El último test del equipo campeón

2
32

dsc_0413-640x4801

Baradero, tierra bonaerense de casas bajas y calles angostas. Ubicada a 150 kilómetros de Buenos Aires, vivió una mañana distinta en la jornada de ayer. Su habitual tranquilidad se vio interrumpida por unas horas. Las motos y bicicletas que trasladan a gran parte de los lugareños parecieron encogerse al paso de los enormes camiones azules que Volkswagen llevó hasta allí para realizar su última prueba antes del inicio del Rally Dakar Argentina-Chile, que arranca el próximo viernes. No es para menos tamaña irrupción: el equipo campeón eligió esa tierra para ajustar las últimas piezas antes de que arranque la aventura en la que buscarán ser nuevamente protagonistas.

Tres camiones fueron los primeros en aparecer en la escena. Los mecánicos empezaron a desplegar las lonas que luego albergarían a las Touareg, esos autos increíblemente silenciosos pero que en la tierra hacen mucho ruido, ya que sus actuaciones hasta el momento no pasaron desapercibidas. Tampoco sus pilotos. El sudafricano Giniel de Villiers logró el título en la primera edición disputada en Sudamérica y no querrá ser menos en 2010. El español Carlos Sainz va por la revancha, ya que no pudo terminar el rally pasado tras ir liderando la mayor parte de la prueba. Su experiencia lo avala y su equipo también. Por eso lo ocurrido este año -cuando cayó en un precipicio en el tramo Copiapó-Fiambalá- ya quedó atrás para él.

«La vida me enseño a pasar la página cuanto antes y lo que pasó ya es pasado. Ahora tengo que tratar de cumplir una buena actuación y ganarlo. Desde que empecé a correr el Dakar siempre mi objetivo fue ganarlo», contó el español antes de empezar a girar con su Touareg, la número 303. ¿Los principales rivales? «Mis compañeros de equipo son los mayores rivales que tengo», agregó tajante. Además de Sainz y de de Villiers, Volkswagen cuenta el alemán Mark Miller, el qatarí Nasser Al-Attiyah y el brasileño Maurício Neves, convirtiéndose así en uno de los equipos más fuertes y competitivos.

Aunque su nombre suene lejano, Nasser Al-Attiyah también es bien conocido por los argentinos. Sorprendió en la última edición del Rally Argentina-Chile no sólo por haberse llevado la primera etapa sino también por su sangre azul. Al-Attiyah es el príncipe de Qatar pero eso no le basta: quiere entrar en la historia por ser el primer árabe en ganar el Dakar. ¿Lo logrará? «Estoy muy contento de volver a Argentina y esta vez voy a dar lo mejor con un nuevo equipo, ya que en la pasada edición corría con BMW. Creo que tengo buenas chances de ganar el Dakar. Es un largo camino pero voy a dar lo mejor. Vengo con un solo objetivo que es el de ganar, porque en la historia nunca lo ganó alguien de origen arábico. No será fácil porque Carlos (Sainz) es muy rápido, pero estoy contento porque en las pruebas anduve muy bien», opinó el qatarí, que irá por la sorpresa en un equipo en el que todos van -otra vez- por la victoria.

Clarín.com

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

2 COMENTARIOS

  1. por lo q escuche en el video me parece q suena un poquito gordito, yo le pondria un chicler mas chico! espectacular el video!

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí