Roedores en islas del Delta del Paraná

2
1015

rata

En los últimos meses se ha detectado una gran cantidad de roedores en distintas zonas del Delta superior y medio (islas de Victoria, Rosario, Diamante, Lechiguanas, San Pedro, San Nicolás y Baradero). También, se han reportado algunos casos de enfermedades con síntomas asociados a leptospirosis y hantavirus, algunos de ellos graves y fatales. Debido a la gran cantidad de consultas recibidas por esta problemática, les acercamos una reseña y compilación de información de interés y ayuda para la precaución y prevención de enfermedades relacionadas con los roedores.

 Por qué se produce el aumento de roedores

Los roedores son animales que se caracterizan por su gran capacidad de multiplicación. Tienen ciclo de celo extendido, períodos cortos de gestación y paren muchas crías en cada camada. El crecimiento de las poblaciones está limitado normalmente por la “capacidad de carga” del ambiente: si las condiciones ambientales son buenas, y hay disponibilidad de refugio y alimento, entonces las poblaciones crecen rápidamente y se genera un aumento exponencial de individuos de algunas especies denominado comúnmente “ratada”. Cuando el ambiente en el que viven es fluctuante, los ciclos de crecimiento y reducción de las poblaciones pueden intensificarse.

El ambiente propio de las islas del Delta del Paraná es de carácter fluctuante, el ciclo anual de creciente y bajante del agua pude variar drásticamente el hábitat para los animales. Cuando la población de roedores aumenta por alguna de estas causas citadas (ej. elevada cantidad de alimento) y a su vez el río aumenta el nivel, reduciendo el área disponible para que vivan, se produce la emigración de los roedores hacia los albardones disponibles y las viviendas, aumentando el contacto con las personas.

¿Cuánto dura la ratada?

En general, la población de roedores aumenta en primavera/verano. Cuando comienza el frío y hay escases de alimento, los animales comienzan a morir y baja la abundancia.  A pesar de ello, la situación de riesgo de enfermedades continúa debido a la posibilidad de contaminación de algunos cuerpos de agua pequeños y el suelo donde se concentran animales muertos.

Problemas que genera 

Los más evidentes son los económicos, relacionados con los daños relacionados con los roedores hacia la producción (ej. pastizales, colmenas, etc.), pero los más graves son relacionados con la salud. Algunos roedores albergan un conjunto de patógenos que al aumentar mucho el número de individuos de la población, el número de estos patógenos también asciende. Al entrar en contacto los roedores con los habitantes isleños la probabilidad de transmisión de enfermedades a las personas aumenta.

Los roedores y las enfermedades

Los animales como el ratón “colilargo” (Oligoryzomys spp.) y la rata colorada (Holochilus brasiliensis spp.) son parte de la fauna del Delta y siempre han convivido con las personas. Sin embargo, estas especies pueden ser transmisoras de enfermedades como el hantavirus y la leptospirosis. Debido a que las poblaciones de estas especies pueden aumentar durante la ratada, las medidas de seguridad para evitar el contagio de estas enfermedades deben ser maximizadas. Las defecaciones, orina y sangre de los roedores infectados; lugares húmedos – para la leptospirosis -; y el polvo contaminado – para el caso del hantavirus -, son los causantes de la transmisión de la enfermedad en humanos al tomar contacto con las mucosas.

¿Qué es el Hantavirus?

El hantavirus en el Delta del Paraná es producido por un virus, cuyo nombre es Lechiguanas, y produce el llamado HPS (Síndrome pulmonar por hantavirus). Una vez que el virus entra en el organismo humano (por la nariz, la vía conjuntival, o la boca) la enfermedad tarda 21 días en incubarse. Inicialmente, los síntomas pueden ser confundidos con los de una gripe (fatiga, fiebre, diarrea, vómitos y dolores musculares, pudiendo ser mortal). Sin embargo, el síntoma primario de la enfermedad del hantavirus es la dificultad de respirar que es causada por la acumulación de fluidos en los pulmones. El virus sobrevive poco tiempo fuera del organismo del ratón, en contacto con el ambiente, salvo en lugares cerrados y húmedos, en donde puede vivir desde horas hasta días.

¿Qué es la Leptospirosis ?

La leptospirosis es una enfermedad febril aguda, que afecta a algunos animales y al ser humano. Es producida por una bacteria espiroqueta, del género Leptospira. La enfermedad puede ser leve o mortal, especialmente cuando compromete el  hígado, riñones o sistema nervioso. Sin embargo, la enfermedad no siempre presenta síntomas aunque sí puede semejar una gripe. La bacteria se transmite fundamentalmente a través de la orina de animales infectados (generalmente rata colorada), aunque puede encontrarse también en otros fluidos corporales. Los animales infectados, especialmente los roedores y animales silvestres, generalmente no presentan síntomas. La Leptospira se elimina rápidamente de todos los tejidos, excepto del cerebro, los ojos y los riñones, donde sobrevive y se multiplica para luego eliminarse a través de la orina. La bacteria permanece en el huésped por semanas o meses y, en el caso de los roedores, puede reproducirse y ser eliminada durante toda la vida.

 

Una vez que es excretada viva por el huésped, sobrevive por semanas o meses en el agua y en el suelo. Tanto el ser humano como los animales adquieren la infección por contacto directo con agua contaminada, desde donde penetra en el cuerpo a través de erosiones o cortes en la piel y de las mucosas de ojos, nariz y boca. La bacteria penetra al cuerpo por la piel o mucosas, se disemina por la sangre atacando diversos órganos y se elimina por la orina. El tiempo de incubación, es decir, desde que la bacteria penetra al cuerpo hasta que aparecen los primeros síntomas va de 2 días a 4 semanas.

La enfermedad se presenta en forma brusca, con síntomas similares a los de la gripe: fiebre, dolor de cabeza, mialgia (principalmente de pantorrillas y región lumbar) malestar general o postración, náuseas o vómitos, dolor abdominal, diarrea y artralgia. Luego de esta primera fase y de un período sin molestias se puede presentar una segunda fase de mayor gravedad, dependiendo del serogrupo de la bacteria infectante. Entre sus síntomas, se pueden dar: irritación conjuntival, irritación meníngea y rigidez de nuca, insuficiencia renal,  ictericia, manifestaciones hemorrágicas intestinales o pulmonares, arritmia o insuficiencia cardíaca o disnea. La enfermedad dura desde unos pocos días hasta tres o más semanas, dependiendo de su gravedad. La mayor parte de las personas presentan sólo una primera fase, con síntomas moderados o sin ningún malestar. La segunda fase puede ser grave y, si no es tratada en forma adecuada y a tiempo, puede tener una recuperación lenta, de hasta varios meses, y dejar secuelas renales o derivar en la muerte.  

Detalles de las especies de roedores

La rata colorada o arrocera (Holochilus brasiliensis) tiene un tamaño de 40cm aproximadamente. Su color es marrón anaranjado, con el vientre de color blanco puro. Posee membranas interdigitales en las patas traseras. Es de hábitos semiacuáticos y buscan zonas lacustres y húmedas para vivir.  Los desplazamientos ocurren durante las primeras horas de la mañana, antes de que aclare el día y en las primeras horas de la noche y es fundamentalmente herbívora.

El colilargo (Oligoryzomys spp.) tiene un tamaño de 25cm aproximadamente. La cola es mas larga que la longitud de la cabeza más el cuerpo. Su color dorsal es pardo-amarillento, con los costados un tono amarillo más intenso y vientre blanco amarillento. Vive en  diversos ambientes. Suele ser frecuente en bañados, cerca de arroyos y ríos, y con alta frecuencia en ambientes arbustivos y modificados por el hombre, especialmente zonas agrícolas. Es fundamentalmente herbívoro pero puede también alimentarse de insectos.  

Cómo prevenir y controlar las enfermedades

Mantenga el entorno de las construcciones desmalezado y ordenado, libre de objetos que sirvan de guarida, preferentemente hasta 30 metros de la vivienda.

Selle todos los orificios por donde puedan ingresar los roedores.

La comida, incluyendo alimentos de animales, debe guardarse en envases herméticos de vidrio, lata o plástico grueso, a más de 50 centímetros del suelo.

No acumule basura, ni mantenga residuos fuera de lugar. Siempre en tachos con tapa.

Ventilar el ambiente antes de entrar a limpiar.

No barrer: para evitar la suspensión del polvo contaminado, trapear con trapo bien húmedo con desinfectante.

Proteja las mucosas cuando maneje leña o acumulaciones de madera.

Construir posaderos (perchas) para lechuzas y otros predadores, que puedan direccionar la predación y estimular el control biológico.

Proteja los predadores naturales de los roedores (ej. aves rapaces, lobito de río, gatos monteses, culebras)

La higiene es clave: limpie platos y utensilios luego de su uso, no deje rastros de comida.

Mantenga trampas contra ratones donde se guardan alimentos. No utilice veneno.

Mantenga el agua protegida y controle las fuentes. Hierva o potabilice agua para consumo.

Drene las aguas estancadas.

Mantenga el compost alejado al menos 30 metros de la vivienda.

Si hay evidencias de ratones (materia fecal, cosas roídas), protéjase con barbijos, anteojos o antiparras, guantes y botas.

Si encuentra un ratón muerto, protéjase, rocíelo con agua y lavandina al 10% y colóquelo en doble bolsa para finalmente quemarlo o enterrarlo.

Siempre lave sus manos al finalizar las tareas.

Se recomienda vacunar a los animales domésticos contra leptospirosis, especialmente los perros. 

Datos de contacto

Ante cualquier duda, se debe consultar inmediatamente al centro de salud o al hospital más cercano.

Ante la presencia de un caso sospechoso notificar de forma inmediata al Referente del Nodo Epidemiológico, o a la Dirección de Epidemiología (Tel/Fax: 0343-4209652- 4840521).

Bibliografía consultada

Comisión Científica sobre Leptospirosis de la Republica Argentina. Informe sobre Leptospirosis en la Republica Argentina. Fundacion Mundo Sano, Serie Enfermedades Transmisibles, Publicación Monografica 3.

Jaksic, F. y M. Lima. 2003. Myths and facts on ratadas: Bamboo bloms, rainfall peaks and rodent outbreaks in South America. Austral Ecology 28: 237-251.

Leptospirosis. http://epi.minsal.cl/epi/html/enfer/leptospirosis.html

Liotta, J. y B. Giacosa. Ratadas. Superpoblacion de roedores en las islas. Informe especial, Plagas, Ambiente y Salud, Año III, Nº 14.

Martinez et al. 2010. Hantavirus Pulmonary Síndrome in Argentina, 1995-2008. Emerging Infectious Diseases, vol 16 (12).

Massoia, E. y A. Formes. 1964b. Nuevos datos sistemáticos, biológicos y etoecológicos de Oryzomys (Oligoryzomys) delticola Thomas (Rodentia-Cricetidae). Delta del Paraná. Investigaciones Agrícolas 4(6):35-47.

Massoia, E. 1971. Caracteres y rasgos bioecológicos de Holochilus brasiliensis chacarius Thomas (rata nutria) de la Provincia de Formosa y comparaciones con Holochilus brasiliensis vulpinus Brants (Mammalia- Roentia-Cricetidae). Revista de Investigaciones Agropecuarias, INTA. Serie 1. VIII:1-4.

Poleo, C. y N. Pérez. 1999. Aspectos biológicos de la rata arrocera. FONAIAP   DIVULGA  No.  62 .

Suárez, O.V. y S.M. Bonaventura. 2001. Habitat use and diet in sympatric species of rodents of the low Paraná delta, Argentina. Mammalia 65 (2): 167-176.

Valencia, D. 1992. Manejo de roedores plagas en cultivo de arroz. Unidades de Aprendizaje para la Capacitación en Tecnología de Producción de Arroz. Centro Internacional de Agricultura Tropical. CIAT. Cali, Colombia. 151 p.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

2 COMENTARIOS

  1. Muy buen informe, pero no esta firmado es una pena.
    Creo que no se esta dando la importancia que merece este tema.
    Un saludo

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí