Soja: ¿dónde está la renta extraordinaria?

2
127

 

Un análisis pormenorizado de la inversión necesaria para producir soja y de las ganancias que obtiene cada uno de los sectores involucrados, incluido el Estado argentino.

 

En la Argentina, para la campaña 2008/2009 se sembraron 17.000.000 hectáreas de soja. El promedio de rendimiento del último quinquenio en nuestro país fue de 2,85 toneladas por hectárea. Sin problemas climáticos, la producción argentina de soja hubiera sido de 49.000.000 de toneladas. Sin embargo, nuestro país sufrió en este ciclo agrícola la peor sequía de los últimos 50 años.

 

Evaluaciones privadas serias estiman para este año una producción de 2,25 toneladas por hectárea, o sea una producción total de 38.000.000 de toneladas, lo que implica una pérdida del 22% de la producción de soja en nuestro país en esta campaña, merma por cierto sin precedentes en la historia del agro argentino.

 

La renta del dueño del campo

 

Podríamos afirmar que el 65% de los campos agrícolas son alquilados, o sea que el dueño del campo recibe una renta de quien encara la explotación, renta que en general no representa más del 5% del valor del activo.

 

Para que pueda ser entendido por quienes no conocen esta actividad, es equivalente a cobrar un alquiler de $ 900 por mes por un departamento de un valor de US$ 60.000 ($ 216.000).

 

El valor de un campo agrícola promedio en Argentina es de US$ 6.000 que si lo multiplicamos por el 5% nos da US$ 300 por hectárea (antes de impuestos), o sea el equivalente al porcentaje de renta originada por el alquiler de un departamento.

 

Quedaría así comprobado que el dueño de un campo que lo da en alquiler no goza de ninguna renta extraordinaria. De lo contrario, todos los propietarios de inmuebles urbanos de la Argentina gozarían de la misma renta presuntamente “extraordinaria”.

 

La ganancia del productor

 

Veamos ahora la renta de quien explota el campo en la campaña 2008/2009, o sea de quien enfrenta no solo un riesgo climático enorme, sino también un riesgo de precios del mercado internacional, en el que, dicho sea de paso y como consecuencia de la crisis financiera internacional, la caída del precio de la soja fue del orden del 45% en los últimos diez meses.

 

Vamos a ver los números del quebranto a enfrentar.

 

El productor cobra actualmente US$ 220 por tonelada de soja, puesta en el puerto de Rosario (ya descontado el 35% de retenciones cobrado por el Estado).

 

El precio neto luego de deducir comisión por comercialización y flete promedio (350 km. a puerto) es de US$ 190.

 

La producción promedio de esta campaña es de 2,25 toneladas por hectárea, que multiplicada por U$S 190 nos da un ingreso bruto por hectárea de US$ 427.

 

Luego de deducir el alquiler del campo de US$ 300, nos quedarían entonces US$ 127.

 

Veamos ahora los gastos de implantación de una hectárea de soja.

 

Basta mirar infinidades de publicaciones para saber que sembrar una hectárea de soja implica una inversión mínima de US$ 160, sin contemplar uso de fertilizantes, ya que la presión impositiva sufrida por el campo no permite afrontar este costo.

 

Teníamos US$ 127 menos US$ 160 del costo de implantación, nos da el primer quebranto de US$ 33 por hectárea.

 

Nos falta deducir aún los gastos de estructura, cuyo promedio en Argentina es de US$ 70 por hectárea.

 

Llegamos así al quebranto definitivo de US$ 103 por hectárea, que es lo que perderán este año en promedio los productores de soja del país.

 

Debemos aclarar que el productor promedio invirtió por hectárea US$ 300 de alquiler, más US$ 160 de gastos de implantación, más US$ 70 en gastos de estructura, lo que totaliza una inversión de US$ 530 por hectárea.

 

Si se pierden US$ 103 por hectárea, esto significa una pérdida del capital de trabajo en el conjunto de los productores argentinos del orden del 20 %, cifra por cierto sin precedentes en el agro.

 

Se trata, entonces, de una renta extraordinariamente negativa.

 

El ingreso del Estado

 

Vamos a analizar ahora el ingreso por hectárea por parte del Estado.

 

El valor FOB de la soja argentina (antes de aplicar las retenciones) es de US$ 335. El Estado cobra, sobre una producción de 2,25 toneladas por hectárea, US$ 264 (2,25 t/ha x 335 US$/t x 35% de retenciones). Todo esto sin aportar capital. De modo que extrae, ciertamente, una verdadera renta extraordinaria.

 

Conclusiones

 

Repasemos los resultados para los tres participantes de la producción:

1- El dueño de la tierra recibe el 5% del valor de su activo antes de impuestos.

2- El productor arrendatario (quien arriesga e invierte): pierde el 20 % de su capital.

3- El Estado se hace acreedor de US$ 264 por hectárea sin aportar capital y sin participar de riesgo alguno.

 

¿A quién corresponde la renta extraordinaria? Ésta es la pregunta que nos debemos hacer todos los argentinos.

 

 

Esto lo escribió un productor que ama la tierra, ama su trabajo y ama su país, como la mayoría de los productores argentinos. Afirma que su artículo dice nada más que la verdad y se siente agraviado por quienes atacan en forma desmedida al campo argentino. Y agrega que éste es el sentimiento de todos los productores de la Argentina.

Comentarios de Facebook

[fbcomments]

2 COMENTARIOS

  1. Bueno no te preocupes Dios aprieta pero no mata, te lo dice alguien que vive de un sueldo, que no tiene capital para invertir ni siquiera en una maceta,por ende no recibe ni el 0,001% de nada, pero, si tengo mi capacidad de saber y tener bien en claro quien es quien en este país.Que los productores de verdad, los que trabajan la tierra son y seran solo laburantes, como lo fue mi abuelo, en su Salto querido,y mi padre desde los 6 años; lastima que siempre trabajaron la tierra de otros;y no recivieron porcentajes,y eso que invirtieron el capital de sus conocimientos en el trabajo que hacian.

  2. Ma que soja ni soja!!! Un buen churrasco con uma mixta con cebolla!!!!

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí