Gustavo Fernández llegó a Australia, pero no podrá jugar: la aerolínea extravió su silla de ruedas

0
153

Un año más tarde vuelve a vivir la misma secuencia que tantos dolores de cabezas le trajo. Gustavo Fernández, el argentino figura del tenis adaptado, viajó a Oceanía para realizar una gira que comenzará con partidos de exhibición y culminará con su participación en el Abierto de Australia, pero al igual que le ocurrió en enero de 2018, una aerolínea le extravió la silla de ruedas con la que debe competir.

El cordobés de 24 años utilizó las redes sociales para expresar su malestar por lo sucedido. “No quiero molestar, pero parece ser la única forma de llamar su atención. Mañana compito y nuevamente me perdieron la silla de ruedas. Favor alguien de staff contactarme lo antes posible así lo solucionamos cuanto antes. Intente llamar todo el día”, escribió en su cuenta de Twitter.

Gustavo tiene dos sillas, una para utilizar durante su vida cotidiana y otra, especialmente, para competir. Esta segunda es la que se extravió en algún trayecto del viaje que realizó en primera instancia con Latam y luego de una combinación con Qantas.

Representantes de la aerolíneas sudamericana le dijeron a Toda Pasión que están al tanto de lo sucedido y que se encuentran en contacto con la familia del deportista para intentar resolver el problema. La diferencia horaria dificulta que se comuniquen directamente con él.

Además de la silla de Gustavo, también se extravió el equipaje de su entrenador, Fernando San Martín, y la silla y el raquetero de Martín de la Puente, jugador de tenis adaptado español y amigo de Fernández.

Gusti Fernández es un ícono del tenis adaptado argentino. Pese a su corta edad ya consiguió conquistar dos Grand Slams: Roland Garros 2016 y el Abierto Australia 2017, entre sus principales títulos. Además fue el abanderado argentino en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016.

tn.com.ar

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí