José Luis Cabezas, eterno

0
66

cabezas1

El crimen de José Luis Cabezas renueva, cada verano, las expresiones de dolor de familiares y amigos, conmovidos aún hoy por el horror desatado en Pinamar el 25 de enero de 1997. El acto principal fue convocado ayer, como siempre, por la Asociación de reporteros Gráficos de la república Argentina (ARGRA) en la cava de Pinamar donde se produjo el asesinato y contó esta vez con la adhesión del Programa Nacional de Lucha Contra la Impunidad del ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación. La hermana de José Luis, Gladys, testimonió el reclamo de justicia de la familia, que apunta a un tema concreto: que los asesinos de Jose Luis paguen en la cárcel su salvajismo.

cabezas2

ARGRA exigió que se cumpla «con el dictamen de la Corte Suprema de Justicia que entre los meses de noviembre y diciembre últimos confirmó la condena a prisión perpetua de los «Horneros», la banda que asesinó a Cabezas. «El secuestro, asesinato y calcinación del cuerpo de Cabezas en una cava del balneario de Pinamar, reveló un cuadro mafioso a la sociedad en su conjunto, pero sobre todo constituyó un mensaje de impunidad contra los trabajadores de los medios de comunicación», precisó ARGRA.

«Después de años de luchar por Justicia, de un juicio oral que fue un ejemplo positivo del trabajo judicial, la Cámara de Casación les bajó la pena a los asesinos” señaló el periodista Fernando Amato, quien trabaja actualmente con Gabriel Michi, el compañero de José Luis Cabezas en la revista Noticias en el trágico verano de 1997.

cabezas3

«Esperemos que la Suprema Corte bonaerense se ponga los pantalones largos para resolver está situación. José Luis nunca fue un superheroe. Era un laburante que sabía hacer su trabajo. Y pago con su vida la frívolidad de la política y la corrupción generalizada. Ojalá que siempre tengamos a Cabezas presente para que esa decadencia de las instituciones no vuelva a repetirse», indicó Amato.

Además del homenaje en Pinamar, Cabezas fue recordado en el monumento en su nombre de la plaza San Martín de La Plata. En el paseo público de las calles 6 y 51, se colocó una ofrenda floral y se renovó el mensaje de que «sin Justicia no hay Democracia».

Como se sabe, Gustavo Prellezo, el ex policía que ejecutó a Cabezas, estuvo a punto de salir en libertad y a último momento el Tribunal de Casación bonaerense confirmó su condena a «reclusión perpetua». La Sala I de Casación bonaerense dejó así firme la condena dictada en Dolores en 2000 contra el ex policía por los delitos de «estafa, en concurso real con sustracción de persona agravada por la muerte de la víctima, en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, este último en calidad de autor».

El tribunal rechazó por «insuficiente» el recurso de casación presentado por la defensa de Prellezo, condenado en febrero de 2000 por la Cámara Penal de Garantías de la localidad bonaerense de Dolores. Prellezo fue el único de los acusados que no había apelado a tiempo ante el Tribunal de Casación bonaerense la condena que se les dictó en aquel momento. Fue por eso que él se quedó tras las rejas, mientras que el resto de los sentenciados había comenzado a salir de prisión gracias a una reducción de condenas, que está actualmente bajo análisis de la Corte Suprema de Justicia

Perfil.com

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí