Perfil de la epidemia de VIH-sida en la Argentina (1982-2008)

1
830


El perfil de la epidemia de VIH-sida en la Argentina ha ido cambiando con el correr de los años. También cambió la respuesta que se fue dando desde el Estado y la sociedad civil. Algunos factores que explican estos cambios en el proceso de salud/enfermedad/atención del VIH-sida son la aparición de la medicación antirretroviral de alta eficacia (“los cócteles”) y su accesibilidad a mediados de los años 90, el cambio en la modalidad de consumo de drogas ilegales hacia fines de esa década, los procesos de pauperización y feminización de los últimos quince años y el aumento en el uso del preservativo en algunos sectores sociales.

En igual medida, han variado las estrategias de monitoreo de la evolución de la epidemia y sus determinantes.

A los análisis iniciales, basados casi exclusivamente en reportes de casos de infección, sida y mortalidad (vigilancia epidemiológica de primera generación), se han incorporado estudios y estimaciones de prevalencia, investigaciones sobre prácticas sexuales y consumo de drogas, así como se han ampliado los conocimientos sobre la población general y sobre los colectivos más vulnerables (vigilancia epidemiológica de segunda generación).

Sabemos hoy que en Argentina tenemos una epidemia concentrada, para expresarlo técnicamente según la clasificación utilizada internacionalmente, lo que significa que la prevalencia de VIH en la población general (estimada a través de la serología en las mujeres embarazadas) es menor al 1%, y que existen algunos grupos en los que esta prevalencia es igual o mayor al 5%. Distintos estudios han determinado estas cifras en los siguientes colectivos: travestis-transexuales (34%), homosexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres (12%), usuarios de drogas (5%) y trabajadores sexuales (5%).

En relación con la cantidad de personas infectadas, se estima que ascienden a 120.000. La mitad de ellas conocen su condición y casi todas se encuentran en seguimiento en los servicios de salud. De estas personas, 41.000 reciben medicación antirretroviral (ARV), en el 69% de los casos proporcionada por la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud de la Nación (DSyETS) y el resto a través de la Seguridad Social y los servicios de salud prepagos. El otro 50% de las personas infectadas desconocería su serología, estimación consistente con encuestas poblacionales desarrolladas en los últimos años.

En relación con la notificación, desde el inicio de la epidemia hasta el 31 de diciembre de 2008 se registraron 75.009 casos de VIH-sida, el 51% de los cuales presentaron por lo menos un evento definidor de sida. En el último año (2008), se diagnosticaron y registraron 4.067 casos de infección por VIH y 1.403 casos de sida.

Tres indicadores que permiten realizar comparaciones internacionales son: la tasa de casos notificados de sida, la tasa de mortalidad por sida y la tasa de transmisión vertical.

La tasa de casos de sida fue aumentando hasta el año 1997 (9,2 por 100 mil habitantes) y, a partir de ese momento, comenzó a disminuir por la introducción de las terapias antirretrovirales de alta eficacia, hasta ubicarse en alrededor de 4 por 100 mil habitantes en los últimos años. La tasa de mortalidad por sida tiene una evolución descendente y se ubicó en 36 por millón de habitantes en 2007, igual que el año anterior. Se estima que desde el inicio de la epidemia en Argentina murieron alrededor de 25.000 personas por causa del sida.

Con respecto a la tasa de transmisión vertical (transmisión desde la madre HIV positiva embarazada al recién nacido), no se dispone aún de un indicador general del país, aunque sí de información de algunas jurisdicciones que han comenzado a calcularla. En ellas, el promedio ronda el 6%.

Para tener una idea de la evolución que ha tenido la epidemia en términos de su distribución geográfica, se analizan tres períodos: 1982/1990, 1991/2000 y 2001/2008.

En el primer período, más del 70% de las notificaciones provenía de efectores de salud de grandes centros urbanos, principalmente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), que aportaba el 49% de las mismas. En los períodos siguientes se observan cambios en la distribución porcentual del origen de las notificaciones. Disminuyeron a 28,5% en la CABA y aumentaron a más del doble en la provincia de Buenos Aires; se triplicaron las notificaciones originadas en la provincia de Córdoba y descendieron las originadas en las provincias de Santa Fe y Mendoza, en el último período analizado.

En el lapso 2005-2008, el 48% de los varones se infectó por vía heterosexual y el 34% por relaciones sexuales con otros varones.La vía inyectable cae del 21% al 5,3% en los varones, y del 6,7% al 1,4% en las mujeres, entre los años 2001 y 2008.En el caso de las mujeres, también se observa la caída en las infecciones por uso compartido de material para consumir drogas y un consiguiente aumento de la infección por relaciones heterosexuales, que en los últimos cuatro años se ubicó sin variaciones en un 87%.

 

Fuente: www.msal.gov.ar/sida/pdf/Boletin-E-2009.pdf

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

1 COMENTARIO

  1. La tasa nacional de enfermos HIV es menor al uno por ciento.
    Y segun el informe de la Direccion de Atencion Primaria de Baradero tenemos aca una tasa del 5,7 % es decir casi seis veces mas enfermos de HIV que en el promedio nacional.
    Y no sera hora de ocuparnos un poco mas?

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí