, más apto será para vivirlo y para transformarlo.

Como expresa Michéle Petit, en su libro Nuevos acercamientos a los jóvenes y a la lectura, “cuando una persona no cuenta con las palabras para pensarse a sí mismo, para expresar su angustia, su coraje, sus esperanzas, no queda más que el cuerpo para hablar: ya sea el cuerpo que grita con todos sus síntomas, ya sea el enfrentamiento violento de un cuerpo con otro, la traducción en  actos violentos

La lectura desempeña desde la infancia un importante papel en la construcción

de uno mismo porque contribuye a abrir el campo de lo imaginario, el lugar de expansión del repertorio de las identificaciones posibles.

La lectura puede ser, en todas las edades, un camino privilegiado para construirse a uno mismo, para pensarse, para darle un sentido a la propia experiencia, a la propia vida.

Según explica Michéle Petit, “la lectura es también un medio privilegiado

para acceder al uso de la lengua y apropiarse de ella”. Pero apropiarse de la lengua, conocerla más y mejor, es algo que va más allá del rendimiento escolar.

Arriesgarse a tomar la palabra, arriesgarse a tomar la pluma son los gestos propios de una ciudadanía activa.

El lenguaje y el desarrollo cognitivo ocurren concomitantemente. La Lic. Telma Piacente afirma que la práctica de lectura de cuentos, favorece lo que se denomina usos descontextualizados del lenguaje, es decir, aquellos que refieren a mundos imaginarios o posibles, diferentes de su entorno cotidiano, de su contexto. Esto facilita la construcción de estructuras narrativas del discurso.

El desarrollo de estas habilidades del lenguaje permite a los niños expresar sus ideas y sentimientos y relacionarse entre ellos y con los adultos de su entorno. Tanto la capacidad de hablar como de escuchar favorecen y estimulan el desarrollo de la lectura y de la escritura.

La lectura es, en sí misma, una herramienta para tener acceso al saber, a los conocimientos formalizados.

 Para la gran mayoría de los chicos, leer es lo que les brinda apoyo en su trayectoria escolar, y les permite constituir un capital cultural gracias al cual tendrán mayores oportunidades de abrirse paso en el futuro.

Leer para tener acceso al saber, en cualquier edad, es algo que puede ayudar además, a no caer en la marginación, a conservar los vínculos afectivos, y a comprender-interpretar un mundo

cambiante, en particular en lo relacionado con el acceso a diversos medios de información escrita.

La lectura, tal como se practica en la actualidad, invita a otras formas de vínculo social, a otras formas de compartir, de socializar.

 Leer, es tener un encuentro con las experiencias de hombres y mujeres tanto del propio lugar de pertenencia, como de otros, de nuestra época y de tiempos pasados; es decir, leer nos permite una conexión con la propia identidad cultural y con otras culturas.

Para Petit, “los textos que alguien nos pasa, y que nosotros pasamos a la vez, representan la apertura hacia círculos de pertenencia más amplios, más allá del parentesco, de la localidad, de la etnicidad”.

Por otro lado, leer en el hogar cuando se cuenta con medios para eso, o en una biblioteca, es también una manera de completar la enseñanza adquirida en la escuela y en los manuales escolares, a través de otras fuentes de información.

En ese sentido, la lectura puede ser importante para la formación, la preparación de un proyecto o la adquisición de conocimientos necesarios para la vida cotidiana.

Por último, apropiarse de los conocimientos a través del estudio de la historia, de las ciencias, en definitiva, de la lectura, es una manera de ser parte del mundo, encontrar un lugar en él.

La lectura, tal como se practica en la actualidad, invita a otras formas de vínculo social, a otras formas de compartir, de socializar. Leer, es tener un encuentro con las experiencias de hombres y mujeres tanto del propio lugar de pertenencia, como de otros, de nuestra época y de tiempos pasados; es decir, leer nos permite una conexión con la propia identidad cultural y con otras culturas.

La lectura contribuye a crear un poco de ‘juego’ en el tablero social (…) Lo que está en juego en el desarrollo de la lectura atañe a la ciudadanía, a la democratización profunda de una sociedad. Una ciudadanía activa no es algo caído del cielo, es algo que se construye. Mediante la difusión práctica de la lectura, se crea un cierto número de condiciones necesarias para acceder a una ciudadanía.

Petit, M. Nuevos acercamientos a los jóvenes y a la lectura

El factor más importante relacionado con el aprendizaje de la lectura es la propia experiencia de haber sido destinatario de lecturas. Por eso, es importante leer a los niños en voz alta, mirar libros con ellos desde que son muy pequeños, y enfatizar la importancia del libro como fuente de información y de placer.

Los números revelan la existencia de un claro problema en relación con el hábito de la lectura y, en consecuencia, con el desarrollo cognitivo y socioafectivo de los chicos de nuestro país.

Pero además, estas estadísticas ponen de manifiesto la urgente necesidad de formar a los niños brindándoles la posibilidad de descubrir y disfrutar de la lectura. Las estadísticas en Argentina nos dicen que:

 El 70 por ciento de los jóvenes que egresa del sistema educativo no entiende lo que lee.

 La mayoría de los chicos en edad escolar lee menos de un libro por año.

Fuente: Ministerio de Cultura y Educación de la Nación.

 El 45 por ciento de argentinos no leyeron ningún libro a lo largo del año.

 El 8 por ciento leyó más de 10 libros en el año.

 El 53 por ciento de la población mayor de 18 años no lee ningún tipo de material.

 El 65 por ciento de la gente cree que el interés de los padres favorece el hábito de lectura.

 El 26 por ciento dedica su tiempo libre a la televisión, y sólo 6 por ciento dedica su tiempo de ocio a la lectura.

Fuente: Encuesta Nacional de Lectura. 2001

 

La lectura según las edades:

 

De 0 a 4 años

Este período, denominado glósico-motor, se extiende hasta los cuatro años y se lo considera la fase de prelectura, en donde los cuentos con imágenes son los principales.

El período puede dividirse en dos etapas.

  • De 0 a 2 años

Los bebés pequeños pueden, en una etapa temprana, ocuparse activamente del aprendizaje de su medio ambiente mediante un proceso continuo de asimilación y ajuste a la experiencia nueva. En este momento los libros con imágenes pueden comenzar a desempeñar un papel importante para este tipo de exploración, a través de imágenes simples del mundo externo.

De todas maneras, si los niños menores de un año gozan de algunos libros de imágenes no es especialmente porque puedan reconocer las representaciones que allí encuentran, sino básicamente por el contexto especial en el cual estén mirando el libro, por ejemplo, acurrucados en el regazo de su madre. Un poco más tarde, alrededor del año y medio habrán desarrollado la capacidad de reconocer los objetos familiares en imágenes.

En esta primera etapa, las rimas infantiles ocupan un lugar importante. Los niños reaccionan al sonido y al ritmo del lenguaje mismo, mucho antes de interesarse por libros o historias; se sienten atraídos simplemente por el sonido de la voz humana y pronto aprenden a distinguirla de otros sonidos del ambiente.

Las historias de libros de imágenes para los más pequeños tendrán que ser muy simples, centrándose en un personaje principal con gran parte de la trama reforzada por trozos regulares que se repiten.

  • De 2 a 4 años

En los libros para los niños de esta edad las historias deben ser cortas para no sobrepasar los límites de la capacidad de concentración y memoria infantil. Estos libros deben presentar pocos personajes y un argumento gobernado por modelos regulares de repetición (por ejemplo, el cuento Los tres osos). Es habitual que los chicos elijan siempre el mismo cuento. Además, otro elemento fundamental es la versificación de las historias: las rimas y canciones contribuyen a fijar el orden de los acontecimientos porque pasan a ser recordables, repetibles y anticipables.

A medida que crecen, los chicos tienen más capacidad para describir lo que en realidad sucede en las ilustraciones, mientras que al principio sólo reconocen y enumeran los objetos principales.

Las imágenes de los primeros libros también inician en la necesidad de inferir información no explícita propia de cualquier acto de lectura, ya que si las inferencias deben hacerse a partir de la palabra se requiere más concentración y memoria a largo plazo.

La longitud de la ficción infantil tampoco debe sobrepasar el pequeño lapso de concentración de un chico, que se adapta mejor a las historias breves, contadas con un mínimo de lenguaje y con profusión de imágenes que transmiten el texto, y permiten una sucesión de pasajes de descanso mental.

Los temas que prefieren los chicos, desde el momento en que comienzan a prestar mayor atención a la historia, están relacionados con la confirmación del mundo que conocen, por ejemplo, la vida en familia, los hábitos cotidianos, los juegos en el parque. Pero además es necesario un tipo de literatura que extienda su imaginación y sus habilidades perceptivas.

De 4 a 7 años

Esta etapa se conoce como el período animista. Los niños confieren personalidad a animales y seres inanimados y se sienten especialmente atraídos por los cuentos, las fábulas y las narraciones con personalizaciones.

En los cuentos para niños de esta edad, los protagonistas infantiles que actúan de modo parecido al lector en su vida real, ofrecen a los niños la posibilidad de identificación.

Entre los temas de mayor aceptación en los libros infantiles se destaca el humor, basado en la inversión o transgresión de las normas de funcionamiento del mundo que los niños ya dominan: equivocaciones, exageraciones, juegos con el absurdo, inversión del orden de palabras, etc.

Los chicos de esta edad también se muestran interesados por aquellos libros en que los niños realizan cosas que no pueden hacer pero que les gustaría realizar:

pilotear un avión, vencer obstáculos, y aquellos cuentos en los que los niños protagonistas hacen lo mismo que ellos con mucho gusto: ir de vacaciones, viajar en tren, jugar a la pelota, etc.

Hacia el final del período se pone en marcha la lectura mecánica de libros en los que las imágenes pueden ir acompañadas de palabras y construir así una historia de mayor extensión que las anteriores.

De 7 a 10 años

El período de lo maravilloso se extiende entre los 7 y los 10 años. En este etapa adquieren especial importancia las temáticas relacionadas con el mundo de las hadas, las brujas, los duendes, los magos, los gigantes y los ogros. Todos estos personajes, con sus poderes, dan rienda suelta a la fantasía.

Por otro lado, a los chicos les interesan: los cuentos de intriga, con incógnitas que se resuelven al final, por supuesto, felizmente; los cuentos graciosos, cuyo motivo de risa es lo que sucede a una persona o a un animal; y los cuentos sobre animales , en los que se habla sobre sus vidas o se presentan historias protagonizadas por ellos, en las que aparecen personificados.

Los cuentos realistas sobre ellos mismos o sobre la infancia de algunas personas de su entorno suelen atraer también la atención de los niños en esta etapa.

Por otra parte, en esta etapa, los chicos utilizan cada vez más las palabras que las imágenes y se vuelven más comunicativos. Es un momento importante en el desarrollo de la fabulación y del interés por el mundo de la fantasía.

Los cuentos que prefieren en este período deben presentar un argumento dinámico con equilibrada proporción entre diálogos y acción. Las descripciones de ambientes y de caracteres deben ser rápidas y esenciales.

La progresión del argumento no puede dejar aspectos dudosos o confusos. El niño exige que al final todos los problemas estén resueltos.

De 10 a 12 años

En esta etapa se desarrolla el período fantástico-realista, que marca el inicio de distinción entre los gustos de los niños y los de las niñas. Para las niñas este período es de transición de lo maravilloso y lo fantástico hacia lo sentimental y lo amoroso, a veces a través de un corto período de gusto por la aventura.

Los niños, por el contrario, quedan sumergidos en las aventuras a las que exigen un cierto realismo verosímil.

De aquí en adelante, los varones combinan en su mente la afición por lo sentimental y por lo artístico con la persistencia en el mundo de la aventura y del heroísmo.

En todas las etapas del desarrollo infantil la literatura destinada a los niños responde a sus exigencias psicoafectivas, a sus preferencias y a sus necesidades de entretenimiento y placer. Favorecer el contacto con los libros en cada una de estas etapas es un paso fundamental para estimular el proceso de alfabetización y para generan futuros adultos lectores.

En todas las etapas la lectura en voz alta es una buena estrategia para generar momentos placenteros de contacto con los libros. La lectura oral de cuentos es una de las formas de lectura

precoz que facilita la construcción temprana del significado textual. Permite el fortalecimiento de vínculos afectivos con la lectura y entre las personas que la comparten, a través de una actividad placentera.

Para leer en voz alta, a fin de que el lector se sienta cómodo y relajado, es conveniente una breve preparación. Por ejemplo, realizar una lectura previa y rápida del libro. Tal vez surja la necesidad de acortarlo, o pasar por alto alguno de los pasajes.

Leer en voz alta

Es importante leer despacio y con sentimiento, ser expresivo. A los chicos les encanta escuchar diferentes voces y experimentar el drama y la tensión de una buena historia.

La lectura en voz alta no implica necesariamente leer cada una de las palabras.

Cuando un lector está familiarizado con una historia puede, prácticamente, recitarla de memoria. Es también importante tener en cuenta las características de quienes estarán Escuchando la historia.

Con los niños muy pequeños, a veces, es mejor sintetizar el texto o conversar acerca de las ilustraciones del libro. Para que los niños compartan las ilustraciones, es necesario girar el libro y colocarlas de frente a ellos. Este simple gesto los hará sentir par te del proceso de la lectura y les ayudará a sumergirse en la historia.

Los chicos más grandes pueden preferir conversar acerca de ciertos personajes, o adivinar acerca de lo que sucederá un poco más adelante en la historia. Si quien lee disfruta con el libro, le será mucho más fácil adaptarse a los intereses y a las edades de sus oyentes.

 

Programa de promoción de la lectura.Invitemos a leer.Sociedad Argentina de Pediatría.

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

3 COMENTARIOS

  1. Muy bueno este artículo. Creo que no la conozco personalmente pero los textos que usted publica me parecen muy importantes; lei el de «invertir en inteligencia» y el del principito tambien y me parecieron muy buenos, felicitaciones.
    Coincido con la gran mayoria de las cosas que se dicen en sus publicaciones. Pero tengo una sola duda y es que me gustaria saber si todo lo que publica lo escribe usted y sino de donde se informa porque me parece muy acertado las cosas que dice, sinceramente felicitaciones. Si bien a lo ultimo dice la fuente la duda que me queda es si solo los datos saca de la fuente citada o si el articulo en general pertenece a la fuente.
    Por ultimo le queria comentar que mientras leía este último artículo me acorde que en la facultad habia leido un autor que se llama Jean Piaget y que es un biólogo suizo bastante conocido y que escribio mucho sobre el desarrollo intelectual del niño («Estudio de Psicologia Genetica», cap 1 «el tiempo y el desarrolllo intelectual del niño» J. Piaget), es un texto interesante y se asemeja a lo que leí. Este autor a partir de la observaciones de niños concluye que existe una secuencia ordenada por la cual la construcción de las estructuras intelectuales va atravesando periodos sucesivos a los que denomina estadio. Posiblemente ya lo conozca pero por las dudas se lo comento igual.
    Y seguire atento a sus publicaciones. Muchas gracias y Felicitaciones nuevamente.

  2. GERMAN V, muchas gracias por tu comentario.
    Es cierto que Piaget ha escrito sobre el desarrollo de la inteligencia en el niño, su relación con la afectividad y tb. su adaptación biológica haciendo de su obra una mirada que creó una bisagra desde lo conceptual en estos temas.
    Algunos textos son directamente copiados desde la fuente para no intervenir sobre ellos y respetar absolutamente la opinión de su autor y en otros, utilizo la fuente como eje ó disparador.Soy médica,y pensarás porque no se dedica a escribir sobre lo que cree que sabe o dice saber? es cierto…pero la salud implica también la integralidad de una persona en todos sus aspectos y la promoción de todos aquéllos hábitos saludables . Este artículo en particular, es extraído de un programa de promoción del hábito de leer, el cual debemos favorecer los pediatras en el crecimiento y desarrollo del niño y me parece acertada su divulgación puesto que, un libro en la casa, ese ratito de entretenimiento a compartir con la familia, es tan importante como el plato de comida y muchísimo más que el tiempo invertido en TV apostando a una niñez que adopte ese camino, que en definitiva, es otro buen ingrediente nutricional en la formación de una persona íntegra para el futuro.

  3. Alejandra muchas gracias por tomarte el tiempo de leer mi comentario y mucho mas por contestarme, ya que no tenia ninguna obligación, eso habla muy bien de usted. Lejos de mi esta el pensamiento de que usted escriba sobre medicina. En el anterior comentario no quise preguntar sobre su profesion pero sinceramente me interesaba por eso le agradesco su respuesta. Me parece que lo que escribe es muy cierto y la verdad me da mucho gusto leer sus artículos. No hay que ser docente para hablar de inteligencia o educación, y sus publicaciones, así lo demuestran. Muchas gracias y felicitaciones nuevamente.
    Gracias a la pagina por darle espacio a este tipo de notas y por tener gente por las que de gusto leer sus publicaciones.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí