Crónica del bolonqui

1
193

 borestein1

Por: Alejandro Borensztein 

Es difícil entender cómo fue que pasamos, en un año y medio, de aquella goleada de Cristina a este De Narváez sacando pecho y diciendo que Néstor siente correr en la espalda el frío de la derrota. ¿Cómo se jugó el partido para que los K lleguen a estas elecciones colgados del travesaño y pidiéndole la hora al referí? Repasemos.

En el 2007, Cristina sacó el 45% de los votos y más de 20 puntos de distancia sobre el segundo. Paliza. Punto para el Gobierno.

En cuanto asumió, apareció Antonini que, como era tarde y el free shop estaba cerrado, no pudo comprar nada y se quedó con el efectivo que traía. El Gobierno, inmediatamente lo dejó salir del país por razones humanitarias (extrañaba mucho a sus chicas). Comenzaron las sospechas y la a acusó de conspiración a todo el Imperio Americano, provocando honda preocupación en el presidente Obama y en toda la población de Norteamérica. Papelón y punto para la contra. 

Sobre el pucho, el Gobierno sacó una resolución que nunca debió pasar de una simple negociación entre el portero del Ministerio de Economía y el portero de la Rural. «Te retengo el 40. Ni en pedo te doy más de un 20. ¿Cerramos en un 30? Hecho ¿Tomás un cafecito?» Sin embargo, eligieron trasformar el episodio en la tercera guerra mundial. La Jefa salió humildemente a hablarle al país y la gente, feliz con sus palabras, se lanzó a las calles a festejar con cacerolas. Bailaban demócratas con gorilas. D’Elía y Moreno, generosos, cayeron con las tortas. El Jefe Néstor, preocupado por el horario de protección al menor, llamó a TN para pedir que no muestren lo que ocurría y pusieran dibujitos animados. Pero como los medios no funcionan de ese modo y los gobiernos nunca terminan de aprenderlo, los noticieros salieron a la calle y mostraron lo que estaba pasando, como corresponde. De ahí en más, cada vez que un canillita vocea Clarín, Clarín, el Gobierno lo trata de traidor a la patria. Para colmo, un ignoto vicepresidente al que habían llevado en la fórmula como adorno navideño, consiguió sus 30 segundos de fama. Desde entonces, se cree Winston Churchill. Más que punto para la contra, fue un triple de aro a aro.

Un par de años atrás (voy y vengo como en Lost), un tal De Narváez descubrió que su verdadera pasión era el peronismo. Una tormentosa noche en un sórdido motel de Constitución, el ahora candidato, pistola en mano, pensó: ¿Qué hago? ¿Disparo y me voy personalmente a visitar al General al más allá? ¿O me quedo acá en la tierra y lo reemplazo? Revoleó la última moneda que le quedaba y salió tierra. La opción no era mala, pensó. Total, para lo otro no va a faltar oportunidad. Con lo del motel y la monedita se me fue un poco la mano, pero es para darle más punch. Así arrancó el camino que lo llevó, de la terraza del Eden Rock Hotel de Saint Barth a 2 lucas euro la noche, a estos exóticos paseos por La Matanza y Wilde. Ahí se le planteó otro dilema: ¿Me gasto una fortuna llenando de avisos la tele o directamente me compro un canal? Ni lo dudó: ambas cosas a la vez. Sin que el Gobierno se avivara, empollaba el huevo de la serpiente. Punto para la contra.

El Gobierno, aturdido por la turbulencia en el despegue, tomó dos decisiones: recuperar Aerolíneas, que ya no era ni aero ni línea ni nada, y terminar con el choreo de las AFJP. Punto doble para el Gobierno. 

Pero esto último fue hecho tan torpemente que todos se avivaron que volvía el viejo y conocido manotazo a las cajas de los jubilados. Punto para la contra. 

Mientras tanto Duhalde, que sabía que este no era su momento, debía mantenerse agazapado detrás de alguna figurita. El Colo le vino fenómeno. El único problema era cómo hacer para que De Narváez no le haga La Gran Néstor. Entonces pensó: «Más vale colorado en mano, que pingüino volando. Después vemos». Pero la gente se dio cuenta y tuvieron que esconder a Duhalde en el placard. El mismo placard en el que después escondieron a Solá. Punto para el Gobierno. 

Mauri adelantó las elecciones en Capital para evitar que un triunfo kirchnerista, el mismo día, opacara el suyo. Pero Néstor bloqueó la maniobra adelantando también las nacionales. Que esto sea completamente ilegal es un detalle que, en estas tierras y a esta altura, ya no le importa un carajo a nadie. Punto para cada uno.

Por su parte Scioli, que fue el primer tipo que Néstor metió en el freezer, volvió a la escena. Como el Jefe fue amontonando gente en la heladera, tuvo que sacarlo para hacer lugar y lentamente, sin que nadie se diera cuenta, el Compañero Lancha se fue descongelando. Conclusión, pasó de la era del hielo a ganar la provincia de Buenos Aires con el 50% de los votos. Un milagro que ni Ceferino Namuncurá hubiera logrado. Punto para el Gobierno.

Pero cuando el tipo estaba tranquilo, con todos los problemas provinciales resueltos y disfrutando de la vida nocturna de La Plata, lo llamaron una madrugada, mientras hacía cucharita con Karina, y le ordenaron que sea candidato a diputado. Como es bonachón y agradecido, no le quedó más remedio que inaugurar la moda de las listas testimoniales y ser puteado desde los cuatro costados de la cancha. Punto para la contra.

El Gobierno, que había derogado las leyes de obediencia debida y punto final, apareció aliado con Rico, quien se sublevó contra un gobierno constitucional para exigir, precisamente, esas leyes. Catástrofe. Punto para la contra. 

Cuando Kirchner decidió sacarse de encima a Rico, De Narváez, que le cuesta entender la diferencia entre Clinton y Mussolini, le abrió los brazos. Ahí aparecieron Solá y Macri, se tiraron encima del Colorado y lo amordazaron. Tarde. Punto para el Gobierno. 

Macri, que necesita el apoyo del peronismo para ser presidente, pero es más gorila que King Kong, encontró en De Narváez la fórmula perfecta para acercarse al PJ sin ensuciarse. Lo de sin ensuciarse todavía está por verse. 

Michetti, horrorizada porque le llenaron la oficina de perucas, se plantó y decidió resistir. Dos minutos resistió. Mauri la obligó a ser candidata, desairar a quienes la votaron para vicejefa, y estrenar el título de «semo igual que los demás». Punto para el Gobierno.

Lilita juró por Dios Nuestro Señor, la Torá y el Corán que jamás competiría con Michetti y que son como hermanas. En sólo dos semanas, ya la mandó al carajo veinte veces y no se hablan ni cuando se encuentran en la peluquería. Para mí que, cuando hizo el juramento, debajo de la pashmina, tenía los dedos cruzados. Punto para el Gobierno.

Cuando el Jefe se calmó y parecía tener el partido ganado, no tuvo mejor idea que tratar de rematarlo mezclando un travieso celular de De Narváez con un juez que parece que anda un poquito flojo de papeles. Error. Lo que debía ser segundo gol y partido liquidado, súbitamente se complicó. Punto para la contra.

Cobos, que ya traicionó a la UCR y a Cristina, recibió con besos al Colo, traicionando ahora al Acuerdo Cívico que supuestamente apoyaba. ¡Qué rápido cambia de amores esta suerte de Elizabeth Taylor de la política nacional! Punto confuso. Como todo lo de Cobos.

En los avisos, De Narváez promete terminar con la inseguridad, eliminar el IVA y la injusticia social. Sería bueno que alguien le pregunte por qué corno no lo hizo en los cuatro años que lleva en el Congreso, ejerciendo el mismo cargo para el que hoy se postula. Punto servido para el Gobierno.

Podría seguir eternamente con este resumen, pero es agotador. Un partido que va 11 a 10 es un partido divertidísimo entre dos equipos de cuarta. Sólo que, como la pelota somos todos nosotros, de divertido no tiene nada.

Habrá que aguantar y refugiarse en el buen fútbol. Por suerte el titán firmó por un año más. Martín Palermo sigue en Boca. Gracias a Dios. Punto para nosotros.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

1 COMENTARIO

  1. Este tipo Alejandro, no le hace ni sombra al padre, empece a leer la nota por la mitad me pego terrible aburrida. De entrada en un «error» importante, el presidente norteamericano del caso Antonini no era Obama, era el Mr. Bush, con una imagen mundial bastante mas deteriorada que su sucedor afro.

    Segundo, cuando se riere a Clarin que hace lo que corresponde como todo medio, se refiere al primer medio argentino que fue desmentido por la casa blanca? (http://www.elargentino.com/nota-45185-EEUU-desmiente-a-Clarin-Falto-a-la-verdad.html) Ahh capaz que no lo sabe nadie, cierto que tambien es el primer medio Argentino que controla el 90% de la opinion de clase media. Se refiere al mismo Clarin que titula (el dia domingo que es el dia de mas tirada) que el oficialismo va a adelantar las elecciones presidenciales del 2011 a marzo del 2010 si pierde las elecciones el 28 de junio, sin mencionar las fuentes en la que se apoya para realizar tremenda afirmacion, y lo que mas grave, sin reparar que aunque los Kichner se lo propongan no es constitucionalmente factible tal adelantamiento, en todo caso Cristina podra renunciar y asumir el vicepresidente, las elecciones presidenciles esta ajustadas por constitucion (2 meses antes de que termine el mandato, octubre del 2011). Es decir a diferencia de las lesgislativas que estaban ajustadas por ley y el gobierno logro adelantarlas con otra ley, para adelantar las presidenciales requiere nada mas ni nada menos que una reforma constitucional, algo poco factible sobre todo si pierden en junio.

    En fin, mas de lo mismo Borensztein, desde lo contenido y desde el estilo de narativo, hace uso de un leguaje ironico que ha sonado muy original en el padre, uno de los mayores exponentes del estilo, pero con la diferencia que el padre aporto al estilo «puso lo suyo», el en cambio parece simplemente hacer uso como tantos otros, y sin agregale valor quedan expuentos como simples mediocres.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí