Llueve y punto.

2
44

lluvia-060818a

Cuando terminamos con algo/alguien se suele decir “Historia terminada”; “Punto final para esto”; “Borrón y cuenta nueva”; “Lo pasado pisado”; “Damos una vuelta de página”; y cosas por el estilo. Pero son estas expresiones realmente reflejo de lo que nos pasa a nosotros con cada una de esas cosas o “alguienes” con los que “terminamos”. Realmente estas expresiones ¿reflejan el olvido parcial o absoluto? ¿O son simplemente una expresión de deseo?
Llueve y esta mañana de miércoles me encuentra en la calle rumbo al banco. Camino tarareando una canción y al llegar a la esquina me doy cuenta de que me olvidé el paraguas. No llueve mucho, pero esta esa llovizna que moja de manera desapercibida. Me pregunto por qué no traje el paraguas si lo tengo, me contesta alguien desde mi interior (o sea uno de mis yo) “¿Por qué no usas la cabeza si la tenés?”. Me río. Cruzo la calle y emprendo una tarea nada fácil, atravesar toda la cuadra sin pisar una baldosa floja y mojarme con el agua allí abajo acumulada. Llueve. A veces pienso que tengo un detector en mis pies para encontrar donde están y pisarlas con ganas enchastrándome todo, por supuesto. Pero me distraigo con alguien que pasa a mi lado, una joven, de unos 18 años, muy linda. Vestida con un jean y una camperita color verde, sus pies son chiquitos, debe calzar treinta y seis, treinta y cinco, no más, ella no lleva paraguas y trae consigo una cartera negra. Llueve. Yo, me olvido de las baldosas, “para ser más precisos hay alguien que te hace olvidar”- me dice mi yo mientras escribo esto- y es cierto. La joven pasó a mi lado, en dirección contraria a la mía y por unos pocos segundos pude verle la cara. Algo en ella me trajo a la mente la imagen de otra persona, importante, en mi pasado, ¿mi pasado? Llueve. Aproveché que mi “yo” estaba con ganas de hablar y que todavía me quedaban una cuantas cuadras, y me pregunte-le pregunté- por aquella muchacha, la de mi pasado. Aquella con la cual creía haber cerrado todo (llámese, historia, capítulo, pasaje, estrofa, verso) Y me pregunté por ella, me pregunté por mí. Me pregunté si realmente estaba todo cerrado, si ella era parte de ese pasado que atrás quedó, por eso es pasado. Concluimos, yo y mi “yo”, que no. Por algo reaparecía ella, su imagen, lo nuestro, ese final. Aún hacía falta una última charla. Llueve. Que ella posiblemente esperaba y a la que yo, posiblemente, escapaba. Pero por qué, si todo había sido tan bueno entre los dos, excepto el final, por qué no podíamos tener esa charla y de una vez por todas darle un cierre a esto, para así cada uno emprender la tarea del olvido de aquello que hacía que no estemos juntos. Por qué ninguno de los dos buscaba al otro para hablar, por qué tanta ingratitud. Por qué. Llueve y punto.

Nota: este relato pertenece a la ficción cualquier similitud con la realidad de quien lo lea o del autor es mera coincidencia.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

2 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí