Sensaciones de un 30 de octubre del 83

1
58

Ese Domingo, nos levantamos temprano, apenas había amanecido.

Mientras compartíamos unos mates en la cocina, pocas fueron las palabras que intercambiamos. El silencio, de a rato,  se quebraba con el ronroneo del gato de mi padre, que  pasaba por debajo de su silla.  Y ahí estábamos, como haciendo tiempo. El, con su libreta de enrolamiento,  de color marrón y de un tamaño más grande que el de mi  DNI.  La observaba porque a pesar de los años, estaba en perfecto estado. Por curiosidad, la tomé y la empecé a hojear. En esa libreta uno podía ver un mapa de la Argentina, la bandera y el escudo nacional, el preámbulo de la constitución, un extracto de las leyes de enrolamiento del servicio militar y la letra completa del Himno Nacional.

Una vez que encontré las páginas donde se registraban las constancias de los diferentes actos electorales,  observé las fechas y la más antigua databa de la elección que ganó Irigoyen.  Muchos años  habían pasado de aquellos comicios. Y este día, por segunda vez, juntos concurríamos a votar. A eso de las 8.30 llegamos a la escuela y una larga de personas esperaba para emitir su voto.

Era una sensación extraña que  me recorría el cuerpo como al de muchos argentinos. Se nos hacía difícil pensar que era verdad. Que volvíamos a un estado de Democracia. Cuando salimos de la escuela, el se volvió en el auto y yo me volví caminando. Miraba las paredes para ver si todo era verdad. Y ahí estaban, los afiches pegados, con  la imagen de Alfonsín,  de Luder, del “Bisonte” y de otros tantos.

A eso de las 7 de la tarde, muchos festejaban el cierre del acto comicial. Mi padre estaba contento porque había ganado el radicalismo, y sus últimos años los vivió con Alfonsín en la Presidencia.  Por mi parte, ese día,  disimulé la bronca porque  habíamos perdido, pero la lección  que aprendimos ese día como sociedad fue que sabíamos que a esta Democracia había que defenderla para no perderla nunca más.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

1 COMENTARIO

  1. mi mas profundo homenaje y agradecimiento a uno de los mas grandes hombres que tuvo y tiene la historia democratica en nuestro país: Dr. RAUL RICARDO ALFONSIN. hombre honesto y honrado desde todo punto de vista…igual que los de ahora, jejej.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí