El dolor de la mamá del chico que murió en Zárate: «Uno deja a su hijo en la escuela con tranquilidad, no para perderlo»

0
1031

Lautaro tenía 11 años y murió de un paro cardíaco horas después de haber sido golpeado durante una pelea ocurrida en la escuela a la que asistía, en la localidad bonaerense de Zárate. La familia denuncia que ninguna autoridad les informó lo que había ocurrido sino que se terminaron enterando, cuando ya no podían hacer nada para salvarlo, por otros chicos y padres del colegio. «Tienen que darme una explicación», exigió con dolor su mamá.

La mamá del nene, Lautaro, contó que el viernes fue a retirarlo al colegio normalmente sin recibir ninguna advertencia y que recién cerca de las 19 su hijo se descompuso y lo llevó al hospital. «Tenía mareos, sangrado, se desmayó y estuvo inconsciente», relató. Los médicos hacían preguntas, intentaban dar un diagnóstico, pero les faltó información y también tiempo.

«La muerte fue repentina», remarcó Leonela, pero ninguno le encontraba una explicación porque todos «los estudios y las placas le habían salido bien«. «Era un chico sano», repite una y otra vez con el dolor en la mirada. «No pudimos ayudar a nuestro hijo porque no sabíamos lo que le había pasado».

Después de la muerte de Lautaro otros alumnos y sus padres se acercaron a ellos para comentarles sobre la pelea, pero ya era tarde. Entonces al dolor se le sumó la bronca y una pregunta a la que todavía no pudieron dar respuesta: por qué ninguna autoridad les comunicó lo que le había pasado a su hijo.

«La escuela tiene que darme una explicación», enfatizó, y añadió: «Uno deja a su hijo en la escuela con tranquilidad, no para perderlo«. Tras la denuncia, se inició una causa en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Zárate-Campana y hasta que se aclare la situación la inspectora Regional de Enseñanza Primaria local, Roxana Borro, señaló que la maestra que estaba a cargo del grado fue separada de su cargo.

Leonela tiene otro hijo que asiste a la misma escuela y reconoce que ahora tiene miedo de seguirlo mandando. «Tengo miedo de que se golpee o que le peguen», sostuvo, y resaltó: «Los docentes tienen que estar más atentos, no se puede naturalizar la violencia en la escuela».

tn.com.ar

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí