El día del Pediatra.

0
70

pediatra

El 20 de octubre se celebra el Día de la Pediatría en conmemoración a la fundación de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

La Sociedad Argentina de Pediatría es una de las instituciones científicas de mayor antigüedad en el país.

Fundada el 20 de octubre de 1911, la SAP congrega a los médicos pediatras y a interesados en el estudio y la atención del ser humano en su período de crecimiento y desarrollo.

Su independencia de intereses sectoriales y coyunturales la ha convertido en una entidad asesora de gobiernos, universidades y distintas organizaciones de la comunidad en el área materno ínfanto-juvenil.

El destino y el trabajo de la Sociedad Argentina de Pediatría se construye diariamente con el esfuerzo mancomunado de sus 12.800 asociados, a través de 39 Filiales y 9 Delegaciones organizadas en 9 Regiones. Los profesionales que la integran aportan su esfuerzo solidario en pos de los objetivos societarios sólidamente ligados a la causa de la infancia.

El lema de SAP “por un niño sano en un mundo mejor” señala no sólo la mirada integradora de la pediatría sino su compromiso con una realidad histórico social que le confía su futuro.
La SAP, a través de su cooperación con otros organismos internacionales (UNICEF, OPS) y su integración a la Asociación Latínoamerica (ALAPE) y a la Asociación Internacional de Pediatría (IPA), participa del movimiento pediátrico mundial.

La Sociedad cuenta con el invalorable apoyo de la Fundación Sociedad Argentina de Pediatría (FUNDASAP) para el desarrollo de sus actividades.

En recuerdo a estos GRANDES MAESTROS de la PEDIATRÍA ARGENTINA:

Dr Florencio Escardó
Dr Florencio Escardó

«Uno de los espectáculos que más sacude el ánimo del hombre sensible que se siente con responsabilidad social, es la contradicción que existe entre lo que se ha escrito y formulado »oficialmente» sobre los niños y la distancia que media entre esos enunciados y la realidad cotidiana». De tal modo, en «el siglo de los niños», según lo llamó Helen Keller, aún son muchos los claroscuros y los peligros que amenazan los derechos elementales del niño, desde el hambre, la ignorancia y el desamparo hasta los equívocos surgidos de las propias instituciones y costumbres medicas, a menudo ancladas en concepciones del pasado ( «Los derechos del niño»).  Florencio Escardó eminente pediatra y notable escritor, cuya vasta bibliografía es ya un aporte indispensable a la cultura Argentina.

«…Gran demócrata y humanista, fue un hombre que se adelantó a su tiempo y marcó un camino:  La lucha frontal contra el hospitalismo, la pediatría como medicina de la familia, la consideración de las vertientes emocionales y afectivas en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los chicos y la defensa del niño como persona tienen para siempre la firma de Florencio Escardó, que en los últimos años de su vida fue declarado y  reconocido  como Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires…»

( Palabras Dr. Teodoro F. Puga «Un recuerdo para Florencio Escardó Arch.argent.pediatr 2002; 100(4))

Dr Carlos Gianantonio
Dr Carlos Gianantonio

Gianantonio fue un verdadero humanista que bregó incansablemente por mejorar la atención de los niños en nuestro país, defender sus derechos y su dignidad, más allá de cualquier otra consideración. No hay duda de que en la pediatría argentina hubo un antes y un después de Gianantonio.

El produjo cambios tan notables -como la creación de la primera residencia en pediatría de la Argentina- que la enorme trascendencia de su accionar aún hoy perdura con una notable intensidad. Su presencia fue esencial para muchas generaciones de pediatras, era nuestro guía y el modelo que todos ansiábamos alcanzar.

Un ejemplo de conducta Sus enseñanzas estaban fundamentalmente dadas por el ejemplo de su conducta; el solo verlo cómo atendía a un niño o cómo se dirigía a los padres con palabras llenas de consuelo y esperanza significaba un aprendizaje inigualable.

No sólo aprendíamos medicina, sino que principalmente aprendíamos cómo se ejerce la medicina, es decir, como se une la ciencia con el humanismo, los dos pilares fundamentales de nuestra profesión.

Gianantonio era enemigo de los homenajes hacia su persona y eludía sistemáticamente la notoriedad y figuración. No necesitaba eso porque sus valores estaban muy por encima de esas cosas. Por lo tanto, tampoco corresponde aquí extendernos en detallar sus múltiples logros.

Su humildad y su forma de ser tuvieron las características que sólo se alcanzan con la sabiduría,y él fue aún más: un maestro de la sabiduría.

( palabras del Dr J Ceriani Cernadas a los 10 años de su fallecimiento)

y  CON MI CORAZÓN, especialmente a mi querido pediatra Mario Hugo Liberatti, a mis maestros Roberto Buschiazzo, Gabriel Peluffo, Juan C. Montero, Jorge Gabbarini y a todos mis queridos compañeros y colegas..

» POR UN NIÑO SANO,  EN UN MUNDO MEJOR»….. FELIZ DÍA!

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí