El concejal Bogado, habla de la chatarra y el delegado a la Secretaria de trabajo.

6
42

Durante la tarde del martes y luego una sesión del HCD, donde se lo vio ofuscado en varias oportunidades por las acusaciones de la bancada oficialista y la negación por parte de la presidencia a otorgarle la palabra, consultamos al concejal Fernando Bogado, de la Coalición Cívica, sobre, sobre dos temas puntuales: La chatarra y la posible designación del concejal Heber Lischetti a la delegación del Ministerio de Trabajo:

 

Chatarra

En la sesión del día de la fecha se trataron los expedientes  Nros. 4009-20-06971-I, 4009-20-09205-S y 4009-10-0017-B, que se encuentran acumulados, y que vinieron al HCD informando la suma ingresada a tesorería por la venta de una serie de bienes en desuso, que eran parte del patrimonio municipal.-

Del estudio de los mismos se advirtió que se encontraba pendiente de resolución una solicitud de venta  de otros rezagos.-

Esto como fue de público conocimiento de la comunidad, trajo mucha tela para cortar, porque de dichos expedientes surgían diversas irregularidades en el procedimiento a saber:

Todos los bienes que integran el patrimonio municipal, estén en uso o desuso, y que se quieran donar y/o vender, previamente deben ser dados de baja del patrimonio municipal, y para ello deben constar en un inventario, deben estar tasados por el Banco de la Pcia. De Buenos Aires, y luego son dados de baja del patrimonio municipal. Una vez hecha la baja administrativa, las actuaciones son enviadas al HCD para que autorice esa baja y disponga el destino de los bienes.-

En este caso particular el Secretario de servicios Públicos y Acción Comunitaria, primeramente obtuvo autorización del HCD, con el voto del oficialismo para dar de baja y vender una serie de rezagos que se encontraban en el Corralón Municipal.- Ya en esa instancia se actúo relativamente mal, porque si bien existía una tasación e individualización de los bienes, los mismos no constaban en el inventario municipal, y así todo igualmente se vendió.

Pero no se conformaron con ello, dentro de esa venta incluyeron los otros rezagos de chatarra sobre los que existía una solicitud de venta sin resolver, las cuales no estaban inventariadas, ni tasadas y no se contaba con autorización del HCD, e igualmente se procedió a su venta.-

Esta última chatarra constaba de ocho motores, un automóvil con motor colocado y otros elementos varios, fácilmente identificables y constatados mediante un acta labrada ante escribano.-

Que asimismo, de la hoja de ruta del Expediente, se advirtió que con fecha 24/6/08 al 27/6/08 las presentes actuaciones estuvieron radicadas en la Dirección de Patrimonio, y tuvimos conocimiento por parte del personal del área que allí se labró un informe advirtiendo las irregularidades a que hacemos referencia y el mismo no obra glosado al expediente.-

A modo de conclusión, se advierte el manejo que tiene la actual administración sobre la cosa pública, no respetan ni en lo más mínimo los procedimientos administrativos.-

En este caso dispusieron la baja de bienes del patrimonio municipal, como si los mismos fueran parte del patrimonio personal del funcionario actuante y el bloque de concejales oficialistas fue cómplice en ese accionar.-

 

Delegado a la Secretaría de trabajo

Verdaderamente me tomaron por sorpresa las declaraciones públicas del concejal  Heber Lischetti al ser consultado sobre la posibilidad de ser designado al frente de la Secretaría de trabajo y manifestarse en referencia a la posible ocupación de ambos cargos, amparándose en la supuesta inexistencia de impedimento legal que le impida tal opción.

Al respecto digo, que no coincido con el Doctor Lischetti, según mi opinión indudablemente hay una incompatibilidad manifiesta tanto en lo que dice la Constitución como la Carta Orgánica”.-

Además, no debe olvidarse que ambos cargos revisten la calidad de funcionario público y por ende soy de la opinión que no se pueden ejercer dos cargo públicos en un mismo momento.-

Pero no me quiero detener sobre si su actuar está dentro o fuera de la ley.
Los que venimos del campo del derecho sabemos como concepto, que el funcionario público tiene el deber de mayor cuidado en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones, y al mismo tiempo, las cualidades que la sociedad le exige, es que tales obligados atributos los ponga de manifiesto a cada momento. No puede, bajo ninguna circunstancia, existir la más mínima duda en cuanto a los actos que a diario debe desempeñar. Ellos, deben coexistir dentro de una claridad absoluta, pues es eso lo que exige y espera la gente como resultado de su conducta.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí