Elecciones 09 – I.P.

0
26

candi11

Por Walter Lázaro

 

El paso de la historia reciente de nuestro país ha demostrado una gran caída de la participación de la ciudadanía en los partidos políticos y del seguimiento fiel a un ideal. Así, el voto al Partido se impuso más allá del hombre que encabezara la lista. Se votaba al Partido, a los firmes ideales de su sustento y no tanto al hombre-candidato. Luego llegó el desencantamiento social y los políticos sobrepusieron su imagen por sobre las ideas, si es que alguna idea quedaba. O tal vez, llegado el caso extremo, la única idea es imponer imagen.

Pero su propia imagen también se desgastó. Entonces tuvieron que utilizar un recurso de último momento: Usar la imagen de los líderes. Como por ejemplo de Perón y de Evita para convocar porque algunos –sin colectivos, ni electrodomésticos, ni zapatillas, ni colchones, ni garrafas, ni billetes- no llevan ni a su familia. Y sedujeron con tan solo nombrarlos. Existen por un lado los que dicen de la boca para afuera que son peronistas y por otro lado, y para ser justo, los que realmente sienten el legado de Perón y Evita, los que respetan sus ideales, los que levantan verdaderamente la bandera de los humildes y de la justicia social y no poseen superautos ni megacasas ni acaudaladas cuentas bancarias mientras los descamisados ya no tienen ni camisa.

Están los que sienten realmente en sus corazones el mensaje de sus líderes y lo llevan a la práctica en su vida cotidiana y están quienes sólo se redimen ante una cuestión meramente utilitarista.

El fallecimiento de Raúl Alfonsín temo que también tenga una repercusión electoral por el mero hecho de usar y recontra exponer su imagen en lugares donde tal vez antes no estuvo.

 

No usen las imágenes de los líderes sólo como atractivo para traccionar votos. No las cuelguen de las paredes ni las agiganten a todo color si verdaderamente no sienten su legado político. En todo caso, primero demuestren con hechos e impongan con su accionar los ideales de sus líderes y guías políticos para la construcción de una sociedad justa, libre, igualitaria y tolerante. Y después coloquen las imágenes de ellos para recordarlos.

Tengan imagen propia, que el pueblo los vote -o no- por lo que son. Porque no son ni Perón ni Evita ni Alfonsín ni sus talones. Son ustedes mismos catapultados como candidatos pero que no dejan de ser un ciudadano más de este mismo suelo que habitamos todos.

 

Las computadoras tienen un número de IP que las identifican y utilizando esa sigla considero que todo candidato -y político en actividad- también debe tener su I.P.: su Imagen Propia y sus Ideas Propias. Ideas nuevas para establecer plataformas de gobierno de largo alcance, deben dejar de ir a la costurera a buscar parches. Que las ideas sean posibles de concretarse y no estén basadas en telarañas de palabras bonitas, banales y efímeras.

Que la campaña sea limpia. Que los candidatos resalten no por ver quién ensucia o insulta más al otro sino que se destaquen porque son verdaderamente capaces de conducir los destinos de Baradero. Resalten por ser originales.

Los candidatos deben ponerse frente a un espejo, para verse a sí mismo, si es que su imagen no sale rajando de antemano, porque con esa proyección de ustedes salen en búsqueda del aval de la ciudadanía para que depositen en ustedes el voto. Un voto que deberán respaldar y defender a ultranza porque el pueblo los colocará en un lugar de poder no para que ustedes ganen más dinero ni que su imagen se acreciente sino para gobernar los destinos de todos.

Que se imponga la honestidad, la transparencia y la capacidad de legislar.

 

Que mejore lo que tiene que mejorar y que no empeore lo que no tiene que empeorar.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí