Las infecciones respiratorias en niños son una de las principales causas de mortalidad que pueden prevenirse.

0
92

mortalidad_infantil

Las infecciones respiratorias  agudas bajas (IRAB), son la principal causa de muerte en niños menores de 5 años en el mundo.

En la Argentina, representan el 60% de las consultas médicas en pacientes menores de 2 años, y entre ellas, el síndrome bronquial obstructivo es una de las principales causas de consulta ambulatoria .

En nuestro país, las enfermedades respiratorias son una causa importante de mortalidad infantil en los primeros años de vida. Durante el año 2003, luego de un brote de epidémico producido en la mayoría de las provincias, fallecieron 1400 niños menores de 5 años por ésta razón.(un 40% más que en año 2002). La mayoría de éstas enfermedades se presentan en menores de un año, particularmente entre el mes y los cuatro meses de vida.

Las infecciones bajas predominantes en menores de un año, fueron la bronquiolitis y la neumonía

Estrategias de prevención:

  • Alimentar al bebe a pecho.
  • Cumplir con el calendario de vacunación.
  • Llevarlo a control aunque se encuentre sano.
  • Mantener los ambientes hogareños bien ventilados y libres de humo(cigarrillo, salamandra, etc)
  • Evitar el contacto de los más pequeños con niños que padecen enfermedad respiratoria.

 Para los padres:

                                   SI SU HIJO:

  • Está muy agitado(respiración rápida)
  • Si tiene mucha tos.
  • Si no puede conciliar el sueño
  • Si se agita, se agota, se cansa o no puede alimentarse bien.
  • Si vomita.
  • Si presenta cambios en la coloración de la zona de alrededor de la boca(palidez, color azulado, grisáceo)
  • Si un menor de 3 meses presenta temperatura mayor a 38º

                            Acuda a la consulta médica.

 

Recuerde que en durante el invierno, se producen la mayoría de las muertes ya sea por enfermedades respiratorias, como aquéllos factores favorecidos por el frío que pueden prevenirse : mala ventilación ambiental, calefacción hogareña inadecuada con eliminación de monóxido de carbono, efecto del humo del cigarrillo sobre las vías aéreas respiratorias que perpetúan los cuadros bronquiales, colecho (está desaconsejado compartir el mismo lecho con los bebés sobre todo menores de 6 meses quienes presentan mayor riesgo de muerte súbita del lactante), en éste sentido, la posición para dormir “boca arriba”, sigue siendo la recomendada ya que ha logrado disminuir su incidencia.

Recuerde que:

los niños menores de 6 meses, aquéllos que han nacido prematuros o de bajo peso, que tienen alguna enfermedad cardiaca desde el nacimiento o enfermedades pulmonares crónicas, constituyen el grupo más vulnerable para padecer infecciones respiratorias más graves, por lo cual la consulta debe ser precoz ante la presencia de síntomas.

Recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría para disminuir la incidencia de sindrome de muerte súbita del lactanteaba

  1. Posición boca arriba: Los niños deben ser acostados a dormir siempre en posición supina  (boca arriba). La posición de costado no es segura y está desaconsejada.
  2. Utilice una superficie firme para acostar a dormir al bebé: No debe acostar al niño sobre superficies blandas como almohadas, acolchados o pieles de abrigo. La única superficie recomendada para acostar a dormir a un niño es un colchón duro cubierto por una sábana.
  3. En la cuna del niño no debe haber ropa de cama suelta ni objetos blandos, como por ejemplo almohadas, frazadas, edredones, pieles de abrigo, juguetes. En caso de utilizarse chichonera en la cuna del niño, esta debe ser delgada, firme, segura y nunca acolchada. Asimismo, es peligrosa la presencia de sábanas o frazadas sueltas. En caso de utilizarse una sábana, esta debe ajustarse firmemente a la cuna para que el rostro del niño nunca quede al descubierto. Cuando se coloca la sábana en la cuna, los pies del niño deben tocar el extremo de la misma y la sábana sólo debe colocarse hasta la altura de su pecho y ajustarse firmemente al colchón. También se recomienda utilizar una bolsa de dormir especialmente diseñada para el bebé, la cual mantiene su rostro al descubierto y no requiere la utilización de abrigos adicionales.  
  4. No fume durante el embarazo. La mayoría de los estudios epidemiológicos demostraron que el hábito de fumar de la madre durante el embarazo constituye un importante factor de riesgo del SMSL. Otros estudios demuestran que el tabaquismo pasivo del niño luego de nacer también constituye un factor de riesgo. No obstante, resulta difícil para los investigadores separar esta última variable del tabaquismo materno durante el embarazo. Es muy importante que el niño no esté expuesto al humo del cigarrillo luego de nacer, no sólo por el SMSL.
  5. Se recomienda acostar a dormir al bebé cerca de la madre pero en una cuna separada a la cama.  Hay evidencia de que el riesgo del SMSL es menor cuando el niño duerme en la misma habitación que sus padres. La cercanía de la cuna a la cama de la madre proporciona una proximidad entre la madre y el niño, especialmente para amamantarlo.

A pesar de que el índice de colecho (cuando el lactante duerme en la cama de sus padres) está en aumento en los Estados Unidos de América y otros países de Occidente por varias causas -entre ellas la proximidad para amamantar al niño- este Grupo de Trabajo afirma que es una práctica que implica mayor riesgo que acostar al bebé en una cuna separada de la cama de los adultos.  Por lo tanto, recomendamos que los niños no duerman en la misma cama que los adultos.  La madre puede llevar al niño a su cama para reconfortarlo o alimentarlo, pero luego debe acostarlo en su cuna cuando los adultos se dispongan a dormir. El niño no debe ser acostado en la cama de los adultos cuando estos se encuentran excesivamente cansados  o cuando consumieron alguna sustancia o medicación que pudiera disminuir su grado de alerta.

Este Grupo de  Trabajo recomienda colocar la cuna del niño próxima a la cama de los padres. Esta cercanía facilita el amamantamiento  y el contacto con el niño.  El bebé tampoco debe compartir la cama con otros niños.

Debe evitarse dormir en un sillón o sofá con el bebé, ya que constituye una práctica muy peligrosa.

  1. Considere la posibilidad de ofrecer un chupete al niño durante la siesta o el sueño nocturno.  A pesar de que aún se desconoce el mecanismo causal, existe una disminución en el riesgo del SMSL asociada a la utilización del chupete. Asimismo, no existe evidencia de que el chupete pueda causar un prejuicio en la lactancia materna o problemas dentales en el futuro. Por lo tanto, este Grupo de Trabajo aconseja la utilización de chupete durante el primer año de vida  teniendo en cuanta las siguientes consideraciones:

·         Debe ofrecer el chupete al niño cuando lo acuesta a dormir, y no introducirlo forzadamente en su boca cuando el niño ya está dormido. Si el niño rechaza el chupete, no debe obligarlo a utilizarlo.

·         No debe embeber el chupete en ninguna sustancia o solución dulce.

·         El chupete debe higienizarse con frecuencia y reemplazarse en forma regular.

·         Si la madre amamanta al niño, debe ofrecerle el chupete recién al mes de vida, cuando la lactancia esté bien establecida.

 

 

  1. Evite abrigar al bebé en exceso. La temperatura de la habitación debe ser agradable para un adulto y el niño no debe ser vestido con demasiado abrigo para dormir.  Debe evitarse que el niño sienta demasiado calor.

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí