Los malos hábitos del «bronceado» e impacto en la salud

0
128

camasolar

Aumentan los casos de melanoma en Buenos Aires .En la Provincia, donde existe un registro oficial, crecieron el 6% entre 1996 y 2008. Entre las causas, los médicos apuntan a las camas solares, tomar sol en horas pico y no usar bien el protector solar.

Las temibles consecuencias de la moda del bronceado ya se están registrando en la Argentina: aumentaron los nuevos casos de melanoma –el cáncer de piel más agresivo– en la provincia de Buenos Aires, donde existe el único registro de incidencia del país. Las más afectadas son las personas que pasan casi todo el año encerradas en las oficinas y en sus casas, salen por 15 días de vacaciones, y –de repente– se «toman» todo el sol.

«Son generalmente personas que se van de vacaciones y quieren aprovechar con todo esos pocos días de descanso. Entonces, se exponen al sol en las horas pico y usan mal los protectores solares. Por ejemplo: se los aplican una sola vez por la mañana y nada más», contó a Clarín la oncóloga Silvia Bonicatto, responsable del Registro bonaerense del Cáncer. Ese registro contabilizó un aumento del 6% en los casos anuales de melanoma entre 1996 y 2008. «Hay una tendencia clara de ascenso de los casos reales. No es que hubo más consultas», agregó la especialista.

En el resto del país, también habría más casos anuales de melanoma, pero no hay una notificación obligatoria, comentó Ana De Pablo, coordinadora de la campaña nacional contra el cáncer de piel de la Sociedad Argentina de Dermatología. Esta entidad junto con la Fundación Cáncer de Piel armó un registro de casos de melanomas en 2003 y ya lleva 4.100 casos reportados (aunque no serían la totalidad de los casos). Se estima que el 15% de los pacientes con melanoma puede morir, según el dermatólogo Fernando Stengel. Por esto, es clave tanto tomar sol de manera adecuada como estar atentos a las situaciones que predisponen al melanoma, como tener piel y ojos claros, historia familiar de melanoma, antecedentes de quemaduras solares, presencia de lunares atípicos o de muchos comunes.

«En los últimos 20 años, el bronceado estuvo de moda, como un valor estético, y la gente tomó más sol. Ahora estamos viendo las consecuencias de ese cambio: la gente tiene una acumulación de radiación ultravioleta. Incluso, ahora vemos más casos de pacientes de 20 años con cáncer de piel», resaltó la doctora De Pablo.

El melanoma ocurre porque las células responsables de la pigmentación de la piel se transforman en células malignas. Es potencialmente curable si se lo detecta en forma precoz. Dos tercios de los casos se asocian a la exposición de rayos ultravioletas, que no sólo provienen del sol, sino que también se reciben en las camas solares. La Sociedad Argentina de Dermatología directamente sostiene que hay que evitarlas: «No son camas sino camillas de radiación ultravioleta». Por lo cual, exponerse en ellas lleva al envejecimiento prematuro de la piel y aumenta el riesgo de padecer cáncer. Una investigación de la OMS difundida en julio lo midió: la probabilidad de contraer cáncer de piel crece un 75% cuando la exposición excesiva comienza antes de los 30 años.

«Las llamadas popularmente camas solares son una desgracia que los argentinos deberían prohibir», concluye Ana Kaminsky, profesora de dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.
Fuente: Intramed Noticias. Por Valeria Román. Aumentaron los casos por los malos hábitos de bronceado

La piel humana está compuesta por tres delicadas capas. La exposición de la luz solar causa la oxidación de las celular y acelera su envejecimiento. No se trata simplemente de un problema estético, se altera la composición y la función de las diferentes capas de la piel.

La EPIDERMIS es la capa exterior de la piel, la cual se compone de células maduras, pero que cumplen la función de proteger a nuestro cuerpo evitando quemaduras por la acción social. Desarrolla una sustancia llamada MELANINA, pigmento que le da a la piel el color característico.

La exposición solar hace que disminuyan en esta capa la cantidad de células que contienen el pigmento, causando pérdida de resistencia y elasticidad en la piel.

Aunque la MELANINA funciona como protección, no puede evitar los daños que los rayos solares ejercen a mediano y largo plazo. Los RAYOS UVB generan así lo que se denomina FOTOENVEJECIMIENTO  diminuyendo la capacidad de la piel para protegerse. Son, además, una de las causas principales de , por una alteración del ADN celular.

La DERMIS se ubica debajo de la epidermis y contiene las terminaciones nerviosas, glándulas cebáceas, sudoríparas y vasos sanguíneos. Aporta  yELASTINA, sustancias que hacen a la resistencia y flexibilidad de la piel.

Ante la exposición solar, los vasos sanguíneos se vuelven más frágiles, y las glándulas cebáceas producen menos aceite generando sequedad y limitando la capacidad de la piel para defenderse contra las bacterias. Como disminuye la hidratación cutánea, el aspecto de la piel se ve alterado.

Los RAYOS UVA  actual especialmente sobre la DERMIS generando alergias y alterando el ADN celular. Algunas consecuencias:

Pérdida de firmeza

Arrugas

Manchas

Alteración de las terminaciones nerviosas: pérdida de sensibilidad.

La HIPODERMIS esta compuesta principalmente por grasa y ayuda a que el cuerpo se mantenga cálido y cumple la función de absorber impactos.

La exposición solar en esta capa, trae como consecuencia la destrucción del componente celular y extracelular. La cantidad de grasa subcutánea se reduce incrementando directamente el riesgo de lesionar la piel. Se reduce la capacidad para mantener la temperatura corporal y para proteger al organismo del frio.

Los RAYOS INFRARROJOS , llegan a esta capa generando un calor que potencia las otras radiaciones.

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, tiene funciones vitales importantes, el fotoenvejecimiento y el efecto del sol es acumulativo, por lo cual debemos cuidarla evitando la exposición en horarios  no aconsejados y utilizar protección solar de siguiendo las recomendaciones para su uso.

TIEMPO DE EXPOSICIÓN SIN RIESGO

FPS (en relación a los filtros UVB) Tiempo de exposición sin riesgo
Sin protección
20 minutos
Factor 8 40 minutos
Factor 11 40 minutos
Factor 15 5 horas
Extremo Más de 6 horas


Cada persona tiene que saber su especial sensibilidad a la exposición solar y saber el tiempo que se puede exponer al sol sin riesgo de quemaduras.

Hay que recordar pues que todas las medidas para protegernos del sol son pocas. En el momento de elegir su factor de  protección, consulte a su médico.

Protectores resistentes al agua

Uno de los aspectos de los fotoprotectores que se debe considerar es la capacidad de quedarse en la piel cuando ésta entra en contacto con un medio húmedo (el agua del mar, de las piscinas, o el sudor), y esto es consecuencia directa de su excipiente.

Esta característica se obtiene incluyendo determinados derivados acrílicos en la formulación del producto, como por ejemplo, las siliconas.

Hay dos clasificaciones posibles para los productos resistentes al agua:

  • Water-resistant: cuando el fotoprotector no ha perdido la capacidad protectora (su FPS) después de 40 minutos de natación o permanencia continuada dentro del agua. Para evaluarlo se prueba sobre la espalda de bañistas que nadan durante periodos de 20 minutos.  

  • Waterproof: cuando el fotoprotector actúa durante más de 80 minutos después de entrar en contacto con el agua.

Medidas de protección


Siempre tenemos que protegernos de las radiaciones, y hay diferentes maneras de hacerlo. Las radiaciones ultravioleta del sol se pueden combatir utilizando prendas de vestir adecuadas, con sombreros, y sobre todo, aplicando adecuadamente cremas de protección solar sobre la piel.

PARA PROTEGER LOS OJOS CUANDO NOS EXPONEMOS AL SOL, ES NECESARIO UTILIZAR GAFAS CON CRISTALES QUE ABSORBAN LA RADIACIÓN ULTRAVIOLETA.

Cuando no se disponga de otros medios de protección, es aconsejable utilizar cremas de protección solar de amplio espectro (UVB y UVA), y reducir el tiempo de exposición al sol, en lugar de alargarlo. La aplicación tópica de las cremas de protección solar es la más utilizada para absorber los rayos UVB, pero algunos productos no absorben eficazmente las radiaciones UVA, de longitud de onda más larga. Si se utiliza una crema de protección solar, conviene escoger un factor de protección elevado, y ser consciente de que se utiliza para protegerse del sol, y no para broncearse.


La propiedades reflectoras de la superficie del suelo inciden en la exposición UV. La hierba, la tierra y el agua reflejan menos de un 10% de la radiación UV incidente. No obstante, la nieve fresca refleja casi un 80%, y la arena entre un 10% y un 25%, lo que indica que la exposición de los bañistas y los esquiadores a los rayos UV es más intensa.


CONSEJOS Y RECOMENDACIONES

  • Aplicar el fotoprotector en casa, nunca en la playa o en la piscina.
  • Hacerlo sobre la piel bien seca.
  • Aplicarlo 30 minutos antes de exponerse al sol.
  • No escatimarlo.

Respetadas estas normas, también será necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Evitar las pulverizaciones de agua durante las exposiciones.

2. Evitar los perfumes y las colonias alcohólicas que contienen esencias vegetales, porque son fotosensibilizantes.

3. Elegir el fotoprotector más indicado atendiendo al fototipo.

4. Utilizarlo, aunque esté nublado.

5. No exponerse al sol entre las 11 y las 15 horas.

6. Protegerse la cabeza con un sombrero o gorra con visera; los ojos con gafas adecuadas, y los labios con protector labial.

7. Estar en movimiento. No es nada aconsejable tumbarse al sol y mantenerse inmóvil durante horas.

8. Beber agua o líquidos para evitar la deshidratación.

9. Determinados medicamentos pueden provocar reacciones a la exposición solar.

Recuerde: hay que empezar por un FPS alto, sobre todo la primera semana de exposición solar, e ir rebajándolo en los días posteriores.


Para obtener un resultado óptimo de la utilización de un fotoprotector, es necesario seguir cuatro normas básicas:

El sol y los niños

Es importante enseñar a los niños a protegerse del sol desde pequeños, porque los efectos de la radiación solar son acumulativos e irreversibles. La piel de los niños presenta diferencias respecto de la piel de los adultos y hay que darle la protección adecuada.

Así pues habrá que tener en cuenta que:

    No hay que exponer a los niños al sol antes de los 3 años.
    Se tienen que evitar las horas centrales del día.
    Hay que utilizar una protección solar especial para niños.
    Hay que renovar periódicamente el producto, incluso si se está mucho tiempo en el agua.
    Es bueno portegerles la cabeza con gorras y el cuerpo con camisetas si tienen la piel muy blanca y sensible.
    Hay que hacerles beber mucha agua.
    ? Hay que ir al médico y/o consultar ante la mínima señal de reacción o síntoma extraño en la piel.
    Soles artificiales

    La luz UV emitida por las lámparas UVA causa quemaduras y envejecimiento prematuro y potencia el riesgo de desarrollar cáncer cutáneo.

    El deseo de conseguir un bronceado rápido y las exposiciones a este tipo de sistemas de bronceado, potencian los efectos negativos de los rayos UVA. Por todo ello, hay que evitar el uso de cabinas solares salvo que sea por prescripción médica , ya que hay enfermedades cutáneas como la psoriasis para las cuales la radiación UV puede servir de tratamiento. Aun así habrá que exigir un equipo de radiación y un personal altamente cualificado.

    Aunque se trate de un hábito cultural arraigado, el «broncearse» tiene sus riesgos conocidos para la salud y debemos tomar conciencia de ellos en el cuidado de nuestra piel.Siempre consulte a su médico sobre el FPS más indicado para su tipo de piel y tenga en cuenta las recomendaciones para su uso.

     

     

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí