Las recetas de los principales espacios políticos para la mayor preocupación de los argentinos: cómo se le gana a la inflación

0
36

«El problema de la inflación es de las cosas más simples que tengo que hacer en el caso de gobernar», dijo Mauricio Macri en 2015, hace casi cuatro años, en un almuerzo veraniego con Mirtha Legrand. Tiempos de la campaña que lo llevó a la presidencia. Luego, como él mandatario también expresó,  «Veníamos bien, pero pasaron cosas». Resumen rápido de esa «cosas»: la herencia fue mucho más pesada de lo esperado (o al menos que lo que se comunicó), el contexto global no ayudó para nada y hubo errores «no forzados», como el Gobierno admitió.

La inflación, uno de los problemas centrales de la economía local, fue el tema destacado de la semana pasada, con un dólar estable y el riesgo país que sigue en tendencia bajista en enero. El Indec anunció el martes que el aumento de los precios en 2018 había alcanzado 47,6%, el más alto desde 1991.

Las perspectivas ya marcan un enero con cifras que no irían significativamente a la baja y un 2019 en el índice se ubicaría entre 27 % y 33%, según quién mida. En el Presupuesto, Cambiemos estimó una inflación de 23% para todo el año. Además, los datos del año que terminó son los más altos de la región, sólo superados por Venezuela, y multiplican por 12 al de los países vecinos.

¿Se puede vivir con estos niveles de inflación? La pregunta suela retórica, pero no lo es. Además, ¿cómo se la baja y en qué tiempos? Sin dudas, ese el gran signo de interrogación de la economía y la política por estos días. Según un relevamiento nacional de enero de Synopsis, la inflación es el principal problema que afecta al país, con más de un tercio de las respuestas de los encuestados.

 Al haber resuelto, o estar en camino de resolver, los desequilibrios macroeconómicos heredados, se deja el campo limpio para iniciar un sendero de desinflación robusto durante el próximo período de gobierno (Galiani)

Infobae habló del tema con los principales referentes económicos de algunos de los espacios políticos que van a disputar el escenario electoral que ya comienza a delinearse para este año: el Gobierno, el peronismo alternativo, el kirchnerismo, la izquierda y Evolución, de Martín Lousteau.

Objetivo oficial: «Evitar episodios vividos en 2018»

Desde Banco Central, el organismo cuya meta es controlar las variables inflacionarias –aunque la política siempre mete la cola, claro– remarcan que trabajan con un objetivo: «evitar que episodios como los vividos en 2018 se repitan».

«Debido a que la política monetaria actúa con rezagos y a las correcciones de precios regulados y acuerdos salariales pendientes, es normal esperar que la inflación mensual se mantenga en estos niveles en los próximos meses«, avisaron después de dar a conocer el 2,6% de aumento en diciembre. «Si bien sigue siendo alta, descendió por tercer mes consecutivo desde el pico de septiembre», destacaron esta semana desde la autoridad monetaria.

Guido Sandleris, presidente del BCRA. (Matías Baglietto)

Guido Sandleris, presidente del BCRA. (Matías Baglietto)

Sebastián Galiani, quien hasta junio fue viceministro de Hacienda, es una de las voces oficialistas que se refiere al tema, aunque ahora desde afuera del Gobierno: vive con su familia en Maryland, EEUU, donde da clases.

«La inflación que se dio este año, similar a la que tuvimos en 2014 (44%) es muy alta e inestable. En ambos casos la aceleración inflacionaria estuvo motorizada por la devaluación de la moneda, y por tanto, no es la inflación que tenemos en régimen, la cual desde hace una década se mueve en un rango alrededor de 25%», explicó vía WhatsApp.

Sebastián Galiani, ex viceministro de Hacienda de Cambiemos

Sebastián Galiani, ex viceministro de Hacienda de Cambiemos

¿Qué hay que hacer? El ex funcionario cree que si el Gobierno continúa con su programa fiscal y monetario podrá bajarla hasta un dígito y reconoce que el principal error de Cambiemos en materia de política antinflacionaria fue haber transmitido la idea de que era fácil redicirla.

«Este proceso, debido a que las expectativas inflacionarias tienen inercia, no se da de un año para otro, pero si no volvemos a tener grandes shocks, es esperable que la inflación baje todos los años. Si bien el régimen de inflación de estos primeros cuatro años no será distinto al que se dio desde 2012, al haber resuelto, o estar en camino de resolver, los desequilibrios macroeconómicos heredados, se deja el campo limpio para iniciar un sendero de desinflación robusto durante el próximo periodo de gobierno«, afirmó Galiani.

El espacio K, con más diagnósticos que propuestas

Cristina Kirchner aún no confirmó su candidatura y mientras polariza con el presidente Macri, su espacio parece más concentrado en los diagnósticos de la situación y en criticar al oficialismo por sus errores, que en proponer soluciones. El 2015, último del gobierno K cerró con 26,5% de aumento de precios y un Indec intervenido.

Antes de Navidad, según publicó Clarín, un grupo de economistas de Unidad Ciudadana le entregó a la ex presidente un documento titulado «Pronósticos 2019: una tendencia que no se revierte. Línea Coyuntura y Proyecciones».

Allí, en el rubro inflación se habla de un «piso alto» para este año. «No sólo estará empujada por la inercia de 2018 y el desempeño del tipo de cambio, sino que el presupuesto nacional prevé continuar con la quita de subsidios económicos, lo que equivale a nuevos incrementos en las tarifas de servicios públicos», detalló el paper, que calcula para este año una inflación que rondará el 35 por ciento.

Axel Kicillof, del FPV (Patricio Murphy)

Axel Kicillof, del FPV (Patricio Murphy)

De campaña por la Costa Atlántica, el ex ministro de Economía del kirchnerismo Axel Kicillof –quien suena como candidato a gobernador bonaerense– repite casi como una mantra «estaban equivocados en el diagnóstico y se equivocaron en el remedio».

«Optaron por la alternativa simplista, ideología, dogmática y absolutamente equivocada de que la inflación es un fenómeno monetario, de la cantidad de dinero; y de la demanda, particularmente salarial. Pensaron que bajando el salario y reduciendo el ritmo de emisión, subiendo mucho la tasa de interés y bajando la liquidez, iba a detenerse. El fracaso está a vista», le dijo Kicillof a este medio e insistió con la idea de que el Gobierno tampoco hizo esfuerzos para trabajar en la concentración de la cadena de distribución.

 El Estado debe buscar desdolarizar la economía, como el precio de la energía, que afecta a toda la economía; pero de una manera equilibrada, generando los incentivos necesarios a las empresas y sin volver al esquema de un Estado que subsidia todo (Lavagna)

«Una de las cosas que hicieron en 2017 y que ahora van a hacer por el año electoral es atrasar el tipo de cambio. Lo van a intentar sostener alrededor de $40, pero de la forma que lo hacen tiene efectos colaterales grandes: salarios bajos y tasa alta. O sea, sin demanda y sin crédito. Si hay buenas noticias desde el lado de la inflación será a costa de más recesión«, aseguró el diputado.

Kicillof destaca que el sector privado también espera un fracaso de esta política porque ya calcula una inflación de 30% para el año. Mucho peor que 2015″, destacó. Además, señaló los ganadores de este contexto: el sector financiero, el energético y los grandes exportadores.

El peronismo alternativo

Alternativa Federal es el espacio en el que, por el momento, confluye el peronismo no kirchnerista. Allí están Sergio MassaJuan Manuel UrtubeyJuan Schiaretti, Miguel Pichetto y varios gobernadores, legisladores e intendentes. Algunos de ellos son presidenciales y ya hicieron pública su intención de presentarse. Pero falta mucho para votar.

 Optaron por la alternativa simplista, ideología, dogmática y absolutamente equivocada de que la inflación es un fenómeno monetario, de la cantidad de dinero, y de la demanda, particularmente salarial (Kicillof)

«Las medidas aisladas no funcionan. No hay magia. Se deben tomar medidas políticas, macro y microeconómicas. Un acuerdo social es necesario para comenzar a coordinar expectativas entre precios y salarios. El equilibrio fiscal es necesario, pero no suficiente, como lo estamos viendo», aseguró Marco Lavagna, uno de los referentes económicos de Massa e hijo de Roberto Lavagna, otro ex ministro que suena también como presidenciable y al que se lo vio esta semana junto al senador Pichetto en Pinamar. Massa también pidió un acuerdo de precios y salarios por estos días veraniegos.

Reunión de Alternativa Federal, en diciembre pasado

Reunión de Alternativa Federal, en diciembre pasado

A la hora de señalar errores en materia inflacionaria, Lavagna estimó que liberar las tarifas de servicios públicos y bajar la inflación fueron dos medidas incompatibles. «El Gobierno confió estrictamente en la emisión de Lebac y en la tasa de interés positiva como único instrumento antiinflacionario. Y abrió nuestro pequeño mercado financiero al negocio del carry trade, dejándonos expuestos a la volatilidad internacional. Le sirvió para planchar el dólar en 2017 y ganar las elecciones, pero luego, ante un cambio en los flujos de capitales internacionales, los dólares se fueron», le dijo a Infobae el diputado del Frente Renovador, para quien la inflación de este año debería bajar al rango de 28-32%, «de no mediar shocks externos».

– Concretamente, ¿qué medidas cree que se pueden tomar para bajar la inflación?

– El Estado debe buscar desdolarizar la economía, como el precio de la energía; pero de una manera equilibrada, generando los incentivos necesarios a las empresas y sin volver al esquema de un Estado que subsidia todo. En cuestiones micro, hay que trabajar en serio con las cadenas de valor, algo que siempre se dice y no se hace, o por lo menos no se hace bien. Y finalmente, proteger nuestra moneda de los movimientos financieros plenamente especulativos, que un día hacen que el dólar se aprecie y al poco tiempo una brusca devaluación.

Marco Lavagna (Christian Heit)

Marco Lavagna (Christian Heit)

Otro referente económico del peronismo es Emiliano Estrada ministro de Juan Manuel Urtubey en Salta. «No hay posibilidad de pensar una Argentina a cinco años con estos niveles de inflación. El diagnóstico es errado y por eso todo lo que se aplica es ineficiente. No hay parámetros de orden y el desorden es uno de los enemigos más fuertes de la inflación. Hay que actuar porque todos los días la gente toma decisiones de consumo, inversión o ahorro», aseguró el salteño.

Estrada cree que hay que seguir con el camino del equilibrio fiscal y la independencia del Banco Central, pero dentro de un plan de largo plazo.

Emiliano Estrada, ministro de Economía de Salta

Emiliano Estrada, ministro de Economía de Salta

«No se puede bajar de 47% a 15% en un año. Eso sale mal sí o sí. Lleva cuatro años con un trabajo de inversión en infraestructura y desarrollando el mercado de capitales. Hoy, los argentinos no pueden canalizar ahorros: compran dólares con justa razón porque hace 40 años no tienen tasas reales positivas. No hay que hacer una cadena nacional y pedirle a los argentinos que ahorren en pesos, hay que generar instrumentos financieros que den ganancias en pesos. Ahora gravaron a la pobre jubilada que cobró la Reparación Histórica y lo puso en un plazo fijo. Es una locura«, aseguró.

Lousteau y la izquierda

Mientras puja por participar de internas dentro de Cambiemos, con una hipótesis de máxima que lo enfrentaría al propio Macri por una candidatura presidencial, o volver a competir por la jefatura de gobierno porteño, Martín Lousteau está de vacaciones en Brasil y prefiere no dar declaraciones a la prensa mientras descansa.

El qué si habló es uno de los referentes económicos de Evolución, su espacio político. Se trata de Gastón Rossi para quien, entre otras cosas, la inflación complica la profundización del mercado crediticio, acorta el horizonte de las empresas e impacta como nunca en los estratos más bajos. El economista aseguró que en 2016 la gestión económica subestimó la herencia recibida y sobreestimó la capacidad propia de hacer que la economía volviera a crecer y que inflación se desacelerara rápidamente.

Gastón Rossi, economista de Evolución y director del Banco Ciudad

Gastón Rossi, economista de Evolución y director del Banco Ciudad

«El de la inflación es un fenómeno multicausal. Lo que seguro no hay que hacer para bajarla es volver a atrasar el tipo de cambio. Algo que reiteramos mucho a lo largo de la historia: usarlo como herramienta antiinflacionaria. Tampoco puede haber una descoordinación entre las políticas monetarias y fiscales, algo que pasó en los primeros años de este gobierno«, expresó este economista que además es uno de los directores del Banco Ciudad.

 No hay posibilidad de pensar una Argentina a cinco años con estos niveles de inflación. El diagnóstico es errado y por eso todo lo que se aplica es ineficiente. No hay parámetros de orden y el desorden es uno de los enemigos más fuertes de la inflación (Estrada)

Rossi está convencido de que el Central aspiró a un sendero desinflacionario que fue agresivo y acotado en el tiempo. Pone el ejemplo de Colombia y Chile que en los ’90, con niveles comparables de inflación al local, convergieron a un dígito, pero no en menos de 8 años. «Acá se hizo a menos de la mitad de tiempo y eso genera costos porque no se puede subestimar el componente inercial de la inflación. La desinflación tiene que ser constante a lo largo del tiempo: el peor escenario es ir rápido. Hay que ir paso a paso», dijo.

Finalmente, Infobae le preguntó a Marcelo Ramal, economista e integrante del Partido Obrero y del FIT, si se puede vivir con esta inflación. «Sí, con Leliq si sos un fondo especulativo que logra renovar sus rendimientos 58% anual. Naturalmente no se puede vivir de un salario o una jubilación que subieron entre 20 y 25 puntos por debajo de la evolución inflacionaria», resumió. Ramal cree que parte del problema es que la inflación argentina es una inflación de beneficios que no es caracterizada socialmente.

«Para frenarla es necesario romper con este circuito de endeudamiento crónico y creciente que sirve al capital internacional. Se necesitan medidas muy estrictas de defensa del ahorro nacional, que deben pasar por establecer una banca única y la nacionalización del comercio exterior, para que ahorro nacional argentino –20% de PBI– deje de financiar la sangría y se pueda aplicar a un proceso de reconstrucción económica que debe estar dirigido por los que viven de su trabajo», detalló.

 Para frenarla es necesario romper con este circuito de endeudamiento crónico y creciente que sirve al capital internacional. Se necesitan medidas muy estrictas de defensa del ahorro nacional, que deben pasar por establecer una banca única y la nacionalización del comercio exterior (Ramal)

Errores no forzados propios y turbulencias externas, entre otros factores, dejaron un 2018 con una devaluación de más de 100% y la inflación más alta de los últimos 27 años. Se acercan las presidenciales y la hora de definir candidaturas. Las urnas hablarán, pero primero habrá debate, discusión e indicadores económicos que se mirarán con lupa desde todos los sectores.

La economía será protagonista de gran parte de la discusión y, en muchos casos, definirá intenciones de voto. En ese contexto, las recetas que intenten resolver las cuestiones inflacionarias, un viejo fantasma para los argentinos, serán clave.

infobae.com

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí