Guillermo Oliveri. Un largo camino a casa

3
527

201411040027125e2dca

Guillermo Oliveri es el baraderense que más alto ha llegado en los estamentos públicos, con rango de embajador, categoría propia de las funciones que ha desempeñado. Ha sido durante todo el gobierno del llamado «kirchnerismo», el Secretario de Culto de Culto de la Nación, es decir que Guillermo Oliveri fue Secretario de Estado de la Nación y, se reitera, es el primer y único baraderense, hasta ahora, que llegó a tan alta función.

A lo largo de 12 años al frente del organismo mencionado y con muchos años más de militancia y diversos papeles cumplidos en la escena política argentina, El Diario consideró interesante mantener una conversación con Oliveri. Por supuesto que no se pretende volcar en una nota periodística todas las vivencias de una larga trayectoria como la del entrevistado, pero al menos se intentará una aproximación.

Guillermo Oliveri fue designado Secretario de Culto de la Nación por el ex pesidente Néstor Kirchner quien, apartándose de los cánones habituales, designó a un hombre de su confianza antes que a uno acordado con la iglesia. A poco de estar en funciones, Oliveri tomó una decisión arriesgada: sabiendo que la iglesia tenía injerencia en un nombramiento como el suyo, visitó al Cardenal Jorge Bergoglio en compañía del canciller Rafael Bielsa y quien por entonces era su mano derecha, Eduardo Valdés. Durante el encuentro Oliveri le dijo a Bergoglio, a quien conocía desde el año 1998, que el puesto que estaba ocupando por decisión presidencial, quedaba a disposición de la iglesia si ésta consideraba que no era él la persona adecuada para desempeñarlo. El futuro Papa Francisco rechazó la propuesta de inmediato y manifestó estar de acuerdo con la designación. Allí nació una relación que con el correr del tiempo iba a ir afianzándose, por supuesto que con altibajos, pero que logró consolidarse y tuvo sus frutos.

DSC_0125 [640x480]

Oliveri, quien actualmente se desempeña como concejal en nuestro HCD, tiene experiencia en el trabajo comunal; sus primeros «palotes» en la función pública fueron justamente como concejal de la Ciudad de Buenos Aires donde se desempeñó un buen tiempo y en algún momento llegó a ser presidente de bloque. Cabe recordar que integró uno de los consejos más destacados de los últimos tiempos con figuras de la talla de Zaffaroni, Jozami, Alicia Pierini y otros, entre los que recuerda especialmente a Jorge Altamira del Partido Obrero.

La relación con la iglesia católica fue de las mejores y Oliveri se encargó de visitar provincia por provincia, a todos los obispos del país para conocerlos y que lo conozcan.

Consiguió mantener una muy buena relación con la comunidad judía y pudo lograr otro tanto entre la comunidad musulmana de nuestro país y el Estado nacional, la ex presidente Cristina Kirchner durante su mandato visitó en tres oportunidades el Centro Islámico Argentino, cuando nunca antes otro presidente lo había hecho.

Se le sugirió a Oliveri que su bajo perfil y su carácter calmo pudieron haber ayudado en dichos logros y comentó que tal vez así haya sido, puesto que también esas condiciones lo ayudaron a permanecer tanto tiempo en la función pública sin mayores contratiempos. También consideró que el hecho de tener una buena base cristiana en el seno familiar, le resultó ventajoso.

Por esa especial relación con el credo musulmán, Oliveri fue invitado a conocer Arabia Saudita y hacia allí partió en compañía de dirigentes del Centro Islámico Argentino. Relata el actual edil local, que toda la comitiva fue tratada con especial delicadeza durante los seis días que duró la permanencia en Ryad, la capital saudí, y que la mayoría de las actividades se desarrollan en horas de la noche, puesto que es el único momento en el que la temperatura ambiente permite realizar actividades. Durante el día el rigor del sol y las altas marcas termométricas tornan imposible permanecer expuesto a los rayos solares. Calificó a dicho país, como poseedor de una cultura muy diferente a la nuestra y supone que, para quien no pertenece a ella, se hace muy dificultosa la vida allí.

Sobre su relación con el Papa Francisco contó que fue él quien se encargó de entregarle una de las camisetas de San Lorenzo que le enviaran diciéndole: «Santo Padre, tenga en cuenta que un hincha de River le entrega la casaca de su San Lorenzo». Fue privilegiado testigo además, de la muy buena relación que estableció el Papa con la presidente Kirchner lo que describió de manera muy gráfica. Manifestó Oliveri que los tiempos del Papa son muy acotados, que todo se maneja con agenda apretada y que en ocasión de que Francisco invitara a almorzar a la presidente, convite que Oliveri se encargó de transmitirle, el lapso insumido fue de dos horas y cuarenta minutos, lo que para el Vaticano es una eternidad.

Ahora, prácticamente radicado en Baradero, dedica sus horas a intentar volcar su larga experiencia en beneficio del pueblo que lo vio nacer, al que siempre ha vuelto y nunca ha olvidado.

El Diario de Baradero

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

3 COMENTARIOS

  1. con un gobierno tan corrupto? no luchar por el pueblo, que no merecíamos la «herencia» .

  2. Donde habrá mantenido todas esas virtudes, según en periodista autor de la nota, al momento de alternar con sus compañeros politicos tanto años, denunciados de corrupción, malversando el dinero de erario publico, como se viene denunciando desde hace años y hoy lo vemos reflejados en videos y demás medios graficos. Mis años de experiencia me dicen nadie esta donde no quiere, ni donde no comparte lo que se hace. Habra alquien del periodismo local que le pregunte al respecto? Porque como comúnmente se dice, hasta que no se produzca al respecto a este «buen hombre» no le compro ningún auto usado. Humberto Bigi DNI 11.552.286. –

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí