Riesgos de una moda

4
57

piercing

Uno de cada tres piercings termina con problemas de salud

Lo afirman especialistas en adolescentes y dermatólogos. Algunos jóvenes sufren infecciones leves y otros hasta deben recurrir a cirugías. Recomiendan vacunarse contra el tétanos antes de la aplicación.

 

Por: Valeria Román

 

Los «piercings» en la lengua, la nariz, las orejas, y ahora hasta en los genitales no son simples perforaciones que se usan como adornos. Pueden tener sus consecuencias serias para el organismo: uno de cada tres casos terminan mal, según advierten especialistas médicos de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

 

«Si bien las perforaciones en el cuerpo se realizan desde hace muchos siglos, ahora son más frecuentes entre los adolescentes. Como médicos, no acordamos con la prohibición, pero nos preocupa. Es necesario que se sepa que pueden tienen riesgos», afirmó Patricia Goddard, secretaria del comité de adolescencia de la SAP.

 

Después de que una aguja perfora y atraviesa la piel, pueden surgir infecciones localizadas en la zona. El piercing en el ombligo (como el que tiene la modelo Paris Hilton en la panza) es el que más se infecta, por el roce y los pliegues. Pero hay otros casos que pueden llevar a operaciones, y hacen que las orejas queden deformadas. Está también el riesgo del tétanos por eso recomiendan vacunarse.

 

Según explicó, Julio Busaniche, especialista en adolescentes del Hospital Italiano de Buenos Aires, y autor de varios trabajos sobre piercing, se pueden producir traumatismos en la lengua, las cejas, los labios, los genitales, porque son áreas expuestas al roce o se enganchan con la ropa. Incluso se han producido casos de fractura de dientes, y problemas en la cicatrización (más comunes en los piercings de las orejas).

 

Las complicaciones pueden ser causadas por la falta de higiene de la zona a perforar, porque estaban contaminados la aguja u otros instrumentos, o por la falta de capacitación del profesional que realiza el piercing, entre otras razones.

 

Por lo general, los adolescentes se los hacen sin permiso de los padres. «Esto no los favorece», señaló Viviana Medina, coordinadora del área clínica del servicio de adolescencia del Hospital Cosme Argerich de Capital. A veces, como no cuentan con dinero, se hacen las perforaciones entre amigos y las condiciones no son óptimas.

 

En otras ocasiones, el piercing desencadena una infección, que debe ser tratada por un médico. Pero como los chicos no tuvieron el consentimiento de los padres para hacerse el piercing, ocultan la complicación y el cuadro se agrava. «Cuando consultan es muy tarde, y las secuelas son mayores», indicó José María Verduzco, encargado del servicio de dermatología del Hospital «Allende» y profesor de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica de Córdoba.

 

Los piercings, a diferencia de los tatuajes, pueden ser removidos. Pero no es seguro que la abertura se cerrará. Además, las complicaciones pueden generar marcas irreversibles en zonas del cuerpo que se deseaban realzar, de acuerdo con Busaniche.

 

A fines de los años setenta, los piercings eran impulsado por el movimiento punk. Hoy, es frecuente entre algunas tribus urbanas, como los «floggers» y los «emos». Hasta el momento, no existe una legislación nacional que regule la práctica. Sí se han sancionado normas en las ciudades de Buenos Aires, La Plata, Mendoza, Concordia (Entre Ríos), entre otras. Pero los especialistas de la Sociedad Argentina de Pediatría coinciden en que pronto debería haber una ley para todo el país.

 

El Senado de la Nación dio luz verde a un proyecto que obligará a las personas que realizan piercings y tatuajes a mostrar libreta sanitaria, y a exigir la vacuna contra la hepatitis B a los clientes. También deberán poseer certificados de cursos de capacitación. Si se sanciona, los locales de tatuajes y piercings también deberán usar materiales descartables o esterilizados, y registrar la firma de consentimiento de los que se hagan la práctica. En el caso de los menores, deberán ir acompañados por sus padres.

 

«La mayoría de los adolescentes se los hacen –afirmó Busaniche– para remarcar su autonomía, para diferenciarse, entre otras razones, pero sería mejor que tomen medidas de prevención».

 

Fuente:

Intramed.Noticias Médicas.

 

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

4 COMENTARIOS

  1. No hay que extrañarse por las emfermadades que pueden contagiar a travez de ponerse este tipo de cosas…..No les inporta nada de la vida se lo ponen en la lengua como en el c…!!!! como si nada pasara….NO TIENEN NADA EN LA CABEZA…ESTAN HUECOS DE LOS PIES A LA CABEZA….

  2. Sra Beba; con todo mi respeto: Quizás sea madre, o abuela y pueda entenderme.( Seguramente fue adolescente)
    La adolescencia es una etapa de crisis, donde se suman la pérdida de la infancia, sus cambios físicos y hormonales, con una gran lucha interior por reafirmarse en búsqueda de la autoindependencia y autorrealización personal; para poder hacerlo, necesita «separarse» de sus padres, a quien comienza a mirar desde otro ángulo, más crítico, y a «juntarse» con sus pares..de allí que se estigmatizan uniformándose en lo que sea: piercing, tatuajes, tribus urbanas, ropas, cortes de pelo, música.
    Tienen una necesidad real y fuerte de encontrar un marco contenedor: buscan el límite, y, LES IMPORTA LA VIDA, demasiado, tanto, que la DESAFÍAN.
    No los subestime Sra Beba, sepa escucharlos: Cuando son capaces de hablar, son críticos a ultranza y conocen los valores, aunque no los practiquen: y en ésto, la responsabilidad es total y absolutamente nuestra. Que observan de las conductas ejemplificadoras que requieren para tallar su personalidad? SEGURIDAD, EDUCACIÓN, LÍMITES. Ellos pueden ver un mundo desestabilizador, donde es MAS IMPORTANTE TENER que SER, donde sus padres universitarios y profesionales que dedican horas de su vida al trabajo, no llegan a fin de mes , a diferencia de otros que, con el acomodo ganan terreno y prestigio.NO hay demasiados buenos ejemplos en la sociedad actual y no voy a extenderme en ellos.
    Es un insulto a mi criterio subestimarlos, son nuestro futuro, nuestro potencial de crecimiento y desarrollo.
    No estoy ni en contra ni a favor de la colocación de piercings o tatuajes, si considero que quien desee hacérselos, deberá charlarlo con sus padres y elegir a conciencia un lugar donde se lo realicen con las normas de bioseguridad para disminuir los riesgos.Toda persona tiene derechos, tiene autonomía, y puede elegir sabiendo los riesgos que corre, acompañado de un adulto responsable.

  3. Como siempre excelente Dra.Erb.En mi experiencia con jovenes, ya tengo unos cuantos años de edad y de trabajo junto a las distintas generaciones que fueron pasando,puedo asegurar actualmente que si haty una sociedad de consumo q necesariamente atiborra y avasalla, y por ende los jovenes estan involucrados en la misma.No todo es tan hueco,estan adolesciendo por ello los cambios son vertiginosos,como tambien diria que practicamente todos los jovenes saben mucho mas de lo q el adulto cree,digo con respecto a piercing y tatuajes ellos conocen los pro los contra.En el año 2008 realizamos con el grupo a cargo un trabajo muy interesante sobre tribus urbanas ya que en los grupos de trabajo habia jovenes con distintas tendencias,en el mismo grupo,los cumbieros,los floggers,los dark,y un emo,por ello surge el tema.Los jovenes investigaron,aportaron,escribieron poesi,dibujaron,escuchamos todo el repertorio de canciones que traian a los encuentros,bailaron,realizaron una muñeca dark,del tamaño de ellos la vistieron, decoramos juntos y armaron una carpeta para presentar con la historia de cada tribu,y sus preferencias.Se expuso en la Universidad del Partidop de La Matanza coincidiendo con la semana de la educacion de jovenes y adultos en el mes de noviembre,le digo a Beba que estar con los chicos como los llamo yo (ya tienen entre 17 y 24) es estar oxigenada todos los dias, he aprendido mucho con ese trabajode las tribus y me encanto seguir paso a paso el entusiasmo de ellos.

  4. Noemí Gracias.
    Los chicos, como ud llama (y lo son aunque se resistan!), tienen un capital enorme de conocimientos y de pensamiento que muchos ignoran, de ahí su gran potencialidad tantas veces manipuleada por el marketing y desprestigiada.Tan sólo están atravesando una etapa, quizás la más crítica de sus vidas , en la construcción de su ser adulto, es cuándo más nos necesitan, cuando mas se necesitan entre ellos para compartir esos cambios que «duelen» y mucho, máxime si analizamos profundamente el horizonte social con el que se encuentran.
    Hace muchos años cuando el crimen era moneda corriente en las fabelas de Brasil, fue un grupo de trabajadores sociales quienes ingresaron a la comunidad a trabajar con lo jóvenes en el arte.Gracias a esa labor, no sólo han disipado muchísimo el consumo de drogas y la delincuencia, sino que han ayudado a grandes artistas a desplegar sus habilidades.
    Si los jóvenes no encuentran un espacio donde sean valorados, lo buscarán para sentir un lugar de pertenecia, ellos mismos deben ser partícipes de las políticas sanitarias en las que están involucrados pudiendo reunirse para informarse y así, ser multiplicadores en salud comunitaria: por ejemplo, pedir a las autoridades seguridad en los boliches, conocer lo que significa la sexualidad responsable para prevenir el embarazo adolescente y las enfermedades de transmición sexual, analizar el porqué se busca placer en el alcohol y las drogas. La felicito Sra Noemí por su trabajo y por la gran satisfacción que da el trabajar al lado de los jóvenes.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí