Plástico en el océano: una crisis tan grave como el cambio climático que va del mar al plato

0
110

 

Cada segundo, se arrojan 200 kilos de basura al agua: las especies marinas la confunden con alimento y así llega a nuestra mesa.

Desechos plásticos en una playa. Los expertos advierten que es un problema grave como el cambio climático (Archivo)

Cada segundo, se arrojan 200 kilos de plástico al océano, que hoy está saturado con residuos de todos los tamaños desde el Artico a la Antártida. La Argentina juega en primera en esta crisis global comparable al cambio climático, ya que está en el puesto 28° en la escala de contaminadores. Esto significa que todas las especies que viven en nuestro ambiente marino han confundido en algún momento a la basura con alimento, provocando su contaminación o una muerte muy dolorosa.

Por la concentración de centros urbanos, la provincia de Buenos Aires es una de las grandes fuentes de plásticos, lo que es particularmente inquietante dado que el estuario del Río de la Plata es una de las zonas de producción biológica más ricas que existen por el encuentro del agua dulce de los ríos Uruguay y Paraná con el océano. Esto no significa, sin embargo, que el resto del mar argentino sea prístino: científicos de la Universidad Maimónides han encontrado microplásticos en el 100% de los vertebrados e invertebrados del canal de Beagle.

Una tortuga marina envuelta en una red de plástico, rescatada por la Fundación Mundo Marino /(

Una tortuga marina envuelta en una red de plástico, rescatada por la Fundación Mundo Marino /(

El plástico llega al mar arrastrado por ríos y pluviales o por la acción del viento. Todo lo que está tirado en el suelo termina tarde o temprano en el agua. Luego, el trabajo mecánico de las olas y el sol fracciona los grandes objetos en micro y nano partículas, lo que lo vuelve todavía más peligroso. Es así como ingresan a los tejidos de los seres a lo largo de toda la cadena trófica, acabando –eventualmente- servido en nuestros platos de comida.

Científicos de la Universidad de La Plata lo encontraron el año pasado en el contenido intestinal de 87 peces de 11 especies en seis sitios entre La Plata y Berisso: el 100% de ellos tenían microplásticos. En la cercanía de las zonas de descarga cloacal, la concentración era todavía más grande.

Ríos como el Riachuelo son los vectores para contaminar el mar con plástico (Marcelo Carrol)

Ríos como el Riachuelo son los vectores para contaminar el mar con plástico (Marcelo Carrol)

Verónica García, de la Fundación Vida Silvestre, está a cargo del censo de basura marina que se realiza desde hace años en la costa bonaerense. En sus playas aparecen gran cantidad de plásticos fraccionados, bolsas, envoltorios, colillas de cigarrillos (están hechas de fibras sintéticas), botellas, tapitas, cotonetes y telgopor, entre otros restos. “La mayor parte de los animales lo pueden ingerir. Los plásticos absorben el olor del mar y de las presas. Una vez que lo digieren, no lo pueden expulsar” y así, señala, “se acumulan en sus tejidos”.

Especies en riesgo de desaparición, como los delfines franciscana, terminan con restos en sus estómagos. Pero también lo hacen los lobos marinos de dos pelos o grandes aves como petreles y albatros. La presencia indigerible del plástico les da a los animales una sensación falsa de saciedad y por esa razón muchos están subalimentados. Otra cosa que les puede ocurrir es que les obstruya el tracto intestinal y mueran de una muerte muy dolorosa.

Esto ha visto durante años Diego Albareda, del Departamento de Conservación del Ecoparque de Buenos Aires. El ha trabajado con la tortuga verde, haciendo gran cantidad de necropsias en los animales que se encuentran muertos en la playa y rehabilitando otros que luego son reintroducidos en el mar.

Aunque la crisis es real y palpable, el experto dice que, por primera vez, la contaminación de plástico del océano está ingresando en la agenda política, desde todos los partidos tanto a nivel local como nacional. En este momento, en Diputados hay diversos proyectos para prohibir plásticos de un solo uso o microplásticos en los cosméticos. También se ha reflotado un viejo proyecto de ley de envases, que confiere la responsabilidad extendida del producto. “En tres años se ha avanzado mucho, aunque quizás aún no se vea a nivel territorial. Pero está en agenda”, indica, y reclama “más consciencia ciudadana”.

"Plasticus", la ballena que busca salvar los océanos. Ka construyeron para concientizar en Roma con más de 200 kilos de desechos de plástico, la misma cantidad que cada segundo se arroja al mar  (AFP)

“Plasticus”, la ballena que busca salvar los océanos. Ka construyeron para concientizar en Roma con más de 200 kilos de desechos de plástico, la misma cantidad que cada segundo se arroja al mar (AFP)

Juan Carlos Rueda, especialista en contaminación de Greenpeace, señala que la Argentina es un gran consumidor de plástico. Cada persona consume anualmente unos 48 kilos del material, mientras que en Colombia se consumen 27 y en Uruguay 30. “El 8% termina en el océano. Puede parecer poco, pero al mundo se arrojan 200 kilos de basura por segundo”, revela Rueda. Y agrega un dato impactante: un estudio realizado por Philip Schwabl, de la Universidad de Viena, encontró plástico en las heces de seres humanos de lugares dispersos del mundo como el Sudeste Asiático, EE.UU. y Europa. “Todos tenían restos de PET”, indicó. PET es el material de las botellas plásticas. O sea: tenemos plástico hasta en el intestino.

“Sin dudas, la crisis del plástico es comparable al cambio climático y la sobre pesca. La batalla contra la contaminación de plásticos es una que tenemos que dar como generación”, agregó.​

Datos de una crisis global

• Desde 1950 hasta 2015, se han producido 8.300 millones de toneladas de plásticos. En uso, todavía hay 2.500 millones de toneladas (30%). Del resto, se incineraron 800 y sólo 600 se han reciclado. El resultado es que 4.900 millones de toneladas de plásticos se encuentran hoy en el ambiente.

• Si no se revierte la situación, 12.000 millones de toneladas de plástico terminarán en el ambiente para 2050.

Un mar de plástico y peces (Archivo)

Un mar de plástico y peces (Archivo)

• La cantidad de plástico que se produjo en 2015 es equivalente al peso de la población humana mundial (teniendo en cuenta un peso promedio por individuo de 45kg.

• Casi la mitad del plástico que se produce (42%) es descartado inmediatamente.

• Los océanos del mundo contienen entre 15 a 51 trillones de partículas de plástico que pesan unas 93 a 236 miles de toneladas

• Los microplásticos (plásticos menores de 5mm) constituyen hoy contaminantes tan ubicuos como los PCBs, se los encuentra globalmente formando parte de ríos, mares, etc.

• El 80% de la basura marina proviene del continente.

• El plástico daña a más de 800 especies.

• Los daños macroscópicos de los plásticos (estrangulamiento, atragantamiento, asfixia, laceraciones, etc.) en los animales son bien conocidos; sin embargo, los microscópicos no.  Se cree que pueden tener la gravedad de los ocasionados por los pesticidas. Por ejemplo, la presencia de PCBs ya es detectada en cualquier mamífero marino (Rochman 2018, comunicación personal). Los daños a nivel celular y molecular recién están comenzando a ser estudiados.

• Las estrategias de mitigación incluyen mejorar la infraestructura de las aguas pluviales, promover la economía circular, incentivar la colecta de redes de pesca, reducir los plásticos de un solo uso, capturar microfibras de los lavados, incentivar el reciclado y limpiar.

Clarín

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí