Para no olvidar: La isla, canales y terraplenes

1
74

En distintas notas periodísticas hemos escuchado al Intendente hablar de que su gestión de gobierno está basada en crear infraestructura pensando a futuro y no en lo inmediato, dando ejemplos validos como el caso de “Parque del Este”, un excelente proyecto que poco a poco se convierte en realidad.

También ha mencionado en reiteradas oportunidades, que él esta convencido que la isla debe ser productiva, que es necesario hacer trabajos para aprovechar la tierra, porque una extensión tan importante de tierra es una pena que no produzca. Pero aclaró que los trabajos de movimiento de tierra, los canales y terraplenes tienen que tener el aval de técnicos especialistas que certifiquen que no se afectará el ecosistema de uno de los humedales más importantes de la región.

Lo concreto es que la empresa perteneciente al Sr. Pazzaglia, sigue avanzando con sus terraplenes y canales, paga las multas y sigue.

Hasta el momento no tenemos conocimiento, a pesar de haber transcurrido un tiempo prudencial, que alguna autoridad provincial o nacional haya avalado el emprendimiento agrícola-ganadero de la isla, ni que se lo haya denunciado ante la justicia.

A continuación publicamos un artículo que describe lo ocurrido en  Salton Sea, estado de California, EEUU.

A pesar de que el hombre quiera cambiar la naturaleza, no tiene el poder sobre ella y los resultados pueden ser desastrosos como en este caso. 
todos los estudios fracasaron, las inversiones se perdieron, la naturaleza de alguna manera contrarresta la acción de hombre y como vemos puede ser muy importante.

 

 El rotundo fracaso de Salton Sea

A principios del siglo XX, los californianos se propusieron transformar el desierto de Imperial Valley en un vergel, mediante la construcción de un lago artificial. Por desgracia, el resultado final fue muy diferente al esperado. Las elocuentes fotografías de este artículo exhiben los tristes despojos de aquello que había sido soñado como un paraíso, convertido en un páramo desolado, con pueblo fantasma incluido.

Las intenciones iniciales eran muy loables, pero la ignorancia, la desidia y el infortunio se cobraron un elevado precio con el paso de los años. Hacia 1905 se interrumpió el curso de varios canales de irrigación del Río Colorado. Cuando los canales se saturaron de agua, se excavó un nuevo canal que desviaba gradualmente el agua acumulada hasta una cuenca cercana completamente seca, que se encontraba por debajo del nivel del mar. Durante el proceso, uno de los diques de contención se desmoronó y la cuenca se llenó súbitamente con millones de litros de líquido proveniente del Río Colorado, sepultando bajo el agua al pequeño pueblo minero de Salton y dando nacimiento al mar del mismo nombre (Salton Sea, el Mar de Salton). La inundación tardó cerca de dos años en ser controlada, pero luego comenzó la cría de peces en el lago artificial y la zona se convirtió en una importante atracción turística.

Los problemas no tardaron en aparecer. Cuando la cuenca se llenó, los canales que habían aportado el agua necesaria fueron devueltos a su cauce anterior, por lo que Salton Sea dejó de poseer afluentes naturales de importancia. Como consecuencia, el lago sólo se nutría de las lluvias y del agua de mar proveniente del riego de los agricultores cercanos. Año tras año, la concentración de sal fue aumentando a un ritmo del más del 1% anual, hasta llegar a niveles críticos. El grado de salinidad de Salton Sea terminó siendo incluso superior al del Océano Pacífico, lo que trajo funestas consecuencias para la fauna ictícola del lago. La situación se agravó debido a que también fue aumentando poco a poco la concentración de herbicidas y otros químicos provenientes de la actividad agrícola.

Pese a todo, el auge del turismo se mantuvo hasta la década de 1970. Se construyeron numerosos emprendimientos hoteleros, viviendas, restaurantes y centros comerciales; sin embargo, nadie se tomó la molestia de invertir en infraestructura para el control de las inundaciones. En 1976, se produjo la gran catástrofe: una fuerte tormenta tropical anegó la zona, iniciando un período de siete años de copiosas lluvias y grandes inundaciones, sumergiendo bajo el agua a centenares de edificaciones y llevando a la bancarrota a un gran número de inversores. Se hicieron algunos intentos de devolver a Salton Sea su antiguo esplendor pero los costos resultaron prohibitivos y los proyectos se abandonaron.

En la actualidad, las aguas bajaron y hoy se pueden observar los restos de lo que alguna vez fue un pujante lugar turístico. Densos bancos de sal se acumulan en los márgenes del lago; un santuario de aves se resiste a abandonar la región, a pesar de que el constante aumento de la salinidad del agua está acabando con los peces que constituyen su alimento principal, y Salton Sea permanece como testimonio de las consecuencias de jugar con la Naturaleza sin medir apropiadamente las consecuencias.


http://www.nuestroclima.com/blog/?p=1501
 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí