Leptospirosis: otra zoonosis para tener en cuenta

0
104

rataaa

Es una enfermedad reemergente en los países del Cono Sur. Aunque está ampliamente distribuida en el mundo, su prevalencia es mayor en las regiones tropicales. Es más frecuente en la población rural que en la urbana y predomina en el hombre, con un pico de incidencia en la 4ª década de la vida. Las condiciones ambientales prevalentes en la mayoría de países tropicales y subtropicales de América (lluvias abundantes, desborde de aguas residuales durante las inundaciones, suelos no ácidos, altas temperaturas) favorecen la transmisión.

Afecta a numerosas especies animales, salvajes y domésticas, que son el reservorio y la fuente de infección para el hombre. Los más afectados son los roedores salvajes, perros, vacas, cerdos, caballos y ovejas. En ellos la infección es desde inaparente a severa y causa pérdidas económicas importantes.

Los animales infectados eliminan el germen con la orina, contaminando terrenos y aguas. Las leptospiras pueden permanecer durante largos períodos en sus túbulos renales, siendo excretados con la orina sin estar el animal enfermo. Incluso perros inmunizados pueden excretar leptospiras infecciosas en la orina durante largo tiempo.

La mayor fuente de infección para el hombre la constituye la exposición directa a orina de esos animales o el contacto con agua y/o suelo contaminados con tales orinas, ya sea a través de actividades ocupacionales o recreativas.

Por lo general el hombre es un huésped terminal. La transmisión de persona a persona es sumamente rara.

La población con riesgo de enfermar comprende la que habita zonas endémicas de los países tropicales subdesarrollados; mientras que en los países desarrollados suele ser una enfermedad profesional de los que trabajan con animales o sus productos, o en medios contaminados especialmente por roedores (veterinarios, ganaderos, tamberos, carniceros, trabajadores de frigoríficos, agricultores, trabajadores de la red de saneamiento, limpiadores de alcantarillas, urgadores). El hombre también pueden infectarse en actividades recreativas al entrar en contacto con agua dulce estancada contaminada (baño, pesca, deportes acuáticos) y por contacto con su mascota.

Aerosoles inhalados pueden vehicular microorganismos directamente a los pulmones. También es posible la transmisión transplacentaria.

 

 

La LEPTOSPIROSIS, es una enfermedad infecciosa que puede contraer el hombre, a través del contacto directo o indirecto con roedores, quienes constituyen el reservorio habitual de la leptospira, bacteria que produce la enfermedad.

Tiene dos formas clínicas bien definidas:

  • La forma anictérica (sin ictericia, sin ponerse “amarillo”), por suerte la más frecuente y leve(90% de los casos)
  • La forma ictérica, grave, donde se produce un pasaje de la bacteria a la sangre y compromiso de  múltiples órganos(hígado, riñón, cerebro) y hemorragias importantes (10% de los casos).
  • Se caracteriza por presentar fiebre de comienzo repentino, cefalalgia, mialgias intensas, inyección de  las conjuntivas(ojo rojo). Puede estar acompañado de: ictericia, insuficiencia renal, meningitis, neumonía con sin dificultad para respirar , hemorragias, uveítis y miocarditis en las formas graves.

 

Como mencionamos anteriormente, los roedores son una de las principales fuentes de infección. En el ser humano se genera a partir de la exposición accidental con animales infectados ,  aguas estancadas, o terrenos húmedos contaminados con la orina del roedor.

La mayor incidencia  es a principios del otoño y durante el verano; existen situaciones de mayor riesgo: cazadores en zonas húmedas y pantanosas, pescadores, trabajadores rurales, veterinarios y trabajadores de mataderos, donde los ratones habitan con frecuencia. Y también existen zonas de riesgo: pantanos, áreas inundadas, etc.

¿Cómo se transmite?

 Por contacto de la piel y mucosas,  especialmente si está excoriada, tierra húmeda o vegetación/agua  contaminada con orina de ratas infectadas y otras veces más por inhalación de gotitas en aerosol de líquidos contaminados.

La prevención es muy dificultosa porque la población de roedores en inmensa y muy difícil de controlar

 

 PREVENCION

La lucha contra el reservorio, como la desratización en el campo, la separación, tratamiento y sacrificio de animales enfermos, la destrucción de leptospiras en terrenos encharcados,  ha dado resultados relativos. El drenaje de terrenos, las medidas de protección de los trabajadores (uso de botas y guantes) el no bañarse en agua de río o estancada, estar calzado, el control sanitario de los animales importados, la realización de construcciones a prueba de roedores, resultó más positivo.

 

Las medidas de prevención a tener en cuenta son:

  • mejorar las condiciones socioeconómicas y el autocuidado y la autoprotección utilizando métodos de barrera, que protejan piel y mucosas,    cuando se realizan actividades con riesgo de contaminación.

 

  • Se recomienda vacunar a los animales domésticos, en especial perros. Aunque la infección renal puede ocurrir en animales vacunados y se han descrito casos de hombres que adquirieron la enfermedad a partir de perros vacunados, ello es infrecuente.
  • La vacuna no protege totalmente porque  hay muchas tipos de leptospiras y la vacuna no inmuniza contra todos

 

  • Eliminar la basura y acondicionar escombros, leña de manera , para  evitar que sean refugios de roedores.

 

  • Aconsejar el  uso de  guantes y botas de goma para desratizar, no dejar que se acumulen aguas de lluvia, no bañarse en aguas contaminadas, no caminar descalzos en zonas de ríos, aguas estancadas

 

  •  Sacar los residuos domiciliarios en horarios preestablecidos

 

  •  vacunar contra la leptospirosis a los animales domésticos y, en las poblaciones rurales, consultar al veterinario en casos de aborto del ganado.

 

 

Cómo combatir los roedores en el hogar?

  • Guardar los alimentos en envases bien cerrados.
  • Lavar los utensillos de cocina luego de utilizarlos.
  • Mantener limpios los muebles donde se guardan los alimentos.
  • Beber sólo agua potable o debidamente potabilizada.
  • Guardar la basura en recipientes con tapa.
  • Mantener la letrina limpia.
  • Mantener limpios los alrededores de la casa.

 

 

Según informó la dirección de Epidemiología de la cartera sanitaria en 2008 se notificaron 70 casos de leptospirosis, de los cuales 23 fueron confirmados, mientras que en 2007 hubo 64 casos, todos confirmados.
En lo que va de 2009 notificaron en la provincia 19 casos, de los cuales 3 fueron positivos sin registrarse fallecidos.
Esto implica un aumento respecto de las 12 notificaciones registradas en igual período del año 2007 pero expresa también una reducción del 66% respecto de los 6 casos positivos detectados en igual fecha del año pasado.

Hace pocos días se detectaron 2 casos en Paraná.

 

Alejandra Erb – Pediatra

Fuente  Organización Panamericana de la Salud, Ministerio de Salud de la Nación.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí