Leyendas del viejo Baradero

7
1021

iglesia 

Tomasa Miño y su extraño poder

Blanca Raggio de Asprella

Libro: leyendas del viejo Baradero

Los Miño tenían su rancho, allá en la lomada ¡Gente buenaza! Con el patio llenos de chiquitines…

La Bernabela, la Micaela, la Tomasa, y los muchachos, que de muy chiquitos aprendieron el duro oficio de los pobres: cuidar caballos, ordeñar las lecheras, vigilar los patos, darle de comer a las gallinas, cortar tientos, vigilar los cerdos, matar las comadrejas comilonas de huevos y pollitos, cazar alguna liebre, perdices, anguilas , nutrias o pescar bagres en el arrollo ¡Todo venía bien para surtir la poblada mesa familiar!

En cuanto, para los trabajos no había distinción de sexos… todos tenían que aprender, todo aquello que los padres podían enseñarle y de ahí, la extraña habilidad de Tomasa para andar a caballo, carnear lechones, palenquear potros… esto no era óbice para que la niña, dotada de tan lindos cabellos y ojos negros, amasara riquísimas empanadas e hiciera sabrosos guisos de cuajo.

El tiempo fue pasando y el rancho de los Miño se fue despoblando…

La Bernabela se caso y se fue enancada con su flamante marido para el bajo del Baradero, donde ya se habían levantado el rancho… después la Nicanora, mas tarde la Micaela, los muchachos también se fueron yendo, la Tomasa se fue quedando sola con los viejos… Ahora si que tenia que hacerlo todo: amasar, ordeñar la lechera, curar los animales, ayudar a los vecinos, que venían cada vez mas seguido a requerir sus servicios.. y así.. se fue despreocupando de ella y dejo pasar el amor y un día, al hacerse las trenzas descubrió que tenían varias hebras de plata en el pelo y que los viejos, sus padres, se habían ido para siempre, para la tierra de donde no se vuelve…

Entonces comenzó a perfeccionar aquellos dotes, tan extraños para todos y tan simples para ella, que demostraba poseer desde niña: no había potro que no se amansara con ella. Solamente se le acercaba lentamente mostrándole las manos, lo miraba muy fijo con sus grandes y hermosos ojos negros y luego comenzaba a acariciarlo despacito, comenzando por el hocico, las orejas, el cogote, la grupa, manos, patas, y terminaba, como peinándole la cola con sus dedos y de ahí en mas, la Tomasa mandaba: “Cirilo, tré el bocao y subítelo para darle una galopiada, ansí suda un poco”… y así ocurría.

Ya la fama de la Tomasa se había extendido. ¡Si hasta se aseguraba que mandaba a su lazo que viniera y que este, cual una larga yarará, le obedecía y se acercaba a sus pies. Pero con el tiempo, comenzó a gustarle tomar unos tragos, especialmente en la pulpería del gringo. ¡Sí, esa que estaba a una cuadra de la Iglesia, justito en la esquina de la calle que iba para el bajo, sí, esa que estaba frente a la Plaza de la Constitución (1) allí se llegaba al galope, de algún potro que le andaba ablandando la boca, donde era muy bien recibida por el dueño, quien le expresaba: “Abajate Tomasa”, de ahí en mas algunas copas pasaban al mostrador al garguero de esta singular domadora. Y cuenta la  tradición, que muchas veces llegaba cuando ya la pulpería estaba cerrada- ya que en cumplimiento de las Ordenanzas antiguas no podían estar abiertas hasta tan tarde, entonces la Tomasa golpeaba la puerta y el pulpero le abría presuroso para que tomase un trago.

De las estancias, la llamaban frecuentemente, cuando algún potro, presentaba problemas. También para pedirle yuyos para distintas dolencias se llegaban a su rancho paterno, donde estaba sola, con sus perros caballos y otros animales, que sabia manejar a la perfección y con su lazo… del que se cuentan tantas hazañas.

 

 

Foto: Plaza Mitre e Iglesia en 1881. Foto tomada desde la esquina de la pulpería a la que iba Tomasa. Puede verse los palenques

 

 

 

Autora: Blanca Raggio de Asprella

Libro «Leyendas del viejo Baradero»

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

7 COMENTARIOS

  1. aah!! mirá el viejo Baradero!! yo quería saber como era Baradero!! aah la iglesia estaba cuando se fundó Baradero?? no sé nada como era nuestra ciudad jajaj

  2. Es realmente hermosa la leyenda y buena idea de recordar nuestra identidad a través de las leyendas de ntro pueblo.Gracias

  3. esta buenisimo hoy justo fui a buscar esa foto y varias mas me ayudaron un montonazo ahora se que ahi estaba la pulperia y que iba tomasa LOS FELICITOS asi crece baradero mostrando un poco de nuestra historia

  4. Hermoso!!!! Me parece una linda idea que tengamos un sección «Del antigüo Baradero», hay tantas historias y muchas fotos por recordar. Ese libro de la Sra Blanca es hermoso y pude leerlo, lástima que no está en la Biblioteca Popular FLB, sé que hay varios ejemplares en la esc. Marcos Sastre solamente. Pero de ahora en más todos podremos enterarnos de las bellas historias de nuestro Baradero. Desde acá mis saludos a la Sra.Blanca y siempre me gustó escuchar sus relatos,sobre todo la naturalidad con que los cuenta.Sería lindo que alguna vez pudieramos escucharla el la DIferente haciendo alguno de ellos.Gracias.

  5. Esta buena la nota podrian darle un poco mas de elaboración tambien que no sea solo tipear lo que dice un libro. Gracias y felicitaciones

  6. muy bueno….. me gustaria saber de la tan mentada leyenda del pozo del turco ya q es una de las q habla mucho la gente mayor

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí