Mortalidad Infantil

4
160

ninos1

La tasa de mortalidad infantil constituye un indicador relacionado con la pobreza, utilizado para medir el desarrollo de los países.

Situación mundial. LOS NIÑOS OLVIDADOS DEL MUNDO

 

Este año, morirán 11 millones de niños antes de cumplir sus 5 años de edad; más de la mitad (6 millones) sucumbirán por causas que podrían haberse evitado o tratado fácilmente.

Alrededor de 2 millones morirá por diarreas, una dolencia que puede evitar la deshidratación grave mediante el uso de sales de hidratación oral, otros 2 millones fallecerán de neumonía y cientos de miles morirán de sarampión, enfermedad de  viral de la que se dispone vacuna.

Según la OMS (organización mundial de la salud) la tasa mundial promedio en el año 2000 fue de 67 defunciones por cada 1000 nacidos vivos, lo que representa una mejoría con la anterior del 1990 de 85/1000, pero en África, llega en algunas regiones a 190 muertes cada 1000 nacidos vivos.

Es cierto que, la infección por HIV en niños ha empezado a mostrar impacto sobre las tasas, pero  la mayoría de las muertes en niños sigue siendo causada por las mismas enfermedades generadas por la pobreza y la desinformación individual y comunitaria, que son fácilmente prevenibles.

 

Ante la falta de acción, estos pequeños mueren porque les estamos negando el acceso a servicios de eficacia comprobada y de bajo costo.

De todos los niños menores a 2 años en el mundo, un cuarto no está vacunado para la difteria, tétanos y tos convulsa(dpt); un 28% no recibe terapia de hidratación oral(el sobre de sales) en casos de diarrea; el 40% no recibe tratamiento adecuado para la neumonía; casi un 60% no recibe lactancia materna, la mitad no recibe suplementos de vitamina más hierro, el 32% no tiene acceso a sal yodada, un cuarto padece de desnutrición, afección que contribuye al 60% de las muertes.

 

La niñez está amenazada no por causas misteriosas, pero por elecciones deliberadas hechas por gobiernos y otros en el poder. La pobreza no persiste porque sí, la guerra no emerge de ninguna parte y el HIV no se esparce por su propia voluntad. Estas son nuestras elecciones. Cómo decidimos repartir recursos y  si decidimos considerar a la infancia, esto es lo que cuenta

Carol Bellamy, directora de UNICEF( informa UNICEF sobre “infancia negada”)

 ninos2

 

Situación en Argentina

 

En Argentina hay 10.800.000 pobres.

Mueren 4 niños a la hora por malnutrición.

1.500.000 jóvenes ni estudian ni trabajan.

La mitad consume drogas

¿Causaría revuelo la caída anual de 28 Jumbos sobre territorio argentino? Por supuesto que sí. Esto significaría, nada más y nada menos, que la muerte de 11.000 personas. Pues bien: la cifra coincide con el número de fallecimientos anuales de menores de un año, estimado por la Sociedad Argentina de Pediatría.

 

En 2001, sale publicada en un suplemento de la Nación una editorial escrita por Valeria Shapira sobre la inquietud de los pediatras argentinos frente a estas cifras: UN BEBE MUERE CADA 48 HORAS EN NUESTRO PAÍS,( un 60% de sus causas son prevenibles)

.

Los factores psicosociales, como la violencia, el abandono o el maltrato son aspectos que, como los números, pueden sonar abstractos. Sin embargo, hoy integran la lista de las nuevas morbilidades (es decir, enfermedades) que preocupan a los pediatras.

«Las cifras son como los bikinis: muestran casi todo, pero esconden lo principal«, dijo el doctor Lincoln Freire, de la Sociedad Brasileña de Pediatría, durante un encuentro de la Asociación Latinoamericana de Pediatría (Alape), realizado en ese año  en Buenos Aires, aludiendo a que la violencia o el maltrato infantil observados en las calles de San Pablo o de Buenos Aires, avanzan con mayor rapidez que los recuentos estadísticos.

Otros cálculos de la mortalidad en menores de un año son más pesimistas; un trabajo del doctor Teodoro Puga, presidente de Alape, indica que la cifra asciende a 13.000 muertes anuales. Para Unicef, en 1999, los bebes fallecidos llegaron a 12.120. Sin embargo, hay coincidencias en un punto esencial: los accidentes, las enfermedades contra las que se tienen vacunas, las infecciones y muchos males relacionados con el maltrato en la infancia son, en su mayoría, evitables.

Los expertos concuerdan también en que la pobreza es uno de los males que más atenta contra la salud infantil. Está asociada con la desnutrición y, además, con la inclusión de los niños en el mundo del trabajo.

«Según la OIT, 214 mil chicos de entre 10 y 14 años trabajan en la Argentina. Ellos representan el 7% de la población de esa edad y el 1,5% de toda la población activa- explicó Puga. Chile, Uruguay, Cuba y Venezuela presentan cifras mucho menores.» Incluso en lo referido específicamente a mortalidad, y aunque mejoró, la Argentina está relegada. «En 1960 teníamos casi la mitad de la mortalidad infantil que Chile y en 1997 la duplicamos», afirmó.

ninos-3 

 Chicos excluidos

 La situación actual no es nueva. Uno de los referentes máximos de la pediatría argentina, Carlos Gianantonio, diagnosticó en 1990 las nuevas morbilidades: «Se han producido modificaciones en los problemas de salud.

Esta nueva morbilidad que hoy ya afecta a un sector de la niñez argentina, exige programas novedosos para su control. El planteo debe basarse en un preconcepto ético: la desnutrición endémica, las infecciones prevenibles y gran parte de las muertes neonatales ya han sido diagnosticadas y deberán ser solucionadas en un marco de progreso y desarrollo».

Para Gianantonio, «estos problemas son complejos; algunos de ellos son consecuencia del avance científico, como la secuela de la prematurez, de la desnutrición o del cáncer, antes mortales. Otros, como el maltrato, el abuso sexual, los accidentes, son de origen psicosocial, así como la deserción escolar y los trastornos de aprendizaje. En la adolescencia, la depresión, el suicidio, la delincuencia, las drogas, el alcohol afectan a un número creciente de personas en desarrollo».

Los pediatras latinoamericanos reunidos en la Argentina desmenuzaron la problemática. Lejos de las estadísticas, cerca de la experiencia cotidiana.

«Los chicos de la calle se hacen transparentes. Los vemos y seguimos caminando. La sociedad no se escandaliza y ésa es la peor forma de violencia contra ellos», afirmó el doctor Osvaldo Blanco, de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

«La violencia y el maltrato en América latina están aumentando; incluyen el uso de niños en la guerrilla o como mulas para llevar drogas. A esto se suma la violencia familiar y la asociada al consumo de drogas», dijo el doctor Alberto Bissot, panameño y vicepresidente de Alape.

Los robos y asesinatos que tienen por autores a niños cada vez más pequeños están asociados en gran parte a las adicciones. Según Unicef, y en el nivel mundial, las cifras sobre el consumo de drogas por los chicos de la calle varían entre el 25 y el 90%. «El problema no son sólo las drogas ilícitas, sino también las lícitas -afirmó Freire-. Los adolescentes toman cerveza sin control, lo que inevitablemente los aleja del sexo seguro y los acerca a los accidentes automovilísticos.»

El consumo actual de paco en las zonas más conflictivas de barrios del cono urbano bonaerense hoy, se acerca al 48 % en varones de 14 a 30 años de edad.

En barrios de alta vulnerabilidad se observa un incremento vertiginoso del consumo en niños de 10 a 12 años, en especial de inhalantes (pegamentos) y del residuo de pasta base de cocaína (paco).

En América latina, uno de cada cuatro niños no termina la escuela primaria. «La educación también nos preocupa. Hoy, los que llegan a terminar el secundario tienen demasiadas dudas sobre su futuro. El derecho a la salud se ha ido perdiendo, y en este marco también hay que tener en cuenta aspectos de la salud mental, como la limitación de las posibilidades de tener un proyecto de vida», explicó el doctor Mario Grenoville, de la SAP.

La palabra que se instala en todos los discursos es exclusión.

«Los fenómenos de exclusión social están avalados por propuestas de entretenimiento que los reivindican haciendo partícipe a la mayoría de los ciudadanos de la votación para excluir a un joven de la casa de Gran Hermano  Por otro lado, en la realidad cotidiana, no virtual, los chicos que deambulan por las calles están verdaderamente excluidos«, dijo Blanco.

.

Fuera del marco de la reunión, la doctora Irene Melamed, del Comité de Adolescencia de la SAP, dijo que «el pediatra no sólo debe acompañar al niño sino también a la familia. Su rol es crucial tanto en la promoción de hábitos saludables como en aspectos emocionales. Cumple, en la adolescencia, una función orientadora».

¿Por qué la solución a los problemas de salud de los chicos no reside en crear grandes unidades de terapia intensiva, aunque en muchos casos sean necesarias para salvar vidas? «Porque lo que necesitamos es que los niños no ingresen en esos hospitales. Tenemos que darles atención primaria para que no se enfermen», dijo Bissot.

Frente a un panorama poco alentador, Blanco rescata hechos que traen esperanzas: «A pesar de todo, los pediatras vemos el milagro cotidiano de muchas familias que en las condiciones más adversas apuestan a la vida y al crecimiento de sus hijos. O adolescentes que durante sus vacaciones viajan al interior del país para ayudar a sus pares más necesitados. Hay muchas semillas por germinar. Falta que la sociedad entera se ponga en acción en lugar de quedarse mirando el desastre de las estadísticas».

En el año 2003, una publicación de THE LANCET, sobre supervivencia infantil, genera una dinámica renovada sobre la discusión participativa a nivel internacional frente a estos temas. En 2005, nuevamente publica teniendo en cuenta la inadmisibilidad de las cifras encontradas sobre muerte infantil y materna, sobre todo de recién nacidos,  a pesar de contar con estrategias e intervenciones efectivas y baratas.

Se plantea así un desafío descomunal, cada año en el mundo hay 60 millones de mujeres que no reciben atención especializada, alrededor de 515.000 que mueren por complicaciones relacionadas al embarazo y al parto, casi 11 millones de niños mueren antes de su 5to cumpleaños, de éstos fallecen el 38% durante su primer mes de vida y las ¾ partes en la primer semana de nacidos.

En la gran lucha de obtener recursos, las prioridades se han determinado con base a intereses políticos y no en la NECESIDAD DE LA GENTE y su posible impacto.

De los 130 millones de niños que nacen cada año en el mundo, cerca de 4 millones morirán. Mientras descuidamos este problema mueren por hora 450 niños en el mundo por causas que podrían haberse prevenido, una situación imperdonable en nuestro siglo.

Las intervenciones que han mostrado eficacia en reducir mortalidad materna y del recién nacido se mencionan a continuación:

Preconcepcionales: administración de acido fólico. Durante embarazo: control del embarazo, medición de la tensión arterial y prevención de preeclampsia y eclampsia, detección temprana de HIV en embarazadas y sífilis, vacunación contra tétanos durante embarazo, parto institucionalizado, alimentación con lactancia materna y vacunación del niño.Todas medidas BARATAS Y ACCESIBLES.

Para finalizar, estos números son ciertamente inadmisibles, pero si más de la mitad de las causas de mortalidad infantil son prevenibles y con intervenciones de bajo costo, es inaceptable que las cifras sigan permaneciendo altas.

La tasa de mortalidad infantil en la Argentina se incrementó en 2007 respecto del índice de 12,9 registrado en 2006 y se ubicó en 13,3 cada 1000 nacidos vivos, a causa de enfermedades respiratorias y septicemias, según un informe del Ministerio de Salud.

El reporte reveló que “el análisis tomó la tendencia de los últimos diez años y se verificó que un tercio de las causas de la mortalidad fueron de origen posneonatal, mientras que los restantes dos tercios tuvieron origen neonatal.

Pero no es que vivamos en un mundo pobre.

 Harían falta 140 millones de dólares por año para que se acabaran los grandes males para la humanidad (hambres, viviendas, epidemias, etc.). Parece una cifra enorme, pero en el mismo periodo (un año) se gastan 2 billones 400 mil millones de dólares (una cifra 17 veces mayor) en gastos publicitarios.

 Podemos decir entonces que lo que en realidad sucede es que los recursos del planeta no son utilizados para resolver los problemas más graves.

 

Es cierto que, es un deber impostergable de los gobiernos, el atender y hacer cumplir todas las leyes necesarias y disponer de todos los recursos posibles para atender los problemas de salud, también es cierto que, la mayoría de las muertes hoy en nuestro país pueden prevenirse en forma simple y barata, sin demasiados recursos presupuestarios como son la divulgación y acciones preventivas, pero para que ello sea posible, también es necesaria la participación autónoma y activa desde los habitantes de la comunidad quienes, deben reclamar por sus derechos, sobre todo de la salud.

Es inaceptable la cifra de mortalidad infantil y  cuando es analizada por causas, escalofriante, porque del análisis simple surge que, las muertes relacionadas al nacimiento, pueden prevenirse con el simple control mensual del embarazo,  en  las demás enfermedades, entre ellas las neumonías y diarreas, entran a jugar otros factores como la accesibilidad al sistema de salud y el reconocimiento de síntomas o signos que motiven, a los padres a una consulta precoz-pero esto también debe enseñarse dejando de lado el eterno prejuicio de la ignorancia/o poca capacidad de entendimiento. Todos somos capaces si nos dan una buena oportunidad y las herramientas, más aún si nos ven y escuchan.

Por último, todo accidente es un evento evitable y depende del control exclusivo del niño por un adulto responsable, si bien cada edad tiene sus riesgos dependiendo del desarrollo madurativo infantil, también debe prevenirse desde la familia.

Es triste suponer que, la salud, sobre todo la de nuestras generaciones futuras, no ingresen a la agenda de prioridades gubernamentales, cuando debería ser una inversión para los pueblos contar con niños sanos y felices que vayan contentos a la escuela, como dice aquella canción.

 El artículo escrito en la Nación por Shapira, cumplió 8 años y lamentablemente la realidad no ha cambiado. Estos números estremecen a cualquiera…y no son simples números. Cada uno tuvo un nombre, un lugar, una familia, un sueño por detrás… esos datos son vidas perdidas. Estamos en deuda con una generación entera. El gran desafío ES por dónde empezar a cambiar esta historia? Y cómo hacer para que no existan ni paredones ni “marginados” NI  excluidos .Estamos hablando de nuestro futuro, ES HORA DE INVERTIR!!! CADA UNO DESDE SU LUGAR, ENTRE TODOS.

Fuentes:

·         Supervivencia infantil.2005. The Lancet/OPS

·         Supervivencia neonatal:una clave para la supervivencia infantil.2005.The Lancet/OPS.

·         Desafíos en la atención pediátrica en el siglo XXI.2003.ALAPE/OPS.

·         Valeria Shapira. Diario la nación 2001. LA NACION | 27/07/2001 | Página 10  Ciencia/Salud

·         http://profgeo.wordpress.com/2009/04/13/mortalidad-infantil-en-argentina/

·         Pronap 2008 nº3/SAP/ADICCIONES/I.O´Donnel

·         www.bbcmundo.com

·         http://www.oni.escuelas.edu.ar/2003/LA_PAMPA/135/_private/la_pobreza_en_los_niños.htm

María Alejandra Erb.

Médica de niños.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

4 COMENTARIOS

  1. se preocupan porque se murieron un par por la gripe porcina y todos los dias se mueren milen de personas de hambre

  2. Acabo de leer en el diario, algo para agregar a este informe:
    El estudio del año 2008 del instituo argentino para el desarrollo de las economías regionales(IADER), concluyó que la pobreza en las provincias argentinas se acercó al 50%.
    Chaco 49,3%; Corrientes 46,3%; Misiones 46%, Formosa 45%, etc…
    Las provincias patagónicas en cambio..entre 8 al 10%
    QUE TRISTES SON LAS CIFRAS.
    TENES RAZON EPIDEMIA, LA MAYOR EPIDEMIA ES EL HAMBRE DE LA MANO DE LA POBREZA, PERO EN ESO, NO GASTAN RECURSOS

  3. » CHIQUILIN DAME UN RAMO DE VOS
    ASI SALGO A VENDER MIS VERGUENZAS EN FLOR.
    baleame con tres rosas que duelan
    a cambio del HAMBRE QUE NO TE ENTENDI…»

    HORACIO FERRER. CHIQUILIN DE BACHÍN

  4. Y pensar que el Vaticano es el Estado Mas Rico del Mundo…
    Y pensar que el ‘Pastor Superior’ de la Iglesia Universal es un Magnate…
    Y pensar que El Campo guardaba Soja como protesta por que se reducian sus utilidades por la Suba de Retenciones…

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí