«La marihuana también es un depresor del sistema nervioso central»

3
5440

20141022_105424 [640x480]

Esta frase es parte de lo expresado por la Licenciada en Psicología Alicia Farías quien junto a la Psicóloga Alejandra Ramírez, están a cargo del Centro de Prevención de Adicciones de Baradero, un espacio dependiente del Ministerio de Salud que funciona en nuestra ciudad, previniendo y atendiendo a personas con diferentes adicciones.

Las profesionales, mantuvieron una extensa charla con Dario Di Falco por FM Diferente, la cual transcribimos dada la importancia de la misma.

El CPA funciona en calle Boedo al 1300 y su atención es gratuita.

20141022_110112 [640x480]

¿Desde qué momento una persona se la considera adicta?

“Cuando hablamos del consumo no toda persona que consume es adicta y hay un proceso que tiene que ver con la experimentación, con el uso, el abuso y la dependencia, es un proceso en el cual se va estableciendo el consumo como una adicción, hay cuestiones que intervienen para esto que hace que no toda persona pueda llegar a ser adicta, hay personas que consumen y a lo mejor experimentan o consumen un tiempo y después dejan y nunca más vuelven a consumir, hay otras personas que consumen por ahí esporádicamente toda su vida y no llegan a ser adictos y hay otras personas que se van instalando, se va profundizando este proceso y pasan por la experimentación, el uso, el abuso y llegan a la dependencia en el medio tenemos lo que se llama la tolerancia, que es cuando uno introduce una sustancia en el cuerpo que produce efectos físicos y psíquicos, estamos hablando de una droga, entonces cuando esta droga es introducida en el cuerpo el cuerpo va tomando un acostumbramiento a funcionar con esta sustancia, entonces quien empieza consumiendo suponte dos cigarrillos de marihuana después va a necesitar para lograr el mismo efecto tres y así sucesivamente.

La tolerancia es una de las cuestiones que hace que por la necesidad que se va generando en el cuerpo para seguir funcionando en forma normal- entre comillas- se va produciendo el escalonamiento. También tenemos el tema del alcohol, cuando una persona consume alcohol se encuentra en una situación de vulnerabilidad – él alcohol también actúa sobre el sistema nervioso central- porque bajan todas las funciones psíquicas y uno se encuentra en una situación de mayor vulnerabilidad donde pueden realizar o puede llevar a cabo conductas que estando sobrio no lo haría y que lo pueden poner en riesgo. Lo pueden poner en riesgo de diferentes situaciones entre ellas de pasar a drogas más duras, entrar en esas otras drogas más duras que generan una mayor dependencia o una mayor adicción entonces ahí se empieza a establecer este proceso donde la persona necesita la sustancia para poder seguir adelante porque si no se presenta lo que llamamos el síndrome de abstinencia que son un conjuntos de síntomas que responden a la falta de las sustancias en el cuerpo y nos encontramos con temblores, sudoración, pesadillas, según de qué sustancia sea va a ser el síndrome que se presente, uno de los más graves es el del alcohol que es donde las personas tiene alucinaciones.

Entonces el riesgo que tenemos cuando hablamos del alcohol o cuando hablamos de droga que a lo mejor está más naturalizada lamentablemente en la sociedad y que se considera que no generan daños o que no pasa nada con esto- además de lo que producen- porque producen daños también ponen a las personas en riesgo de conductas que los pueden dañar de todo tipo de accidentes, de embarazos no deseados, de poder contraer enfermedades por contacto sexual, cualquier riesgo que ya sabemos que sucede y de entrar en estas drogas más duras que empieza a desarrollarse todo este proceso de adicción».

20141022_105531 [640x480]

Uno tiene la costumbre de que alcohol esta sociabilizado pero el flagelo no deja de ser el más importante que el de las adicciones a las drogas como la cocaína y la marihuana. ¿Que es lo que ustedes manejan? ¿Qué es lo que ustedes palpan en el trabajo diario por lo menos acá en Baradero?

«El alcohol en este momento está siendo un grave problema para los adolescentes. En la adolescencia hay mitos establecidos, hay creencias de que sin alcohol no se pueden divertir, sin alcohol no se animan a enfrentar al sexo opuesto como para charlar o como para desinhibirse, como que para salir necesitan consumir alcohol porque si no, no es divertido, todos estos son mitos porque en realidad el alcohol es un depresor del sistema nervioso y lo que produce es que todo baja, hay un primer momento de cierta euforia pero después baja todo e inclusive hasta a veces se dificulta el poder sostener una relación sexual .

Lamentablemente está muy instalado y en nuestra sociedad de Baradero también, entonces no podemos decir que son alcohólicos o que son adictos pero si podemos decir que hay un consumo problemático y que requiere de una atención y de una intervención ya no desde la prevención, sino de una atención individualizada para poder superar el problema que tenes.

Lamentablemente el consumismo y las grandes empresas generan estos spot publicitarios que instan al consumo. La adición no es tomar un vasito de cerveza para disfrutar con un compañero en una comida, si no tomar para lograr determinado efecto en mi cuerpo y en mi psiquis para enfrentar determinadas situaciones, es como el bastón que me ayuda a hacer lo que creo que de otra forma no podría hacer.

Cuando nosotros hacemos los talleres lo que hablamos con los chicos, ellos están en una etapa de transición en búsqueda de su identidad adulta y del desarrollo de su personalidad y lo que hay que buscar es desarrollar las potencialidades que nosotros tenemos como seres humanos y como personas, entonces el ir desarrollando nuestra identidad, al poder valorarnos, al poder dialogar, al poder animarnos a enfrentar una situación, me pongo hablar con el otro o a resolver un problema o me banco la frustración, todas estas cuestiones, todos estos aprendizajes sociales básicos que comienzan en la familia, continúan en la escuela y siguen toda la vida tienen que ver con la aceptación de la diferencia, tienen que ver con el respeto por el otro, tienen que ver con la autoestima, con la tolerancia a la frustración, todo esto son protectores de que los chicos tengan que recurrir a un bastón que les permita ser, lo que ellos creen que no pueden ser, porque en realidad lo que sale cuando ellos toman alcohol es lo que ellos son adentro, entonces empezar a ejercitar eso y empezar a poder decirles que no al alcohol y derribar estos mitos».

¿Cuándo comienza la edad de riesgo en el consumo de alcohol y drogas en nuestra ciudad?

«Yo podría decir a partir de los 12 años, estadísticas no tenemos pero podemos plantear que desde esa edad comienza el riesgo y ya hemos tenido situaciones con chicos de esas edades. Y por lo general cuando ya hay consumo de alcohol en el hogar, porque cuando hablamos de tolerancia, estamos hablando de estos adultos, de esta familia que permite que el alcohol ingrese en el hogar. La familia, los padres, los tíos son modelos y por lo general sí esta tan naturalizado dentro de la familia el alcohol no pasa nada».

¿Cómo se trabaja con chicos tan chicos?

«La idea es trabajar con la escuela, trabajar con el servicio de protección del niño y el adolescente donde también tienen un equipo de psicólogos y asistentes sociales, trabajamos con la familia y con el chico. En realidad cuando nosotros trabajamos con el paciente por decirlo de alguna manera, en lo individual, hablamos por supuesto de las sustancias y hablamos de los hábitos en relación a la sustancia, pero lo que se trabaja es el proyecto de vida, donde hay un vacío y donde no hay objetivos y metas, donde no hay un futuro, donde no hay contención o a veces la hay porque hay muchas familias que son solidas- no distingue clases sociales, ni tipo de familia-, entonces lo que nosotros trabajamos es lo que tiene que ver con el proyecto de vida y tiene que ver con el fortalecimiento de la persona, porque el consumo problemático de sustancia que lo diferenciamos de la adicción, es la punta del iceberg, es decir es lo que se ve de un problema más profundo, al cual recurro para tratar de enfrentar -es una solución fallida a un problema más profundo- entonces si bien trabajamos los hábitos de consumo, vemos como se inicio, vemos que tipo de sustancia consume, vamos cual es la intensidad del consumo, cual es la historia, vemos si consumen solos, sí es algo más social, sí es para pertenecer a un grupo, pero lo que más se trabaja es el proyecto de vida de esa persona y ayudarlo a que pueda encontrase consigo mismo y con todo lo positivo que tiene para poder responder a las necesidades y a la situaciones que le presenta la vida de una forma más sana y más adecuada».

¿La marihuana es la puerta para otro tipo de adicciones?

«Sí porque la marihuana también es un depresor del sistema nervioso central, tenemos muchos relatos de personas que de la marihuana pasaron por el alcohol, psicofármacos, cocaína y llega un momento que consumen lo que venga ,porque uno no está con todas las luces, porque afecta el sistema nervioso central».

¿Cuál es la opinión sobre la política del estado provincial sobre el tema de la discriminación y despenalización del consumo de drogas?

«Nosotros somos Ministerio de Salud por lo tanto lo que nosotros hacemos y vamos a seguir haciendo es atender a toda persona que tenga un padecimiento- como lo dice la nueva ley de salud mental por el tema de consumo de drogas, nosotros vamos a atender ya sea alguien que este penalizado como a aquel que no esté penalizado, de hecho tenemos un grupo dentro del penal y nunca vamos apoyar nada que pueda dañar o favorecer el consumo, esa es nuestra postura después creemos que el tema legislativo se deberá dirimir en otras instancias.

Más allá de que quede claro que la adicción es una enfermedad y toda persona como lo dice la nueva ley- que es inclusiva- tiene todos los derechos para ser atendida dentro de su propia comunidad y debe ser atendida dentro de su propia comunidad y como última instancia siempre que sea para el mayor beneficio del paciente ser traslada a instituciones que no pertenezcan al lugar. O sea que es la propia comunidad es la que tiene que dar respuestas al problema de sus habitantes o sea que es tanto problema del CPA, como del hospital, como de nuestro municipio, todos tenemos que conformar esta red y desde cada uno de nuestros lugares dar la respuesta que nos corresponde sin quedarnos a un costado ante la intervención del otro. Es responsabilidad de toda la comunidad».

20141022_105403 [640x480]

¿En qué señal de alerta esta hoy Baradero en sus jóvenes con el tema del consumo, es para preocuparse o no?

«Siempre que haya consumo tenemos que preocuparnos sea la cantidad de chicos que sean, creo que los papás tenemos que estar muy alertas, tenemos que hacer un acompañamiento que no es fácil con los adolescente, porque justamente es la etapa donde el adolescente necesita despegarse de sus padres para establecer su propia identidad y confrontar con lo que los padres le vienen diciendo y le vienen estableciendo, por lo tanto no es fácil pero tenemos que establecer como padres estrategias para poder acompañar respetando y si es necesario imponiendo- establecer con firmeza nuestra autoridad y los limites porque ellos pasan por esta etapa con una gran omnipotencia como que todo lo pueden y nada les va a pasar y por ahí tienen esta idea de que todo lo van a poder, pero también convive con esto la necesidad del apoyo y el acompañamiento aunque eso no lo van a decir».

¿Cuáles son las señales que debemos estar atentos los padres?

«Los cambios de humor, el tema del distanciamiento, a veces cambian las amistades, cambian los hábitos uno que convive con los chicos se da cuenta de esas cosas, a veces hay cuestiones que tiene que ver con la propia adolescencia porque no nos olvidemos que es una etapa de gran turbulencia la adolescencia. Cuando un chico pide para hacer una previa en la casa y los padres dicen prefiero que este en casa y no en cualquier otro lado y a veces es muy difícil saber como padres poder acompañar a nuestros hijos adolescentes no es fácil, no tenemos el librito abajo del brazo y cada adolescente tiene sus características y cada familia la suya, pero yo creo que en principio podemos decir, es importante que como papá les digamos no al alcohol, que digamos en mi casa la previa no y sí pero se va a otro lado, está bien se va a otro lado, pero sabes que, se va sabiendo que esta trasgrediendo la pauta que yo como madre o como padre le estoy poniendo, es un granito de arena muy chiquito o no pero eso está. Ellos como adolecentes van a ir, van a venir, va a rodear, va a dar vueltas, lo importante es que nosotros como padres nos mantengamos firmes y en el mismo lugar, que van a saber que ahí siempre nos van a encontrar.”

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

3 COMENTARIOS

  1. HAY ALGO QUE NO ENTIENDO . POR UN LADO LOS PROFESIONALES DE LA SALUD DICEN QUE ES NOCIVO EL CONSUMO YA QUE ES DEPRESIVO Y ESO LLEVA EN MUCHOS CASOS HASTA EL SUICIDIO Y MUCHOS POLITICOS QUIEREN DESPENALIZAR EL CONSUMO .

  2. Tendrian que explicar que ser un depresor del sistema nervioso no significa que el que lo consuma se va a deprimir, porque sino la gente entiende mal como el comentario de aca arriba. La marihuana sera un depresor del sistema nervioso, pero para nada deprime al consumidor sino todo lo contrario, con esto no estoy diciendo que no hace mal pero comer mucha sal tambien hace mal y nadie busca prohibir la sal. El alcohol y el tabaco superan por mucho en muertes por año a la marihuana y aun asi son legales. Al legalizar la marihuana se estaria luchando contra el narcotrafico y se estaria evitando que el consumidor fume porquerias cuando podria estar plantando una planta en su propio patio. Lo que hacen estas profesionales esta muy bien, el dia que se empiece a ver al adicto como una persona enferma en vez de como un delincuente la sociedad va a progresar.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí