El extraño contraste Alejandro Apo y Nelson Castro

2
107

apo-castro

Sabiamente decía días atrás un veterano de este oficio-profesión que “el 99% de los trabajadores de prensa–periodistas somos absolutos desconocidos que debemos cargar con la imagen que generan de nuestro trabajo, el 1% que conforman el Olimpo mediático”.

La sentencia venía a cuento del debatido caso del despido de Nelson Castro de una reconocida emisora porteña, despido que generó una escalada de solidaridades mediáticas “famosas” con fuertes lazos desde y hacia los radioescuchas del propio Nelson y algunos que no lo eran pero coincidían en denunciar la “censura” que había sufrido el conductor.

La contracara fueron, son,  los despidos y persecuciones gremiales en el Grupo Clarín, y en el diario El Cronista que como anteriormente (y siempre) había sucedido con el conflicto gremial en Perfil nunca gozan ni de la solidaridad de los famosos (a veces hasta los boicotean) ni mucho menos de difusión en los grandes medios.

Pero más paradójico es el caso del comentarista de Radio ContinentalAlejandro Apo, quien a pesar de formar parte de ese privilegiado 1% no logró concitar la solidaridad de sus pares famosos –apenas un culposo comentario de Víctor Hugo Morales en su programa deportivo– en torno a su despido “por razones económicas” por parte del poderoso Grupo Prisa, propietario de esa emisora y muchos otros medios en América y Europa.

Haga el lector el esfuerzo de poner en el buscador el nombre de “Apo” haciendo clic en “noticias” y encontrará apenas una docena de menciones, más difícil aún encontrar una mención al caso en la TV. En la comparación con “Castro”, y utilizando una metáfora futbolera tan pierde por goleada. Castro ganó, incluso -seguro que por mérito propio que evidentemente no debe tener Apo– que la lo invitaran al piso de Continental para denunciar, pública y a viva voz, la “censura” a la que había sido sometido porque la radio en la que trabajaba decidió rescindirle el contrato pagándole hasta el último centavo que estipulaba el mismo.

De nada sirve especular con que –como pregonan desde sectores aliados al oficialismo– a Apo lo echaron por su claro posicionamiento a favor del proyecto de Ley de Medios Audiovisuales o por no mostrarse a tono con el resto de los periodistas (y oyentes, al menos los que llaman) de la radio que exhibe un furioso anti kirchnerismo.

Prisa tiene plenos derechos a echar a uno de sus empleados siempre y cuando lo haga en el marco de la ley, claro que el mismo derecho que tiene por caso Electro-ingeniería de hacerlo con los suyos en Del Plata.

Lo que debería llamar a la reflexión de los argentinos es la actitud diferencial para con Apo respecto a Castro de muchas queridas figuras del privilegiado circuito mediático híper-famoso, aquel 1% que mencionábamos al principio.

La democracia actual exige no solo aprender a votar –como está claro han aprendido a hacerlo muchos argentinos quienes pese a los agoreros pronósticos de fraude y de voto “clientelar” saben ejercer sus derechos sin distinción de clases sociales- sino también aprender a “leer” como funcionan los medios y sobre todos sus rostros humanos, que son los que generan los lazos con la “gente”.

Las apariencias engañan” decían los abuelos sin haber conocido las estrellas periodísticas actuales. Desde acá nuestra pequeña pero firme solidaridad con Alejandro Apo, un trabajador “famoso”. Aunque a juzgar por la reacción de sus pares, por lo visto, no tanto.

Infocielo.com

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

2 COMENTARIOS

  1. No es necesario aclarar porque Alejandro Apo (periodista progresista) no ha tenido suficiente apoyo mediático y sí lo ha conseguido Nelson Castro (periodista de derecha) tratándose de la misma causa.
    Para hacer este análisis no podemos dejar de reconocer el triunfo cultural de la derecha, donde cada opinión de la vida cotidiana se dispara por esa vía, y sobre todo el impacto que esa ideología tiene en los medios de comunicación manejados por las grandes corporaciones.
    Lo de esta nota no es un “Extraño contraste” y más allá de que este concepto sea un error periodístico, marca una clara tendencia.

    Saludos cordiales

  2. Muy buena la nota, me quedo con la reflexión final, además de aprender a votar, nuestro deber como ciudadano es aprender a leer lo que existe entre las lineas de las noticias.
    Es muy probable que todo comunicador, sea este parte del estado o de algun grupo económico, tenga algun interes concreto en el mensaje que informa. Hay que superar la inocencia ante lo que dicen los medios y sobre todo la tele, cuestinar la noticia, verla desde un angulo critico es parte de nuestro deber.
    El caso de Clarin es paradójico, todavia me acuerdo de las “famosas interferencias” que finalmente no fueron. A alguien le queda alguna duda de que si hubiese habido pruebas de intencionalidad en esas interferencias por parte del estado clarin no hubiese salido con bombos y platillos a publicarlo? Por contraste lo que si hubo fue una investigacion por parte de la proveedora que demostro que las interferencias venian de la peninsula de Yucatan (Mexico), por parte de otro operador y nada tenian que ver con un intento de censura, esa noticia Clarin nunca la publico.
    Todos de alguna manera cuando miramos un canal publico, nos preparamos para recibir una noticial oficialista, por el hecho de que quien maneja ese medio tiene un directo interes en el mensaje que se informa. Creer que los grandes medios de comunicacion, que han sobrevivido a cuanto gobierno se les puso en el camino, no tienen intereses directos e incluso mayores, que los que tiene el gobierno, es en mi modo de ver caer en una enorme ingenuidad.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí