La mala alimentación es una hipoteca del futuro

4
119

pobreza

Mañana es tarde

Cada día que se pierde deja secuelas irreversibles en los niños. La pobreza no siempre implica desnutrición, pero existe una interacción entre ambas, que afecta seriamente el desarrollo y la calidad de vida.

A pesar de ser reconocida universalmente como la principal causa de enfermedad, sufrimiento y muerte, la pobreza figura en uno de los últimos lugares de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el código Z59.5 -extrema pobreza-. En nuestro país, el principal problema de salud es la extrema pobreza, que está haciendo peligrar logros alcanzados en los últimos treinta años en los que el Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (Cesni) ha sido testigo y activo participante. Es que la pobreza impregna social y biológicamente toda la vida de un individuo, perpetuándose de generación en generación, con pobres que reproducirán otros pobres.

La pobreza no es un fenómeno contemporáneo, aunque antaño era, quizá, más equitativa: los pobres padecían y morían de las mismas enfermedades que los ricos, y en porcentajes comparables. En Europa a principios del siglo XX, antes de los antibióticos y de las vitaminas, las cifras de mortalidad comenzaron a mejorar con el saneamiento ambiental, la calidad de la vivienda, la disponibilidad de agua corriente y cloacas, así como la mejor alimentación y las incipientes legislaciones de protección a las embarazadas y los niños.

Esto debe hacernos recordar que el mejoramiento de la salud y de la nutrición de la población no es solamente un problema médico, sino que todas las áreas de gobierno deben involucrarse en esa tarea. Por sus características biológicas son los niños los que más sufren las efectos de la pobreza al estar expuestos a una constelación de riesgos que no afectan en la misma medida a los niños más privilegiados. Los de bajo recursos tienen cuatro a cinco veces más riesgo de nacer con bajo peso, diez veces la contingencia de que su madre muera durante o como consecuencia del parto, seis veces más posiblidades de que en el segundo trimestre del embarazo su madre no se haya hecho ningún control médico, casi diez veces que su madre sea una adolescente, el doble de probabilidades de morir antes del primer cumpleaños, diez veces más posibilidades de vivir en viviendas inadecuadas y con hacinamiento. También ocho veces más riesgos de nacer en el seno de una familia numerosa y de muy bajos recursos, y es cinco veces más factible que deserten de la escuela primaria y quince veces más de la secundaria.

Y si como consecuencia de estas circunstancias quedan con una talla retrasada (del 11 al 17% de los niños argentinos lo sufre) tendrán hasta 20 veces más posibilidades de repitencia escolar que los niños de talla normal. La repitencia se hace más frecuente a medida que transcurren los años escolares, cuando las exigencias curriculares van siendo mayores, manifestando sus limitaciones intelectuales. Estos niños tienen además 30 veces más probabilidades de sufrir accidentes, quemaduras y maltrato físico que los más privilegiados.

La desnutrición es la cara más emotiva de la pobreza, sobre todo en estos momentos de extrema pauperización de nuestra nación. La desnutrición no necesita ser extrema como la que hemos visto recientemente en los medios para afectar definitivamente a los niños. Peor para el futuro del país, por su frecuencia, es la desnutrición menos evidente, la que encubre deficiencias de nutrientes y de vitaminas, y que culmina en una baja talla definitiva, retrato viviente de una vida de enfermedades, privaciones y deprivación ambiental y sensorial.

Pobreza no implica necesariamente desnutrición, pero existe una fuerte asociación entre ambas. Con frecuencia vemos madres obesas que traen a la consulta a niños desnutridos, lo que revela que en la casa no faltan alimentos, aunque no sean los apropiados o bien preparados, pero muestran groseras fallas en el cuidado del infante.

Hoy hay hambre en la Argentina y la sociedad se ha movilizado en todos sus estamentos. Si se piensa en las crecientes cifras de desocupación de los últimos años, es obvio que la calidad de vida de muchos niños se ha venido deteriorando lentamente, hasta la explosión de diciembre último cuando, con salarios congelados, el precio de la canasta básica de alimentos subió casi el 80% y, dentro de ésta, especialmente los alimentos básicos, como cereales y leche (que son commodities exportables).

Las cifras de desnutrición crónica antes mencionadas corresponden a 1996 y 1998; estudios sobre desarrollo infantil en Tierra del Fuego (Cesni) y en Lobería (CEAT y Cesni) muestran que más de un cuarto de los niños que ingresan en la escuela tiene un coheficiente intelectual (CI) menor que el esperable. La cifra sube en una comunidad muy pobre del GBA a 65% (Cesni) con una elevada proporción de niños prácticamente ineducables. En eso influye el bajo peso de nacimiento, la anemia, la deficiencia de zinc, la desnutrición y la pobre estimulación ambiental.

También, la contaminación química o bacteriológica del ambiente afecta el desarrollo de los niños. Un estudio de la Casa Cuna muestra que más del 20% de los niños anémicos -más de la mitad lo son- tenía niveles sanguíneos elevados de plomo, cuyo efecto sobre la función cerebral es extremadamente dañina, comparados con el 2% en el Hospital Alemán.

Duele profundamente lo que está aconteciendo. Debe reconocerse el esfuerzo hecho por todos y, también, por las autoridades sanitarias y sociales -sin ningún partidismo- para morigerar las consecuencias de la crisis. Hasta el año 2000, últimas cifras disponibles, la mortalidad infantil continuaba bajando pese a la creciente pobreza. El sistema de salud, más el constante incremento en el gasto social como porcentaje del PBI seguramente pudo lograr atenuar el impacto de la crisis.

No hay duda de que el gasto social puede ser mejorado, que existe clientelismo en la asignación a beneficiarios y corrupción en muchos casos. Pero tampoco hay duda de que existen funcionarios capacitados y motivados para que la ayuda llegue.

Sí se puede criticar la poca originalidad de la mayoría de los programas, que con escasas modificaciones son los mismos desde hace décadas y que nunca fueron evaluados en su impacto. Y que la situación actual, que se viene anunciando desde hace años, haya encontrado sin propuestas a los gobiernos que sólo han respondido con programas de emergencia.

Debemos ocuparnos hoy del hambre ayudando a los necesitados, aumentando los presupuestos de emergencia, colaborando con los responsables de proyectos comunitarios en la gestión de los comedores y otras acciones, ayudándolos a definir prioridades y a organizar la desordenada ayuda que reciben.

Pero luego, cuando la situación mejore, continuarán existiendo muchos pobres, muy pobres. Creemos que de la trágica situación que vivimos hoy surgirá una mayor cohesión social: iglesias, organizaciones de la comunidad, clubes barriales y municipios tienen un inmenso papel que jugar.

Los gobiernos tienen la responsabilidad de apoyar las actividades con la seguridad de que serán muy eficientes en la ejecución de sus tareas. Estas organizaciones no pueden realizar obras de gran magnitud, los gobiernos sí.

Los barrios pobres necesitan urgentemente saneamiento ambiental y precisan, para sacar a los niños del ciclo nebuloso de la pobreza, las mejores escuelas, con los mejores docentes, que deberían recibir beneficios como los maestros de áreas de frontera ¿O es que los límites de estos barrios no son una frontera entre los que tienen y los que no tienen futuro?

Insistimos en que los niños son los más vulnerables. Y por eso debemos refirmar pautas de crianza realzando el rol insustituible de la madre, por más pobre que sea. Los estudios de desarrollo infantil antes mencionados muestran que el desempeño de nuestros niños, aun de los más pobres, en los primeros seis meses de vida, cuando la crianza es intuitiva y la lactancia materna predomina, es superior al de los países desarrollados.

Los primeros dos o tres años de vida son biológicamente de intenso apego a la madre, que se instalará luego como una conducta definitiva en los niños para cuando les toque ser progenitores.

Es posible que en el amor, en la atracción entre sexos para procrear y formar una familia, el concepto de cuidado de los hijos, seguramente adquirido en los años más tiernos de la vida como consecuencia del apego, sea parte intuitiva y no mensurable de esa atracción.

Causas del deterioro nutricional

El retraso crónico de crecimiento es la expresión física del progresivo deterioro nutricional de una persona, fruto de una alimentación deficiente, no sólo en cantidad, sino fundamentalmente en calidad. Los chicos que crecen en la pobreza y en la inseguridad alimentaria acceden generalmente a una dieta no tan pobre en cantidad como sí en la variedad de alimentos que la integran.

Su correlato en términos nutricionales es el déficit en nutrientes determinantes del proceso de crecimiento como zinc, hierro, calcio o algunas vitaminas.

Además de una dieta insuficiente y de baja calidad nutricional, estos chicos suelen crecer en ambientes poco favorables o poco estimulantes del desarrollo infantil y con deficiencias en la cobertura y calidad de los servicios de prevención y cuidado de la salud.

El retraso crónico de crecimiento en definitiva es la expresión de ese cúmulo de factores que condicionan el desarrollo intelectual y la capacidad futura de trabajo de inserción social.

El retraso crónico de crecimiento es la expresión física del progresivo deterioro nutricional de una persona, fruto de una alimentación deficiente, no sólo en cantidad, sino fundamentalmente en calidad. Los chicos que crecen en la pobreza y en la inseguridad alimentaria acceden generalmente a una dieta no tan pobre en cantidad como sí en la variedad de alimentos que la integran.

Al hablar de un niño con desnutrición por inanición, hablamos también de:

Que sus padres se encuentren sin trabajo o en una situación comprometida. Que no tengan asistencia medica ni obra social y que probablemente tengan un bajo nivel de instrucción.
Que hay un presente de Argentina aparentemente paliativa. Pero no se vislumbra un futuro de Argentina productiva.
Que hay un Estado ausente, cuya agenda se encuentra “organizada” por los medios de comunicación y que toma decisiones en tal sentido, sin asidero metodológico.
Que muchos medios de comunicación están ocupados en transportar ideologías en lugar de informar.
Que la subyacencia de la epidemia acarrea cuadros ocultos con lesiones en estructuras cognitivas irrecuperables, constituyendo un deterioro en la capacidad de trabajo y de desarrollo de ese individuo, al cual le será más difícil insertarse en la sociedad, estudiar y conseguir empleo.
Y que tampoco hay equidad social, igualdad de oportunidades, justicia, estabilidad política ni responsabilidad.

http://www.nutrar.com

ES HORA DE REPLANTEOS HACIA PROFUNDOS CAMBIOS SOCIALES QUE NUESTRA SOCIEDAD NECESITA EN FORMA URGENTE, DEBERÍA SER PRIORITARIO LA REEVALUACIÓN DE LA SITUACIÓN ACTUAL DE POBREZA EN NUESTRO PAÍS QUE ESTÁ AFECTANDO NO SÓLO LA SALUD FÍSICA . EL GRAN IMPACTO A NIVEL INTELECTUAL, YA HA PROVOCADO SEGÚN ESTUDIOS REALIZADOS, SITUACIONES IRREVERSIBLES, PORQUE LOS DOS PRIMEROS AÑOS DE VIDA, SON LOS MÁS IMPORTANTES PARA EL CRECIMIENTO Y DESARROLLO DE UN CEREBRO CON CAPACIDAD POTENCIAL.SIN ESTA PLATAFORMA, NO RENDIRÁ NINGÚN PLAN EDUCATIVO POSIBLE..SE NECESITAN NIÑOS SANOS Y BIEN NUTRIDOS PARA ASEGURAR UN FUTURO. AQUÍ SE DEBE PONER ÉNFASIS EN LA INVERSIÓN DE UN PAÍS.

LAMENTABLEMENTE DURANTE LA ÚLTIMA DÉCADA NUMEROSOS PLANES SOCIALES SE HAN PUESTO EN MARCHA, PERO DESAFORTUNADAMENTE,  NINGUNO DE ELLOS HA MEJORADO LA SITUACIÓN DE UNA INFANCIA QUE AÚN SIGUE EXCLUÍDA.

SON NECESARIAS LAS ACCIONES A LARGO PLAZO, INDEPENDIENTES DEL GOBIERNO DE TURNO , QUE PUEDAN SOSTENERSE EN EL TIEMPO Y QUE MONITORICEN EL OBJETIVO PLANIFICADO: UN CRECIMIENTO EN TALLA Y PESO ADECUADOS, UN DESARROLLO NEUROMADURATIVO ACORDE A LA EDAD CRONOLÓGICA Y UNA CAPACIDAD INTELECTUAL SIN DESIGUALDADES.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

4 COMENTARIOS

  1. ALEJANDRA TE FELICITO POR LO PUBLICADO. ES DIGNO RESALTAR QUE EN MEDIOS LOCALES SE PUBLIQUE ESTO! OJALA MUCHOS LEAN Y COMENTEN ESTO… ACA ESTAN LAS CAUSAS DE LA INSEGUIRDAD TAMBIEN! ESPERO TENER OPORTUNIDAD ALGUNA VEZ DE HABLAR PERSONALMENTE, VEO QUE POR LOS CONTENIDOS DE COMENTARIOS Y PUBLICACIONES QUE HACES PENSAS MUY AFIN A MI. UN CORDIAL SALUDO Y ADELANTE, SE NECESITA PENSAMIENTO CRITICO

  2. Loco..gracias.
    Venimos de una sociedad injusta, muy desigual, que ha enseñado desde la violencia( aún tenemos muertos que no han sido enterrados, crímenes no juzgados y asesinos que disfrutan la libertad y se jactan de sus buenas acciones, tanto es así que se los puede ver hasta comulgando); es así como dos generaciones de personas se han “nutrido” de confusión, naturalizando el delito, siendo espectadores de la corrupción, la transa, la impunidad..la vida ha dejado de ser el valor más preciado para ser reemplazado por la inmediatez del placer; en esa sociedad enferma, encontró un buen asidero la droga y quienes la comercializan; es así que: no sólo ha faltado nutrición calórico-proteica, sino que ha faltado nutrición del alma, desde el amor..una conjunción siniestra para engendrar resentimientos y violencia.
    Hay que frenar este aparato apocalíptico y desintegrador de la persona, la familia debe ser reconsiderada y revalorizada desde el estado como principio de TODO; partiendo desde allí, no sirven las limosnas pasajeras, ni los planes trabajar, ni las esclavizantes dádivas de punteros políticos.
    Lo único que podrá unir a todo un país sabiendo debender la VIDA de todas las personas es la EQUIDAD Y LA IGUALDAD, que se consigue con TRABAJO Y EDUCACIÓN, PARA PODER LLENAR UNA MESA NO SÓLO DE BUENOS ALIMENTOS, SINO DE VALORES MORALES QUE, HOY SE HAN PERDIDO Y SE MULTIPLICAN GRACIAS A LAS MALAS ACCIONES DE NUESTROS FUNCIONARIOS QUE NO SÓLO ABANDONAN SU TAREA EJEMPLIFICADORA SINO QUE PERPETÚAN EN LA COMPLICIDAD SILENCIOSA LA PEOR DE LAS VIOLENCIAS!!!!

  3. hola me llamo flor tenemos que apollar a esos niños se mueren de abre no tiene padres no tienen casa alludemos a esa jente¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí