Invertir en inteligencia

2
82

pobreza1

Cada dos horas en nuestro país, muere un chico menor a 5 años por causas ligadas a la desnutrición
– Hay en la argentina 260.000 chicos de 0 a 5 años con algún grado de desnutrición
– 2.100.000 argentinos, no tienen asegurada su comida diaria lo que implica que aproximadamente 330.000 familias   argentinas padecen hambre.

 “La principal riqueza de un país es su capital humano”

Por Milagros Didier
Un médico mendocino implementó un modelo para erradicar el flagelo de la desnutrición infantil en la Argentina. “La única debilidad mental que se puede prevenir, que se puede revertir y que es creada por el hombre, es la del desnutrido”, aseguró el pediatra Abel Albino, recientemente premiado en EEUU como líder humanitario. Un médico que haciendo honor a nuestra Patria fundó la Cooperativa para la Nutrición Infantil que hoy se extendió en Paraguay, México y Perú.

Si vamos a hablar de educación,  es  fundamental tener en cuenta que debemos preservar el cerebro, ya que podemos tener la mejor semilla del mundo, pero si no tenemos un “sustrato”, una tierra adecuada donde sembrarla, nunca germinará, o lo hará muy precariamente. El sustrato en el que debemos “sembrar” la educación, sería el cerebro. Mientras mejores sean sus condiciones, tanto mejores serán los resultados. Sin cerebro no hay educación posible; sin sustrato, sin tierra preparada, no hay semilla que germine.

Los estragos que provoca la desnutrición que se padece en la primera infancia son los más lamentados por una sociedad, ya que en esta etapa el mayor impacto lo sufre el cerebro. Éste es el órgano que más rápidamente crece, pesa 35 gr al nacer (seis monedas de un peso),   a los 14 meses  900 gr. (150 monedas de un peso) y en el  adulto, su peso es de  1.200 gr. (200 monedas de un peso), durante los dos primeros meses de vida crece a un ritmo de 2 mg. por minuto. En la desnutrición, no sólo se detiene el crecimiento cerebral, sino que además se presenta una atrofia del cerebro. La suerte del sistema nervioso central está determinada en los primeros 14/18 meses de vida. Si durante este tiempo, el niño no recibe una adecuada ingesta de nutrientes y estimulación adecuada, se transformará en un débil mental.

 Las consecuencias del hambre se reflejan en las condiciones de salud:

o         Desnutrición: hoy mueren 3 niños por día por desnutrición o enfermedades relacionadas con la pobreza

o         Bajo peso al nacer: una madre desnutrida tiene 2,5 veces más riesgo de tener un hijo de bajo peso al nacer y el doble de riesgo de tener hijos con retardo de crecimiento intrauterino.

o         Menor crecimiento: a los 18 años un niño con bajo peso de nacimiento tiene en promedio 5 kg menos de peso y 5 cm menos de talla que un niño normal.

o         Menor desarrollo: los niños con desnutrición tienen entre 5 y 8 veces mayor probabilidad de tener retraso intelectual que aquellos bien alimentados.

o         Menor fuerza muscular: a los 15 años un niño de bajo peso puede hacer 2,5 kg menos de fuerza en sus manos.

o         Mayor propensión a enfermedades crónicas (diabetes, obesidad, hipertensión)

o         Alto riesgo de vida (enfermedades coronarias y accidentes cerebro-vasculares).

 Europa sale de sus dos guerras absurdas, porque el intelecto estaba intacto, y nosotros no podemos salir del atraso crónico y ridículo en el que estamos, porque nuestro intelecto está dañado.

 Habitualmente nos quejamos cuando vemos a un chico desnutrido, y lo primero que hacemos es compararlo con la madre, o el padre, o la abuela, que generalmente son gordos, y opinamos, muy sueltos de cuerpo: “ellos comen bien, pero no le dan de comer a sus hijos”. En realidad, nunca en la pobreza extrema se come bien. Cuando vemos a alguien gordo, en estos ambientes por supuesto, habitualmente es un hidrópico, un inflado por miga, harina, arroz, hidratos de carbono. Muy pocas veces comen proteínas, tan necesarias para el desarrollo cerebral. Generalmente, este adulto no ha terminado su educación  primaria, y mira pasar la vida como detrás de un vidrio, viendo como los demás viven, con muy pocas posibilidades personales. Madres pobres y desnutridas, dan a luz hijos desnutridos de menor peso y con menos neuronas en su cerebro.

Los niños tienen el problema agravado, ya que dependen de terceros para alimentarse, los que generalmente no tienen ni los medios, ni la educación necesaria, para poder llevar adelante con éxito esa crianza. A su vez, los requerimientos energéticos de ellos, en su fundamental primer año de vida, son de tal magnitud, que cuando se tiene acceso a una buena nutrición, duplican su peso de nacimiento en 5 a 6 meses, y lo triplican en un año.

“Hay que hacer con la vida, como un arquero que tiene un blanco”, decía Aristóteles; pues bien nuestro blanco debería ser proteger el cerebro de los niños en el vientre materno, y en los primeros  18 meses de vida, ya que es en ese tiempo cuando se sella la suerte del sistema nervioso central (SNC). La principal riqueza de un país, es su capital humano, y si ese capital está dañado, el país no tiene futuro. Luego la educación hará la diferencia. Solo con educación, nuestra gente tendrá salidas laborales dignas. Vivimos aquí y ahora para hacer grandes cosas juntos, y es necesario entender que para salir de esta grave crisis, los gobiernos, junto con las ONG, y la comunidad toda, debemos trabajar. Ninguno de estos tres actores individualmente  podría.

La nutrición adecuada 1º y la   educación, después,  debería ser una definitiva política de estado. El valor agregado de cualquier individuo, en este mundo competitivo y globalizado, es sin duda la educación, pero antes será necesario entender que es fundamental preservar el cerebro.

  “La educación es el perfeccionamiento intencional de las facultades específicas humanas” (Víctor García Hoz).

 “Educar es dar al cuerpo y al alma toda la perfección y belleza de que son capaces” (Platón, Atenas, 428 AC.).

  “La educación es el desenvolvimiento de toda la perfección que el hombre lleva en su naturaleza” (E. Kant, Prusia Oriental, 1724).

 Curiosamente estos tres notables hombres, uno cristiano, otro pre-cristiano y otro agnóstico, coinciden en su apreciación sobre el tema.

 Recordamos más que nunca las palabras del presidente Kennedy, traspolándolas, quien decía que debemos preguntarnos , no ya que puede hacer la Argentina por nosotros, sino que podemos hacer nosotros por la República Argentina. Nuestro sueño es ver una Argentina grande, rica y poderosa, donde todos vivamos cien veces mejor.

Un país interesante es Finlandia con 0% de corrupción, 0% analfabetos, educación obligatoria hasta los 16 años (secundaria completa) y el dato más importante, Finlandia nació el 6 de diciembre de 1917. Todavía no tiene 90 años y ya esta en los primeros lugares del mundo, eso es tener políticas de estado, ellos no piensan en las próximas elecciones, piensan en la próximas generaciones.

Abel Albino es un médico pediatra mendocino. Se encontraba en Europa haciendo una especialización en biología molecular cuando decidió volver a la Argentina para combatir la desnutrición y hacer de nuestro país una gran nación.“Estaba allá estudiando una especialidad del futuro, cuando mi tierra todavía no había terminado de resolver su pasado”, comenta Albino, quién conociendo el desarrollo de los países europeos no podía dejar de preguntarse por el crecimiento de su amada Argentina: “Yo no estaba en paz. Pensaba: personalmente crezco pero hay otros que se pueden quedar. Me volví. Sabía que tenía que servir a los más pobres”. Después de reflexionar sobre quienes eran los más necesitados Albino entendió que tenía que trabajar seriamente por la erradicación de la desnutrición: “Me di cuenta que era la peor enfermedad. Daña el cerebro y produce debilidad mental, la única debilidad mental que se puede prevenir, revertir y es creada por el hombre”, asegura con énfasis el pediatra mendocino, mientras relata como los países europeos supieron recuperarse de las dos guerras mundiales gracias al que el intelecto de su pueblo no estaba dañado. Albino repite con un tono convincente y categórico: “La principal riqueza de un país es su capital humano y si ese capital humano está dañado el país no tiene futuro”.

Después de asesorarse con el profesor doctor Fernando Monckeberg – un prestigioso médico chileno que hacía tiempo trabajaba el tema de desnutrición en su propio país- Albino llegó a la Argentina y fundó CONIN, la Cooperadora para la Nutrición Infantil. “Sólo en los dos primeros años de vida se puede actuar sobre la desnutrición con grandes posibilidades de éxito, una vez formado y desarrollado el cerebro del niño ( primeros 18 meses de vida) su condición no se puede alterar ni revertir” asegura el especialista.
La desnutrición infantil nace, en la mayoría de las ocasiones, como consecuencia de una pobreza extrema sustentada en el alcoholismo, la falta de legalización de la familia, el analfabetismo, la ausencia de inserción laboral por falta de capacitación, el escaso saneamiento ambiental y la promiscuidad. Podemos considerar entonces a la desnutrición como el resultado final del subdesarrollo, en donde el niño sufre el mayor impacto al depender de terceros para su cuidado y crecimiento.
Por esto, la desnutrición infantil no es sólo falta de alimentos, es un conflicto social más profundo, que debe ser tenido en cuenta a la hora de brindar soluciones. CONIN es una organización que realiza un abordaje integral de la problemática: atiende al niño enfermo pero también a su entorno familiar y habitat natural.
Entre los grandes logros de CONIN Mendoza y CONIN Argentina- porque ya esta iniciativa se extendió en numerosas provincias- se destacan los siguientes datos: se atendió 912 niños y 518 madres en los 7 Centros de Prevención de Argentina. Además considera 2.072 beneficiarios indirectos (padres, hermanos) Se calcula que el costo de recuperación de un lactante desnutrido en CONIN ronda los U$S 30 por día, el costo internacional de recuperación en hospitales comunes es de U$U 300 por día.
En Argentina CONIN lleva desarrollado 13 programas de prevención de la desnutrición (estimulación de lactancia materna, educación nutricional, escuela de capacitación agraria, seminario de lecto escritura, talleres de oficio para padres, ropero familiar, entre otros) Este modelo que actualmente se esta replicando en Gambia, África ecuatorial, también comenzará a implementarse en Zaire.
El Dr. Abel Albino, un líder humanitario que dejó las promesas de una vida exitosa, que regresó para hacer patria en su país y que tuvo la valentía y generosidad de hipotecar su casa cuando este proyecto todavía era una idea, suele repetir la meta que persigue él junto con toda su gente de CONIN: “Soñamos con un gran país donde todos los niños puedan desplegar su potencial genético para tener, el día de mañana, igualdad de oportunidades. Un país en donde todos estemos 10 veces mejor. En donde los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y la comunidad toda trabajen juntos en pos de éste ideal”.

“No existen papeles pequeños sino actores mediocres”
En el marco de la conferencia “Cómo construir un gran país. Nuestros hijos nos están mirando”, organizada recientemente en Rosario por la Fundación Arrecifes, el doctor Abel Albino alentó a todos los presentes y sectores de la sociedad- con la fuerza y la persuasión que lo distingue- a trabajar seriamente por un proyecto de Nación común “que iguale hacia arriba y no hacia abajo”. Habló de ideales y de amor al país: “Patria viene de Pater y cuando una madre está enferma el hijo no puede huir”. Instó al compromiso activo que es posible asumir de modo individual en todos los espacios de la sociedad: “No existen papeles pequeños sino actores mediocres”, enfatizó frente a un auditorio colmado de personas entusiasmadas y deseosas de construir una Argentina más justa.
Albino exhortó a custodiar la familia “como única escuela de humanidad”. Además alentó a los oyentes a “desterrar la guerra del hombre contra el hombre” y a lanzarse al desafío de “declarar la guerra contra el hambre”.
De cara al débito que cada uno contrae con su propia tierra y con su propio país, Albino aseguró que es posible y es un deber hacer de la Argentina un hogar habitable. Señaló que es necesario buscar más puntos de encuentro que de diferencias entre los distintos actores comunitarios. Reclamó además la importancia de las convicciones de cada ciudadano para sacar adelante el sueño de una gran Nación: “El secreto del éxito es la constancia del propósito.

 

 

 Tengamos un corazón borracho de ideales, sino nunca tendremos paz.

 

Un país con igualdad de oportunidades, donde todos puedan desplegar su potencial genético, donde todos sus miembros pueden optar con libertad el camino a seguir, no limitados por incapacidades intelectuales provocadas por la misma comunidad. La desnutrición infantil genera debilidad mental, la única que se puede prevenir, la única que se puede revertir, la única causada por el hombre”

fuentes:

Ser y sociedad.

 

Fundacion CONIN. http://www.conin.org.ar/conin.php 0800-222-1620.

CONIN  fue fundada en la Ciudad de Mendoza (Argentina) el 4 de septiembre de 1993 por el Dr. Abel Albino, siguiendo el exitoso modelo implementado por el Prof. Dr. Fernando Mönckeberg en la República de Chile y gracias al cual este país cuenta con el índice más bajo de desnutrición en Latinoamérica. El modelo chileno (Centro de Tratamiento) fue complementado en Mendoza con Centros de Prevención.
CONIN (Cooperadora de la Nutrición Infantil), está organizada como una fundación sin fines de lucro, bajo registro N°805/94 de la Dirección de Personas Jurídicas de la Provincia de Mendoza

 

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

2 COMENTARIOS

  1. Excelente artículo. Sólo trabajando desde un fuerte y comprometido equipo interdeisciplinario se puede intentar alcanzar la utopía de un país que acepte la diversidad del individuo pero con igualdad de posiblidades para todos. «Nadie libera a nadie y nadie se libera solo. Los hombres se liberan en comunión» Paulo Freire.Pedagogía del oprimido.

  2. Es un excelente artículo . Y una verguenza por no decir un crimen de lesa humanidad en un país productor de alimentos como la Argentina. Si este no es el reino del revés que me lo expliquen.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí