Se hizo el milagro: hay más monedas

0
21

Las monedas volvieron a aparecer después de registrar una inédita escasez que duró más de dos años y llegó a ser noticia en medios internacionales. Ahora, los bancos entregan los $20 que establece la normativa y los comercios se animan a otorgar el vuelto en dinero metálico. La reaparición se debe a la inyección del Banco Central de 490 millones de monedas, a la incipiente implementación de la tarjeta para el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE), a la desaceleración de la actividad económica y a la gripe A que motivaron a la gente a refugiarse en sus casas.

La falta de monedas afectó gravemente al transporte y al comercio. Las empresas de subte y trenes se vieron obligadas a dejar viajar gratis a sus pasajeros ante la imposibilidad de pagar. Los locales tenían que redondear el vuelvo y acudir al mercado negro para poder conseguirlas. Y a pesar de que los bancos privados tenían la obligación de entregar $20 de monedas por persona por día, la mayoría no lo hacía.

Como respuesta, el Banco Central habilitó tres ventanillas en las estaciones de Once, Retiro y Constitución para otorgar $20 en monedas. Y hasta hace algunos meses las colas de más de 40 metros para conseguirlas eran una postal habitual de estas estaciones. La autoridad monetaria hace dos meses le aseguró el abastecimiento de monedas al Banco Nación y el Provincia para incrementar el circulante. En total se habilitaron 40 sucursales para dar atención preferencial a quienes deseen recibir el metálico independientemente de si fuesen o no clientes. Todos estos puestos cuentan con 50 mil pesos diarios para entregar en metálico.

“La caída en la demanda de monedas se nota drásticamente”, aseguraron desde el Banco Provincia. Y aseguraron que por día no entregan más de 15 mil pesos, cuando tienen un colchón por 50 mil.

La creación del SUBE fue ideada para descomprimir la tan antipática escasez. Los efectos de esta tarjeta distan de asemejarse a los ideados por el Gobierno, porque cuando lo presentaron aseguraron que en pocos meses iba a implementarse en todas las líneas de transporte y de tren. Sin embargo, hasta el momento sólo se aplicó en seis líneas de colectivo (61, 62, 5, 8, 50 y 101). Desde el Grupo Plaza, dueño de los ramales 61 y 62, manifestaron estar muy conformes con la aplicación de la tarjeta única y reconocieron que su implementación pudo representar un motivo para descomprimir la demanda de monedas. Entre las dos líneas que pertenecen a este grupo, por mes viajan 616.334 pasajeros y el 25% utiliza la tarjeta magnética.

A pesar de que la aparición de monedas se produjo en dosis homeopáticas, en los comercios respiran aliviados. Luis Soler, dueño de un almacén en el microcentro, aseguró que hace algunos meses tenía una decena de carteles para reclamar que la gente pagara con monedas. Soler agregó que necesita $500 por día para darles a los clientes, y que todavía continúa necesitando realizar una recorrida por varias entidades bancarias para hacerse de dinero metálico. Gabriel Barrionuevo, empleado de un kiosco, manifestó que “la situación por las monedas continúa siendo preocupante, aunque en los bancos se pueden conseguir hasta 50 pesos”. Barrionuevo aseguró que hace algunos meses atrás la situación era grave porque no tenía monedas para darles vuelto a los clientes.

Los números no justifican la demanda insatisfecha

El Banco Central inyectó durante este año 490 millones de monedas y el objetivo es introducir 300 millones más en lo que resta del año. Desde que comenzó 2009 ingresaron al mercado más de 50 millones de monedas de 5 centavos, 75 millones de 10, 116 millones de 25, 106 millones de 50 y 143 millones de un peso.

Una de las armas para combatir la escasez de monedas fue emitir una mayor cantidad.

En los ocho meses de este año ya se acuñó casi la misma cantidad que en todo el año pasado cuando se introdujeron 523 millones y la emisión de este año representará un record absoluto.

El total de monedas que circula por el país es de 5.679 millones, y a pesar de que la impresión no coincida con la realidad, por cada persona hay 149. El circulante es similar al de otros países de la región, donde no suele haber escasez.

Según el Banco Central, hay 1.020 millones de monedas de 5 centavos, 2.369 millones de 10, 684 millones de 25, 470 millones de 50 y 721 millones de un peso.

 

Fuente: www.criticadigital.com

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí