Oporto continuó la polémica con monseñor Aguer y defendió «una enseñanza pluralista»

0
97

mario-oporto-512-a

 

Aguer, quien preside la comisión Episcopal de Educación Católica bonaerense, aseveró que el dictado de «Construcción de Ciudadanía» en las escuelas bonaerenses «se inspira en el neomarxismo de la Escuela de Frankfurt.

El director general de Educación bonaerense, Mario Oporto, defendió hoy el dictado de «Construcción de Ciudadanía», cuestionado por el arzobispo de La Plata Héctor Aguer, mientras CTERA acusó al prelado de recurrir a un «lenguaje reaccionario y similar al de la dictadura» en sus críticas a la enseñanza de esa asignatura curricular.

Oporto consideró «injusto hacia los docentes decir que se enseña a los chicos una ideología determinada» ya que «eso no forma parte del pluralismo de la escuela argentina, que es una escuela pública, y por lo tanto nada de lo que se enseña en ella es secreto, nada de lo que se enseña en ella es a puerta cerrada».

«Además, es injusto decir que se denigra lo femenino», manifestó a la prensa, dado que «no hay lugar en donde esté más presente la idea de mujer y la idea de madre que en la escuela, nosotros estamos seguros que la escuela tiene que enseñar educación sexual».

Aguer, quien preside la comisión Episcopal de Educación Católica bonaerense, aseveró ayer que el dictado de «Construcción de Ciudadanía» en las escuelas bonaerenses «se inspira en el neomarxismo de la Escuela de Frankfurt, e impone una teoría crítica que pretende hacer del niño un pequeño teórico crítico para cambiar la sociedad».

Asimismo, objetó la ausencia de dictado de nociones religiosas en la escuela pública. Oporto precisó que «lo que se enseña en el primer ciclo es el ejercicio de los deberes y los derechos de los ciudadanos, en una materia teórico-práctica en donde queremos que el aprendizaje de derechos y deberes se lleve adelante con un proyecto de participación democrática».

La titular de CTERA, Stella Maldonado, enfatizó que las expresiones de Aguer «profundamente reaccionarias, y expresadas en el mismo lenguaje que la dictadura militar genocida utilizaba en los instructivos que enviaban a las escuelas para detectar docentes y estudiantes ‘subversivos’, dejan muy claro el pensamiento radicalmente ultraderechista del prelado platense».

Maldonado consideró, sobre la mención a la escuela de Frankfurt, que «lo ubica aún más claramente en el espectro ideológico».

«Recordemos que tanto (Theodor) Adorno como (Max) Horkheimer y (Walter) Benjamin fueron perseguidos por el nazismo y elaboraron teorías que iluminaron en su momento la comprensión del mal absoluto para futuras generaciones», agregó la titular de CTERA.

«No es asombroso entonces que monseñor Aguer use este lenguaje cuartelero», advirtió.

Maldonado enfatizó: «Mientras denigra un espacio curricular dedicado a la formación de ciudadanos capaces de defender sus derechos, se opone a la enseñanza de la educación sexual, a que niñas violadas aborten en el marco de la ley vigente y no se le escuchó una palabra de condena para el sacerdote genocida Christian Von Wernich que asistía a las torturas, ni para el sacerdote condenado en primera instancia por pedofilia y abuso de menores Julio Grassi».

El titular de la Unión Docentes Argentinos (UDA) bonaerense, Alfredo Conde, dijo que es «llamativo que faltando pocos días para las elecciones monseñor Aguer ataque a los docentes con declaraciones carentes de fundamento».

«Los docentes no formamos ‘analfabetos revolucionarios’ como dijo ayer en su homilía, sino futuros ciudadanos que conozcan los valores de la democracia», concluyó.

El director de la Escuela Normal 2 de La Plata, Emilio González, manifestó sobre la polémica que «se trata de una lectura un poco llevada al extremo» y explicó que «es una materia optativa que se da en el último año de la secundaria básica y que está dictada por docentes que no tienen la misma ideología».

 

La nación.com

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí