Jesús en el puente

0
71

Cuando el 9 de febrero a eso de las nueve y media de la mañana escuché a un movilero de una FM relatar lo que estaba viendo en el Río, como comenzaba a caerse el puente ferroviario, salté de la cama, tomé mi cámara de fotos y me trasladé al lugar. Lo que vi, lo llevaré eternamente en la retina de mis ojos lo mismo que guardará mi memoria el fuerte olor a barro que me inundó a medida que me acercaba.

Llegué a la calle Rivadavia y 9 de Julio, luego hasta 20 de Febrero y allí quedé paralizada viviendo como en un sueño, una pesadilla la escena que miraba. Varios hombres con una cuerda prestada por la Ferretería que está en la esquina, trataban de rescatar una mujer mientras la hija lloraba al ver los esfuerzos que parecían inútiles, hasta que al fin, pudo respirar cuando la vio que era sacada en andas. La gente huía cargando ropas, mascotas, injurias… era otra vez la misma historia, peor que la vivida ayer nomás hace tres años atrás.

Otra vez, peor aún que lo sucedido en el 2006 cuando el río se llevó las casas. Ahora arrasó con todo lo que halló a su paso: árboles, casas y vehículos, personas, nuestro histórico puente ferroviario que fue el que trajo consigo la fundación de este pueblo, eje de su desarrollo. Ahora era una titán caído bajo la furia de las aguas. Fue a dar sobre el otro puente carretero y en uno de sus brazos de hierros pudo leerse una palabra: JESUS. Sí, Jesús escrito con pintura blanca quien sabe por quien… ¿casualidad? ¿mensaje premonitorio? ¿mensaje de consuelo para ese momento cuando el río como un búfalo de tierra arrasaba con su furia la ciudad? 

Escrito por Lic. Marta Juarez

www.nortedelbermejo.com.ar

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí