«Si nos hubieran atendido, la beba hoy estaría con nosotros»

3
7417

Alejandro Manicler y Verónica Martinez, perdieron a su beba antes de nacer. Ocurrió hace poco más de un año. Hoy con una acción penal de por medio salen a contar esta triste historia de desatención y abandono, que de acuerdo a sus dichos, fue la causa que los dejó sin su cuarto hijo.

«A ella la buscamos, los hermanos que son grandes y la esperábamos con tanta ansiedad, su nombre era Maitena», decía en la previa a la entrevista radial Alejandro, quien respetuosamente nos pedía unos minutos de aire radial para contarles a todos sobre el drama que les tocó vivir, porque mas allá de lo que diga la justicia, ellos no quieren que ninguna otra familia, u otra mamá sufra como sufren ellos.

Durante 8 meses Verónica cumplió al pie de la letra las recomendaciones médicas. Pasó el verano, la panza cada vez estaba más grande y se acercaba la fecha de la cesárea, pero una madrugada comenzaron las contracciones,  cada vez más fuertes y seguidas. Con Alejandro llamaron al médico y concurrieron a la clínica para internarse.

“Esto pasó el 2 de Mayo del año pasado a la madrugada. Yo llevé a mi señora a la Clínica Sindical porque estaba con muchas contracciones- igualmente ya le habíamos avisado al médico, lo llamamos por teléfono, nos dijo que dentro de un rato venía, que la iba a internar, le hablé, le dije que no daba más de dolor, que tenía muchas contracciones, porque cuando una mamá está embarazada y ya ha tenido otra cesárea, es malo que tenga muchas contracciones.

La internaron a las cinco y pico de la mañana, la atendió un doctor de guardia. Elmer por teléfono ordenó la internación y decía dentro un rato voy, dentro un rato voy, les iba indicando a las enfermeras la medicación. Me acuerdo que le dio Duvadilan que es un inhibidor de las contracciones, pero eso es por una hora, hora y media según me explicaron, pero no para diez u once horas como pasó mi mujer ahí sufriendo».

¿Cómo diez u once horas, todo ese tiempo estuvieron solos?

«Elmer que era el médico que atendió el embarazo durante todo el periodo de gestación, y apareció cerca de las once de la mañana, se hacía llamar un montón de veces y los dolores eran cada vez más intensos, eran contracciones, es más el médico que la atendió dijo está teniendo trabajo de parto, le apretó la panza y yo le dije que no le apretara porque estaba programado una cesárea».

¿De cuántos meses estaba embarazada Verónica?

«Estaba de ocho meses, pero es normal que por naturaleza se pueda adelantar».

¿Qué pasó cuando llegó el Doctor?

«Apareció el doctor y ella le dice doctor no doy más, el respondió bueno, bueno, calmáte, calmáte, y yo le dije doctor hace de las cinco de la mañana que estamos acá, estamos esperando y está cada vez peor, fíjese como está, esta pálida, está sufriendo desde hoy temprano y usted no venía, a lo que me contestó, bueno que se tranquilice por algún lado va a salir, fueron las palabras de él, eso fue lo que nos dijo por algún lado va a salir. Y le hizo un solo monitoreo con un aparatito que trajo en una caja y en la historia Clínica que yo pedí, dice que le hizo más de 20 monitoreos y eso es mentira, porque fue un único monitoreo que hizo, después salió de la habitación y le digo donde va ?, ahora vengo me dijo, voy hablar al pediatra, vuelve y me dice vamos a derivarla, yo le pregunté por queéno le hacia la cesárea, me respondió que no porque es un quilombo más vale te mando a Rosario, a 150 kilómetros de Baradero en ambulancia en ese estado».

En ese momento de desesperación, dolor y ansiedad, uno confía ciegamente, ahora me imagino que te recriminas haber aceptado el traslado y no exigir más respuestas, ¿es así?

«Cuando vimos la historia Clínica y vimos que era una gran mentira, que contaba que le había hecho más de 20 monitoreos, cuando hizo solamente uno, después también dice que él estaba de las seis de la mañana con nosotros cuando apareció cerca las once y yo lo hice llamar como diez o quince veces con la enfermera, entonces ahí me di cuenta de que todo se cerraba en una gran mentira, es más cuando llegamos a Rosario lo empezaron a llamar los médicos y no los atendía, no me atendía los llamados a mí, porque nos mandó como si fuera un dolor de muela y estaba todo mal. Hasta en la historia Clínica se equivocaron al poner el lugar adonde nos mandaron,  dice que nos mandaban al Hospital Español, cuando en realidad fuimos al Sanatorio de la Mujer».

El Sanatorio de la Mujer es un lugar muy serio de Rosario, con mucha antigüedad, ¿qué pasó cuando llegaron?

«Llegamos al sanatorio de la mujer entramos por la guardia, vinieron entre cuatro o cinco médicos a atenderla, empezaron a  cambiarse los aparatitos esos para monitorearla y se miraban- hasta ahí yo con semejante sanatorio estaba tranquilo-, después me hicieron poner la ropa para presenciar el parto y cuando volví ya se la habían llevado, ya estaba en el quirófano, me dijeron que ya me iban a llamar, pero nunca me llamaban, pasaban por a lado mío me miraban y no me llevaban a la sala, estuve ahí parado hasta que en un momento vinieron tres o cuatros médicos y me dijeron <papá los sentimos mucho>. Nos mandaron a Rosario con la beba muerta en la panza desde hacía más de dos horas.

Los médicos me dijeron que la beba estaba formada, sus pulmones, su corazoncito, su cuerpito estaba todo bien, le hicieron los estudios al útero de mi señora, la placenta, estaba todo perfecto».

El relato se entrecorta, una imagen pasa por la mente de Alejandro y se le quiebra la voz al decir; «Yo siempre evité ver a los bebes recién nacidos, pero mí Maitena era hermosa, me tocó vestir su cuerpito con la ropita que llevamos»  

Manteniendo la calma y respetuosamente, afirma lo que todos a esta altura pensamos;

«Si nos hubieran atendido en la clínica, la beba hoy estaría con nosotros, no tuvimos esa suerte. Quedamos ahí tirados en una cama, abandonados peor que un perro, porque el perro tiene la suerte que lo adoptan y lo cuidan, nosotros no tuvimos ni siquiera esa suerte, mi mujer está internada en el hospital, esta depresiva, esta con psiquiatra, así estamos gracias a esta persona».

¿Por qué crees que pasó esto, volvieron a hablar con Elmer?

«Yo creo que esto pasó porque Elmer es un irresponsable, ni siquiera tuvo la cara de llamarnos y pedirnos disculpas o perdón nada, nada,  porque yo creo que esta persona quiso sacarse el lazo de encima mandándonos tan lejos, porque él llegó tarde».

¿Qué les dijeron los médicos del Sanatorio de la Mujer?

«Según los médicos de Rosario, vino el director de neonatología y nos dijo quién los atendió a ustedes? y le digo nadie. Como nadie´?, no nadie, el médico nos mandó para acá. Porque según ellos  mandaron a la beba como si tuviera un dolor de muela y fue mucho más complicado que eso, esta todo detallado tengo las carpetas de la autopsia de la beba, le hicieron una autopsia completa. Nosotros a la beba la trajimos para acá para Baradero, los compañeros de la fábrica donde yo trabajo me ayudaron haciendo una colecta porque nos cobraban algo de catorce o quince mil pesos para traerla porque era otra jurisdicción. Tras eso estuvimos una semana allá, porque a mi mujer le tuvieron que hacer transfusión de sangre, porque había perdido mucha sangre, se pudo haber muerto y gracias a Dios se salvó,  pero todo muy mal, un abandono total, de parte del médico y de parte de quienes en ese momento estaban, porque ahí vos vas y arréglate como puedas».

¿Me contaste que le iniciaron acciones legales al Dr. Elmer?

«Le hicimos una causa penal, porque yo a mi hija no la voy traer de vuelta, me hubiese gustado traer a mi beba en otras condiciones. Yo quiero que esta persona se dedique a otra cosa, a la política si le gusta, pero que no siga haciendo macanas, porque es un irresponsable, porque a nosotros nos abandonó.

La causa nadie la quería agarrar, entonces pudimos hacer una nota pidiéndole a la Cámara que tomen cartas en el asunto, que alguien se haga cargo entonces llamaron y dijeron que alguien la agarre porque nadie quería agarrarla».

¿Cómo está Verónica, tu señora?

«Hace un año y días ya y mi mujer está  cada vez peor, se le junto lo físico y lo emocional, la verdad no la estamos pasando bien».

Alejandro decidió cerrar la entrevista con una sugerencia,  desde el dolor que no merma con el paso del tiempo y el recuerdo de ese 2 de mayo de 2016 que iba a ser el más lindo y terminó como su peor pesadilla :

«Yo pido que por favor tomen conciencia, yo sé que hay gente que se han atendido con él y ha tenido suerte, todavía están a tiempo, las mamás que acudan a otro ginecólogo, que sería más seguro, alguien que se ocupe realmente, que no le pase los que nos pasó a nosotros que cuando lo necesitamos nos dejó solos.”           


Desde la redacción se buscó por todos los medios a nuestro alcance al Dr. Marcelo Elmer para que haga su descargo, no pudiéndolo hallar en ningún teléfono, ni domicilios.     

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

3 COMENTARIOS

  1. Yo pienso que a este «Individuo» como mèdico se le debe retirar la matrìcula, los directivos de la Clìnica y Hospital no deberìan permitirle la entrada con los antecedentes que tiene, porque estos son los casos que se conocen, pero existen muchos mas de gente que ha quedado tal mal animicamente que no han tenido fuerzas para recurrir a la justica. Como ciudadano no se le deberìa permitir que ocupe bancas en el «Honorable» Consejo Deliberante, porque de honorable no tiene nada, debeìan exigirle la renuncia como tal. Y como vecino de Baradero, la gente cuando entra èl a un lugar lo tendria que abuchear y pedir que se retire.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí