LALCEC: campaña de prevención de emfermedades de la piel

2
162

ABALCEC Baradero informa que dentro de la campaña de prevención de enfermedades de la piel los días 28 de noviembre y 5 de diciembre, brindará en su local de O’Roarke 2456, una carla la doctora Monica Rossier. Para mas información comunicarse al Tel: 480463

 

¿Qué es el cáncer de piel?
El cáncer de piel es la forma más común de cáncer en el ser humano.

La exposición reiterada a las radiaciones ultravioletas (provenientes del sol o de camas solares) es la causa más frecuente y la única prevenible.

Algunos de los signos de alerta más frecuentes son la aparición de manchas, lunares nuevos, o cambios de color, forma, textura o tamaño en los ya existentes; heridas que no cicatrizan; cualquier mancha que pique, arda, descame o sangre.  

TIPOS DE CÁNCER DE PIEL:
Carcinoma Basocelular

Es el cáncer más frecuente en el ser humano, especialmente en las personas con piel muy blanca.

Podemos distinguir en las últimas décadas un contínuo crecimiento de su incidencia, involucrando a grupos de personas cada vez más jóvenes.

La principal causa de su aparición es la exposición crónica a las radiaciones ultravioletas (RUV).

Es por eso que frecuentemente estos tumores se encuentran en la piel expuesta al sol, aunque pueden desarrollarse en zonas ocultas como genitales y cuero cabelludo del pelo.

En la actualidad se considera que 3 de cada 10 personas de raza blanca tienen la posibilidad de desarrollar un carcinoma basocelular.

Son tumores de crecimiento lento que excepcionalmente dan metástasis pero, sin tratamiento, pueden crecer y ser destructivos localmente y extenderse a otras áreas próximas pudiendo de esta forma invadir estructuras vitales como el ojo, nariz, conductos auditivos, etc.

Existen factores de riesgo para padecerlo:

  • Piel y ojos claros
  • Exposición crónica a las radiaciones ultravioletas (RUV) tanto naturales como artificiales (camas solares)
  • Antecedentes de quemaduras solares.
  • Localización geográfica con mayor intensidad de RUV
  • Disminución de la capa de ozono
  • Inmunodepresión
  • Genodermatosis (enfermedades hereditarias que predisponen al cáncer de piel)
  • Exposición al arsénico (ingesta de agua con niveles elevados de arsénico)
  • Exposición a radiaciones
  • Úlceras crónicas y cicatrices viejas

Los signos clínicos que deben llamar la atención a la posibilidad de padecer un carcinoma basocelular son:

  • Lastimaduras y/o úlceras que sangren y no cicatricen
  • Manchas rosadas o áreas irritadas que no desaparecen
  • Bultos rosados de borde elevado que crecen lentamente
  • Protuberancias o crecimientos de piel brillante
  • Cicatrices blancas donde no hubo lesión anterior

 

Tratamientos:
Son variados, entre ellos: cirugía convencional, cirugía micrográfica de Mohs, curetaje y electrodesecación, criocirugía, radioterapia, imiquimod, terapia fotodinámica, laser, fluoruracilo, interferon.

El médico dermatólogo le aconsejará sobre el método indicado en cada circunstancia y acorde a cada paciente.

 

Carcinoma Espinocelular
Es el segundo cáncer de piel en frecuencia de aparición.

Puede desarrollarse sobre la piel, mucosas o semi mucosas de labio, boca, lengua, genitales y zona anal.

Sin tratamiento, este tumor puede invadir en profundidad, dar metástasis y llevar a la muerte.

La exposición crónica a los RUV causa la mayoría de los carcinomas espinocelulares.

Esta es la razón por la cual aparecen en las zonas expuestas de la piel como ser cara, pabellones auriculares, cuello, cuero cabelludo principalmente en calvos, dorso de manos, hombros, brazos, pecho y espalda.

 

Factores de riesgo:

  • Piel y ojos claros
  • Exposición crónica a RUV naturales o artificiales (camas solares)
  • Antecedentes de quemaduras solares
  • Localización con mayor intensidad de RUV
  • Disminución de la capa de ozono
  • Inmunodepresión
  • Genodermatosis (enfermedades hereditarias que predisponen al cáncer de piel)
  • Exposición al arsénico (ingesta de agua con niveles elevados de arsénico)
  • Exposición a radiaciones
  • Úlceras crónicas y cicatrices viejas
  • Dermatosis inflamatorias crónicas
  • Presencia de dermatosis precancerosas como las queratosis actínicas, leucoplasia o quelitis actínicas.

 

Los signos clínicos que deben llamar la atención de la posibilidad de padecer un carcinoma Espinocelular son:

  • Cicatrices ásperas, costrosas y sangrantes, que no curan
  • Elevaciones circunscriptas que aumentan de tamaño rápidamente
  • Crecimientos de piel similares a verrugas con superficie rugosa
  • Heridas abiertas que no curan

 

Tratamiento:
El tratamiento de elección para todos los carcinomas espinocelulares es la cirugía convencional o la cirugía micrográfica de Mohs.

Cuando no sea posible la cirugía, por problemas de salud o tumores que no se pueden resecar, se podrá emplear la radioterapia. En algunos tumores de bajo riesgo, es factible emplear tratamientos como curetaje y electrodesecación, cirugía, imiquimod, terapia fotodinámica, laser, fluoruracilo e interferon.

El médico dermatólogo le aconsejará sobre el método indicado en cada circunstancia y acorde a cada paciente.

 

Melanoma:
El melanoma resulta de la transformación maligna de los melanoncitos, que son las células responsables de la pigmentación de la piel.

Puede comprometer piel y mucosas.

Con una incidencia en aumento, es el tumor cutáneo más agresivo de los mencionados.

Sin tratamiento da metástasis y lleva a la muerte.

Si bien se esta estudiando sobre factores genéticos y niveles de susceptibilidad, se sabe que existe una asociación entre la exposición solar y el melanoma.

La mayoría de los casos de melanoma (2/3) se asocian a exposición solar.

El patrón de exposición intermitente, fin de semana – vacaciones – actividades de recreación, es el más importante en la génesis de este tumor.

 

Cualquier persona puede desarrollar un melanoma, pero existen situaciones o condiciones que aumentan la predisposición:

  • Piel y ojos claros
  • Antecedentes de quemaduras solares frecuentes en la infancia y la adolescencia
  • Uso de camas solares
  • Presencia de múltiples lunares
  • Presencia de lunares atípicos (con bordes y color irregulares)
  • Historia familiar o personal de melanoma

Debemos sospechar la presencia de un melanoma cuando sobre la superficie de la piel vemos una mancha de color negro intenso o con distintos colores en la misma lesión (negro, distintos tonos de marrón, rojizos, rosados), nueva o que estaba y ha cambiado.

 

Es muy útil tener en cuenta las reglas del ABCD de las manchas o lunares
cuando realizamos el auto-examen:

  • Asimetría (una mitad distinta de la otra)
  • Bordes (irregulares o mal delimitados)
  • Color, un solo color negro intenso o varios colores en una sola lesión
  • Diámetro (más frecuente mayor de 6mm)

Cabe recalcar que un porcentaje de estos tumores tienen una coloración rojiza, es el grupo de los melanomas amelanóticos, en los cuales los melanocitos no sintetizan el habitual pigmento.

 

Tratamiento:
El primer paso del tratamiento es la extirpación quirúrgica de la lesión.

La decisión de realizar una exploración de los ganglios linfáticos cercanos al melanoma dependerá de la profundidad y el espesor de la lesión o de la presencia de ganglios palpables.

Cuanto más profundo es un melanoma, mayor es la posibilidad de diseminarse a los ganglios.

El melanoma es un tumor potencialmente curable si se lo detecta precozmente, pero es mortal dejado a su libre evolución.

No podemos modificar el tipo de piel con el que nacimos, pero si podemos prevenir los daños de las radiaciones UV, ya sean naturales (del sol) o artificiales como el de las camas solares.

 

Factores de riesgo:
Todos estamos en peligro. Hay personas que son más propensas a padecer cáncer de piel.

Las que tienen que estar mas alertas son aquellas:

•  Que tienen piel y ojos claros
•  Que siempre se enrojecen y nunca se broncean
•  Que tienen muchos lunares
•  Que se exponen o se expusieron al sol o camas solares en forma excesiva
•  Que sufrieron quemaduras solares importantes
•  Que tienen antecedentes personales o familiares de cáncer de piel

Fototipos: Tipos de piel y respuesta a la exposición solar

De acuerdo a la respuesta de la piel a la exposición solar,
se pueden diferenciar seis tipos de piel o FOTOTIPOS:

FOTOTIPOS. REACCIONES EN LA PIEL. TIPO DE PIEL

I. Siempre se enrojece, nunca se broncea. Personas de piel muy clara, pelo y ojos claros.

II. Siempre se enrojece, se broncea poco. Personas de piel clara, pelo y ojos claros.

III. A veces se enrojece, broncea moderado. Blanco Caucásico.

IV. Se enrojece poco, siempre se broncea bien. Personas morenas.

V. Rara vez se enrojece, se broncea intensamente. Personas de piel morena oscura.

VI. Nunca se enrojece, se broncea intensamente. Personas de piel negra.

Radiaciones solares sus efectos en la piel

El sol es fuente de vida, nos da calor, luz, permite la síntesis de vitamina D y brinda beneficios en el estado de ánimo. Las exposiciones descontroladas a las radiaciones solares causan efectos dañinos en la piel.

Las radiaciones electromagnéticas solares se caracterizan por su frecuencia y longitud de onda. Se clasifican en diferentes grupos en función de estas dos propiedades, al conjunto total se denomina espectro electromagnético, y en el se distinguen desde ondas de radio, microondas, infrarrojas, luz visible, luz ultravioleta (UV), rayos X, rayos gamma.

De todo el espectro solar, sólo la luz visible, los infrarrojos y una parte de la luz ultravioleta alcanzan la superficie terrestre.

La radiación ultravioleta constituye la principal responsable de las alteraciones de la piel. Su energía es inversamente proporcional a su longitud de onda, de forma que la más corta es la más energética.

Atendiendo a esta propiedad se clasifican en 3 bandas magnéticas: UVC (200- 900 Mm .). UVB (290-320 Mn) y UVA (320-400 Mn) .

Los UVC, los más nocivos, son absorbidos por la capa de ozono.

Los rayos UVB, aunque son filtrados en alta proporción por la capa de ozono, son los responsables del enrojecimiento y las quemaduras solares y los protagonistas en la generación del cáncer de piel.

Los rayos UVA llegan en mayor cantidad a la superficie terrestre, tienen menos energía que los UVB pero penetran en la piel en profundidad dañando el tejido elástico. Son los co-protagonistas del cáncer de piel y los que generan el bronceado.

El efecto de las radiaciones UV en la piel es acumulativo, progresivo e irreversible.

Los efectos biológicos de la radiación UV son muy diversos y dependen de la longitud de onda, penetración en la piel y tiempo de exposición, hora del día, distintas estaciones del año, la altura, polución ambiental, etc.

Pueden aparecer poco después de la exposición solar o años más tarde:
Entre los primeros se destacan el eritema y la quemadura solar, la fotodermatosis y la inmunosupresión; entre los segundos, la fotocarcinogénesis y el fotoenvejecimiento.

1. El eritema solar es una respuesta inflamatoria de la piel que aparece a las pocas horas de la exposición solar y alcanza su máxima intensidad a las 12-24 horas. En casos extremos puede llegar a convertirse en una quemadura solar de 1° 2° grado superficial, lo que se considera, sobretodo si ocurre en la infancia, como señal clínica de riesgo de cáncer cutáneo. Esta reacción ha servido para definir el concepto de dosis mínima de eritema (MED), utilizado como sistema de medida del efecto biológico de los rayos UV, como la dosis mínima de exposición a una determinada banda de luz que provoca eritema uniforme y de bordes bien definidos; se debe principalmente a los rayos UVB.

2. La inmunosupresión (debilitamiento del sistema inmunológico): se le atribuye un papel favorecedor en el proceso de formación del cáncer de piel, aumento de infecciones y alergias cutáneas

3. Las fotodermatosis son un conjunto de manifestaciones cutáneas desencadenadas por el incremento de la sensibilidad de la piel a los efectos que provoca la exposición solar. Estas erupciones tienen una génesis variable donde hallamos las de origen genético,y las más comunes provocadas por químicos presentes en medicamentos, perfumes, y / o en comidas etc.

4. El fotoenvejecimiento o envejecimiento cutáneo extrínseco, es diferente del cronológico; su intensidad dependerá en gran medida de fototipo de piel y de la dosis total de radiación acumulada a lo largo de la vida por una determinada persona.

5. La fotocarcinogénesis entendida como la inducción de lesiones precancerígenas y de cáncer de piel por efecto de la exposición al sol, es conocida a partir de datos epidemiológicos y de estudios de correlación geográfica.

Además las radiaciones UV pueden producir daños oculares como cataratas, pterigión (aparición de una membrana blanco-amarillenta-blanca) en la córnea, quemaduras en la córnea y daño en la retina.

 

PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE PIEL

Cualquiera sea la actividad que se realice al aire libre, es importante estar protegido del sol, sin confiar en las nubes, que permiten el paso de las radiaciones ultravioletas.

No hay que olvidar que la arena, el agua y la nieve reflejan los rayos y aumentan su acción.

Lo aconsejable es evitar el sol entre las 10 y las 16, en esas horas los rayos ultravioletas son más dañinos.

A la hora de elegir un protector solar, preferir los de amplio espectro (que protejan contra los rayos ultravioletas B y A) y de factor de protección solar (FPS) 30 como mínimo. Es necesario recordar colocarlo 30 minutos antes de cada exposición y renovarlo cada dos horas.

PROTECTORES SOLARES

Los fotoprotectores tópicos son sustancias químicas que se aplican sobre la piel y tienen la propiedad de disminuir la acción perjudicial de los rayos solares sobre ella.

Hay 2 tipos de fotoprotectores: químicos y físicos, en general combinados en el mismo producto.

– Físicos: actúan reflejando y dispersando la radiación. Los más utilizados son el dióxido de titanio y el óxido de zinc.

– Químicos: absorben la energía de la radiación UV transformándola en otro tipo de energía no perjudicial. Algunos absorben fundamentalmente radiaciones UVA mientras que otros absorben principalmente radiaciones UVB.

La combinación de ambos tipos de sustancias en un mismo fotoprotector aumenta el poder de protección, absorbiendo, reflejando y dispersando la radiación ultravioleta, y disminuyendo su absorción en la piel.

Se denomina dosis mínima de eritema (DME) a la menor dosis de radiación que produce el enrojecimiento de la piel. Esto se utiliza para calcular el factor de protección solar (FPS), que es el número que indica la capacidad de protección que tiene el fotoprotector ante los rayos UVB.

El FPS es la relación entre la DME de la piel tratada con un protector tópico y la DME de la piel no tratada.

            DME piel con protector
FPS= ————————-
            DME piel sin protector

El FPS se puede explicar en forma simple, diciendo que es el número que mide el tiempo de exposición a la radiación necesaria para producir un enrojecimiento mínimo de la piel, con o sin protector solar.

Por ejemplo si una persona tarda 10 minutos en enrojecer sin protector solar, con la utilización de un protector FPS 20 debería tardar 200 minutos.

Este método de medición es el aceptado por la FDA (Food and Drug Administration) de los EEUU.

En Europa el método utilizado es el COLIPA (Comité de Liaison des Associations Européennes de L’Industrie de la Perfumerie , des Produits Cosmétiques et de Toilette).

Australia, país pionero en la foto educación o educación sobre el sol y otras fuentes de radiación ultravioleta, tiene su propia metodología publicada en 1983 (Australian Standard 2604)

Los distintos tipos de clasificaciones pueden llevar a una confusión.

Los siguientes cuadros aclaran las diferencias entre ellas.

Clasificación FPS (COLIPA)

Categoría

FPS

Bajo

2 – 4 – 6

Medio

8 – 10 – 12

Alto

15 – 20 – 25

Muy alto

30 – 40 – 50

Ultra

+ 50

Categorías basadas en FPS (FDA)

Categoría

FPS

Bajo

2 – 4

Medio

4 – 8

Alto

8 – 12

Muy alto

12 – 20

Ultra

20 – 30

Clasificación de FPS (Australian Standard 2604) 

Categoría

FPS

Bajo

2 – 4

Medio

4 – 8

Alto

8 – 15

Muy alto

15 – 30

Ultra

30 ó +

En relación al índice de protección para UVA las determinaciones no son tan claras y hay muchas controversias. En general se habla de protección UVA baja, moderada, buena, superior y máxima.

Independientemente del método clasificatorio empleado, la pantalla solar debe proteger para UVB y UVA.

IMPORTANTE: Cuando encontramos el rótulo de “pantalla total”, “bloqueador total”, se refiere a un producto de alto poder de protección pero nunca de una barrera imposible de traspasar por las radiaciones.

Por ello, siempre deben ser acompañados por las otras medidas de cuidado (ver hábitos sanos frente al sol).

El bronceado sano o seguro no existe.

El bronceado es un mecanismo de defensa: el daño ya ocurrió.

Los protectores NO se usan solo en el verano. Deben ser utilizados siempre que se exponga a las radiaciones solares. Recuerde que las nubes dejan pasar el sol. La arena, el agua y la nieve reflejan los rayos y aumentan su acción deleterea.

Si bien las radiaciones son más importantes entre las 10 y las 16, no significa que fuera de ese horario podamos exponernos sin todas las medidas de protección. El riesgo es menor pero existe.

USO ADECUADO DE LOS PROTECTORES SOLARES

•  Aplique abundante cantidad de protector solar, de amplio espectro, (que proteja contra UVB-UVA), con FPS (factor de protección solar) 15 o mayor de 30; para pieles muy sensibles (muy claras, que siempre enrojecen y no broncean).

En exposiciones solares intensas o en altura, el FPS mínimo recomendado es 30.

Cubra toda la piel expuesta (es decir no cubierta por ropa o accesorios). Dicha aplicación debe ser previa de la exposición (alrededor de 30 minutos antes) y renovarla cada 2 horas o cada hora, según sin la actividad desarrollada intensa.

•  NO olvide aplicar sobre: dorso de manos, dorso de pies, cuello, orejas, y en el cuero cabelludo de los calvos que han perdido la protección natural.

•  Si le recomendaron protegerse por la presencia de lunares, no sirve cubrir solo el lunar: la protección debe ser en toda la piel.

– NO exponga al sol, sea en forma directa o indirecta, a los niños menores de un año. Ante exposiciones ocasionales, a partir de los seis meses de vida se pueden emplear protectores solares.

Recuerdxe que la protección de la pantalla solar no es suficiente.

Elija y busque la sombra: debajo de un árbol, techo, sombrilla o carpa.

Use ropa y accesorios adecuados para protegerse: gorro o sombrero de ala ancha, ropa de trama apretada (con mangas), anteojos de sol con filtros para radiación ultravioleta.

Si hay chicos en casa, no deben ser expuestos antes del primer año de vida.

Lo reiteramos, en caso de exposiciones ocasionales, a partir de los seis meses pueden usar protectores solares.

EL SOL Y LAS EMBARAZADAS

Deben reforzar la protección contra radiaciones ultravioletas, ya que los cambios hormonales propios de esta etapa provocan alteraciones en la coloración de la piel, que se agravan con la exposición al sol.

La piel de las embarazadas sufre algunos cambios que se relacionan con las variaciones hormonales propias de la gestación. Es importante considerar que estos cambios son fisiológicos, es decir que no deben ser considerados enfermedades.

La hiperpigmentación (oscurecimiento de la piel), generalizada o localizada, es uno de los cambios que se observan con mayor frecuencia, aproximadamente en el 90% de las embarazadas, sobre todo en las mujeres de piel mas oscura.

Hiperpigmentacion localizada:

Es muy frecuente en el abdomen la pigmentación de una línea recta entre el pubis y el ombligo, que fuera del embarazo es blanca. Ya desde los primeros mesee de la gestación se torna de un color marrón negruzco. Otras zonas que se pigmentan son los pezones, las axilas y el dorso del cuello.

También es muy frecuente la aparición del melasma, cloasma o máscara del embarazo.

Son manchas parduscas en forma despareja, localizadas en la frente, sienes y zona central de la cara. Esto también se observa en las mujeres que toman anticonceptivos orales.

Esta reacción que está relacionada con las modificaciones hormonales, empeora con la exposición solar. Mejora y tiende a desaparecer con el parto o cerca del mismo. En un 30% de las pacientes se extiende por más tiempo.

Debido a que durante la gestación no es aconsejable la utilización de cremas blanqueadoras y tratamientos despigmentantes, es muy importante extremar las medidas de fotoprotección tanto con relación a la exposición a la luz solar como a las distintas fuentes artificiales (lámparas o camas solares).

Teniendo en cuenta lo referido las mujeres embarazadas deben:

•  “Utilizar fotoprotectores de amplio espectro”.

•  “Usar ropa adecuada, sombreros de ala ancha, anteojos con protección RUV”.

•  “Reducir al mínimo la exposición a los RUV”.

•  “Ante cualquier duda consultar al especialista”.

CAMAS SOLARES

Aumentan sensiblemente el riesgo de padecer este tipo de cáncer y producen un envejecimiento prematuro.

Las lámparas actualmente en uso en los establecimientos que ofrecen los servicios de “camas solares” generan radiación ultravioleta en el rango de UVA y un pequeño porcentaje de UVB.

Los rayos UVB en su interacción con la piel, son los responsables de la producción del enrojecimiento y quemaduras solares y, los mayores protagonistas en la generación de cáncer de piel.

Los rayos UVA son de menor energía que los UVB, pero también dañan la piel por su mayor poder de penetración. Inducen el bronceado; por eso, son los utilizados en las camas solares.

Aunque originalmente los UVB se consideran más dañinos que los UVA, estos últimos penetran dañando el tejido elástico, aumentan las propiedades cancerígenas y producen las quemaduras de los UVB. De tal manera alterando el sistema inmune de la piel con un aumento sensible de infecciones o alergias de este órgano.

Con la exposición de la cama solar se recibe más intensidad de UVA que la recibida durante un baño de sol, ya que los rayos inciden en forma más directa sobre la piel y la persona está inmóvil.

Recibir 10 o más sesiones anuales de bronceado artificial, contribuye al envejecimiento prematuro de la piel y aumenta considerablemente el riesgo de padecer cáncer de piel.

Cuanto más temprana es la exposición de una persona a la radiación UV mayores son los riesgos de daño, debido a que los efectos de esta radiación «son acumulativos, progresivos e irreversibles».

Durante años se relacionó el concepto de bronceado con el de salud y belleza.

Sin embargo, el bronceado no es una manifestación de salud de la piel, sino una reacción de defensa ante la agresión de los rayos UV. Estos rayos estimulan la síntesis de melanina, pigmento que genera los melanocitos, como signo de defensa ante el daño que proviene de los rayos UV sobre las células de la piel.

La incidencia mundial de cáncer de piel se ha incrementado exponencialmente en las últimas décadas.

El creciente uso de camas solares, combinado con el deseo y la moda de estar bronceado, son considerados las razones principales del aumento de cáncer de piel.

El concepto de “bronceado seguro” no existe.

La radiación UV, emitida por las “camas solares” genera:

En forma aguda (a corto plazo): inflamación, quemaduras, reacciones de fotosensibilidad (erupciones por la luz que aparecen en personas con una mayor sensibilidad), y erupciones por fotosensibilidad vinculadas a la ingesta o aplicación tópica de sustancias (ciertos medicamentos, edulcorantes, perfumes y jabones).

En forma crónica (a largo plazo): envejecimiento prematuro de la piel, exacerbación de enfermedades que cursan con la fotosensibilidad como el lupus eritematosos sistémico y el cáncer de piel.

Además las radiaciones UV pueden producir daños oculares como cataratas, pterigion (aparición de la membrana blanco-amarillenta en la cornea), quemaduras en la córnea y daños en la retina.

LAS CAMAS SOLARES NO SON NI CAMAS NI SOLARES.
SON CAMILLAS DE RADIACIÓN ULTRAVIOLETA

Desaconsejamos el uso de las mal llamadas camas solares por ser una actividad que daña la salud.

Auto examen

El cáncer de piel no solo aparece en las partes del cuerpo que estuvieron expuestas al sol. Es importante realizarse un auto examen completo en forma periódica.

Las manchas sospechosas pueden aparecer en cualquier lugar.

La piel es un órgano del cuerpo humano más fácil de examinar. Cuidarlo es en parte nuestra responsabilidad para mantenernos saludables.

¿Por qué debemos realizar un examen periódico de nuestra piel?

•  El cáncer cutáneo, puede ser detectado por uno mismo al realizar periódicamente un examen cuidadoso.

•  Sabemos que su diagnóstico temprano y un tratamiento correcto logra la cura en la mayoría de los pacientes.

•  No hay como uno mismo para reconocer un cambio

•  No lleva mas de diez minutos

•  Su realización periódica debe convertirse en un hábito y no en una obsesión

¿Qué buscamos cuando hacemos el auto examen?

En primer lugar, cualquier cambio de coloración, textura, elevación o depresión en la piel.

Normalmente las personas poseen numerosos lunares. Ellos pueden haberse desarrollado en la niñez, adolescencia o en la edad adulta; algunos son de nacimiento. Conocerlos y seguir su evolución es importante. Cualquier cambio puede ser un signo de alarma.

Para realizar un correcto auto examen se necesita:

– Buena luz

– Espejos, uno de mano y uno de pared

– Silla

Paso 1
Examine su cara, especialmente la nariz, los labios y la boca y las orejas.

Paso 2
Examine con la ayuda de un peine o secador de pelo, todo el cuero cabelludo. Utilice el espejo para visualizar las zonas traseras de la nuca.

Paso 3
Examine sus manos cuidadosamente: las palmas y el dorso, entre los dedos, las uñas (quite el esmalte) en superficie y debajo de ellas. Siga con las muñecas y antebrazos de ambos lados.

Paso 4
En posición de pie, frente a un espejo grande, examine los codos y las axilas, complete el examen con la visualización de brazos y antebrazos.

Paso 5
Frente al espejo revise el cuello con detenimiento, el pecho y el abdomen. Las mujeres no deben olvidar de mirar debajo de las mamas. Los hombres con mucho vello deben separarlo y constatar que no haya lesiones ocultas.

Paso 6
Con la ayuda un espejo de pie y uno de mano, examine la parte posterior del cuello y espalda. Solicite la ayuda de un familiar si tiene dudas.

Paso 7
Siguiendo con la ayuda de los 2 espejos revise las nalgas, los muslos y la parte trasera de las piernas.

Paso 8
Sentado sobre una silla y, apoyando sus piernas sobre un banco, examine las plantas de los pies, entre los dedos y las piernas por completo. También puede examinarse la zona genital ayudándose con un espejo.

Consulte a su dermatólogo ante cualquier cambio o duda que surja del autoexamen.

No tenemos que olvidar la visita al menos una vez al año al dermatólogo.

El es quien más sabe de la piel, quien mejor puede controlarla y enseñarte a cuidarla.

El sol y los niños

En los niños el sistema natural de protección no está desarrollado: la presencia de melanina es escasa, la capa córnea es más fina y permeable que la de los adultos; por eso, el daño solar es máximo y acumulativo. Una adecuada protección desde la infancia disminuirá el riesgo de desarrollar cáncer en la edad adulta.

La infancia, es el periodo de la vida donde es muy frecuente la exposición solar prolongada, debido sobre todo a las rutinas de juego de los niños.

Algunos estudios indican que, a los 18 años, una persona ya ha recibido el 80% del total de las radiaciones solares de toda su vida. Las quemaduras solares, la fotosensibilidad, las fotodermatosis, la inmunodepresión, el fotoenvejecimiento y la fotocarcinogénesis son los principales efectos adversos cutáneos de la exposición a la radiación solar sin las mínimas medidas preventivas.

Los niños se consideran más susceptibles a los efectos nocivos de las radiaciones UV que los adultos.

Así, los episodios de quemaduras durante la infancia y la adolescencia han sido propuestos como un factor de riesgo independiente para el desarrollo de melanoma en la vida adulta.

Es fundamental la promoción de costumbres en la protección solar de los pequeños, enseñando los efectos beneficiosos y perjudiciales del sol y cómo utilizar los fotoprotectores.

Esto tiene una importancia capital en la prevención del cáncer de piel.

Aquellos comportamientos que se adquieren en forma temprana tienden a perdurar a lo largo de la vida.

La niñez es una etapa crucial en el desarrollo, en la que existe una gran receptividad y permeabilidad para el aprendizaje y la asimilación de prácticas saludables y hábitos positivos para la salud.

Fuente: www.cancerdepiel.org.ar

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

2 COMENTARIOS

  1. Seria interesante hacer una campaña para que las obras sociales cubran el valor de los protectores solares, que no son un articulos de belleza. Son productos que actuan evitando las lesiones que nos llevan a perder la vida, nada mas ni mada menos.

  2. Es urgente que se realice a traves de los medios de comunicacion en las Escuelas una canpana de prevencion hacia el sol para evitar en lo futuro que masivamente Haya personas con cancer de piel.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí