María Eugenia Vidal aumenta 38% el Impuesto Inmobiliario y baja Ingresos Brutos para algunos sectores

0
76

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires ya tiene hoja de ruta para las cuentas públicas 2019. Ahora deberá esperar que su plan de trabajo sea aprobado por la Legislatura, básicamente, con los votos del Frente Renovador, algunos del PJ y, por supuesto, todo Cambiemos. Se descarta el rechazo del FpV. El plan de María Eugenia Vidal se ajusta al contexto de equilibrio fiscal que la Nación se comprometió a hacer el año que viene. La Provincia por ejemplo deberá absorber los subsidios al transporte y la energía. Los municipios pagarán la carga de la tarifa social de energía.

Por el lado tributario, el gobierno bonaerense planea bajar las alícuotas del impuesto a los ingresos brutos para distintos sectores. Eso significa una pérdida de recaudación por $10.000 millones estimaron fuentes oficiales de la gobernación. Una cuarta parte de estos ingresos que Vidal ‘relegará’, provendrá de que el campo pague menos por ingresos brutos (la alícuota pasará de 1,5% a 0,75%). La rebaja en ingresos brutos correrá, además del sector agropecuario, en servicios profesionales (de 5% a 4,5%), construcción (3% a 2,5%), transporte (3% a 2%), servicios públicos (4% a 3,75%), comunicaciones (5% a 4%) y alquileres (6% a 5%).

Siguiendo por el lado de los impuestos, Vidal presentará una propuesta en la Legislatura para aumentar 38% la alícuota del impuesto inmobiliariode las propiedades rurales y urbanas. Se estima que tres de cada cuatro bonaerense reciban aumentos mensuales de $63 en sus boletas y de $99 como máximo. Las arcas provinciales se reforzarían unos $8.000 millones con este aumento de alícuotas.

Finalmente, en materia tributaria, la novedad será que se buscará gravar el juego online con una tasa de 15% (ingresos brutos) y se pagará un canon. Además, se instaurará un impuesto al juego con una alícuota de 2% a los premios de las máquinas tragamonedas. Cerca de Vidal estiman que por estos gravámenes recaudarán $ 7.100 millones. Los ingresos se destinarán a financiar gastos de salud, educación y protección social.

Desde el punto de vista del gasto, al igual que en 2018, el gobierno de la Provincia buscará bajar el nivel de erogaciones que hacen al funcionamiento de la política, básicamente, la Legislatura. Lo mismo buscará que ocurra con el funcionamiento del estado provincial. De hecho, el Presupuesto supone aumentos de salarios y tarifas -la política tarifaria que gravitará sobre el transporte público y la energía de los bonaerenses pasará ahora a la órbita de la Provincia- en línea con la inflación presupuestada a nivel nacional. La inflación promedio anual que supone Nicolás Dujovne (Presupuesto Nacional) para el año que viene es 34,8%.

Desde la Provincia señalaron con respecto al proyecto de Presupuesto que “el foco principal va a estar en el plan de obras públicas, que continúa representando el 6% del presupuesto, y en la inversión social que representa 7 de cada 10 pesos del presupuesto”.

Fuentes de la Provincia, señalaron que las cuentas fiscales son superavitarias desde el punto de vista operativo (léase como la diferencia entre ingresos y pago de salarios) por tercer año consecutivo. Sin embargo, al incluir el pago de las obras de infraestructura se torna deficitario. En 2019 se proyecta un rojo de unos $40.000 millones. El total de gastos proyectados de $929.000 millones, mientras que los ingresos totales ascienden a $889.000 millones.

¿Cómo planea financiar Vidal ese agujero? Con deuda. La Provincia proyecta tomar capitales del mercado por un monto de $ 68.500 millones (básicamente para pagar vencimientos de deuda ya existente) y, por otro lado, emitir letras (deuda de corto plazo) por $ 8.500 millones.

El proyecto de Presupuesto no contempla los ingresos por el Fondo del Conurbano. “Pasamos la discusión para 2019”, explicaron fuentes de la gobernación. Los ingresos extra en debate -se busca determinar con la Nación en qué plazo y forma se haría el pago-, son $ 19.000 millones por ese concepto.

En la Provincia explican que el año que viene afrontarán un gasto extra por unos $ 28.000 millones. Esto es porque recibirán menos transferencias en concepto de subsidios y del Fondo Sojero.

Con la reforma del pacto fiscal de 2018, la provincia de Buenos Aires obtuvo unos $ 21.000 millones en concepto de compensación por el Fondo del Conurbano Bonaerense y otro monto similar por la masa de coparticipación. Para 2019 ese monto casi se duplicará. La Provincia apunta a que los $44.000 millones del FCB se transformen en $63.000 millones. Y además, sumaría a eso los ingresos por coparticipación. En total, la Provincia recibiría más de $85.000 millones por concepto de esas transferencias.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí