SI…Hablemos de SIDA

0
98

Ya no existen grupos de riesgo, dado que, la forma  más frecuente de adquirir la enfermedad es por contacto heterosexual.

El SIDA es una enfermedad infecciosa que ataca al sistema inmunológico. SIDA significa Síndrome (un conjunto de síntomas) de Inmunodeficiencia (que ataca al sistema inmulogógico) Adquirida (no es hereditaria, sino causada por un virus). Es provocado por un virus que se llama HIV o VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana).

El HIV se encuentra en todos los líquidos orgánicos de aquella persona que tiene el virus: sangre, semen, saliva, lágrimas, leche, calostro, orina, secreciones uterinas y vaginales y el líquido preseminal. Pero solamente la sangre, el líquido preseminal, el semen, fluidos vaginales y la leche materna presentan una concentración suficiente como para producir la transmisión.

Se llama persona que vive con HIV a la persona en la que se detecta que ha tenido contacto con el virus. Enfermo/a es la persona en la cual se han detectado enfermedades causadas por la inmunodeficiencia producida por el virus. La persona que vive con el virus no tiene síntomas.

Las vías de transmisión comprobadas son pocas y bien definidas


Las vías de transmisión son tres:

Relaciones sexuales vaginales, anales u orales, heterosexuales u homosexuales sin protección. El paso del virus en las relaciones sexuales se realiza a través de las lesiones o heridas microscópicas que se producen durante la penetración y otras prácticas sexuales, por donde los fluidos de quien tiene el virus ingresan al cuerpo de la pareja.

3 de cada 4 casos de transmisión son por vía sexual

El 90% de estos casos corresponde a exposición heterosexual

El sexo oral es práctica de riesgo para el que pone la boca. Igualmente es aconsejable que se protejan los dos para evitar la transmisión de otras infecciones. Existen más probabilidades de transmisión de hombre a mujer que de forma contraria, lo cual no autoriza a despreciar este riesgo.

Vía sanguínea, por compartir jeringas para el uso de drogas o cualquier otro elemento cortante o punzante, o a través de la transfusión de sangre no controlada.

Transmisión perinatal, de madre a hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia. La transmisión madre – hijo plantea el principal mecanismo de adquisición del sida para los niños. De no recibir adecuada atención médica, una madre HIV positiva tiene una chance sobre tres de dar a luz a un niño infectado.

Con atención médica, el riesgo de transmisión
del virus al bebé es casi nulo


Cómo NO se transmite?

Tan importante como saber de qué manera se transmite el virus, es saber qué conductas o prácticas no lo hacen. Tener relaciones sexuales utilizando preservativos, un estornudo, la picadura de un mosquito, compartir la vajilla o los mismos servicios higiénicos, la depilación con cera, no transmiten el virus. La saliva, las lágrimas, el sudor, el aire y el agua, al igual que los alimentos no son vehículos de transmisión. Tampoco lo son el practicar deportes, besarnos, abrazarnos, darnos la mano, jugar, trabajar o estudiar, bañarnos en duchas o piscinas e intercambiarnos la ropa con personas que viven con HIV.

Quien recibe una transfusión de sangre debidamente controlada, no corre riesgos. La Ley Nacional de SIDA N° 23798, exige el control de toda sangre a transfundir. Todo procedimiento que incluya riesgo de corte o punción (pinchazo), debe ser efectuado con material descartable o esterilizado.

Es necesario usar preservativo en toda la relación sexual


Al comprar un preservativo se debe poner atención en que tenga fecha de vencimiento, en caso de ser nacional, que tenga el sello IRAM y en el caso que sea importado el sello ISO. También es aconsejable, por el tipo de almacenamiento, comprarlos en farmacias.

Los preservativos son de látex y vienen lubricados. No se deben agregar lubricantes que puedan dañarlo, excepto aquellos que se pueden comprar en farmacias y que están especialmente diseñados para el uso en preservativos.

El análisis de HIV es un análisis de sangre que detecta la presencia de anticuerpos al HIV. Esta prueba se llama ELISA y no es específica de la infección por HIV. Dado que la prueba de Elisa no es específica de la infección por HIV, su resultado debe ser confirmado con otras pruebas. Por ello, en caso de dar un resultado positivo, debe ser confirmada con otra prueba denominada Western Blot.

El cuerpo humano produce anticuerpos para luchar contra las enfermedades. En el caso del HIV, la presencia de anticuerpos demuestra que una persona está infectada, es decir, que el virus está presente en su cuerpo y que, de no tomar las precauciones correspondientes, puede transmitirlo a otras personas. Una persona que vive con HIV puede no presentar ningún síntoma. Estar infectado, no es lo mismo que tener SIDA.

Por lo tanto, hacerse un análisis de HIV es importante para saber si estás infectado, y, en ese caso, tener en cuenta que podés transmitir el virus a otros. También es importante para recibir ayuda médica, pues existen tratamientos con distintas drogas para retardar el desarrollo de la enfermedad y mejorar la calidad de vida. Y, por último, para evitar la transmisión al bebé en caso de embarazo.

El análisis de VIH es confidencial, rápido, simple y gratuito en todos los hospitales públicos.

Un resultado positivo significa:

Que se encuentran anticuerpos del HIV en tu sangre. Que tenés el virus de HIV. No significa que tengas SIDA. Que podés infectar a otra persona si mantenés relaciones sexuales sin protección (sin preservativo) o por contacto directo de sangre con sangre. Que debés protegerte siempre en tus relaciones sexuales para no correr riesgo de re-infección. Esto significa que debés evitar que el HIV vuelva a ingresar en tu organismo, ya que eso aumenta la posibilidad de contraer SIDA. Que podrás continuar con tus actividades cotidianas. Que en caso de quedar embarazada y no recibir la atención médica adecuada, podés transmitir el virus a tu bebe antes de nacer, durante el parto o al darle de mamar. En caso de no recibir atención médica en el embarazo o en el momento del parto, uno de cada tres bebes que nacen de una mujer infectada puede desarrollar SIDA.

Un resultado negativo significa:

Que no se encontraron anticuerpos al HIV en tu sangre. Para estar seguro del resultado de tu análisis debés esperar 3 meses después de la situación en la que pudiste haberte infectado. Siempre se recomienda hacer dos análisis para mayor seguridad en el caso del negativo.

Cualquiera sea su resultado

No tengas relaciones sexuales sin preservativos Protegerse significa evitar que sangre, líquido preseminal, semen o fluido vaginal ingresen a tu cuerpo. Protegerse también significa no dejar que tu líquido preseminal, semen, sangre o fluido vaginal, ingresen en el cuerpo de otra persona. No dones sangre si pudiste haber estado en contacto con el HIV. Si consumís drogas, no compartas jeringas ni agujas.

Legislación

La Ley 23798 denominada Ley Nacional de SIDA Argentina fue presentada en 1989 por el Poder Ejecutivo Nacional y sancionada en 1990. Esta ley fue reglamentada en 1991 por el Decreto 1244/91, que establece el requisito del consentimiento informado y reitera la confidencialidad frente al test y sus resultados.

En 1995 se aprueba la Ley 24455

que establece la obligatoriedad para las Obras Sociales de ofrecer tratamientos médicos, psicológicos y farmacológicos a las personas con HIV.

En 1996, se aprueba la Ley 24754 que incorpora la atención de las personas con HIV por parte de las empresas de medicina prepaga.

Principios rectores de la Ley Nacional de SIDA

De la Ley Nacional de SIDA se desprenden una serie de principios básicos que deben ser respetados por toda la población. Estos son:

1) Consentimiento informado
2) Confidencialidad
3) Veracidad
4) No discriminación
5) Acceso a la atención de la salud

consentimiento

1) Consentimiento informado
Es un procedimiento que se debe desarrollar durante toda la relación médico-paciente, basado en el diálogo y el respeto mutuo. Implica brindar información al paciente de manera comprensible de manera que pueda decidir si se somete o no a la práctica médica. La información debe incluir el diagnóstico, los riesgos y beneficios del tratamiento y las alternativas terapéuticas. El consentimiento es una decisión libre que da el paciente y supone su comprensión sobre su situación de salud. Este proceso se realiza con una autorización escrita en los casos que lo exige la ley. En el caso del testeo por HIV, el paciente debe firmar dicha autorización antes de la extracción de sangre.

2) Confidencialidad
Es la obligación de guardar o no revelar la información obtenida en una relación de confianza. Esta obligación alcanza a todos los miembros del equipo de salud y a toda persona que conozca a una persona que tenga el virus.

3) Veracidad
Es la obligación de decir la verdad y no mentir o engañar en cuanto a la información sobre el estado de salud de una persona. Al mismo, tiempo, para recibir la información es necesario contar con la contención adecuada.

4) Discriminación
La discriminación consiste en la diversidad de tratamiento en cuanto a los derechos que se da a un determinado grupo, en este caso, a las personas que viven con HIV. La Ley Antidiscriminación
Nro. 23.952, prohíbe cualquier forma de discriminación, quedando de este modo incluida cualquier práctica de exclusión arbitraria hacia las personas que viven con el virus.

5) Acceso a la atención de la salud
El acceso a la atención sanitaria en nuestro país está garantizado para toda la población y está incluido en la Constitución Nacional y en los Pactos Internacionales que ésta incluye a partir de 1994. Además, la Ley Nacional de SIDA obliga a las obras sociales y a la medicina prepaga a brindar tratamiento médico, farmacológico y psicológico a las personas que viven con HIV. Para aquellas personas que no tienen obra social o prepaga es el Estado, a través de los hospitales públicos, quién brindará la atención necesaria como así también la provisión de medicamentos.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre tener HIV y tener SIDA?

Los seres humanos están protegidos de las enfermedades por su sistema inmunológico.
Cuando entra un microbio, una bacteria o un virus al cuerpo humano, las células de defensa lo rodean y lo destruyen y así se cura de la enfermedad.
Si el sistema inmunológico o de defensa de una persona está fallando puede enfermarse cuando un microbio lo ataca
El SIDA es un conjunto de enfermedades que atacan el sistema inmunológico de las personas.
El SIDA es provocado por un virus llamado HIV o también VIH, que significa Virus de Inmunode-ficiencia Humana.
Cuando este virus entra en la sangre de una persona, ataca a los células de defensa y ya no pueden proteger al cuerpo de otras enferme-dades. Muchas veces el virus HIV queda inactivo, y la persona no tiene ningún síntoma de enfer-medad, aunque sí puede transmitir el virus a otras personas. Pero con el tiempo el virus HIV se activa, y empieza a reproducirse hasta dejar a la persona con muy pocas defensas. Si esto sucede, la persona empieza a estar enferma todo el tiempo, de muchas enfermedades contra las que el cuerpo no puede defenderse. Este conjunto de enfermedades es lo que se conoce como Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (SIDA).

¿De qué se enferman los que tienen sida?

Las personas que tienen sida contraen infecciones por la debilidad de su sistema inmunológico. Por eso pueden empezar a tener diarreas, fiebres prolongadas, manchas en la piel, ciertos tipos de cáncer, etc.

¿Por qué los virus no pueden vivir fuera del cuerpo?

El virus necesita al organismo humano para vivir, pues se aloja y multiplica en las células del siste-ma inmunológico. Fuera del cuerpo humano, el virus no subsiste: muere en contacto con el aire porque no puede vivir fuera del cuerpo humano. Es como si fuera un disquete que necesita de una computadora para poder transmitir la información.

¿Cómo se detecta el virus HIV?

Así como para la mayoría de los agentes infecciosos, el organismo responde a la infección por HIV produciendo anticuerpos.
Los análisis específicos son el Test de Elisa y el Test de Western Blot que determinan anticuerpos frente al virus.
Puede suceder que si una persona se realiza una prueba muy temprano, una vez ingresado el virus a su organismo, tal vez no se hayan generado cantidad de anticuerpos en niveles detectables y el resultado será negativo.
Es lo que se denomina Período Ventana.
Dada una situación de riesgo, se aconseja realizar el testeo entre los 45 días y los 3 meses de realizada la exposición. El análisis se realiza en todos los hospitales públicos y es gratuito.

¿Qué significa un resultado positivo?

• Que se encuentran anticuerpos del HIV en la sangre.
• Que se tiene el virus del HIV, no que tenga SIDA.
• Que puede infectar a otra persona si mantiene relaciones sexuales sin protección (sin preservativo) o por contacto directo de sangre con sangre.
• Que debe protegerse siempre en sus relaciones sexuales para no correr riesgo de re-infección. Esto significa que debe evitar que el HIV vuelva a ingresar en su organismo, ya que eso aumenta la posibilidad de contraer SIDA.
• Que podrá continuar con sus actividades cotidianas.
• Que en caso de quedar embarazada puede infectar a su bebe antes de nacer, durante el parto o al darle de mamar. Pero que si se controla debidamente es posible evitar la transmisión de la mamá al bebé en el 98 por ciento de los casos.

¿Es obligatorio realizarse el análisis de HIV?

Según la ley de SIDA (No. 23798), basada en recomendaciones de índole universal, la prueba diagnóstica de infección por HIV, análisis de sangre, debe ser absolutamente voluntaria, por lo que la persona debe recibir asesoramiento pre y post test y firmar su consentimiento para realizar el testeo.

¿Por qué no existe una vacuna para prevenir el HIV?

En distintos países se están investigando vacunas, pero aún no se descubrió una que sea efectiva para evitar esta enfermedad. Durante más de dos décadas diferentes equipos científicos han estado estudiando el HIV, pero el desarrollo de vacunas requiere de muchos años de investigación en laboratorios y con animales antes de que pueda comenzar una prueba clínica en humanos.

¿Cómo se trasmite el virus HIV?

Solamente tres son las vías de infección compro-badas: Relaciones sexuales sin protección (vaginales, anales u orales), inyección o trans-fusión de sangre no controlada (incluye con carácter relevante el uso compartido de instru-mentos de inyección en la población de drogadic-tos) y la transmisión perinatal, de madre a hijo, durante el embarazo, el parto y la lactancia.
Como se ve, son pocas y bien definidas las vías de transmisión comprobadas y, en todos los casos, involucran únicamente fluidos corporales como sangre, líquido preseminal, semen, secreciones vaginales y leche materna.
Lo antedicho también presupone la NO existencia de otros mecanismos de transmisión de frecuente preocupación popular, tales como el mosquito, el mate, la depilación, las piletas de natación, la atención odontológica, etc.

En las relaciones sexuales el virus HIV se transmite al intercambiarse los fluídos genitales de las personas. La transmisión sexual es responsable de 3 de cada 4 infecciones por HIV. De los casos transmitidos por vía sexual (80% del total), se estima que 70% corresponden a exposición heterosexual (relaciones entre dos personas de sexo opuesto) y 10% a exposición homosexual (hombres que tienen sexo con hombres). Diversos estudios parecen indicar una mayor probabilidad de transmisión de varón a mujer que de mujer a varón, lo que de todas maneras no autoriza a despreciar este riesgo, debiendo comprometerse tanto el varón como la mujer a cuidarse utilizando SIEMPRE el preservativo.


¿Los chicos también se pueden enfermar?

Los chicos que nacen sin el virus, si aún no han iniciado su vida sexual y no consumen drogas no están expuestos a la infección. Sin embargo, es importante que todos los chicos conozcan las medidas de prevención de manera de cuidarse cuando comiencen a tener relaciones sexuales y que eviten entrar en contacto con la sangre de otra persona.

¿Cómo se transmite el virus de la mamá al bebé?

La mamá puede transmitir el HIV a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Por eso, es importante que todas las mujeres se realicen un análisis de HIV en el primer trimestre de embarazo Si la embarazada está infectada con el virus del HIV, debe aplicar las medidas de cuidado para evitar la transmisión al bebé, funda-mentalmente consultar al médico y seguir el tratamiento indicado. Además, se debe reem-plazar el amamantamiento por leche maternizada.

¿Cómo una madre con HIV/SIDA puede hacer que su hijo nazca sano?

Los tratamientos y la medicación con los que se cuenta hoy en día permiten evitar la transmisión de la madre al hijo durante el embarazo y el parto en un 98% de los casos. En algunos países desarrollados pero también en algunos servicios de salud de nuestro país, hace años que ni un solo chico nace con el virus del HIV.
El gran problema es que las mujeres llegan al parto mal controladas. En el Gran Buenos Aires, más de la mitad de las mujeres llegan al parto sin haber realizado la cantidad de visitas al médico que se estiman necesarias para un adecuado control pre-natal. Si queremos reducir drásticamente el impacto del HIV/sida en la niñez, debemos mejorar el cuidado de la mujer embarazada en general, detectar a tiempo la infección en la madre y así ofrecer el tratamiento apropiado. Entonces, la clave para que el bebé nazca sano es que la madre infectada por el virus haga los tratamientos adecuados durante el embarazo.

¿Cómo y cuándo debe utilizarse el preservativo?

El preservativo debe usarse siempre, desde el inicio hasta el final de cada relación sexual, ya sea vaginal, anal u oral, dado que el semen y los fluidos vaginales no deben estar en contacto. En el caso del sexo oral, es necesario usar preservativo para el pene o un campo de látex para la vagina o el ano. De no tenerlo, se puede utilizar un preservativo cortándolo hasta formar una superficie plana.


Fuente www.huesped.org.ar

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí