Germán Franco presente en el Trasmontaña 2012

0
45

Los colombianos Eddie Rendón y Fabio Castañeda, representantes del equipo GW Shimano y que llegaron al 19º Trasmontaña por invitación de la filial argentina de dicha empresa, llegaron con un sólo objetivo, ganarlo y así lo hicieron marcando la historia de la prueba máxima del MTB nacional que por primera vez en su historia encontró a los ganadores de la general más allá de las fronteras de nuestro país.
La actividad del domingo, como es costumbre arrancó con las primeras luces del día, o incluso un poco antes, debido a que los bikers salen cada vez más temprano para llegar al cerro San Javier y preparar las cosas con tiempo.

Con un total de 3202 inscriptos que se conoció definitivamente el sábado por la tarde, la multitud que invadió San Javier por la mañana y El Siambón por la tarde, no tuvo punto de comparación con Trasmontañas anteriores, vale un dato, al promediar la competencia para llegar de La Sala a la llegada fueron necesarias casi 3 horas de traslado por ruta, algo impensado.

En cuanto a lo deportivo, tal y como siempre, a las 9:00 se escuchó el primer «larguen» que institucionalizó Roque Ayala, dándole así la salida a las primeras 7 parejas que salieron al camino, detrás de ellas y cada un minuto fueron haciendo lo mismo miles de binomios que buscaron distintos objetivos.

La marea humana que invadió el cerro se repartía entre armar las bicis, calentar, sacarse fotos, organizar traslados, repartir gente o regalos, preparar el mate o alentar a los bikers que largaban bajo un sol tucumano que brilló como en los mejores días del verano.

Más allá de los nombres importantes en cada categoría, la atención estaba centrada en la clasificación general que a la pareja de Darío Gasco y Luciano Caraccioli, siempre animadores, le sumaban a los sanjuaninos Berrocal – Tellechea, Iñigo – Pereyra, Hidalgo – Governatori y unos cuantos nombres más que podían estar cerca, pero la incógnita pasaba por saber si la dupla colombiana Rendón – Castañeda podría ratificar lo mostrado en el XC Eliminator, cuando demostraron estar en un nivel excelente, y también había que ver cómo iban a superar aquello del tráfico al que los argentinos ya están acostumbrados, sin esa certeza era imposible saber si los candidatos confirmarían los anuncios.

La salida del par cafetero fue dos minutos después de los hombres Zenith Gasco – Caraccioli, más que una buena referencia si se trata de andar fuerte, a la altura de La Sala la diferencia ya era a favor de los visitantes, dos minutos adelante según informó la gente que miraba desde la banquina.

La primera pareja en llegar a la meta y detener el reloj fue la ganadora de Padres e Hijos B, los cordobeses Nicolás y Guillermo Sclauzero terminaron con 2h 53m 39s, de los hombres del «Trasmontañita» que larga en La Sala, la dupla tucumana de José Badessi y Sergio Ferreyra fueron los primeros en arribar.

Y esa diferencia fue paulatinamente creciendo a medida que pasaban los kilómetros. Eddie Rendón y Fabio Castañeda sorprendieron a más de uno llegando al Siambón con 2 horas 19 minutos y 22 segundos, tiempo con el cual sabían estarían en la conversación del primer o segundo lugar, no más lejos.

Un rato después y haciendo la llegada al sprint aparecieron Darío Gasco y Luciano Caraccioli que registraron 2 horas 25 minutos 55 segundos y no les alcanzó para estar en el lugar de privilegio, por eso los colombianos ya se quedaron tranquilos y conformes con el triunfo del cual tendrán para comentar en sus tierras.

En cuanto a la clasificación general el tercer lugar fue para Olmo con Franco Molina y Javier Macias, ganadores de sub 23, que registraron 2h 30m 08s. La pareja que se ubico en el cuarto lugar y completó el podio de elite fue la de San Juan, Mauro Berroval y el olímpico Gonzalo Tellechea cumplieron el trazado en 2h 33m. Completando el podio de cinco puestos, los sub 23 Juan Ignacio Busso y Matías Armando cumplieron su labor en 2h 33m 52s.

Cerquita de ese lote y metidos entre los diez primeros también se ubicaron Daniel Iñigo – Ignacio Pereyra, los hermanos Sebastián y Gabriel Quiroga (ganadores de Mayores A), Miguel Hidalgo y Franco Governatori que rompió su asiento en la largada y se bancó toda la prueba como pudo. César Lettoli y Agustina Apaza que con 2h 39m 50s se adjudicaron la categoría Mixta Elite. Y cerraron el top ten Víctor Moreyra y Gustavo Carbajal.

En el resto de las categorías, los nombres que se quedaron con el 19º Trasmontaña fueron: Santiago Acuña – Ricardo Cerrillo (Juveniles), Carlos y Roberto Lescoulie (Mayores B), José Martínez y Franco Mejías (Prejuveniles), Aldo Echeverría y Fernando Farfán (Máster B1), Mauricio Manzi y René Chaile (Master B2), Julia Sánchez Parma y Debora Haedo (Damas Elite), Claudia Autino y Graciela Elina (Damas Mayores), Aníbal Fernández y Oedro Navarro (Master C1), José Dilascio y Julio Moya (Master C2), Rodolfo López y Hugo Marcantonio (Master D), Matías Carrizo Lastra y Nazareno León (Menores A), Marco Lettari y Braian Ballarini (Menores B), Gustavo Gómez y Jacqueline Brugnoli de OLMO en Mixta Máster, Carina Olalla y Norberto Bieler (Mixta Mayores), Patricio Farhat y Fiorella Bosch (Mixto Juveniles), Alfredo y Carolina Maldonado (Padres e Hijas B) y Agustín y Alejandro Durán (Padres e Hijos A).

Entre las 250 parejas que largaron en la cat. Máster A,  llego la pareja compuesta por  Franco Germán y Vilela Gabriel,  en el puesto 40 con un tiempo de 3:30.

Antes y después de los ganadores hubo muchos de aquellos que llegaron sólo para abrazarse, emocionarse, sentirse satisfechos con haber cumplido y obviamente ya están juntando fuerzas para volver en 2013, aunque falta mucho todavía y primero es bueno saborear este Trasmontaña que desde su medalla finisher nos dejó un mensaje muy claro «Lo lograste», tan simple como eso.

El Rally Trasmontaña cumplió una nueva edición, la más numerosa de todas, la primera que se fue al exterior, la que quizás de un paso más en eso de seguir internacionalizando a un evento que ya tuvo corredores de Chile, Uruguay, Paraguay, Brasil, Bolivia, Colombia, Venezuela, México, Estados Unidos y hasta España. Pero lo que no hay que olvidar es que una vez más tuvo a cientos de sacrificados que llegaron con sangre en las piernas, con tierra por todos lados, con los brazos raspados, con la cadena en la mano, con la rueda en llanta, con la bicicleta en el hombro o con el compañero en una pierna.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí