La Bronquiolitis Aguda.

0
170

bql

La bronquiolitis es una enfermedad común del tracto respiratorio, provocada por una infección que afecta las diminutas vías respiratorias, denominadas “bronquiolos. A medida que estas vías respiratorias se inflaman, se hinchan y se llenan de mucosidad, por lo que resulta difícil respirar.
En los últimos días, con la irrupción de los primeros fríos del año, el ministerio de Salud bonaerense dio la alarma: en pocos días más estaríamos frente a un renovado brote de bronquiolitis, la más común de las Enfermedades Respiratorias Agudas Bajas (IRAB) que llegan con el frío.

La bronquiolitis está causada en el 80 por ciento de los casos por el virus sincicial respiratorio y se caracteriza por empezar como un resfrío común, con secreción y congestión nasal, tos y eventualmente fiebre los primeros 2 y 3 días.
Luego, el virus progresa y comienza a irritar las vías respiratorias bajas, dificultando la respiración.

 Los síntomas típicos de dificultad respiratoria son la respiración acelerada (taquipnea), el mayor esfuerzo respiratorio o retracción costal (hundimiento de los espacios entre las costillas), irritabilidad con posterior dificultad para alimentarse y para dormir.

El cuadro dura alrededor de 10 días, pero es en el cuarto a quinto día donde se presenta su máxima intensidad, que se mide según el grado de dificultad para respirar que tiene el niño.
Es más peligroso y el impacto es mucho mayor en los menores de 3 meses, ya que en niños muy pequeños una bronquiolitis viral puede provocar episodios de apneas o pausas respiratorias más prolongadas.

Medidas de prevención:
La higiene, la lactancia y las vacunas, entre las medidas de protección
Lavarse las manos, promover la lactancia materna, evitar el hacinamiento y el humo del cigarrillo, y consultar al médico ante tos, irritabilidad, rechazo de la alimentación, fiebre y dificultad respiratoria son algunas de las recomendaciones básicas.

La prevención comienza incluso antes de nacer, controlando el embarazo desde el primer trimestre para prevenir la prematurez y el bajo peso al nacer, situaciones que agravan los casos de bronquiolitis.

Existen ciertos grupos de alto riesgo –prematuros, lactantes desnutridos, con cardiopatías o enfermedad pulmonar congénita- quienes requieren mayor grado de alerta y consulta precoz por presentar formas más graves de enfermedad.

Si, a pesar de las medidas de prevención, la enfermedad se contrae, existen tratamientos de soporte basados en la oxigenación, la alimentación y el confort general del niño.
En caso de que no se requiera internación, si es un bebé el afectado se aconseja mantener la lactancia en la medida de lo posible, administrándola muy cuidadosamente para disminuir el riesgo de aspiración debido al mayor número de respiraciones por minuto del bebé. Podrán emplearse ante episodios febriles, antitérmicos indicados por el médico.
En todos los casos, se recomienda
hidratar al niño y mantener las fosas nasales limpias de secreciones para conservar libre el paso del aire. A veces, cuando la dificultad de respirar se acentúa, se interna al niño para un mayor control y monitoreo de sus signos vitales, aporte de oxígeno, aspiración de secreciones y, en caso de buena respuesta al broncodilatador, se administra salbutamol en nebulización, o aerosoles presurizados.(aerocámaras)
En ningún caso se recomienda el uso de jarabes para la tos o descongestivos nasales para el tratamiento de la bronquiolitis, ni los antibióticos-se trata de una enfermedad VIRAL- y actualmente está discutido el uso de corticoides por vía oral, siendo  indicado en casos puntuales. Tampoco recomendamos ungüentos, medicaciones y/ó té caseros, ni las famosas vaporizaciones  ambientales de eucalipto-.

 

Dado que es la enfermedad respiratoria más frecuente en estos meses y afecta niños pequeños, se recomienda, ante la presencia de signos o síntomas, la consulta con un pediatra en forma precoz.

Recuerde que, la forma de contagio es a través del contacto con secreciones respiratorias y las manos, es así que, en lugares cerrados y mal ventilados, donde circula el virus entre las personas o donde conviven familias numerosas, la principal medida PREVENTIVA  es ambiental e higiénica:
LAVADO DE MANOS FRECUENTE.

BUENA VENTILACIÓN DE LOS AMBIENTES.

NO FUMAR.

ANTE LA PRESENCIA DE CUALQUIERA DE ESTOS SINTOMAS: CONSULTE!!!

 AGITACIÓN, RESPIRACIÓN ACELERADA.

HUNDIMIENTO DE ESPACIOS INTERCOSTALES (ENTRE LAS COSTILLAS)

RESPIRACIÓN QUE APARENTA UN SILBIDO.

MOVIMIENTOS PROFUNDOS DEL ABDOMEN.

MOVIMIENTOS DE APERTURA DE LOS ORIFICIOS NASALES.

QUEJIDO.

CABECEO.

Algunos niños, sobre todo los menores de 3 meses, pueden presentar PAUSAS RESPIRATORIAS como manifestación inicial de la enfermedad.

VOMITOS ,INAPETENCIA ,DIFICULTAD PARA ALIMENTARSE

DIFICULTAD PARA CONCILIAR SUEÑO TRANQUILO

CAMBIO COLORACIÓN PIEL (PALIDEZ)PERO SOBRE TODO MUCOSAS(BOCA LENGUA) AZULADO.

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí