Fuerte acusación contra un funcionario de Sanzio: “Mandó a matar a mi marido”

0
916
Fuente: La Autentica Opinión
Lo denunció Silvia Solis, ex esposa del policía Jorge Villalba. Su esposo murió en 1999 en un tiroteo contra piratas del asfalto, en Alsina. Ella acusó al policía Jorge Lucero quien esta semana asumió como Secretario de Seguridad. Pidió una reunión con el nuevo intendente y adelantó que quiere reunirse con el ministro Sergio Berni.
Con la asunción de las nuevas autoridades empezó el desfile de entrevistas. En Tu Radio, en el programa matutino que conduce Danilo Gallana, entrevistaron al ex comisario Sergio Lucero quien fue designado por el intendente Esteban Sanzio como secretario de Seguridad. Luego de la nota, se contactó con la emisora la señora Silvia Solis de Villalba. Ella actualmente reside en San Pedro. Pero hace 20 años su esposo era compañero de Lucero en la Policía de Alsina. La mujer denunció que el hoy secretario de seguridad hizo abandono de persona cuando mataron a su marido.
Para recordar el caso Villalba hay que remontarnos a marzo de 1999. Los policías Jorge Villalba (quien tenía 36 años) y Sergio Lucero (29) se tirotearon contra contra delincuentes que intentaban asaltar un camión de caudales en la ruta 9. Las heridas de gravedad que sufrió Villalba (un disparo en la cara) motivaron a que sea trasladado en helicóptero sanitario hasta el Hospital Churruca. Ingresó en coma cuatro y no pudieron revertir su cuadro de salud; falleció el 24 de marzo de 1999. Ese año, asesinaron en total a 32 policías bonaerenses.
Silvia fue el jueves a la mañana a los estudios de Tu Radio y contó: “Me cayó mal que Lucero que este señor sea funcionario en Baradero. A él lo conozco porque fue compañero de mi marido, eran policías, compañeros, trabajaban juntos en Alsina” y seguidamente denunció: “Él hizo matar a mi marido”. Su relato continuó: “Esa noche se mete un auto en Alsina, un 147, con cuatro personas, piratas del asfalto. Ellos salen al encuentro de esta gente. Mi marido manejaba el móvil, como corresponde, pero Lucero le dijo que no y que iban en su auto. Manejó Lucero que era el jefe de él. Cuando encontraron a estos cuatro asesinos se arma un tiroteo. Mi marido baja del auto, dijo alto Policía y empieza el tiroteo. Pero (Lucero) lo dejó solo a mi marido y lo mataron como a un perro. Él se fue, no se hace abandono de persona. Y mi marido le salvó muchas veces la vida a Lucero”.
Al consultarla sobre por qué no utilizaron el móvil policial, ella respondió: “Para mí hay algo oscuro. Para mí Lucero tenía algo que ver con estos piratas del asfalto. Lo pienso porque no puede ser, porque no se quedó para ayudarlo, eran compañeros. En la Escuela de Policía te enseñan cómo es la cosa, o se salvan los dos o se mueren los dos. Y él acá se fue, lo dejó solo, mi marido se defendió como pudo”.
Además relató que Lucero “tuvo la cara de ir al velorio, con una venda en la parte de la oreja como que estaba lastimado pero para mí fue un simulacro porque él se fue. Y cuando con mis hijos vinimos a Baradero para que él nos cuente la verdad, nunca lo hizo, siempre mintió”.
Con respecto al tiroteo dijo: “Lucero lo dejó solo. A mi marido le empiezan a tirar tiros en las piernas y empezó a sangrar mucho (…) lo dejan tirado en una zanja creyendo que estaba muerto pero aún estaba vivo. Cuando ellos se van, mi marido saca el arma para dispararles y uno de ellos se da vuelta y le pegan el tiro que lo mata”.
Expresó que “ni la Policía ni Lucero” le avisaron que a su esposo le había disparado. “Yo estaba durmiendo, mis hijos estaban levantados. Llegó mi cuñado, que también es Policía de la Federal. Se entera que hubo un tiroteo donde participó su hermano. Me dijo que supuestamente le pegaron unos tiros en las piernas y nada más. Fuimos hasta la comisaría de San Pedro y nos dijeron que mi marido estaba bien, en el hospital de Baradero”.
Silvia se enteró que a Villalba lo tenían que trasladar en helicóptero hasta el Churruca. Entonces no dudó, la situación era grave. Junto a familiares se fueron hasta Capital Federal en el auto de sus suegros. Cuando llegó al Churruca los médicos le informaron la realidad: “su marido no se va a salvar porque recibió un tiro que ingresó por la nariz, le rompió la cabeza y tuvo pérdida de masa encefálica”.
Silvia recordó que a los delincuentes los atraparon y los trasladaron a San Nicolás. Estuvieron presos y luego recuperaron su libertad.
“Nunca le creímos a Lucero, él me decía que no quería que mis hijos estén enojado con él y yo le dije a mi marido lo mandaron a matar y creo que vos tenés algo que ver”, señaló y remarcó: “Yo no tengo miedo que me hagan una demanda”.
En cuanto a la decisión del intendente Esteban Sanzio para designar a Lucero a cargo de la Seguridad de Baradero enfatizó: “No quiero que esté él. Quiero tener una reunión con el intendente y con el Ministerio de Seguridad (…) quiero que todo esto salga a la luz. En estos 20 años no me quedé tranquila. Mis hijos lo odian a Lucero porque si se arma un tiroteo, a quién le tiran primero, al que maneja. Esta vez no fue así, le tiraron a mi marido y él se fue. Después apareció en el velorio y mis hijos y los compañeros de mi marido lo sacaron carpiendo porque fue a fingir”.
Para concluir remarcó: “No quiero que Lucero sea secretario de Seguridad porque no se lo merece”.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí